Len­te pro­tec­tor: fotos de Cé­sar Da­vid Mar­tí­nez

El tra­ba­jo y las ex­pe­rien­cias de uno de los prin­ci­pa­les fo­tó­gra­fos de na­tu­ra­le­za y pa­tri­mo­nio en el país re­ve­lan a Co­lom­bia des­de otros án­gu­los.

Semana Sostenible - - CONTENIDO - fo­to­gra­fías cé­sar da­vid mar­tí­nez

Us­ted es un ex­ce­len­te fo­tó­gra­fo de na­tu­ra­le­za, pe­ro ma­lí­si­mo re­tra­tan­do gen­te”, eso le di­jo Ben­ja­mín Villegas a Cé­sar Da­vid Mar­tí­nez en 2009, al ver su pro­pues­ta pa­ra un li­bro de re­tra­tos. Mar­tí­nez ha­bía si­do el fo­tó­gra­fo prin­ci­pal de va­rios li­bros edi­ta­dos por Villegas, a quien con­si­de­ra “su ver­da­de­ra es­cue­la, con quien se gra­duó co­mo fo­tó­gra­fo”. La ne­ga­ti­va del edi­tor se con­vir­tió en una motivación pa­ra apren­der a ha­cer re­tra­tos. De ahí sa­lie­ron las 360 pá­gi­nas del li­bro De fies­ta por Co­lom­bia y un buen nú­me­ro de fo­to­gra­fías pos­te­rio­res co­mo es­ta [1], to­ma­da en la Sie­rra Ne­va­da de San­ta Mar­ta, don­de es­tán pre­sen­tes los tres com­po­nen­tes cen­tra­les de su tra­ba­jo: el en­torno na­tu­ral, la cul­tu­ra ma­te­rial y los ros­tros de la co­mu­ni­dad. “Los ni­ños ko­gui ju­ga­ban con sus cau­che­ras cuan­do lle­ga­mos. Sin po­der ha­blar su idio­ma, les mos­tré sus ca­ras en la pan­ta­lla, se mi­ra­ron entre sí y es­ta­lló esa son­ri­sa. Lo pri­me­ro es lograr que la pre­sen­cia in­va­si­va de la cá­ma­ra de­sa­pa­rez­ca. Des­pués vie­ne la com­po­si­ción: la diagonal la apor­ta ese puen­te te­ji­do con hor­que­tas ama­rra­das con be­ju­cos y por de­ba­jo pa­sa un río diá­fano que ba­ja des­de la Sie­rra. En es­ta ima­gen es­tán ellos, su ves­tua­rio, su ar­qui­tec­tu­ra y ese es­pa­cio in­creí­ble en el que se mue­ven. A ve­ces ol­vi­da­mos lo afor­tu­na­dos que so­mos por te­ner nues­tras co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas.yo he es­ta­do en paí­ses don­de las et­nias han des­apa­re­ci­do por com­ple­to. Es in­só­li­to que en un mun­do ho­mo­ge­nei­za­do ten­ga­mos tan­tas va­ria­cio­nes de esa for­tu­na en nues­tro te­rri­to­rio”, afir­ma. Fo­tó­gra­fo au­to­di­dac­ta y via­je­ro por vo­ca­ción, Cé­sar Da­vid Mar­tí­nez co­men­zó su ca­rre­ra a me­dia­dos de los años no­ven­ta con una se­rie de via­jes

