LA SED DE LOS NI­ÑOS WAYUU

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal aca­ba de fa­llar res­pec­to a la cri­sis en La Gua­ji­ra. La sen­ten­cia es es­pe­ran­za­do­ra pa­ra mi­les de ni­ños, prin­ci­pa­les afec­ta­dos por la es­ca­sez de agua y ali­men­tos. Seis in­ves­ti­ga­do­res de De­jus­ti­cia vi­si­ta­ron la re­gión pa­ra ha­cer un di

Semana Sostenible - - PORTADA - ca­ro­li­na mi­la por luis ángel fo­to­gra­fías

No es fá­cil ser ni­ño en La Gua­ji­ra. Mu­chos tienen que ca­mi­nar ca­si tres ho­ras des­de sus ran­che­rías has­ta la es­cue­la con ape­nas un va­so de chi­cha en el es­tó­ma­go y sin na­da de to­mar pa­ra el ca­mino. Des­pués de co­mer so­lo la me­rien­da que ha­ce par­te del Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Es­co­lar (PAE), vuel­ven a ca­sa ba­jo el sol in­cle­men­te del de­sier­to a me­dio­día, sin cru­zar­se con nin­gún re­ser­vo­rio de agua en el tra­yec­to. La ci­fra más al­ta de mor­ta­li­dad in­fan­til por des­nu­tri­ción en el país es la de es­te de­par­ta­men­to: mien­tras

el ín­di­ce na­cio­nal es de dos ni­ños por ca­da 100.000, el de La Gua­ji­ra es de 20. La es­ca­sez de ali­men­tos y de agua no es un te­ma nue­vo en la re­gión. No so­lo se re­gis­tra en do­cu­men­tos co­lo­nia­les des­de el si­glo XVIII, sino que es­tá pre­sen­te en la mi­to­lo­gía wayuu en la fi­gu­ra de Ja­mu, un ser atra­ve­sa­do por fle­chas que per­si­gue a los in­dí­ge­nas con sus dar­dos de ham­bre. En es­te de­par­ta­men­to el ham­bre es­tá re­la­cio­na­da con la de­ja­ción es­ta­tal, la fal­ta de ar­ti­cu­la­ción entre el go­bierno na­cio­nal y el local, la co­rrup­ción, la geo­gra­fía de­sér­ti­ca y la fal­ta de agua.

Se­gún el an­tro­pó­lo­go wayuu Weild­ler Gue­rra –ex­ge­ren­te del Ban­co de la Re­pú­bli­ca en Rioha­cha y go­ber­na­dor en­car­ga­do en 2017–, el ham­bre en La Gua­ji­ra es so­bre to­do un fe­nó­meno es­ta­cio­nal li­ga­do a las tem­po­ra­das se­cas. Aun­que se es­pe­ra que llue­va de sep­tiem­bre a di­ciem­bre, ha ha­bi­do se­quías que se ex­tien­den has­ta por dos años. Los wayuu siem­bran ahu­ya­ma, san­día y fri­jol, pe­ro sin agua no hay cul­ti­vos, no hay fru­tos ni chi­vos, prin­ci­pal fuen­te de pro­teí­na pa­ra es­ta po­bla­ción.

En 2015, la cri­sis ali­men­ta­ria se in­ten­si­fi­có por una fuer­te se­quía, a la que se sumó el des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos que lle­ga­ban de­ve­ne­zue­la a tra­vés de la fron­te­ra, por la si­tua­ción del ve­cino país. A fi­na­les de ese año, la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos dic­tó me­di­das cau­te­la­res a fa­vor de los ni­ños de Uri­bia, Ma­nau­re, Rioha­cha y Mai­cao, or­de­nan­do al go­bierno co­lom­biano ha­cer fren­te al te­ma de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Un año des­pués las co­sas no ha­bían me­jo­ra­do, lo que hi­zo que múl­ti­ples en­ti­da­des del Es­ta­do fue­ran ob­je­to de una tu­te­la in­ter­pues­ta por El­son Ra­fael Ro­drí­guez, de­bi­do a la muer­te por des­nu­tri­ción y sed de 266 me­no­res entre 2015 y 2016.

