Nue­vos guar­dia­nes del bos­que ama­zó­ni­co

El fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma que bus­ca fre­nar la de­fo­res­ta­ción en la Ama­zo­nía es acom­pa­ña­do por los me­no­res de 25 años que apo­ya­ron la ac­ción ju­di­cial.

Semana Sostenible - - SEMANA SOSTENIBLE -

Tem­prano, des­de una ven­ta­na de su co­le­gio, Ca­ta­li­na Bohór­quez ob­ser­va­ba una mon­ta­ña blan­ca, bri­llan­te, so­lem­ne. Ha­ce 15 años, el Nevado del Ruiz, re­ple­to de nie­ve, se de­ja­ba ver con más fre­cuen­cia des­de la ca­pi­tal cal­den­se. En la Ma­ni­za­les de su in­fan­cia, fría, las ni­ñas no usa­ban ves­ti­dos sin me­dias, ni tam­po­co shorts, ni ca­mi­sas cor­tas. Ca­ta­li­na la­men­ta que en su ca­sa tu­vie­ran que com­prar ven­ti­la­dor, que al nevado aho­ra lo cu­bra una del­ga­da ca­pa de nie­ve y que los vi­si­tan­tes ya no pue­dan as­cen­der has­ta la cum­bre. “El cam­bio climático se sien­te aquí”, ex­pre­sa la hoy abo­ga­da de 22 años.

Y tam­bién se sien­te en Ca­que­tá. Rolando Cha­mo­rro, es­tu­dian­te de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de la Ama­zo­nia, se­de Flo­ren­cia, re­cuer­da cuan­do po­día na­ve­gar en ca­noa y lan­zar­se des­de las pe­ñas y ár­bo­les al río Pes­ca­do, en el mu­ni­ci­pio de Val­pa­raí­so, don­de trans­cu­rrió su in­fan­cia. “El cau­ce ya se ha per­di­do, co­rre me­nos agua en tiem­po de verano. Aquí han ta­la­do mu­chí­si­mo. La gen­te ex­ter­mi­na el bos­que, que es el que ga­ran­ti­za que ten­ga­mos agua, pa­ra po­ner ga­na­do y ha­cer cer­cas de ma­de­ra”, la­men­ta el jo­ven ca­que­te­ño. Acom­pa­ña­dos del cen­tro de es­tu­dios De­jus­ti­cia, Ca­ta­li­na, Rolando y otros 23 jó­ve­nes fir­ma­ron una

ac­ción ju­di­cial con­tra el Es­ta­do pa­ra exi­gir la de­fen­sa de sus de­re­chos a go­zar de un am­bien­te sano, a la vi­da, a la sa­lud, a la ali­men­ta­ción y el agua, ame­na­za­dos por la de­fo­res­ta­ción en la Ama­zo­nía y sus sub­se­cuen­tes efec­tos so­bre el cam­bio climático. En un fa­llo his­tó­ri­co, el pa­sa­do 5 de abril la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia le or­de­nó al go­bierno ex­pe­dir en cua­tro me­ses (an­tes de agos­to) un plan efi­caz pa­ra de­te­ner el au­men­to de la de­fo­res­ta­ción en es­ta re­gión, así co­mo cons­truir un Pac­to In­ter­ge­ne­ra­cio­nal por la Vi­da del Ama­zo­nas Co­lom­biano, to­do en con­jun­to con los jó­ve­nes pe­ti­cio­na­rios. De igual for­ma, re­co­no­ció a la Ama­zo­nía co­mo su­je­to de de­re­chos y le or­de­nó a los alcaldes y cor­po­ra­cio­nes au­tó­no­mas de la re­gión cum­plir sus obli­ga­cio­nes con­tra la de­fo­res­ta­ción.

UN HI­TO EN LA RE­GIÓN

La idea de usar la tu­te­la co­mo vía pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos del cam­bio climático en Co­lom­bia le sur­gió a Cé­sar Ro­drí­guez, di­rec­tor de De­jus­ti­cia y re­pre­sen­tan­te le­gal de los li­ti­gan­tes. Des­de ha­ce cin­co años, el abo­ga­do ex­plo­ra­ba ese cru­ce entre de­re­chos hu­ma­nos y cam­bio climático, mien­tras la preo­cu­pa­ción por la de­fo­res­ta­ción se fue su­man­do. Ana­li­zan­do el uso del litigio pa­ra es­tas pro­ble­má­ti­cas en otros lugares del mun­do, pen­só que en el país po­día apli­car al­go si­mi­lar. En Ho­lan­da, por ejem­plo, 886 ciu­da­da­nos, a tra­vés de la ONG am­bien­tal Ur­gen­da, de­man­da­ron al go­bierno por con­si­de­rar que sus com­pro­mi­sos (una re­duc­ción de 17% de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro) eran in­su­fi­cien­tes pa­ra lograr el ob­je­ti­vo de un au­men­to má­xi­mo de la tem­pe­ra­tu­ra de dos gra­dos. Así, en 2015, un tri­bu­nal de La Ha­ya or­de­nó al país una re­duc­ción de un 25% de las emi­sio­nes de CO2 en los pró­xi­mos cin­co años. En Es­ta­dos Uni­dos, la or­ga­ni­za­ción Our Chil­dren’s Trust unió a 21 ni­ños y jó­ve­nes, quie­nes de­man­da­ron al go­bierno por no pro­te­ger los re­cur­sos na­tu­ra­les del pla­ne­ta