que le per­mi­tie­ron en­tre­la­zar su ne­ce­si­dad de des­cu­brir y la fo­to­gra­fía co­mo len­gua­je. En 91 ex­pe­di­cio­nes du­ran­te 24 años, ha re­co­rri­do la gran ma­yo­ría de ríos, de­sier­tos, sel­vas, pá­ra­mos, vol­ca­nes e is­las del país; ha es­ta­do en 21 de los 23 pa­tri­mo­nios y re­ser­vas de la bios­fe­ra, ade­más de los 17 pue­blos pa­tri­mo­nio co­lom­bia­nos, y ha en­tra­do en con­tac­to con 21 et­nias in­dí­ge­nas. Sus fotos son una bi­tá­co­ra per­so­nal y una in­mer­sión grá­fi­ca en las en­tra­ñas de nues­tro te­rri­to­rio. Ese re­co­rri­do em­pe­zó por las al­tu­ras. Ave­za­do mon­ta­ñis­ta, Mar­tí­nez ha es­ta­do tan ob­se­sio­na­do por los vol­ca­nes co­mo por los pá­ra­mos.“en es­ta fo­to [3] es­tá­ba­mos re­co­rrien­do Na­ri­ño en la ex­pe­di­ción Vol­ca­nes del Sur y pla­neá­ba­mos su­bir al Cum­bal y al Chi­les. En el día pre­vio al as­cen­so re­co­rri­mos los pá­ra­mos cir­cun­dan­tes y des­de uno de ellos en­con­tré es­ta pers­pec­ti­va. Con la ayu­da del gran an­gu­lar, con­ver­tí lo más gran­de en lo más pe­que­ño: el frai­le­jón apa­re­ce im­po­nen­te en pri­mer plano y se apre­cia la mag­ni­tud del vol­cán Cum­bal en la dis­tan­cia”, re­cuer­da. Tam­bién des­de la al­tu­ra, Mar­tí­nez se ha si­tua­do en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra re­gis­trar aves.así to­mó una de sus fotos pre­fe­ri­das tras sie­te ho­ras de es­pe­ra: 21 gua­ca­ma­yas en vue­lo, vis­tas des­de el Sal­to del Dia­blo, una caí­da de ro­ca de 70 me­tros en el Ca­que­tá [6]. Aun­que ha subido más de cua­ren­ta ve­ces a más de 3.500 me­tros, so­lo en tres opor­tu­ni­da­des ha po­di­do ver de fren­te al cón­dor de los An­des. “Es­ta fo­to [2] fue to­ma­da en el vol­cán Pu­ra­cé, en el Cau­ca. Pa­ra mí, lo im­por­tan­te de es­ta ima­gen es ese mo­men­to en que el cón­dor no es­tá vo­lan­do pe­ro tam­po­co es­tá po­sa­do, una frac­ción de se­gun­do entre el movimiento y la quie­tud”. Mar­tí­nez re­co­no­ce que ca­da vez es más di­fí­cil en­con­trar ani­ma­les en es­ta­do sal­va­je. Una vez ha­lla­dos, el

