Co­lom­bia sin mer­cu­rio

Des­de ju­lio la mi­ne­ría en Co­lom­bia de­be­rá de­jar de usar mer­cu­rio. Es­te me­tal, co­no­ci­do co­mo “ve­neno pla­tea­do”, ha cau­sa­do pro­fun­dos da­ños en la sa­lud y los te­rri­to­rios, por lo que tra­ba­jar de la mano con los pe­que­ños mi­ne­ros re­sul­ta cru­cial.

Semana Sostenible - - TENDENCIAS -

En las mon­ta­ñas an­di­nas de Na­ri­ño, a 1.588 me­tros so­bre el ni­vel del mar, hay un mu­ni­ci­pio que lle­va por nom­bre el mis­mo de la cor­di­lle­ra: Los An­des. Allí, muy tem­prano en la ma­ña­na, cuan­do la ne­bli­na aún cu­bre la at­mós­fe­ra, Rol­ber­to Ál­va­rez sa­le jun­to con nue­ve com­pa­ñe­ros a tra­ba­jar en la mi­na La Gual­con­da. Es­tos tra­ba­ja­do­res con­for­ma­ron ha­ce unos años la Aso­cia­ción Agro­mi­ne­ra de Los An­des - For­ta­le­za y se han de­di­ca­do a la ex­trac­ción de oro co­mo me­dio de sus­ten­to. Rol­ber­to se alis­ta pa­ra en­trar en los tú­ne­les de la mi­na y aún hoy, des­pués de seis me­ses de ha­ber erra­di­ca­do por com­ple­to el mer­cu­rio de sus ac­ti­vi­da­des, se sien­te or­gu­llo­so de es­te lo­gro. “No­so­tros no fui­mos aje­nos al uso del mer­cu­rio. Por las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tro te­rri­to­rio era muy com­pli­ca­do ex­traer oro sin es­te me­tal, pe­ro nos tra­za­mos el ob­je­ti­vo de ha­cer una re­duc­ción has­ta lle­gar a una erra­di­ca­ción to­tal y lo lo­gra­mos el año pa­sa­do”, cuen­ta Rol­ber­to, con un ges­to de sa­tis­fac­ción. En 2014, se reali­zó una me­di­ción en 22 de­par­ta­men­tos del país y se en­con­tra­ron 146 to­ne­la­das de mer­cu­rio. Es­ta si­tua­ción, aun­que no era des­co­no­ci­da, alar­mó a las au­to­ri­da­des por su mag­ni­tud. Los da­tos del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te mues­tran un im­pac­to de es­te ele­men­to so­bre el sue­lo, la ca­pa bos­co­sa, el re­cur­so hí­dri­co, la geo­mor­fo­lo­gía de la zo­na y la po­bla­ción. Por eso, a pe­sar de que Co­lom­bia es­tá a pun­to de ra­ti­fi­car su par­ti­ci­pa­ción en el Con­ve­nio Mi­na­ma­ta, un

tra­ta­do mun­dial pa­ra pro­te­ger la sa­lud hu­ma­na y el me­dioam­bien­te de los efec­tos del mer­cu­rio, en 2013 se pro­mul­gó la Ley 1658, que or­de­na eli­mi­nar el uso de es­ta sus­tan­cia en la mi­ne­ría pa­ra 2018, y en la in­dus­tria pa­ra 2023, me­tas más exi­gen­tes que las del con­ve­nio in­ter­na­cio­nal. La gran y me­dia­na mi­ne­ría han erra­di­ca­do ca­si por com­ple­to su uso. El pro­ble­ma per­sis­te en los pe­que­ños pro­duc­to­res. Uno de los obs­tácu­los es que pa­ra ellos los efec­tos son im­per­cep­ti­bles por­que lle­gan de ma­ne­ra re­tar­da­da. Ado­nay Al­fon­so, mi­ne­ro de San­ta Rosa del Sur de Bo­lí­var, ex­pli­có que mu­chas ve­ces no son cons­cien­tes de que afec­ta no so­lo la sa­lud sino la ca­de­na tró­fi­ca que con­ta­mi­na ali­men­tos, el en­torno y las fuen­tes hí­dri­cas.ade­más, mu­chos con­si­de­ran que las tec­no­lo­gías pa­ra re­em­pla­zar el mer­cu­rio son cos­to­sas y no lo ven co­mo un ne­go­cio ren­ta­ble. Sin em­bar­go, ya exis­ten al­ter­na­ti­vas, co­mo las desa­rro­lla­das por un con­sor­cio entre el Se­na e Ins­ti­tu­tos de Ca­na­dá. Es­tas tec­no­lo­gías son sos­te­ni­bles pa­ra el me­dioam­bien­te, de ba­jo cos­to, fá­ci­les de cons­truir y ge­ne­ran re­tor­nos atrac­ti­vos. A par­tir de un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad Bri­tish Co­lum­bia, con una in­ver­sión ini­cial de 6 mi­llo­nes de pesos un gru­po de tres mi­ne­ros po­drán ge­ne­rar has­ta 300 mi­llo­nes en un pe­rio­do de cin­co años, más de lo que ga­nan pro­ce­san­do con mer­cu­rio. Co­mo di­ce el em­ba­ja­dor de Ca­na­dá en Co­lom­bia, Mar­cel Le­bleu, “es­tas ini­cia­ti­vas mues­tran que es po­si­ble con­ci­liar la mi­ne­ría, el res­pe­to por el me­dioam­bien­te y la ge­ne­ra­ción de in­gre­sos de ma­ne­ra sos­te­ni­ble pa­ra mi­les de pe­que­ños mi­ne­ros”. Es­te te­ma fue abordado en el fo­ro ‘Me­jor sin mer­cu­rio, oro le­gal y res­pon­sa­ble en Co­lom­bia’, or­ga­ni­za­do por las embajadas de Sui­za, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y la Unión Eu­ro­pea jun­to con Fo­ros Se­ma­na el 13 de mar­zo en Bogotá.

DE LA MANO CON LOS MI­NE­ROS

En el marco del Plan Úni­co Na­cio­nal de Mer­cu­rio, has­ta el mo­men­to se han ca­pa­ci­ta­do un po­co más de 14.000 mi­ne­ros en las nue­vas tec­no­lo­gías y los im­pac­tos que tie­ne el uso de es­te me­tal en la sa­lud y en el me­dioam­bien­te, las ven­ta­jas de la re­con­ver­sión y la for­ma­li­za­ción, y los be­ne­fi­cios en la pro­duc­ti­vi­dad. Adi­cio­nal­men­te, se han lo­gra­do con­ve­nios con el Ban­co Agra­rio pa­ra brin­dar fi­nan­cia­mien­to. En es­tos lo­gros ha desem­pe­ña­do un rol im­por­tan­te la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal. El Pro­gra­ma Oro Le­gal, de la embajada de Es­ta­dos Uni­dos, y Co­mu­ni­ca, de la embajada de Ca­na­dá, son pro­yec­tos que se crea­ron pa­ra dar res­pues­ta a los pro­ble­mas de la mi­ne­ría co­mo el uso del mer­cu­rio, los im­pac­tos am­bien­ta­les y la re­fo­res­ta­ción. Por otro la­do, pa­ra la Ini­cia­ti­va Oro Res­pon­sa­ble, de la embajada de Sui­za, ha si­do im­por­tan­te ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal en la ex­trac­ción de oro a pe­que­ña es­ca­la, co­mo par­te de un es­fuer­zo pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de una ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción trans­pa­ren­te. La em­ba­ja­do­ra de la Unión Eu­ro­pea, Pa­tri­cia Llom­bart, afir­mó que en es­te gru­po de paí­ses se han crea­do nor­ma­ti­vas pa­ra que el oro que con­su­man ha­ya si­do ex­traí­do res­pon­sa­ble­men­te. Uno de los cue­llos de bo­te­lla es la fal­ta de for­ma­li­za­ción. Nelly Borja, lí­der afro y mi­ne­ra de Ist­mi­na, ex­pli­ca que “los cho­coa­nos no se for­ma­li­zan ni le­ga­li­zan, pues no al­can­zan a cum­plir los re­que­ri­mien­tos de las au­to­ri­da­des mi­ne­ras”. Por es­to, co­mo ase­gu­ra el mi­nis­tro de Am­bien­te, Luis Gil­ber­to Mu­ri­llo, “es fun­da­men­tal el tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio entre fuer­za pú­bli­ca, or­ga­nis­mos de control, Con­gre­so y otras en­ti­da­des de or­den na­cio­nal y te­rri­to­rial”. Un ca­so de éxi­to es el de la mis­ma Aso­cia­ción Agro­mi­ne­ra de Los An­des - For­ta­le­za. Gra­cias al pro­gra­ma de eliminación de mer­cu­rio de la Alian­za por la Mi­ne­ría Res­pon­sa­ble, se erra­di­có es­te ele­men­to y el cia­nu­ro por me­dio de una plan­ta hi­dráu­li­ca. Es­tas ac­cio­nes, ade­más de los be­ne­fi­cios que ya re­pre­sen­ta­ban pa­ra la sa­lud y el me­dioam­bien­te, tam­bién per­mi­tie­ron ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción Fair­mi­ned pa­ra ac­ce­der a nue­vos mer­ca­dos. Así pues, la ta­rea es con­ti­nuar tra­ba­jan­do de la mano de los mi­ne­ros, de ma­ne­ra que re­co­noz­can no so­lo los be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud y el me­dioam­bien­te sino tam­bién pa­ra sus bol­si­llos, co­mo hoy ya lo lo­gra­ron los mi­ne­ros de La Gual­con­da, que com­pen­san el frío de su tie­rra con la sa­tis­fac­ción de es­tar pro­te­gien­do el me­dioam­bien­te.

El ba­re­queo es la for­ma más uti­li­za­da por las mu­je­res pa­ra ex­traer oro.

La sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal en la mi­ne­ría a pe­que­ña es­ca­la es uno de los re­tos más apre­mian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.