LAS ES­CUE­LAS DEL DE­SIER­TO

En la Al­ta Gua­ji­ra es­tá la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal de Uri­bia y nu­me­ro­sas ran­che­rías en las que se agru­pan de­ce­nas de fa­mi­lias. Es­tas co­mu­ni­da­des no cuen­tan con agua po­ta­ble, ni si­quie­ra los po­bla­dos más gran­des co­mo Na­za­reth, Puer­to Es­tre­lla y Ta­wai­ra. Du­ran­te si­glos, los re­cur­sos más usa­dos por los wayuu pa­ra li­diar con la es­ca­sez del agua han si­do los ja­güe­yes (laa, en wa­yu­na­kii), re­po­si­to­rios con for­ma de la­gu­na na­tu­ral en los que se acu­mu­la agua llu­via, y los po­zos, ca­va­dos a pro­fun­di­dad pa­ra ex­traer el re­cur­so hí­dri­co ba­jo tie­rra. Des­de ni­ños los wayuu se acos­tum­bran a ca­mi­nar has­ta tres ho­ras ha­cia el ja­güey o el po­zo. Se­gún Ver­dad Abier­ta, cer­ca de 30.000, entre los 66.000 me­no­res de 5 años de La Gua­ji­ra, se en­cuen­tran en es­ta­do de des­nu­tri­ción y el 90% de ellos son in­dí­ge­nas. Pa­ra 2017, el go­bierno ha­bía to­ma­do me­di­das de

emer­gen­cia, y la ci­fra de muer­tes con diag­nós­ti­co de des­nu­tri­ción y en­fer­me­da­des aso­cia­das ca­yó en un 44% fren­te al 2016, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud. Los más de 200 ni­ños que es­tu­dian in­ter­nos en la Es­cue­la In­ter­na­do del co­rre­gi­mien­to de Na­za­reth son los que me­jor pro­te­gi­dos se en­cuen­tran an­te es­tas cir­cuns­tan­cias. Re­ci­ben tres co­mi­das dia­rias y tienen ac­ce­so ili­mi­ta­do a agua lim­pia, gra­cias a que la es­cue­la tie­ne un po­zo. La otra ca­ra son los 840 ni­ños ex­ter­nos que tam­bién asis­ten a es­ta es­cue­la: tienen que ca­mi­nar lar­gas ho­ras des­de su ca­sa y so­lo cuen­tan con el com­ple­men­to del desa­yuno que in­clu­ye el PAE. Luego es­tán los que sim­ple­men­te no pue­den ir al co­le­gio por­que vi­ven muy le­jos. “Esos son los que más preo­cu­pan”, afir­ma Fa­bio Es­tu­pi­ñán, pá­rro­co de la Al­ta Gua­ji­ra y di­rec­tor de la Es­cue­la In­ter­na­do. Las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas ru­ra­les de la zo­na son pe­que­ñas y pre­ca­rias. La es­cue­la pú­bli­ca de Buenos Ai­res, en Puer­to Es­tre­lla, no cuen­ta con un po­zo pro­pio, los sa­lo­nes son ru­di­men­ta­rios y hay dos ba­ños lle­nos de pol­vo sin una go­ta de agua.a es­ta ins­ti­tu­ción asis­ten 125 ni­ños. “Aquí ya nos acos­tum­bra­mos a an­dar con sed”, di­ce la maes­tra Heidy Pal­mar. Ca­da mes, la Al­cal­día lle­va un ca­rro­tan­que con agua de un ja­güey cer­cano. Pa­ra que al­can­ce, los ni­ños so­lo pue­den to­mar un bal­de por cur­so: diez li­tros por ca­da 25 es­tu­dian­tes, má­xi­mo dos va­sos de agua dia­rios por ni­ño. Por suer­te, hay dos ja­güe­yes cer­ca­nos al co­le­gio, lle­nos tras las llu­vias de no­viem­bre y di­ciem­bre. Sin em­bar­go, la po­ta­bi­li­dad de esa agua es du­do­sa, en especial por lo ani­ma­les que en­tran allí. Cer­ca del 97,7% de las co­mu­ni­da­des ru­ra­les to­man agua de fuen­tes con­ta­mi­na­das. Aun­que Heidy Pal­mar afir­ma que en los 16 años que ha tra­ba­ja­do en la

es­cue­la nun­ca ha te­ni­do que li­diar con muer­tes por des­nu­tri­ción o en­fer­me­da­des aso­cia­das, sí ha vi­si­ta­do ni­ños des­nu­tri­dos en co­mu­ni­da­des ve­ci­nas.

SO­LU­CIO­NES A ME­DIAS

En su pri­mer go­bierno, San­tos se com­pro­me­tió a cons­truir nue­ve po­zos pa­ra los nue­ve co­rre­gi­mien­tos de la ex­tre­ma Al­ta Gua­ji­ra, pe­ro has­ta el mo­men­to no se han he­cho reali­dad. El 23 de oc­tu­bre de 2015 el go­bierno inau­gu­ró en Sia­pa­na, Uri­bia, un po­zo que iba a pro­du­cir 3,4 mi­llo­nes de li­tros de agua po­ta­ble y a be­ne­fi­ciar a 4.000 ha­bi­tan­tes de la re­gión, en su ma­yo­ría wayuu. Ape­nas cua­tro me­ses des­pués de la inauguración del po­zo, que cos­tó al­re­de­dor de 1.750 mi­llo­nes de pesos, ya no se sa­ca­ba agua. Así lo de­nun­cia­ron en­ton­ces los ha­bi­tan­tes en una no­ta de RCN:“PO­ZO de Sia­pa­na fue uti­li­za­do so­lo el día que se inau­gu­ró”.y así lo si­guen di­cien­do hoy en día:“san­tos inau­gu­ró un po­zo se­co, nos en­ga­ña­ron a to­dos”, di­ce Vic­to­ria Gon­zá­lez, au­to­ri­dad wayuu en Uri­bia. En sen­ti­do es­tric­to, la res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner el po­zo co­rres­pon­de a la Al­cal­día. Aun­que el go­bierno de­be­ría ase­gu­rar que la ar­ti­cu­la­ción con los en­tes te­rri­to­ria­les fun­cio­ne, la Ley 142 de ser­vi­cios pú­bli­cos es­ta­ble­ce que la ta­rea de pro­veer agua po­ta­ble a la co­mu­ni­dad es del go­bierno local, no del na­cio­nal. “Una vez en­tre­ga­do, el Es­ta­do no pue­de en­trar a ope­rar”, ex­pli­có un fun­cio­na­rio de la UNGRD, in­vo­lu­cra­do en la ges­tión del pro­yec­to y quien pi­dió no re­ve­lar su nom­bre. Se­gún él, tam­bién hu­bo sa­bo­teos a la obra. “A ve­ces pi­ca­ban la tu­be­ría y una vez se ro­ba­ron un con­tro­la­dor de la bom­ba. Lo re­pu­si­mos ha­ce po­co. Pe­ro de nue­vo la plan­ta de­jó de fun­cio­nar y ya no se sa­be muy bien por qué”. Por su cer­ca­nía al mar, las plan­tas desa­li­ni­za­do­ras se­rían otra op­ción pa­ra la fal­ta de agua en es­ta re­gión.

Exis­ten va­rias de ellas en Na­za­reth, Cas­ti­lle­tes, Flor de la Gua­ji­ra y Puer­to Es­tre­lla, pe­ro tal co­mo su­ce­dió con el po­zo su fun­cio­na­mien­to no ha si­do cons­tan­te.

LA SEN­TEN­CIA

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal aca­ba de emi­tir su sen­ten­cia, en la que de­cla­ra un es­ta­do de co­sas in­cons­ti­tu­cio­nal en el de­par­ta­men­to. Es­to sig­ni­fi­ca un re­co­no­ci­mien­to de la vul­ne­ra­ción ma­si­va y ge­ne­ra­li­za­da de los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les a la sa­lud, el agua po­ta­ble, la ali­men­ta­ción y la par­ti­ci­pa­ción ét­ni­ca, que afec­ta a un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de per­so­nas en La Gua­ji­ra,“en especial ni­ñas y ni­ños wayuu”, por una pro­lon­ga­da “omi­sión de las au­to­ri­da­des en el cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes”. Por pri­me­ra vez se de­cla­ra un es­ta­do in­cons­ti­tu­cio­nal de co­sas con re­la­ción a los de­re­chos de los ni­ños en Co­lom­bia, y es­pe­cí­fi­ca­men­te a los de­re­chos de los ni­ños in­dí­ge­nas, los que más des­nu­tri­ción su­fren en el país. Es­ta sen­ten­cia fi­ja unos ob­je­ti­vos mí­ni­mos que las en­ti­da­des lo­ca­les y na­cio­na­les deben bus­car ar­ti­cu­la­da­men­te pa­ra sa­lir de la cri­sis ac­tual, entre los que se in­clu­ye el au­men­to de la ac­ce­si­bi­li­dad y ca­li­dad del agua, y una me­jo­ra en la con­di­ción y co­ber­tu­ra de los pro­gra­mas de atención ali­men­ta­ria. Sin em­bar­go, la Cor­te tie­ne cla­ro que “sin agua po­ta­ble dis­po­ni­ble, ac­ce­si­ble y de ca­li­dad, nin­gún es­fuer­zo de ali­men­ta­ción o de atención en sa­lud po­drá so­lu­cio­nar la muer­te de ni­ños y ni­ñas en La Gua­ji­ra”. En pa­la­bras de Dia­na Guar­ni­zo, in­ves­ti­ga­do­ra de De­jus­ti­cia –or­ga­ni­za­ción que in­ter­vino a fa­vor de la tu­te­la in­ter­pues­ta en 2016– “la sen­ten­cia de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal es un hi­to pa­ra La Gua­ji­ra no so­lo por­que prio­ri­za la crea­ción coor­di­na­da de po­lí­ti­cas es­truc­tu­ra­les que ali­vien la fal­ta de ac­ce­so al agua, sino por­que es­ta­ble­ce ob­je­ti­vos e in­di­ca­do­res cla­ros pa­ra avan­zar”.

El ín­di­ce de mor­ta­li­dad in­fan­til es de dos ni­ños por ca­da 100.000, pe­ro el de La Gua­ji­ra es de 20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.