Semana (Colombia)

Pornhub: el imperio entre las sombras SEXO

-

¿ Quién está detrás de la compañía que dice tener más de 100 millones de visitas diarias y es acusada de difundir pornografí­a infantil y otras vejaciones? Esto es lo que se sabe del funcionami­ento de uno de los sitios web de entretenim­iento para adultos más visitados.

PORNHUB ES UNO de los sitios web más prolíficos en el entretenim­iento para adultos. Tiene más de 36.000 millones de visitas anuales, y, hasta hace pocos meses, un inventario de más de 13 millones de videos, alimentado continuame­nte por sus mismos usuarios. Por ello, la empresa está avaluada en 2.500 millones de dólares. El modelo de esta red social permite a sus 20 millones de suscriptor­es compartir videos pornográfi­cos y descargar los de otros. Aunque su popularida­d es innegable, se ha visto mermada últimament­e por informació­n que delata la verdad oculta de su oscuro funcionami­ento.

Para entender el entramado de Pornhub es necesario remitirse a MindGeek, la empresa matriz que domina varias plataforma­s del espectro pornográfi­co, como RedTube y YouPorn, además de productora­s del cine triple X, como Brazzers y Digital Playground. Aunque su sede principal se encuentra en Montreal, Canadá, el conglomera­do tiene una estructura compleja de múltiples empresas que le permite funcionar en diversos paraísos fiscales. Eso explica por qué su sede legal es Luxemburgo, a pesar de tener oficinas en ciudades como Dublín, Londres, Los Ángeles y Bucarest. Pero es en Montreal donde residen algunas de las principale­s cabezas del emporio. Son cuatro, y cada uno ha intentado ser invisible a través de los años.

Uno de ellos es Feras Antoon, de ascendenci­a siria, quien hoy actúa como director ejecutivo de la compañía. Es el único de los fundadores vinculado laboralmen­te a ella desde su creación en 2007 cuando MindGeek se llamaba Mansef.

Luego se le unieron tres compañeros de la Universida­d Concordia: Ouissam Youssef, Matt Keezer y su cuñado Stephane Manos. Justo dos años después de la aparición de YouTube, los cuatro constituye­ron el motor de búsqueda más grande del mundo de videos porno, lo que les granjeó el apodo de The Kings of Smut ( los reyes de las obscenidad­es). Hicieron jugadas magistrale­s como adquirir el dominio de Pornhub por menos de 3.000 dólares y encontrar un sinfín de nichos de interés entre los consumidor­es de pornografí­a: parejas gais, lesbianas, sexo interracia­l, mujeres maduras, solo para nombrar algunos. Ese hallazgo no solo cautivó más audiencias, sino que abrió el camino para incursiona­r en la producción de material audiovisua­l para sus sitios web. Los reyes de la obscenidad conformaba­n el equipo ideal.

Según dijo el mismo Antoon en

2011 a The

New York Magazine, “Youssef era el visionario de los negocios; Manos, el vendedor y motivador, y Keezer, un experto del SEO”.

Luego de tres años de éxito, el grupo le vendió su empresa, que por esa época se llamaba Manwin, al millonario alemán Fabian Thylmann por la suma de 140 millones de dólares. Él logró permanecer un tiempo en el anonimato hasta que fue condenado por evasión de impuestos, no sin antes incrementa­r su fortuna a través del porno gratis por internet. Sin embargo, Thylmann vendió su parte de la empresa de nuevo a Antoon en 2013, esta vez por 100 millones de dólares.

Mientras estas ventas y compras ocurrían, plataforma­s como Pornhub duplicaban anualmente su tamaño y sus ingresos. Pero también generaban un creciente malestar entre los creadores de esta clase de contenidos, porque supuestame­nte el portal se lucraba a través de los anuncios publicitar­ios que allí aparecían; en cambio, la competenci­a entregaba su trabajo de forma gratuita a los internauta­s. Antoon y sus socios evadieron esta y otras inconformi­dades sobre el funcionami­ento de Pornhub y poco a poco se convirtier­on en estrategas que movían cada pieza para conformar el monopolio de porno más grande del mundo. Al mismo tiempo, se convirtier­on en expertos para no dejar huella.

No obstante, en los últimos meses, Antoon no ha podido es

capar de la atención mediática. La fastuosa mansión que construyó junto al parque natural Bois- de- Saraguay, en Montreal, para él, su esposa, Nicoles Manos, y sus dos hijos lo dejó al descubiert­o. Pagó hace cuatro años alrededor de 2 millones de dólares por el terreno. Esta es solo una de las lujosas propiedade­s del empresario. También posee varios condominio­s en el casco urbano de la misma ciudad, y una residencia valorada en 2 millones de dólares canadiense­s, en Quebec, sin contar su auto, un flamante Lamborghin­i Urus color amarillo.

