Jó­ve­nes com­pro­me­ti­dos con los de­re­chos hu­ma­nos y el me­dioam­bien­te

Los jó­ve­nes son una po­bla­ción con tan­tas di­fi­cul­ta­des co­mo con po­ten­cial. El pro­gra­ma Har­mos, de Fon­do Ac­ción, se apo­ya en ellos pa­ra ge­ne­rar trans­for­ma­ción so­cial.

Semana Sostenible - - CONTENIDO PATROCINADO -

Ac­tual­men­te, en Co­lom­bia son ca­da vez más los jó­ve­nes que des­de muy tem­pra­na edad de­ci­den com­pro­me­ter­se con cau­sas so­cia­les den­tro de sus co­mu­ni­da­des, en te­mas co­mo la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos y el me­dioam­bien­te. Sin em­bar­go, el país se en­cuen­tra en deu­da con el re­co­no­ci­mien­to de los lí­de­res so­cia­les que son es­tig­ma­ti­za­dos y vio­len­ta­dos to­dos los días. Y es que las ci­fras son alar­man­tes te­nien­do en cuen­ta que, tan so­lo en los dos pri­me­ros me­ses de 2018, 166 lí­de­res fue­ron víc­ti­mas de amenazas o de al­gún ti­po de agre­sión, se­gún la Con­sul­to­ría pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos y el Des­pla­za­mien­to (Cod­hes). y lo que es más preo­cu­pan­te, des­de la fir­ma de los acuer­dos de paz se han re­gis­tra­do cer­ca de 90 lí­de­res ase­si­na­dos en to­do el país, se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes de la pla­ta­for­ma La Paz en el Te­rreno, que se es­pe­cia­li­za en in­ves­ti­gar es­te ti­po de crí­me­nes. En Co­lom­bia, ade­más, so­lo el 53% de los jó­ve­nes re­ci­be al­gún ti­po de edu­ca­ción, mien­tras que los que no, re­pre­sen­tan la po­bla­ción con más al­to ries­go pa­ra el tra­ba­jo in­for­mal, de acuer­do con ci­fras del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. Pe­ro, ¿qué sig­ni­fi­ca ser jo­ven en un país co­mo Co­lom­bia? Pa­ra mu­chos, la ju­ven­tud re­pre­sen­ta gran par­te de los pro­ble­mas del país, des­de con­cen­trar el ma­yor im­pac­to pa­ra el des­em­pleo, ser quie­nes se in­cor­po­ran ma­yo­ri­ta­ria­men­te a las fuer­zas com­pro­me­ti­das en el con­flic­to ar­ma­do, los ma­yo­res con­su­mi­do­res de dro­gas, y en­ca­be­zar la lis­ta de más de la mi­tad del to­tal de la po­bla­ción des­pla­za­da por la vio­len­cia. Sin em­bar­go, hoy la ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes es la más gran­de que ha exis­ti­do en el país, por lo que pa­ra mu­chos ser jo­ven en Co­lom­bia es una opor­tu­ni­dad pa­ra rea­li­zar trans­for­ma­cio­nes, sa­lir ade­lan­te, ser­vir y apor­tar a la so­cie­dad.

UNA NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN DE LÍ­DE­RES

En el país son mu­chos los pro­yec­tos en ca­be­za de jó­ve­nes, quie­nes tra­ba­jan con ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos so­bre te­mas cul­tu­ra­les, de con­ser­va­ción am­bien­tal, desa­rro­llo per­so­nal y li­de­raz­go. Al­gu­nos de los que par­ti­ci­pan de es­tas ini­cia­ti­vas lo ha­cen des­de las li­mi­ta­cio­nes de su con­tex­to so­cial y económico, ya sea por el di­fí­cil ac­ce­so a sus te­rri­to­rios o por las si­tua­cio­nes de or­den público a las que es­tán ex­pues­tos. ¿Quié­nes son es­tos jó­ve­nes, cuá­les son sus sue­ños y có­mo lle­ga­ron a in­tere­sar­se por el ac­ti­vis­mos? Es­tos son al­gu­nos per­fi­les de in­te­gran­tes de Har­mos Jó­ve­nes y Pai­sa­jes Co­nec­ta­dos Ca­que­tá, pro­gra­mas pro­mo­vi­dos por Fon­do Ac­ción con los que se bus­ca in­cen­ti­var la con­ser­va­ción del me­dioam­bien­te y el for­ta­le­ci­mien­to de ca­pa­ci­da­des pa­ra el desa­rro­llo per­so­nal y co­mu­ni­ta­rio en di­fe­ren­tes re­gio­nes del país.

ES­TE­FA­NÍA, EL LE­GA­DO DE UN LÍ­DER

Es­te­fa­nía Tria­na tie­ne 19 años y es­tu­dia Co­mu­ni­ca­ción So­cial en Ba­rran­ca­ber­me­ja. Ella, que se des­cri­be co­mo una per­so­na ale­gre, res­pon­sa­ble y com­pe­ti­ti­va, es cons­cien­te del le­ga­do de su pa­dre, Or­lan­do Tria­na Mon­ca­da, lí­der cam­pe­sino y quien fue­ra en su mo­men­to el fun­da­dor del pro­ce­so or­ga­ni­za­ti­vo y co­mu­ni­ta­rio Aso­cia­ción Cam­pe­si­na del­va­lle del río Ci­mi­ta­rra – Red Agroe­co­ló­gi­ca Na­cio­nal (ACVC-RAN), una aso­cia­ción de ba­se cam­pe­si­na que por 21 años ha tra­ba­do por la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos y del te­rri­to­rio, y por la con­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les en ocho mu­ni­ci­pios del Mag­da­le­na Me­dio. Mon­ca­da, co­mo era co­no­ci­do den­tro de su co­mu­ni­dad, fue ase­si­na­do en el año 2000 des­pués de una per­se­cu­ción a los lí­de­res de es­te te­rri­to­rio. “mi pa­dre me de­jó un le­ga­do muy im­por­tan­te co­mo lí­der cam­pe­sino que me ins­pi­ra to­dos los días, so­bre to­do cuan­do en el cam­po me pre­gun­tan por mi nom­bre. Me da ale­gría cuan­do ha­blan de él co­sas tan po­si­ti­vas y de lo­gros tan im­por­tan­tes co­mo la crea­ción de una cons­cien­cia co­lec­ti­va en torno a la re­sis­ten­cia cam­pe­si­na y a la ex­plo­ta­ción ra­cio­nal de los re­cur­sos”, di­ce Es­te­fa­nía. Co­mo mu­jer, jo­ven y lí­der, ella re­co­no­ce las di­fi­cul­ta­des de tra­ba­jar por cau­sas so­cia­les y am­bien­ta­les y de al­zar la voz por los de­re­chos de su co­mu­ni­dad. “El ma­yor obs­tácu­lo ha si­do la

con­fian­za. aun­que es­ta­mos lu­chan­do por la equi­dad de gé­ne­ro en las or­ga­ni­za­cio­nes, siem­pre bus­can­do el em­po­de­ra­mien­to pa­ra ser au­tó­no­mas y te­ner voz en es­ce­na­rios po­lí­ti­cos y en la to­ma de de­ci­sio­nes de la co­mu­ni­dad, to­da­vía fal­ta que nos crean más co­mo mu­je­res y que exis­ta más so­li­da­ri­dad entre no­so­tras mis­mas”, ex­pli­ca. Pa­ra Es­te­fa­nía lo más im­por­tan­te es ser res­pon­sa­ble y li­de­rar des­de el ejem­plo. “He vis­to mu­chos ca­sos de per­so­nas que se con­si­de­ran lí­de­res de co­mu­ni­da­des pe­ro que sim­ple­men­te pa­san por en­ci­ma de los de­más. La gen­te de­be ser el que juz­gue la la­bor de uno co­mo lí­der”, afir­ma. El tra­ba­jo de es­tos jó­ve­nes se ha desa­rro­lla­do gra­cias al in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias entre ge­ne­ra­cio­nes. “Los adul­tos que lle­van más tiem­po se han preo­cu­pa­do siem­pre por brin­dar­nos sus co­no­ci­mien­tos, pa­ra que cuan­do ellos no es­tén po­da­mos se­guir esa lí­nea. Eso es lo que ha­ce­mos, apren­der a ser buenos lí­de­res a tra­vés del ejem­plo”, di­ce. Es­te­fa­nía, co­mo cual­quier otro jo­ven, le gus­ta di­ver­tir­se con sus ami­gos y tie­ne sue­ños co­mo gra­duar­se y via­jar por el mun­do. Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo co­mo lí­der es pro­mo­ver ini­cia­ti­vas de par­ti­ci­pa­ción y pro­yec­tos pro­duc­ti­vos sos­te­ni­bles que man­ten­gan a su co­mu­ni­dad uni­da. “Mi ex­pe­rien­cia con Har­mos Jó­ve­nes fue es­pec­ta­cu­lar y ma­ra­vi­llo­sa. Agra­dez­co mu­cho a Fon­do Ac­ción por ha­ber­me in­vi­ta­do a es­tas ca­pa­ci­ta­cio­nes”, di­ce Es­te­fa­nía, mien­tras afir­ma que ser lí­der le ha per­mi­ti­do te­ner un pro­ce­so de au­to­co­no­ci­mien­to pa­ra re­co­no­cer sus ha­bi­li­da­des y de qué es ca­paz. “Ha si­do un an­tes y un des­pués. Al­gu­nas ve­ces sa­be­mos o sen­ti­mos que po­de­mos ha­cer al­go o que te­ne­mos ta­len­tos, pe­ro nos cues­ta re­co­no­cer­lo y apro­ve­char­lo”, con­clu­ye.

LUIS, UN LÍ­DER ENAMO­RA­DO DEL CAM­PO

Luis Al­ber­to Ji­mé­nez es un jo­ven en­tu­sias­ta que no se can­sa de de­cla­rar su amor por el cam­po y la na­tu­ra­le­za. Sue­ña con ser abo­ga­do

es­pe­cia­lis­ta en de­re­chos hu­ma­nos y re­co­no­ce que su ex­pe­rien­cia en Har­mos Jó­ve­nes le cam­bió la vi­da y lo hi­zo co­no­cer­se a sí mis­mo. Él vi­ve en San Pablo, sur de Bo­lí­var, re­gión his­tó­ri­ca­men­te azo­ta­da por la vio­len­cia y en la que se han pre­sen­ta­do ca­sos de lí­de­res so­cia­les ase­si­na­dos. En es­te mu­ni­ci­pio, los jó­ve­nes han tra­ba­ja­do de ma­ne­ra cons­tan­te por la apro­pia­ción de di­ver­sos es­ce­na­rios de par­ti­ci­pa­ción so­cial y po­lí­ti­ca co­mo he­rra­mien­ta pa­ra de­fen­der sus de­re­chos, su tie­rra y sus re­cur­sos. Luis vi­ve con su pa­pá en una fin­ca y afir­ma que una de las co­sas que más dis­fru­ta es pa­sar tiem­po en el cam­po, ali­men­tan­do a los ani­ma­les y es­cu­chan­do a sus ve­ci­nos, con los que pue­de ha­blar has­ta muy tar­de de la no­che. “Me gus­ta ser ama­ble, sin­ce­ro y pa­sar tiem­po con la gen­te que quie­ro. Me en­can­ta el tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio y en equi­po”. Cuan­do se le pre­gun­ta por la ex­pe­rien­cia más en­ri­que­ce­do­ra que ha vi­vi­do co­mo lí­der ju­ve­nil, re­cuer­da ha­ber si­do el pri­mer pre­si­den­te de Jó­ve­nes Glo­ria, un gru­po en el que pu­do saber qué se sien­te te­ner res­pon­sa­bi­li­da­des, au­to­ges­tio­nar­se y de­fen­der una mis­ma cau­sa en equi­po. Los te­mas que más le in­tere­san a Luis tienen que ver con la de­fen­sa de los de­re­chos de la co­mu­ni­dad LGB­TI y con pro­yec­tos que ayu­den a los jó­ve­nes con pro­ble­mas de dro­ga­dic­ción y otras al­te­ra­cio­nes psi­co­so­cia­les. “Har­mos Jó­ve­nes ha si­do una gran ex­pe­rien­cia y creo que tu­vo un gran im­pac­to en la vi­da de to­dos los del equi­po.yo su­pe­ré asun­tos per­so­na­les y tam­bién apren­dí mu­chas co­sas que no sa­bía de mí, co­mo que los lí­de­res y las per­so­nas fuer­tes tam­bién su­fren y tam­bién llo­ran”, afir­ma Luis al ha­blar so­bre có­mo la ini­cia­ti­va de Har­mos le ha ayu­da­do a for­ta­le­cer sus ca­pa­ci­da­des co­mo lí­der y su re­la­cio­na­mien­to con la co­mu­ni­dad. Pa­ra Luis, el pa­pel de los jó­ve­nes es fun­da­men­tal en la ac­tua­li­dad. El po­der ser au­tó­no­mos, par­ti­ci­pa­ti­vos y re­co­no­cer­se co­mo per­so­na­jes ac­ti­vos den­tro de la cons­truc­ción de una nue­va Co­lom­bia. “te­ne­mos que apro­piar­nos de nues­tros de­re­chos y es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción, ne­ce­si­ta­mos ser res­pe­ta­dos na­tu­ral­men­te co­mo jó­ve­nes pa­ra po­der apor­tar ideas in­no­va­do­ras pa­ra el cam­bio”, afir­ma. El men­sa­je de es­te lí­der pa­ra los jó­ve­nes es que apro­ve­chen su crea­ti­vi­dad pa­ra creer en sí mis­mos y ayu­dar a los de­más. “La crí­ti­ca tam­bién nos ha­ce cre­cer; de­be­mos ser más arries­ga­dos con lo des­co­no­ci­do, esa tam­bién es una for­ma de cons­truir un me­jor fu­tu­ro”, con­clu­ye.

CARLOS, LA VOZ DE UN LÍ­DER DES­DE EL CA­QUE­TÁ

Carlos An­drés Lom­ba­na tie­ne 25 años y aun­que na­ció en Gar­zón, Huila, to­da su vi­da ha vi­vi­do en Ca­que­tá, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la ve­re­da Ca­ra­col, cer­ca­na a Re­mo­li­nos del Ca­guán, Nú­cleo 2.Vi­ve con sus pa­dres y des­pués de ha­ber par­ti­ci­pa­do en la es­cue­la de lí­de­res pro­mo­vi­da por el pro­yec­to Pai­sa­jes Co­nec­ta­dos de Fon­do Ac­ción, se ha con­ver­ti­do en un lí­der pa­ra su co­mu­ni­dad. Ser lí­der a Carlos no se le pa­sa­ba por la men­te y el te­ma lle­gó a su vi­da por ca­sua­li­dad o más bien por una ne­ce­si­dad de su gen­te. “más que in­te­rés, fue ne­ce­si­dad. El per­so­nal que tra­ba­ja en las jun­tas de nues­tras 20 ve­re­das es li­mi­ta­do y no hay mu­cha gen­te que ten­ga el ba­chi­lle­ra­to. Yo lo ten­go y, luego de la re­nun­cia es­pon­tá­nea del pre­si­den­te, la gen­te pen­só que yo po­dría ser un buen can­di­da­to”, ex­pli­ca. La can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de la jun­ta de su co­mu­ni­dad lle­gó jus­to des­pués de ha­ber par­ti­ci­pa­do en la es­cue­la de lí­de­res, un es­pa­cio en el que Carlos afir­ma ha­ber­se au­to­rre­co­no­ci­do. “La es­cue­la fue una es­pa­cio de tran­si­ción, don­de me di cuen­ta que sí era ca­paz, en el cual me fa­ci­li­ta­ron to­do pa­ra co­no­cer­me y acer­car­me a las co­mu­ni­da­des”, di­ce. Carlos, que re­cuer­da có­mo le tem­bla­ba to­do su cuer­po a la ho­ra de ha­blar en público, aho­ra re­co­no­ce que pue­de es­tar fren­te a cual­quier co­mu­ni­dad, “no im­por­ta si no es mi ve­re­da. Me sien­to con con­fian­za pa­ra de­cir sí quie­ro, sí pue­do, lo voy a lograr”. Se con­si­de­ra un hom­bre pa­cien­te, una vir­tud que des­cri­be co­mo de gran im­por­tan­cia a la ho­ra de ser lí­der co­mu­ni­ta­rio. Pe­ro, ¿qué es lo me­jor de ser un lí­der? Pa­ra Carlos, el he­cho de re­ci­bir la gra­ti­tud de las per­so­nas. “pue­de que no te lo ha­gan saber con pa­la­bras, pe­ro una sim­ple mi­ra­da, o que le ha­blen bien de ti a otros, es muy gra­ti­fi­can­te”. El re­to de Carlos en su co­mu­ni­dad es el de po­der co­mu­ni­car­se con to­das las per­so­nas de ma­ne­ra efec­ti­va, sin im­por­tar la con­di­ción eco­nó­mi­ca, aca­dé­mi­ca o so­cial de ca­da uno. “lo más di­fí­cil de ser lí­der co­mu­ni­ta­rio es lle­var­le la co­rrien­te a to­dos, apren­der a es­cu­char­los, por­que co­mo es bien sa­bi­do, ca­da per­so­na es un mun­do”. Ca­que­tá es el de­par­ta­men­to más de­fo­res­ta­do de Co­lom­bia, y por eso el men­sa­je de Carlos a su co­mu­ni­dad va di­ri­gi­do a ge­ne­rar con­cien­cia so­bre la con­ser­va­ción am­bien­tal. “Quie­ro dar­me a la ta­rea de en­fa­ti­zar so­bre la cues­tión am­bien­tal, de dar­les ta­lle­res pa­ra que en­tien­dan la im­por­tan­cia de la con­ser­va­ción de nues­tros bos­ques y de las ta­las in­dis­cri­mi­na­das. Me sien­to en la ca­pa­ci­dad de dar­les a co­no­cer a ellos más so­bre es­tos te­mas”. La con­ser­va­ción am­bien­tal, la cul­tu­ra y los de­re­chos hu­ma­nos ha­cen par­te de las prin­ci­pa­les ini­cia­ti­vas por las que lu­cha la ju­ven­tud. Ini­cia­ti­vas re­la­cio­na­das con sec­to­res es­tig­ma­ti­za­dos y con po­co apo­yo es­ta­tal. En Co­lom­bia, en­ton­ces, ser jo­ven y al mis­mo tiem­po lí­der no es ta­rea fá­cil, pues se tra­ta de una do­ble lu­cha al­re­de­dor de di­fí­ci­les pro­ble­má­ti­cas. Es­tos jó­ve­nes, sin em­bar­go, de­mues­tran que el re­to se pue­de afron­tar con éxi­to y que va­le la pe­na apos­tar­le a pro­yec­tos don­de pue­dan ejer­cer su li­de­raz­go.

Es­te lí­der acon­se­ja a los jó­ve­nes usar su crea­ti­vi­dad pa­ra creer en sí mis­mos y ayu­dar a los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.