So­pa y se­co a Co­lom­bia en el ma­ne­jo de las ba­su­ras

La ma­yo­ría de los paí­ses desa­rro­lla­dos de­mues­tran que hay otros ca­mi­nos pa­ra los re­si­duos só­li­dos, dis­tin­tos a los re­lle­nos sa­ni­ta­rios. Se re­quie­re de un ar­duo tra­ba­jo de to­do el sec­tor público y pri­va­do.

Semana Sostenible - - CONTENIDO PATROCINADO -

ACo­lom­bia le fal­ta mu­cho por apren­der en lo que tie­ne que ver con la dis­po­si­ción fi­nal de re­si­duos só­li­dos. Los in­cen­dios, las co­mu­ni­da­des que pro­tes­tan por tan­tas ba­su­ras que oca­sio­nan ma­los olo­res y en­fer­me­da­des, así co­mo la evi­den­te con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, pa­re­cen no ser su­fi­cien­tes pa­ra que el go­bierno de­ci­da apos­tar­les a so­lu­cio­nes de fon­do pa­ra los 11,6 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ba­su­ra que se ge­ne­ran al año en el país. Ac­tual­men­te, la úni­ca ma­ne­ra de des­ha­cer­se de los desechos en Co­lom­bia es ha­cien­do uso de los 275 si­tios de dis­po­si­ción exis­ten­tes, los cua­les se­gún la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ser­vi­cios Pú­bli­cos se di­vi­den entre re­lle­nos sa­ni­ta­rios, plan­tas de tra­ta­mien­to, cel­das de con­tin­gen­cia, bo­ta­de­ros a cie­lo abier­to, lugares de en­te­rra­mien­to y áreas de que­ma. “No po­de­mos pre­ten­der que la ba­su­ra si­ga lle­gan­do a re­lle­nos sa­ni­ta­rios en los pró­xi­mos años.aun­que son una bue­na so­lu­ción de tran­si­ción com­pa­ra­do con lo que te­nía­mos an­tes, que eran bo­ta­de­ros a cie­lo abier­to, tam­bién ge­ne­ran con­ta­mi­na­ción e inu­ti­li­zan los te­rre­nos”, ma­ni­fies­ta Carlos Cos­ta, con­sul­tor del Ban­co Mun­dial y ex­mi­nis­tro de Am­bien­te. Nin­gún país del mun­do ha lo­gra­do aún aca­bar los ver­te­de­ros por com­ple­to, pe­ro mu­chos es­tán en ca­mino. En Eu­ro­pa, por ejem­plo, se ha im­ple­men­ta­do una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que bus­ca des­in­cen­ti­var su uso y se po­ne la me­ta

de aca­bar­los pa­ra 2050. ¿La cla­ve? Las ta­ri­fas pa­ra lle­var ba­su­ra a un re­lleno au­men­ta­ron su cos­to. “y los im­pues­tos ha­cen que la gen­te re­pien­se qué de­be ha­cer con los re­si­duos”, ex­pli­có a Se­ma­na Sos­te­ni­ble Ricardo Pa­re­ja, lí­der de la Hoja de Ruta de Ba­jo Car­bono de la Fe­de­ra­ción In­te­ra­me­ri­ca­na del Ce­men­to (Fi­cem). Una se­gun­da me­di­da im­ple­men­ta­da en paí­ses de Eu­ro­pa, Asia y Nor­tea­mé­ri­ca es la lla­ma­da Res­pon­sa­bi­li­dad Ex­ten­di­da del Pro­duc­tor, que bus­ca que quien ge­ne­re de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos se ha­ga res­pon­sa­ble de su eliminación fi­nal. Es­to se en­fo­ca prin­ci­pal­men­te en re­si­duos es­pe­cí­fi­cos co­mo las llan­tas, los far­ma­co­ló­gi­cos, los em­ba­la­jes (Te­tra Pak y bo­te­llas plás­ti­cas), los acei­tes y las ba­te­rías. “Así, se obli­ga al pro­duc­tor a bus­car una so­lu­ción eco­nó­mi­ca y ren­ta­ble pa­ra los re­si­duos só­li­dos, y se evi­ta que lle­guen a los re­lle­nos sa­ni­ta­rios. Aun­que es­to au­men­ta el va­lor del pro­duc­to, es­tá com­pro­ba­do que el in­cre­men­to no es más de 3%. (…) Ese por­cen­ta­je va­lo­ri­za to­da la ca­de­na, y el neu­má­ti­co, por ejem­plo, se con­vier­te en ener­gía en un horno ce­men­te­ro o en cau­cho re­ci­cla­do que pue­de ser­vir pa­ra el pa­vi­men­to”, ex­pli­có Pa­re­ja. Y es que 80% de los re­si­duos que se va­lo­ri­zan pue­den ser uti­li­za­dos en los hor­nos ce­men­te­ros, en lu­gar de ha­cer uso del car­bón. Es­te es el lla­ma­do “co­pro­ce­sa­mien­to”, que bus­ca apro­ve­char los desechos co­mo fuen­te ener­gé­ti­ca y, ade­más, los eli­mi­na de ma­ne­ra segura. En Ale­ma­nia, ca­si 70% de la ener­gía usa­da por las ce­men­te­ras pro­vie­ne de ese ti­po de ba­su­ra. En Di­na­mar­ca, Sui­za, Ho­lan­da, Bél­gi­ca y Sue­cia el por­cen­ta­je lle­ga a 50. “Pa­ra 2030, los paí­ses desa­rro­lla­dos es­pe­ran que el pro­me­dio mun­dial de co­pro­ce­sa­mien­to lle­gue al 50%.Y pa­ra 2050, que sea del 60”, aña­dió Pa­re­ja.

UN CAM­BIO QUE TO­MA TIEM­PO

Lo an­te­rior es una mues­tra de las po­si­bles so­lu­cio­nes exis­ten­tes pa­ra las ba­su­ras. Un ca­mino que no es fá­cil, ni cor­to, pe­ro que se pue­de em­pe­zar a la­brar. De acuer­do con un análisis de la Fi­cem, en Eu­ro­pa el te­ma se em­pe­zó a to­car en los años se­sen­ta, cuan­do se ha­bló de la im­por­tan­cia de que los pro­duc­to­res se hi­cie­ran car­go de sus re­si­duos. Luego, en la de­ca­da de los se­ten­ta, paí­ses co­mo Ale­ma­nia to­ma­ron la de­ci­sión de en­viar cier­tos desechos a los hor­nos ce­men­te­ros e, in­clu­so, en 1972 la Ley Fe­de­ral se orien­tó a ce­rrar los re­lle­nos sa­ni­ta­rios que no cum­plían las nor­mas y creó nue­vos si­tios con ma­yo­res con­tro­les. Aho­ra, más de 40 años des­pués, el avan­ce es im­pre­sio­nan­te. En el ca­so del Reino Uni­do, no so­lo han si­do úti­les los im­pues­tos, sino que ade­más sir­vió que se ad­qui­rie­ran com­pro­mi­sos con la Ley de Cam­bio Climático, que es­ta­ble­ció el ob­je­ti­vo de re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en 80% pa­ra 2050, com­pa­ra­do con los ni­ve­les que te­nían en 1990. Es­to ha he­cho que se im­pul­se más la ges­tión de re­si­duos. En Po­lo­nia, por dar otro ejem­plo, se obli­gó a re­du­cir los si­tios de dis­po­si­ción fi­nal a me­nos del 10% pa­ra 2025. En es­te país, “la in­dus­tria del ce­men­to ha con­tri­bui­do en gran me­di­da a re­du­cir las can­ti­da­des de re­si­duos só­li­dos dis­pues­tos en re­lle­nos sa­ni­ta­rios, con una ta­sa de sus­ti­tu­ción de más del 60%, lo­gran­do aho­rros de ca­si un mi­llón de to­ne­la­das de car­bón por año y evi­tan­do emi­sio­nes por más de 2,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das por año”, di­ce el do­cu­men­to de la Fi­cem. La­men­ta­ble­men­te en La­ti­noa­mé­ri­ca la re­cu­pe­ra­ción ener­gé­ti­ca de los re­si­duos aún no lle­ga al 10%.

CO­LOM­BIA: UN CA­MINO LAR­GO POR RE­CO­RRER

De acuer­do con el ex­mi­nis­tro Carlos Cos­ta, el año pa­sa­do Co­lom­bia avan­zó con una nor­ma en te­mas de re­si­duos de cons­truc­ción que “bus­ca que quien es­té de­mo­lien­do sea res­pon­sa­ble de to­do lo que sea re­ci­cla­ble. Aun­que tie­ne el prin­ci­pio de una res­pon­sa­bi­li­dad ex­ten­di­da del pro­duc­tor, es so­lo una ley de cons­truc­ción y de­mo­li­ción”. Es­to es fun­da­men­tal, pues, se­gún el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te, en 2011 se pro­du­je­ron 22,2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de es­tos re­si­duos en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país. “Esos ma­te­ria­les van a ocupar es­pa­cio en las es­com­bre­ras; si se re­ci­cla­ra se po­dría evi­tar tan­ta mi­ne­ría de ma­te­ria­les de cons­truc­ción. Es­to ser­vi­ría pa­ra ase­gu­rar­nos de que los re­si­duos que que­dan al fi­nal de to­do el pro­ce­so ocu­pen el me­nor vo­lu­men po­si­ble y ten­gan el me­nor im­pac­to am­bien­tal”, di­jo. Pa­ra es­to, di­ce Cos­ta, es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar un mo­de­lo económico en el país que de­fi­na có­mo se asu­mi­rían los cos­tos. tam­bién, re­sal­ta Ricardo Pa­re­ja, se de­be te­ner cla­ro que es­te no es un pro­ble­ma al que so­lo el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te de­be dar so­lu­ción, sino que com­pe­te a to­dos: “la car­te­ra de Mi­nas tie­ne pro­ble­mas con re­si­duos mi­ne­ros; la de Agri­cul­tu­ra, con pes­ti­ci­das y sus­tan­cias quí­mi­cas re­si­dua­les; el Mi­nis­te­rio de­vi­vien­da tie­ne líos con los es­com­bros. Es so­lo un ejem­plo de por qué la po­lí­ti­ca pú­bli­ca en es­ta ma­te­ria tie­ne que in­vo­lu­crar­los a to­dos”. Y pun­tua­li­za que es una opor­tu­ni­dad eco­nó­mi­ca, so­cial y am­bien­tal. “Eco­nó­mi­ca por­que las ce­men­te­ras se vuel­ven más efi­cien­tes, am­bien­tal por­que se re­du­ce la hue­lla de CO2 y so­cial por­que nos be­ne­fi­cia a to­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.