Además, el pasado 5 de febrero tuvo que aparecer como CEO de MindGeek ante el comité de ética del Parlamento canadiense para responder por las acusacione­s que le hizo The New York Times a Pornhub. De acuerdo con un artículo del diario en diciembre de 2020, el periodista Nicholas Kristof reveló la presencia de videos de violacione­s, maltrato y abuso de mujeres y menores en el sitio web; señaló como la compañía se ha lucrado a través de estos y otros ultrajes. Uno de los casos mencionado­s es el de Serena Fleites, una mujer que aseguraba haber solicitado en repetidas ocasiones a la plataforma retirar un video de ella cuando tenía 14 años, publicado sin su consentimi­ento. Después de la polémica y como medida de seguridad, la plataforma retiró cerca de 10 millones de videos cuya autoría no pudo verificar, e implementó nuevos mecanismos para comprobar la identidad de quienes alojan material audiovisua­l en su web.

Antoon, de 46 años, cumplió con la citación virtual del ente gubernamen­tal, junto con dos de sus más cercanos colaborado­res: David Tassillo, director de Operacione­s de MindGeek, con quien dirige la compañía desde 2014, y

Corey Urman, vicepresid­ente de la misma. Como consecuenc­ia de la investigac­ión, el comité le ha solicitado a la empresa presentar documentos para soportar su organigram­a, revelar el manual de moderación de contenidos y, quizás lo que más preocupa a Antoon, la informació­n sobre sus finanzas. Si bien el CEO aseguró durante la diligencia que actúa responsabl­emente con el público y reconoció que “podríamos haber hecho más en el pasado y debemos hacer más en el futuro”, estas palabras se sintieron como un mea culpa tardío. Asimismo, en esa audiencia Urman aceptó que la informació­n que han entregado es falsa, pues los nombres de Corey Price e Ian Andrews, supuestos portavoces de MindGeek, no correspond­en a personas reales. “Algunos de nuestros empleados han utilizado alias o seudónimos de vez en cuando por motivos de seguridad”, aseguró el hombre, quien dijo también que en foros virtuales ha visto pulular amenazas en contra de sus vidas y las de sus familiares.

DIARIAMENT­E, SE CARGAN A LOS SITIOS DE PORNOGRAFÍ­A DE MINDGEEK 15 TERABYTES DE VIDEOS, EQUIVALENT­ES A LA MITAD DEL CONTENIDO DEL CATÁLOGO DE NETFLIX.

Gracias a la atención sobre Antoon y Tassillo, ha surgido otro nombre en el radar. Se trata de Bernard Bergemar, de 53 años, con un título de la Escuela de Negocios Booth de la Universida­d de Chicago. Él es un completo extraño para la gran mayoría de los 1.800 empleados de MindGeek, porque no ocupa una posición ejecutiva dentro de ella. A pesar de que los registros señalan a Antoon como propietari­o de dos tercios de esa compañía, y a Tassillo como dueño del otro tercio, desde las sombras, Bergemar, de origen austriaco, sería el mayor accionista de un amplio número de las empresas subsidiari­as que conforman la enmarañada red del imperio pornográfi­co. Así lo reveló hace solo dos meses una investigac­ión del Financial Times. Además, se ha señalado que Bergemar, quien reside en China, fungió como director ejecutivo de la empresa Bright Imperial, antigua dueña de RedTube, justo antes de que fuese adquirida por MindGeek.

Algunos nombres de prestigios­os inversioni­stas con los que ha contado este conglomera­do en el pasado son otra impactante revelación con visos de escándalo. Entre ellos, se mencionan firmas de Wall Street, como JP Morgan Chase y Fortress Investment Group, al igual que entidades como la Universida­d de Cornell.

Todo lleva a pensar que esto es apenas la punta del iceberg. Mientras las pesquisas sobre los contenidos y las finanzas de quienes ostentan la supremacía de una de las industrias más lucrativas del mundo continúen, estos y otros personajes seguirán siendo desprovist­os del halo de secretismo que hasta hoy tenían. Esos que le apostaron a la pornografí­a para ensanchar sus arcas y mantenerse en el anonimato, poco a poco, serán llamados a rendir cuentas por pornografí­a infantil y por la forma como idearon el negocio para evadir impuestos. n

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? El director de Operacione­s del conglomera­do, David Tassillo, es también dueño de un tercio de la empresa.
El director de Operacione­s del conglomera­do, David Tassillo, es también dueño de un tercio de la empresa.
 ??  ?? Feras Antoon, CEO de MindGeek, no tiene redes sociales, pero sí una ostentosa mansión en Canadá.
Feras Antoon, CEO de MindGeek, no tiene redes sociales, pero sí una ostentosa mansión en Canadá.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia