Una ciu­dad sin agua

Semana Sostenible - - CONTENIDO - Mor­né du Ples­sis

Se­ma­na Sos­te­ni­ble ha­bló con Mor­né du Ples­sis, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de WWF en Su­dá­fri­ca, so­bre las me­di­das que tu­vo que to­mar Ciu­dad del Ca­bo, la pri­me­ra en el mun­do en afron­tar una de las ma­yo­res cri­sis de fal­ta de agua en la historia. Se­ma­na Sos­te­ni­ble: ¿Por qué em­pe­zó la cri­sis? Mor­né du Ples­sis: Hay mu­chos fac­to­res que tu­vie­ron un pa­pel im­por­tan­te. En in­glés de­ci­mos que se tra­tó del fe­nó­meno de la “tor­men­ta per­fec­ta”. Una de esas cir­cuns­tan­cias es que de ha­ce 10 a 20 años hu­bo una mi­gra­ción de per­so­nas ha­cia Ciu­dad del Ca­bo y, aun­que la po­bla­ción au­men­ta­ba, no se pen­só en me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra pro­veer agua. El se­gun­do fac­tor es la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción y coor­di­na­ción entre los go­bier­nos re­gio­na­les y na­cio­na­les. El go­bierno na­cio­nal no to­mó el pa­pel que de­bía res­pec­to a los pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ra. Pe­ro lo más de­ter­mi­nan­te fue que tu­vi­mos tres años se­gui­dos de se­quía, lo cual, se­gún nues­tro mo­de­lo, era un even­to que po­día pa­sar una vez ca­da 400 años. En­ton­ces ca­da año ter­mi­na­mos con me­nos agua de la que es­pe­rá­ba­mos. En al­gún mo­men­to nues­tros hu­me­da­les es­ta­ban so­la­men­te al 30% de ca­pa­ci­dad. Fue un desafío ex­tre­mo pa­ra no­so­tros. S. S.: ¿Qué es­tá ha­cien­do el go­bierno pa­ra pre­ve­nir que es­to pa­se de nue­vo? M. P.: Lo im­por­tan­te es en­ten­der que el go­bierno, co­mo las empresas, es­tá com­pues­to de per­so­nas pri­va­das, de in­di­vi­duos. Cuan­do ha­bla­mos de una si­tua­ción así las me­di­das que pue­de to­mar es­te en­te son

re­la­ti­va­men­te po­cas. Mu­chas de las ac­cio­nes ter­mi­na­ron en las ma­nos de las per­so­nas, de los ciu­da­da­nos.wwf en Su­dá­fri­ca desem­pe­ñó un pa­pel pri­mor­dial cuan­do las co­sas em­pe­za­ron a po­ner­se muy se­rias. No pue­do dar­le las ci­fras exac­tas, pe­ro en pro­me­dio, es­tá­ba­mos usan­do al­re­de­dor de 1,2 mi­llo­nes de li­tros de agua por día en un año. Ciu­dad del Ca­bo ha ba­ja­do es­ta ci­fra en es­te úl­ti­mo año a me­nos de la mi­tad. S. S.: ¿Qué plan te­nía la ciu­dad pa­ra cuan­do lle­ga­ra ese Día Ce­ro? M. P.: Te­nía­mos el plan de crear 200 puntos de agua en los que ca­da per­so­na po­día pe­dir 25 li­tros al día. Eso sig­ni­fi­ca­ba que ibas a te­ner 20.000 per­so­nas lle­gan­do a los puntos de agua in­di­vi­dua­les, hu­bie­ra si­do caó­ti­co. Crea­mos tam­bién otro pro­gra­ma, Miér­co­les de los Ar­chi­vos de Agua, en el que co­mu­ni­cá­ba­mos el co­no­ci­mien­to bá­si­co que ha­bía­mos acu­mu­la­do so­bre el agua pa­ra que las per­so­nas en­ten­die­ran lo que sig­ni­fi­ca­ría, pa­ra ellos, la lle­ga­da del Día Ce­ro.tam­bién subimos las pe­na­li­da­des y el cos­to pa­ra las per­so­nas que usa­ban mu­cha agua.así re­du­ji­mos el uso de es­te lí­qui­do. S. S.: ¿Cree que la cri­sis lle­gó a su fin o es­tas me­di­das so­lo han apla­za­do el es­ce­na­rio del Día Ce­ro? M. P.: Si con­ti­nua­mos usan­do el agua co­mo lo he­mos he­cho, en­ton­ces el Día Ce­ro es­ta­ría pro­gra­ma­do pa­ra fi­na­les de abril, pe­ro con la re­duc­ción del con­su­mo de agua ese es­ce­na­rio caó­ti­co se ale­ja ca­da vez más. Sa­be­mos que por es­te año he­mos eva­di­do el Día Ce­ro, pe­ro, si te­ne­mos otro año de me­no­res llu­vias, es­ta­mos en aprie­tos. En­ton­ces el pro­ble­ma no es­tá so­lu­cio­na­do, so­lo pos­pues­to. S. S.: Ima­gi­na­mos que las me­di­das ex­tre­mas tu­vie­ron un im­pac­to so­cial im­por­tan­te en la agri­cul­tu­ra, ¿qué pa­só con es­te sec­tor? M. P.: Mu­chos agri­cul­to­res perdieron su tra­ba­jo. Pe­ro en WWF te­ne­mos pro­gra­mas de lim­pie­za de “ár­bo­les alie­ní­ge­nas”, es de­cir, ár­bo­les que no son na­ti­vos de la re­gión y que con­su­men mu­cha agua. He­mos re­ubi­ca­do a es­tas per­so­nas que perdieron su tra­ba­jo en la lim­pie­za de es­tos ár­bo­les pa­ra in­cre­men­tar nues­tra cap­tu­ra de agua. S. S.: ¿Es­tas me­di­das han trans­for­ma­do la in­fra­es­truc­tu­ra de la ciu­dad? M. P.: Aho­ra pen­sa­mos to­do al­re­de­dor del agua.tra­ta­mos de no cons­truir su­per­fi­cies du­ras e im­permea­bles. Si lo ha­ce­mos, bus­ca­mos una ma­ne­ra de re­di­rec­cio­nar el agua a cam­pos abier­tos en los que pue­da ser ab­sor­bi­da y lle­gar a los ca­na­les sub­te­rrá­neos. Fi­nal­men­te, el agua sub­te­rrá­nea es uno de los re­cur­sos con los que más con­ta­mos pa­ra en­fren­tar es­ta cri­sis. S. S.: ¿Có­mo ex­pli­car­le a las per­so­nas la im­por­tan­cia de cui­dar el agua y, so­bre to­do, de dón­de vie­ne pa­ra cui­dar su en­torno? M. P.: Ca­da dos años, en WWF or­ga­ni­za­mos un gran even­to,the Jour­ney of Wa­ter (El ca­mino del agua), en el que in­vi­ta­mos a mu­chos pe­rio­dis­tas y fa­mo­sos pa­ra que si­gan el ca­mino del agua des­de sus orí­ge­nes has­ta las ciu­da­des. Es­te even­to ha te­ni­do un re­sul­ta­do im­por­tan­te, por­que se con­vier­te en ten­den­cia en las re­des. He­mos en­con­tra­do que es una gran ma­ne­ra de co­mu­ni­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.