Te­rri­to­rios en disputa

En zo­nas vio­len­tas, ale­ja­das y ase­dia­das por cul­ti­vos ilí­ci­tos, la con­ser­va­ción de los bos­ques po­dría ser una fuen­te de paz y per­ma­nen­cia pa­ra las co­mu­ni­da­des ame­na­za­das por el con­flic­to ar­ma­do y el ol­vi­do es­ta­tal.

Semana Sostenible - - IMPACTO -

Si us­ted ha­ce el re­co­rri­do des­de Sa­lahon­da ha­cia Tu­ma­co va a en­con­trar la in­men­si­dad de tron­cos de ma­de­ra que sa­len a tra­vés del río Pa­tía sin nin­gún ti­po de control”, re­la­ta Ar­man­do Ortiz, re­pre­sen­tan­te le­gal del Con­se­jo Co­mu­ni­ta­rio de Aca­pa. Pa­ra el pri­mer tri­mes­tre de 2017, ape­nas unos me­ses des­pués de ha­ber­se fir­ma­do la paz, Tu­ma­co ya apa­re­cía entre los 25 mu­ni­ci­pios con ma­yo­res aler­tas tem­pra­nas de de­fo­res­ta­ción, se­gún ci­fras del Ins­ti­tu­to de Hi­dro­lo­gía, Me­te­reo­lo­gía y Es­tu­dios Am­bien­ta­les (Ideam). Las ci­fras son más alar­man­tes si se tie­ne en cuen­ta que Tu­ma­co, un te­rri­to­rio de tan so­lo 3.760 km2, re­pre­sen­ta el 1,5% de las aler­tas na­cio­na­les. A es­tas de­sola­do­ras ci­fras las acom­pa­ña otro avi­so, el que ha­ce más de dos años hi­zo la Ofi­ci­na de Na­cio­nes Unidas con­tra la Dro­ga y el De­li­to (Unodc):tu­ma­co es la re­gión del país don­de se con­cen­tra la ma­yor par­te de la siem­bra de co­ca. En un in­for­me pu­bli­ca­do en ju­lio del año pa­sa­do, la mis­ma or­ga­ni­za­ción es­cri­bió:“su si­tua­ción es tan crí­ti­ca que es el úni­co mu­ni­ci­pio ca­ta­lo­ga­do en la ca­te­go­ría de ma­yor ni­vel de ame­na­za y don­de se pre­su­me que ha­brá ma­yor can­ti­dad de co­ca en el año si­guien­te”. Lo que es más preo­cu­pan­te son las ci­fras de au­men­to del cul­ti­vo. Entre 2014 y 2015 la siem­bra au­men­tó en 89,2%. Se­gún ci­fras del Sis­te­ma Integrado de Mo­ni­to­reo de Cul­ti­vos Ilí­ci­tos (Sim­ci) de 2016: “Tu­ma­co con­ti­núa sien­do el mu­ni­ci­pio con ma­yor afec­ta­ción en el país, con 23.148 hec­tá­reas, que re­pre­sen­tan el 16% del to­tal del país”. Por su­pues­to que cuan­do de siem­bras ilí­ci­tas de tra­ta –“del pro­duc­to ese que afec­ta”,

co­mo lo lla­ma la co­mu­ni­dad– el pro­ble­ma no vie­ne so­lo. Du­ran­te el en­cuen­tro con alcaldes del país, lle­va­do a ca­bo en abril de 2018, el fis­cal Nés­tor Humberto Mar­tí­nez ad­vir­tió so­bre el cre­ci­mien­to de ho­mi­ci­dios, es­pe­cial­men­te en las zo­nas de más pre­sen­cia de nar­co­trá­fi­co. Si se com­pa­ra el pri­mer tri­mes­tre de 2017 con el pri­mer tri­mes­tre del año co­rrien­te, los ho­mi­ci­dios en Tu­ma­co in­cre­men­ta­ron 73%. “No le po­de­mos con­tar mu­cho… ya son mu­chos los des­apa­re­ci­dos. So­lo que se tra­ta de ne­go­cios ilí­ci­tos que gi­ran uno al­re­de­dor del otro: el trá­fi­co ile­gal de ma­de­ra y la siem­bra de cul­ti­vos ilí­ci­tos, con uno fi­nan­cian el otro”, afir­ma Ortiz. Y es que co­mo tam­bién re­la­ta Li­do­ro Hur­ta­do, re­pre­sen­tan­te le­gal del con­se­jo co­mu­ni­ta­rio de Ba­jo Mi­ra y Fron­te­ra, los ‘cho­ri­zos’ de ma­de­ra que via­jan por el Pa­tía son el prin­ci­pal re­cur­so pa­ra sem­brar co­ca, un círcu­lo vi­cio­so que pa­re­ce no te­ner fín en el sur de Co­lom­bia.“to­do se mue­ve des­de la ile­ga­li­dad, por­que tum­bar esa can­ti­dad de bos­que ya es ile­gal y, por su­pues­to, luego sem­brar co­ca tam­bién”, afir­mó. Lo más cues­tio­na­ble de es­ta si­tua­ción es que, se­gún cuen­tan los tu­ma­que­ños, los ca­mio­nes car­ga­dos de ma­de­ra tienen un pa­so obli­ga­do: la ofi­ci­na de la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma de Na­ri­ño –Cor­po­na­ri­ño–.“por fren­te a Cor­po­na­ri­ño pa­san los car­ga­men­tos, vi­si­bles, pe­ro ellos se ha­cen los de la vis­ta gor­da, en­ton­ces, uno qué pue­de es­pe­rar”, ma­ni­fies­ta otro lí­der co­mu­ni­ta­rio.