acer­ca­mien­to re­quie­re un ba­lan­ce entre ve­lo­ci­dad y pa­cien­cia: per­se­guir­los si­gi­lo­sa­men­te, es­pe­rar a que ac­túen y acor­tar la dis­tan­cia con el te­le­ob­je­ti­vo. Los par­ques na­cio­na­les, las re­ser­vas de la bios­fe­ra y las áreas vi­gi­la­das por co­mu­ni­da­des cons­ti­tu­yen es­pa­cios de ex­cep­ción pa­ra la fau­na. “El ha­to La Au­ro­ra, una ex­ten­sión de 17.000 hec­tá­reas en Paz de Ari­po­ro, es uno de los lugares que con­cen­tran más es­pe­cies en es­ta­do sal­va­je. Los lu­ga­re­ños les lan­zan pe­da­zos de car­ne a las ba­bi­llas [4] que ha­bi­tan en esos cuer­pos de agua. Es­ta fo­to fue to­ma­da jus­to en el mo­men­to en que una de ellas sal­ta pa­ra al­can­zar el ali­men­to”, cuen­ta. En otra re­ser­va El Ho­reb, Ca­que­tá, fue to­ma­da es­ta fo­to [10] de un hon­go bio­lu­mi­nis­cen­te des­com­po­nien­do ho­jas.“fue­ron ne­ce­sa­rios 12 mi­nu­tos de ex­po­si­ción en me­dio de la to­tal pe­num­bra”. El ais­la­mien­to ha ayu­da­do a pre­ser­var al­gu­nos rin­co­nes del país: no to­do el mun­do pue­de re­co­rrer du­ran­te cin­co días el río Apa­po­ris pa­ra lle­gar al rau­dal del Ji­ri­ji­ri­mo [7], un gran cuer­po de agua que cae es­ca­lo­na­da­men­te, “ge­ne­ran­do un es­truen­do que uno ja­más ol­vi­da en la vi­da”. Ni de­di­car 25 in­mer­sio­nes cer­ti­fi­ca­das, más de 14 mi­llo­nes de pesos en equi­pos de fo­to­gra­fía sub­acuá­ti­ca, 36 ho­ras des­de Bue­na­ven­tu­ra has­ta la is­la de Mal­pe­lo, sumergirse a 41 me­tros de pro­fun­di­dad y en­fren­tar la co­rrien­te de Hum­boldt pa­ra fo­to­gra­fiar al pez ángel rey [9]. El desafío im­pues­to por la dis­tan­cia y por la ac­ci­den­ta­da geo­gra­fía co­bra sen­ti­do pa­ra el fo­tó­gra­fo por la ex­pe­rien­cia per­so­nal y por la po­si­bi­li­dad de com­par­tir esos es­pa­cios inac­ce­si­bles. Una de las se­ries que ma­yor re­co­no­ci­mien­to le ha re­pre­sen­ta­do es la de la Se­rra­nía del Chi­ri­bi­que­te, en la Ama­zo­nía [5]. El ries­go­so vue­lo que le per­mi­tió re­gis­trar los te­pu­yes, col­ga­do de la puer­ta abier­ta de un DC-3 a po­ca al­tu­ra, va­lió la pe­na pa­ra las más de 27.000 per­so­nas que reac­cio­na­ron an­te la pu­bli­ca­ción en re­des. Mar­tí­nez re­co­no­ce la im­por­tan­cia de es­tos me­dios pa­ra di­vul­gar su tra­ba­jo.“gran­des maes­tros de la fo­to­gra­fía de na­tu­ra­le­za en Co­lom­bia, que se par­tie­ron el lo­mo por más de trein­ta años, no hi­cie­ron a tiem­po la tran­si­ción a la fo­to­gra­fía di­gi­tal y mu­cho me­nos en­ten­die­ron las re­des so­cia­les. De­bi­do a ello que­da­ron en el ol­vi­do, aun­que fue­ron ellos los que abrie­ron nues­tro ca­mino”. Mar­tí­nez cuen­ta entre sus re­fe­ren­cias a Er­win Kraus, quien fo­to­gra­fió los ne­va­dos del país en los años cua­ren­ta; Cris­tó­bal Von Roth­kirch, con su Al­ta Co­lom­bia; Al­do Bran­do, con Arre­ci­fes del Ca­ri­be, y An­sel Adams, uno de los res­pon­sa­bles de que se de­cla­ra­ra el pri­mer par­que na­tu­ral del mun­do:yellowstone, en Es­ta­dos Uni­dos. “Hoy en día hay mi­les de áreas pro­te­gi­das y to­do eso lo ini­ció un fo­tó­gra­fo de na­tu­ra­le­za. No­so­tros so­mos los ojos de la gen­te. El 99% de las per­so­nas no van a vi­si­tar esos lugares. Co­mo de­cía Su­san Son­tag, te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de mos­trar­le a la gen­te qué es lo que va­le la pe­na ver. Con nues­tras imá­ge­nes, as­pi­ra­mos a que mu­chos pa­sen de la sor­pre­sa al co­no­ci­mien­to y luego a la pro­tec­ción. La im­por­tan­cia del fo­tó­gra­fo de na­tu­ra­le­za re­si­de en la con­ser­va­ción. Es una gran res­pon­sa­bi­li­dad y una obli­ga­ción”, sos­tie­ne.

4

3

2

7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.