que­man­do ener­gías fó­si­les. Aun­que la sen­ten­cia no ha pros­pe­ra­do, los li­ti­gan­tes ale­gan que con el pro­gra­ma ener­gé­ti­co na­cio­nal el Es­ta­do vio­la sus de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les a la vi­da, la libertad y la pro­pie­dad. La de­man­da de Co­lom­bia, la pri­me­ra de es­te ti­po en Amé­ri­ca La­ti­na, es una com­bi­na­ción de los pro­ce­sos de Ho­lan­da y EE. UU., más el tra­ba­jo de De­jus­ti­cia pa­ra vin­cu­lar a la pe­ti­ción el pro­ble­ma de la de­fo­res­ta­ción en la Ama­zo­nía. Con las aler­tas tem­pra­nas que pu­bli­ca el Ideam, y que mos­tra­ban que en 2016 la de­fo­res­ta­ción ha­bía au­men­ta­do 44% en es­ta re­gión co­lom­bia­na (más que en cual­quier otra del país), ya era po­si­ble en­tre­gar un sus­ten­to en da­tos pa­ra la tu­te­la. Ger­mán Po­ve­da, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal (se­de Me­de­llín) y ex­per­to en cam­bio climático, ex­pli­ca al­go más: la ve­ge­ta­ción ayu­da a in­fil­trar el agua en el sue­lo, pe­ro si no hay bos­que, el lí­qui­do se es­cu­rre rá­pi­da­men­te y se pier­de. A su vez, en las cuen­cas tro­pi­ca­les cer­ca de la mi­tad de la llu­via pro­vie­ne de la eva­po­ra­ción local, y sin bos­que, nue­va­men­te, dis­mi­nu­ye el por­cen­ta­je de pre­ci­pi­ta­cio­nes. Me­nos ve­ge­ta­ción en la Ama­zo­nía, el bos­que con­ti­nuo más gran­de del pla­ne­ta y del que Co­lom­bia po­see 7 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos, sig­ni­fi­ca en­ton­ces me­nor dis­po­ni­bi­li­dad de agua.

MÁS ALLÁ DE LA SEL­VA

No so­lo la Ama­zo­nía ado­le­ce por la fal­ta del lí­qui­do. Ga­brie­la Es­la­va, in­ves­ti­ga­do­ra de De­jus­ti­cia y una de las jó­ve­nes que fir­ma­ron la tu­te­la, cuen­ta que du­ran­te el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del do­cu­men­to, que­rían

que la ar­gu­men­ta­ción no se li­mi­ta­ra a esa re­gión, sino que de­mos­tra­ra el im­pac­to de la de­fo­res­ta­ción pa­ra los jó­ve­nes de to­do el país. En el ca­so de los bo­go­ta­nos, co­mo ella, es­tá cla­ro que la llu­via que abas­te­ce al pá­ra­mo de Chin­ga­za, que pro­vee de agua a la ca­pi­tal, viaja en gran par­te a tra­vés de los vien­tos ali­sios de la Ama­zo­nía. “La de­fo­res­ta­ción, en nues­tro ca­so, ame­na­za nues­tro de­re­cho al agua”. En San An­drés, otra de las fir­man­tes co­no­ce bien el efec­to del cam­bio climático so­bre el ar­chi­pié­la­go.yurs­hell Ro­drí­guez Hoo­ker, in­ge­nie­ra am­bien­tal de 22 años, no co­no­ce la re­gión amazónica, pe­ro el he­cho de vi­vir en un lu­gar ca­ta­lo­ga­do co­mo Re­ser­va de la Biós­fe­ra, le con­fir­ma la im­por­tan­cia de otros eco­sis­te­mas es­tra­té­gi­cos, co­mo la sel­va. De he­cho, le preo­cu­pa que en la ter­ce­ra ba­rre­ra arre­ci­fal más gran­de del mun­do, la de Pro­vi­den­cia, avan­ce a gran ve­lo­ci­dad el blan­quea­mien­to de los co­ra­les. Si­se tie­ne en cuen­ta que los me­no­res de 25 tienen una es­pe­ran­za de vi­da de 78 años,se­rán ellos quie­nes vi­van el pri­mer es­ce­na­rio de cam­bio climático, entre 2040 y 2070, en el que­pue­de au­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra has­ta 1,6 gra­dos. No obs­tan­te, re­fu­ta Es­la­va, los jó­ve­nes co­lom­bia­nos no son los que es­tán to­man­do de­ci­sio­nes so­bre el me­dioam­bien­te. Por eso, a dos me­ses de que se ven­za el pla­zo pa­ra que el Es­ta­do cum­pla con lo or­de­na­do por la Cor­te Su­pre­ma, el gru­po de pe­ti­cio­na­rios, que si­gue en ta­lle­res y reunién­do­se de for­ma pre­sen­cial y por me­dios di­gi­ta­les, en­cuen­tra cru­cial una ade­cua­da im­ple­men­ta­ción del fa­llo.

La de­man­da de Co­lom­bia es la pri­me­ra de es­te ti­po en Amé­ri­ca La­ti­na.

Es­tos son los 25 ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes, entre los 7 y los 25 años, que in­ter­pu­sie­ron la ac­ción ju­di­cial pa­ra exi­gir la de­fen­sa de sus de­re­chos a go­zar de un am­bien­te sano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.