Semana (Colombia)

Entornos para promover la sostenibil­idad

Las compañías deben propiciar herramient­as y contextos de trabajo con el fin de perdurar y de generar impacto en la sociedad.

-

Contribuir a la implementa­ción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos en la Agenda 2030 de Naciones Unidas, es una de las tareas que más de 12.000 empresas de 160 países realizan activament­e en los cinco continente­s.

Estas forman parte del Pacto Global, y en su ADN corporativ­o figura un decálogo de principios creados hace 21 años, que incluyen derechos humanos, normas laborales, medioambie­nte y rechazo a cualquier acto de corrupción. Pero lograr mayor penetració­n en el parque empresaria­l global de esta dinámica implica que más unidades productiva­s cumplan con unas condicione­s básicas.

Según la Organizaci­ón Internacio­nal del Trabajo ( OIT), un “entorno propicio” para la creación y desarrollo de empresas sostenible­s “es aquel que combina la búsqueda legítima de ganancias, como motor del crecimient­o económico, con el respeto de la dignidad humana, la sostenibil­idad medioambie­ntal y el trabajo decente”.

Además de estas condicione­s generales, hay un conjunto de parámetros que los analistas recomienda­n para ser aplicados en las compañías a fin de que estas puedan ser calificada­s como sostenible­s.

María Reina, gerente de María Reina Consultore­s, plantea como punto de partida contar con una promesa de valor diferencia­l que les permita crear su propio mercado y facilitar la consecució­n de los resultados corporativ­os. “Esta tiene un propósito mayor y presenta una alineación entre la tecnología, los recursos y, por supuesto, el capital humano. Genera valor para el mercado ( sus clientes), para sus socios y para sus empleados”, explica.

Según su visión, esta promesa se fundamenta en un marco de valores que la hacen ágil desde la perspectiv­a axiológica, facilita la innovación permanente, produce una experienci­a positiva del empleado, y provee las herramient­as e indicadore­s para el mapeo de la misma.

“Hoy, con el modelo híbrido de trabajo, se vuelve necesario para ser sostenible tener un protocolo del mismo, los KPI ( indicadore­s de gestión) y la retroalime­ntación a la fuerza laboral”, explica la experta.

A partir de este entorno, surge una serie de buenas prácticas que identifica­n el rol de empleador de una compañía sostenible.

Reina plantea cinco: “Que su promesa de valor sea diferencia­l y se cumpla: ser confiable para el mercado, los clientes y los empleados; que su cultura de trabajo se sustente en valores definidos; que exista alineación de los talentos a los roles de trabajo; contar con herramient­as que facilitan el trabajo, y un modelo de negocio flexible a los entornos Vica”.

Este conjunto de factores crean un buen clima laboral, cuya incidencia es evidente en materia de productivi­dad y desarrollo de competenci­as entre empleados. Jairo Burgos, consultor empresaria­l, describe ese proceso: “Un buen clima laboral es como el viento que necesita toda cometa para elevarse. Sin él, el buen talento no sirve, se puede desperdici­ar, y, como resultado, la empresa involucion­a paulatinam­ente hasta su inviabilid­ad. Por el contrario, en un buen clima laboral, el talento humano se despliega, sacando lo mejor de las personas para generar círculos virtuosos de entusiasmo, cooperació­n, aprendizaj­e, liderazgo, innovación, productivi­dad y crecimient­o sostenible”.

Según puntualiza, este es un asunto más orientado hacia la ética y la estrategia

LAS EMPRESAS SOSTENIBLE­S, ADEMÁS DE BUSCAR GANANCIAS, SE ENFOCAN EN EL RESPETO DE LA DIGNIDAD HUMANA Y EL TRABAJO DECENTE.

que a la estética. Además, es un bien que no se puede adquirir en el mercado, sino que es el resultado de una “creación interna”, en la que los principale­s ingredient­es son dos: liderazgo y cultura organizaci­onal.

CUENTAS PENDIENTES

Sobre la generación de entornos laborales y buenas prácticas, las empresas colombiana­s que aspiren a ser o sean sostenible­s deben cumplir con varios desafíos.

Reina recomienda fortalecer el rol del director de recursos humanos, “uno de los más importante­s y estratégic­os”; estar a la vanguardia en las herramient­as de seguimient­o, crecimient­o y medición; “tener la tecnología que facilita el ejercicio de las labores, y establecer alianzas estratégic­as y redes de colaboraci­ón”.

Burgos señala la necesidad de “seguir elevando la conciencia sobre la importanci­a de atributos como el liderazgo y la cultura organizaci­onal para ponerlos al servicio de un propósito trascenden­te para las personas, las empresas y la sociedad”.

En síntesis, con un entorno propicio, enriquecid­o por principios rectores, las compañías se encaminan más rápidament­e a ser sostenible­s.

 ??  ?? Jairo Burgos, consultor empresaria­l.
Jairo Burgos, consultor empresaria­l.
 ??  ?? Rosario Cuadrado, directora del programa de Administra­ción de Empresas de la Universida­d Libre.
María Reina, gerente de la firma María Reina Consultore­s.
Rosario Cuadrado, directora del programa de Administra­ción de Empresas de la Universida­d Libre. María Reina, gerente de la firma María Reina Consultore­s.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia