La crea­ti­vi­dad co­mo mo­tor de desa­rro­llo

Semana Sostenible - - CONTENIDO -

Las in­dus­trias crea­ti­vas y cul­tu­ra­les o la lla­ma­da “eco­no­mía na­ran­ja” es, sin lu­gar a du­das, un mo­tor de in­no­va­ción que pue­de con­tri­buir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a la di­ver­si­fi­ca­ción; una he­rra­mien­ta que con­so­li­da­rá la eco­no­mía com­pe­ti­ti­va en el mun­do. Hoy, Co­lom­bia es­tá fac­tu­ran­do 18 bi­llo­nes de pesos anua­les y es­ta in­dus­tria se per­fi­la co­mo una que pue­de con­ver­tir­se en una gran ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va pa­ra el país ba­sa­da en el co­no­ci­mien­to y el ta­len­to. “La eco­no­mía na­ran­ja es­tá trans­for­man­do la per­cep­ción de nues­tro país”, así lo afir­ma Fe­li­pe Ja­ra­mi­llo, re­co­no­ci­do em­pre­sa­rio de la mú­si­ca, lí­der en el sec­tor y co­fun­da­dor del Fes­ti­val De­to­nan­te. Él ase­gu­ra que “una ciu­dad co­mo Me­de­llín pa­só de ser co­no­ci­da co­mo la ‘ca­pi­tal del mal’ a ‘la ca­pi­tal mun­dial de la mú­si­ca ur­ba­na e in­no­va­ción’. to­dos los ojos es­tán mi­ran­do ca­da mo­vi­da que es­tán ha­cien­do nues­tros ar­tis­tas in­de­pen­dien­tes y ur­ba­nos”. Y es­te es so­lo un ejem­plo de có­mo Co­lom­bia se ha con­ver­ti­do len­ta­men­te en un referente en el mun­do de la mú­si­ca, la mo­da, el ar­te, la gas­tro­no­mía, las ar­te­sa­nías y los ser­vi­cios crea­ti­vos. Ini­cia­ti­vas co­mo el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Car­ta­ge­na de In­dias (Fic­ci), el Bogotá Au­di­vi­sual Mar­ket (BAM), el Fes­ti­val De­to­nan­te, el Fes­ti­val Cen­tro, el au­ge de Dy­na­mo y la te­le­vi­sión na­cio­nal ha­cen par­te de un movimiento que se ha ve­ni­do ges­tan­do des­de ha­ce al­gu­nos años: la eco­no­mía na­ran­ja. Es­te tér­mino, im­pul­sa­do en prin­ci­pio por el BID, ha­ce re­fe­ren­cia a to­do lo que se pro­du­ce gra­cias a la crea­ti­vi­dad del ser hu­mano, pro­mo­vien­do trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas, so­cia­les y cul­tu­ra­les .“es de­cir, to­da pro­duc­ción in­te­lec­tual co­mo las pe­lí­cu­las, fo­to­gra­fías, ar­tes es­cé­ni­cas, mu­seos, ga­le­rías, vi­deo­jue­gos, mú­si­ca, mo­da, entre otras. Si us­ted se da cuen­ta, to­das es­tas áreas men­cio­na­das tienen un com­po­nen­te crea­ti­vo”, men­cio­na Danny Sie­rra, di­rec­tor es­tra­té­gi­co en in­no­va­ción de Think­jam.co, una pla­ta­for­ma de in­no­va­ción co­lec­ti­va. Pa­ra Mart­ha Lu­cía Ja­ra­mi­llo Gu­tié­rrez, do­cen­te de la Fundación Uni­ver­si­ta­ria Empresarial de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bogotá, la eco­no­mía na­ran­ja agre­ga va­lor más allá de lo ne­ta­men­te cul­tu­ral a la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca e in­te­lec­tual, por lo que se ex­pli­ca el

cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de es­tas in­dus­trias crea­ti­vas, las cua­les re­pre­sen­tan aho­ra más del 3.3% en el Pib.“du­ran­te mu­cho tiem­po no se vi­si­bi­li­za­ron los sec­to­res crea­ti­vos co­mo opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to económico sos­te­ni­ble, a par­tir de la Ley Na­ran­ja, el es­pec­tro cam­bió y es­to fo­men­ta el em­pren­di­mien­to y la ge­ne­ra­ción de in­gre­sos pa­ra op­ti­mi­zar la ca­li­dad de vi­da”, afir­ma Ja­ra­mi­llo. Se­gún ci­fras del Da­ne, entre 2010 y 2016 las in­dus­trias crea­ti­vas tu­vie­ron un pro­me­dio de par­ti­ci­pa­ción del to­tal del PIB de 1,8%.Al cie­rre de 2016, los sec­to­res vin­cu­la­dos a la pro­duc­ción cul­tu­ral mo­vie­ron un to­tal de $18 bi­llo­nes de pesos, lo­gran­do una par­ti­ci­pa­ción del 3,3% del PIB. De acuer­do con da­tos del BAM, Co­lom­bia se si­túa co­mo el cuar­to pro­duc­tor de ci­ne en La­ti­noa­mé­ri­ca y es­tá entre los diez prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de vi­deo­jue­gos. Las ci­fras po­nen al país en un lu­gar pri­vi­le­gia­do a la ho­ra de eva­luar los resultados. El Ín­di­ce de Com­pe­ti­ti­vi­dad Glo­bal 2017, por ejem­plo, ubi­ca a Co­lom­bia en el pues­to 65 entre más de 127 eco­no­mías eva­lua­das. “Ha si­do con­si­de­ra­do co­mo el quin­to país más in­no­va­dor de Amé­ri­ca La­ti­na, aso­cia­do prin­ci­pal­men­te a te­mas de so­fis­ti­ca­ción de mer­ca­dos y ne­go­cios e in­fra­es­truc­tu­ra”, re­fe­ren­cia Sie­rra. Pa­ra José Agui­rre, fun­da­dor de De­to­nan­te, “la eco­no­mía de las in­dus­trias crea­ti­vas se ha con­ver­ti­do en uno de los pi­la­res de desa­rro­llo económico en el mun­do con­tem­po­rá­neo. La eco­no­mía na­ran­ja es­tá per­mi­tien­do que los li­de­raz­gos y ta­len­tos que han per­ma­ne­ci­do ocul­tos em­pie­cen a sur­gir y se conviertan en re­fe­ren­tes. En un país plu­ri­ét­ni­co y mul­ti­cul­tu­ral, que es­tá lleno de ta­len­to y que ne­ce­si­ta ávi­da­men­te de em­pren­di­mien­tos que ge­ne­ren in­gre­sos en las re­gio­nes, el desa­rro­llo de es­ta in­dus­tria se vuel­ve tras­cen­den­tal en la era del pos­con­flic­to”. Pa­ra el go­bierno co­lom­biano, la eco­no­mía na­ran­ja se con­vier­te en un re­to en lo que tie­ne que ver con nor­ma­ti­vi­dad, pe­ro tam­bién pa­ra crear es­pa­cios de crea­ción que pro­mue­van la in­no­va­ción y el desa­rro­llo. La Ley Na­ran­ja (Ley 1834 de 2017) fue crea­da el pa­sa­do 23 de ma­yo de 2017. Des­de en­ton­ces, el Es­ta­do ha co­men­za­do a fo­men­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas y la crea­ción de nue­vas au­dien­cias y pú­bli­cos, com­pues­tos de per­so­nas que an­tes no con­su­mían pro­duc­tos cul­tu­ra­les. Es­te es uno de los ma­yo­res re­tos que tie­ne el go­bierno. Des­de es­te pun­to de vis­ta, es­te ti­po de eco­no­mía se con­vier­te en una nue­va ma­ne­ra de en­cuen­tro entre los ciu­da­da­nos y sus tra­di­cio­nes. En el Fes­ti­val De­to­nan­te, por ejem­plo, con­flu­yen la crea­ti­vi­dad con la in­no­va­ción so­cial y la crea­ción de con­cien­cia. El fes­ti­val, que se ha rea­li­za­do en Quib­dó des­de ha­ce cua­tro años, tie­ne la in­ten­ción de po­ten­ciar, pro­fe­sio­na­li­zar y com­par­tir el ta­len­to de una po­bla­ción con el mun­do.a par­tir de es­tas ac­cio­nes, el fes­ti­val no so­lo im­pul­sa cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te una re­gión, sino tam­bién con­tri­bu­ye a pre­ser­var, por ejem­plo, rit­mos tra­di­cio­na­les del te­rri­to­rio. La vo­lun­tad del dis­tri­to de con­ver­tir el área del Bronx en un “dis­tri­to na­ran­ja” por me­dio de la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral de la zo­na es otra de las ini­cia­ti­vas na­ran­jas con un cla­ro tin­te so­cial. Pa­ra Ja­ra­mi­llo, es ne­ce­sa­rio en­ten­der el va­lor com­par­ti­do que ge­ne­ran las empresas cul­tu­ra­les, pues es­tas con­tri­bu­yen al desa­rro­llo económico y so­cial y a la vez ge­ne­ran ma­yor em­plea­bi­li­dad y cam­po de ac­ción.“el desafío es la pre­ser­va­ción de la iden­ti­dad in­he­ren­te a ca­da co­mu­ni­dad y la ges­tión de po­lí­ti­cas que cuan­ti­fi­quen y cua­li­fi­quen el im­pac­to de nues­tra in­dus­tria cul­tu­ral en el mun­do”, con­clu­ye.

EL PA­PEL NA­RAN­JA DE LA ACA­DE­MIA

La uni­ver­si­dad es el ac­tor fun­da­men­tal pa­ra el im­pul­so de la eco­no­mía na­ran­ja, por­que es en la aca­de­mia don­de se le apues­ta al ta­len­to crea­ti­vo. Por es­ta ra­zón, son ca­da vez más las uni­ver­si­da­des, ins­ti­tu­tos, es­cue­las y co­le­gios que es­tán ge­ne­ran­do ex­pe­ri­men­tos pa­ra pro­mo­ver per­fi­les que pue­dan ges­tio­nar pro­yec­tos den­tro de las in­dus­trias crea­ti­vas.“por men­cio­nar un ca­so con­cre­to, el Vi­ve­lab Bogotá, la­bo­ra­to­rio de in­no­va­ción di­gi­tal crea­do entre la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia, la Al­ta Con­se­je­ría de las TIC de la Al­cal­día Ma­yor de Bogotá y el Mi­nis­te­rio de las TIC, vie­ne rea­li­zan­do des­de ha­ce más de cin­co años apues­tas so­bre las in­dus­trias crea­ti­vas, y es­to ha si­do po­si­ble por la cla­ra con­vic­ción de la Na­cio­nal de apun­tar­le a tec­no­lo­gías emer­gen­tes ta­les co­mo Block­chain, Big Da­ta, In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, Con­te­ni­dos Di­gi­ta­les de ti­po web y móvil, crean­do ca­pa­ci­da­des en las per­so­nas, en los ciu­da­da­nos y en los em­pren­de­do­res”, di­ce Danny Sie­rra. Son mu­chos los en­tor­nos aca­dé­mi­cos que re­fle­jan el im­pac­to po­si­ti­vo y el desa­rro­llo sos­te­ni­ble que ha te­ni­do la eco­no­mía na­ran­ja en el país. Mu­chas fa­cul­ta­des de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas, tan­to eco­nó­mi­cas co­mo hu­ma­nís­ti­cas, es­tán re­plan­tean­do sus en­fo­ques tra­di­cio­na­les y pres­tan­do ma­yor atención a al­ter­na­ti­vas cul­tu­ra­les co­mo fuen­te de desa­rro­llo económico y com­pe­ti­ti­vo. “To­do es­to sus­ten­ta­do en las ten­den­cias glo­ba­les que ar­ti­cu­lan mo­de­los edu­ca­ti­vos in­te­gra­les (ad­mi­nis­tra­ción, cul­tu­ra, em­pre­sa y so­cie­dad) y que au­men­tan las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal con un ma­yor cam­po de ac­ción, di­ver­si­fi­can­do, ade­más, pla­zas tra­di­cio­na­les de par­ti­ci­pa­ción”, ex­pli­ca la do­cen­te Ja­ra­mi­llo, quien men­cio­na co­mo ejem­plo al Cir­co del Sol, com­pa­ñía ar­tís­ti­ca que em­plea a más de 5.000 per­so­nas y que re­gis­tra ven­tas que su­pe­ran los 800 mi­llo­nes de dó­la­res. Sin du­da al­gu­na, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se han trans­for­ma­do con el efec­to de la tecnología, que in­ci­de en sus com­por­ta­mien­tos, ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas so­cia­les y eco­nó­mi­cas. La eco­no­mía na­ran­ja se con­vier­te en­ton­ces en la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra ex­plo­tar los ta­len­tos y apor­tar en pro­yec­tos que no so­lo sean exi­to­sos a ni­vel económico, sino que pro­mue­van un in­ter­cam­bio cul­tu­ral en­ri­que­ce­dor y sos­te­ni­ble.

Choc­quib­town en el Fes­ti­val De­to­nan­te en Bogotá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.