REDD+, UNA AL­TER­NA­TI­VA DE PAZ

An­te es­te pa­no­ra­ma de ile­ga­li­dad y com­pli­ci­dad, al­gu­nas co­mu­ni­da­des ne­gras or­ga­ni­za­das en sus con­se­jos co­mu­ni­ta­rios le si­guen apos­tan­do a man­te­ner el bos­que en pie. “El go­bierno na­cio­nal ha si­do muy par­co, muy len­to des­pués de la fir­ma de la paz; se ha au­men­ta­do la pre­sión so­bre los bos­ques, por­que aun­que vi­vi­mos en una zo­na que pro­du­ce mu­cho plá­tano y cacao, la gen­te se ha des­mo­ti­va­do. Mien­tras que pue­des sa­car un ki­lo de co­ca ca­mi­nan­do tran­qui­la­men­te y te­ner diez mi­llo­nes de pesos fa­ci­li­to, pa­ra te­ner diez mi­llo­nes de pesos en cacao ten­drías que lle­var una em­bar­ca­ción gran­de y los cos­tos se­rían ele­va­dos. Pe­ro, el te­ma aquí tam­bién es de cul­tu­ra, por­que la co­ca no nos iden­ti­fi­ca co­mo ne­gros. Esa no es nues­tra cul­tu­ra. En cam­bio el bos­que pa­ra no­so­tros es to­do, el bos­que es la vi­da”, ase­gu­ra Hur­ta­do. Por es­to, des­de ha­ce unos años, al­gu­nas co­mu­ni­da­des se han uni­do pa­ra sa­car ade­lan­te pro­yec­tos pro­duc­ti­vos con los que no so­lo pue­dan me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da, sino man­te­ner su cul­tu­ra. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el bos­que, que sir­ve co­mo re­fu­gio de la gue­rra y fi­nan­cia­dor del nar­co­trá­fi­co, po­dría tam­bién ser el re­cons­truc­tor de te­ji­dos so­cia­les y eco­nó­mi­cos, que les per­mi­tan a los tu­ma­que­ños vi­vir en paz. La de­fo­res­ta­ción y la de­gra­da­ción de los bos­ques son la se­gun­da cau­sa prin­ci­pal del cam­bio climático, res­pon­sa­bles apro­xi­ma­da­men­te del 15% de la emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, se­gún ci­fras de Fo­rest Car­bon Part­ners­hip Fa­ci­lity, aso­cia­ción que bus­ca dis­mi­nuir la emi­sión de es­tos ga­ses cui­dan­do el bos­que. Es­te alar­man­te da­to fue lo que lle­vó a que en 2008 la ONU crea­ra el Pro­gra­ma pa­ra Re­du­cir las Emi­sio­nes por la De­fo­res­ta­ción y la De­gra­da­ción del Bos­que, (REDD, por sus si­glas en in­glés). Una de las es­tra­te­gias pen­sa­das prin­ci­pal­men­te pa­ra re­du­cir el ca­len­ta­mien­to glo­bal fue in­cen­ti­var la crea­ción y com­pra de los bo­nos de car­bono, me­di­da que pre­ten­de cal­cu­lar las to­ne­la­das de CO2 cap­tu­ra­do por los bos­ques. REDD+ es una ver­tien­te de es­te pro­gra­ma que se cen­tra en pro­pul­sar los bo­nos de car­bón en los paí­ses en vías de desa­rro­llo. Así, el pro­gra­ma bus­ca in­cen­ti­var que co­mu­ni­da­des en paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos cui­den su bos­que y ob­ten­gan una re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca por ha­cer­lo. Por ca­da to­ne­la­da de ga­ses in­ver­na­de­ros que los bos­ques de las co­mu­ni­da­des ayu­den a cap­tu­rar, ob­tie­nen un cer­ti­fi­ca­do de car­bono, que des­pués pue­de ser tran­sa­do en el mer­ca­do, don­de di­fe­ren­tes en­tes las com­pran pa­ra mi­ti­gar o com­pen­sar la hue­lla de car­bono de sus ope­ra­cio­nes. Au­gus­to Cas­tro Nú­ñez, in­ves­ti­ga­dor de es­tra­te­gias pa­ra re­du­cir emi­sio­nes de car­bono, ase­gu­ra en uno de sus es­tu­dios que una de las coin­ci­den­cias más di­rec­tas que tie­ne que ver con la paz y los bos­ques es que no so­lo cum­plen un pa­pel pri­mor­dial en la cap­tu­ra de car­bono, tam­bién son an­fi­trio­nes del con­flic­to ar­ma­do. Es­to ya ha­bía si­do no­ta­do por la co­mu­ni­dad. Sin em­bar­go, lo que es

“El go­bierno na­cio­nal ha si­do muy par­co des­pués de la fir­ma del acuer­do de paz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.