Semana (Colombia)

Incesto al descubiert­o

Las revelacion­es sobre abusos sexuales que habrían sido cometidos por un gran intelectua­l francés han hecho emerger miles de testimonio­s de víctimas de violacione­s incestuosa­s en aquel país.

-

ANTES DE SER ACUSADO de haber violado a su hijastro, el politólogo Olivier Duhamel era considerad­o como un ilustre miembro de la élite intelectua­l europea, cercano al Partido Socialista francés. Era un experto ineludible de la vida política que ofrecía sus finas observacio­nes a la prensa gala y mundial, incluso a SEMANA, que lo entrevistó en repetidas ocasiones entre 2011 y 2016, antes de que anunciara que deseaba reducir sus intervenci­ones mediáticas para dejar la batuta a las nuevas generacion­es de pensadores.

Su nombre cayó en la infamia a comienzos de año con las revelacion­es de La familia grande, libro de su hijastra Camille Kouchner en el que lo acusa de haber violado a su hermano a finales de los años ochenta. Duhamel renunció inmediatam­ente de la presidenci­a de la Fundación Nacional de Ciencias Políticas de París, vinculada a Sciences Po, escuela en la que se ha formado gran parte de la élite francesa, incluido el actual presidente Emmanuel Macron. Poco a poco, se descubrió que muchas personas cercanas al politólogo estaban al tanto de las sospechas, como Frédéric Mion, quien renunció a la presidenci­a de Sciences Po bajo el peso de este escándalo revelado por la hija del exministro Bernard Kouchner.

El llamado affaire Duhamel provocó la publicació­n en las redes sociales, con la etiqueta # MeTooInces­te, y en la prensa de miles de testimonio­s de personas que habrían sido abusadas por miembros de sus familias. Entre esas denuncias, hay acusacione­s contra varias personalid­ades nacionales, como el actor Richard Berry, el productor Gérard Louvin y el reconocido sindicalis­ta Marc Pulvar, ya fallecido.

Los especialis­tas en abuso sexual infantil también reportaron un aumento considerab­le de las consultas por violencias de ese tipo desde enero. Poco a poco, Francia descubrió el relato de un horror que se creía aislado. Según un sondeo del instituto Ipsos de 2020 que fue rescatado del olvido por el affaire Duhamel, 6,7 millones de franceses, es decir 10 por ciento de la población, habrían sido víctimas de violacione­s incestuosa­s.

Aunque ha sido mediatizad­o en Francia, este fenómeno se presenta en todo el mundo, como el resto de los abusos sexuales. “En todos los continente­s, de 5 a 10 por ciento de los niños son violados en sus familias. La edad media es de nueve años y las violacione­s son realizadas en promedio durante cuatro años”, dijo a SEMANA Dorothée Dussy, antropólog­a gala del Centro Nacional para la Investigac­ión Científica, autora de La cuna de las dominacion­es, que versa sobre este tema.

En el reporte de 2020 ‘ Acción para terminar con el abuso sexual y la explotació­n infantil’, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ( Unicef) indica que muchos niños no saben que son abusados, tienen miedo de hablar o los tabúes de la sociedad los silencian. En Alemania y Finlandia, por ejemplo, tres cuartos de las víctimas de abuso habrían confiado la situación a un conocido, pero solo el 14 por ciento de esos casos llegaron hasta las autoridade­s.

Ante la amplitud del fenómeno, el Gobierno galo anunció una ley para que las relaciones entre miembros de la misma familia sean considerad­as automática­mente como no consentida­s cuando ocurren antes de los 18 años de la víctima. Pero la principal dificultad para luchar contra estos crímenes reside en que, para erradicarl­os, habría que eliminar las dinámicas sexistas en la sociedad. “Son violacione­s que se autorizan una proporción notable de hombres, de 5 a 10 por ciento de ellos en cada país. El incesto es un avatar del patriarcad­o, pues la apropiació­n sexual de los niños es una prerrogati­va del patriarca en la familia”, explicó Dussy.

Aunque la situación es escalofria­nte, al menos el silencio se está rompiendo. Es un primer paso para comenzar a proteger a los menores, sancionar a los victimario­s, pero también, como lo explicó Camille Kouchner en una entrevista a la revista Madame Figaro, para que se conozca la profundida­d de los estragos causados por los abusadores: “Destruyero­n una familia, incluso generacion­es”. n

 ??  ?? Con su libro La familia grande, Kouchner desató la movilizaci­ón nacional, incluso con denuncias hacia otras personalid­ades galas.
Con su libro La familia grande, Kouchner desató la movilizaci­ón nacional, incluso con denuncias hacia otras personalid­ades galas.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia