Bri­git­te Bap­tis­te: In­ver­tir en sos­te­ni­bi­li­dad

Lograr un sis­te­ma sos­te­ni­ble va más allá de la di­co­to­mía entre re­cur­sos re­no­va­bles y no re­no­va­bles. Im­pli­ca al­can­zar un equi­li­brio en la dis­tri­bu­ción de re­cur­sos y de bie­nes­tar.

Semana Sostenible - - CONTENIDO - POR BRI­GIT­TE BAP­TIS­TE Di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Alexander von Hum­boldt

CONS­TRUIR SOS­TE­NI­BI­LI­DAD A PAR­TIR DE LA MI­NE­RÍA NO ES, EN­TON­CES, UN SINSENTIDO SI SE RE­CO­NO­CE EL CI­CLO DEN­TRO DEL CUAL AC­TÚA CO­MO AC­TI­VI­DAD.

Don­de más se po­ne a prue­ba el con­cep­to de sos­te­ni­bi­li­dad es en las ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas, pues el ca­rác­ter fi­ni­to del re­cur­so que se apro­ve­cha ha­ce que, por de­fi­ni­ción, no se pue­da man­te­ner in­de­fi­ni­da­men­te. La mi­ne­ría y el pe­tró­leo son los ejem­plos tí­pi­cos: na­die es­pe­ra que un ya­ci­mien­to mi­ne­ral o un po­zo per­du­re pa­ra siem­pre, en tan­to que la pro­duc­ción de ali­men­tos de­ri­va­da de la agri­cul­tu­ra, la acui­cul­tu­ra o la co­se­cha sos­te­ni­ble en eco­sis­te­mas sil­ves­tres sí. De ahí la gran sim­pli­fi­ca­ción que es­ta­mos ob­ser­van­do en la so­cie­dad cuan­do se con­de­nan los ex­trac­ti­vis­mos y se pro­po­ne una hu­ma­ni­dad bu­có­li­ca en la cual se con­de­na a la agroin­dus­tria por su po­ten­cial de ago­tar el agua y los nu­trien­tes, un mo­do in­di­rec­to de mi­ne­ría. La vie­ja se­pa­ra­ción entre “re­cur­sos re­no­va­bles” y “no re­no­va­bles” aún se man­tie­ne pa­ra ha­cer es­ta cla­se de jui­cios, que por de­más han cons­trui­do una suer­te de co­rre­la­ción in­de­sea­ble con eco­no­mías de la sos­te­ni­bi­li­dad y de la de­pre­da­ción, res­pec­ti­va­men­te. In­clu­so lle­gan al ex­tre­mo de iden­ti­fi­car ca­da una de ellas con for­mas de go­bierno. Pe­ro lo cier­to es que no hay tal co­rre­la­ción. La sos­te­ni­bi­li­dad es una pro­pie­dad de los sis­te­mas que se ex­pre­sa muy mal cuan­do se mi­de en ac­ti­vi­da­des, que, por na­tu­ra­le­za, cons­ti­tu­yen mo­vi­mien­tos uni­di­rec­cio­na­les, co­mo el flu­jo de agua en un río. Es­te, sin el con­tex­to del ci­clo hi­dro­ló­gi­co, no ten­dría sen­ti­do. Igual ocu­rre con los mi­ne­ra­les, los lla­ma­dos ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos e in­clu­so el movimiento de las mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas: nin­gún or­ga­nis­mo es sos­te­ni­ble (mo­ri­mos), pe­ro la vi­da si­gue. Los paí­ses nór­di­cos han en­ten­di­do con sus re­gí­me­nes so­cia­lis­tas de mer­ca­do que es po­si­ble ba­lan­cear la ecua­ción, al­go que al feu­da­lis­mo la­tino aún no le en­tra en la ca­be­za. Cons­truir sos­te­ni­bi­li­dad a par­tir de la mi­ne­ría no es, en­ton­ces, un sinsentido si se re­co­no­ce el ci­clo den­tro del cual ac­túa co­mo ac­ti­vi­dad que ago­ta un re­cur­so pa­ra trans­fe­rir­lo a otro com­par­ti­mien­to del sis­te­ma. Las im­pli­ca­cio­nes de re­co­no­cer es­te ci­clo son com­ple­jas, es cier­to, pues los ya­ci­mien­tos geo­ló­gi­cos de nin­gún mi­ne­ral se re­nue­van en tiem­pos hu­ma­nos sino cós­mi­cos. Ex­traer sin re­em­pla­zar deja un agu­je­ro, siem­pre, y es ahí don­de las mi­ne­rías en­cuen­tran su prin­ci­pal re­to: ¿se tra­ta úni­ca­men­te de una mo­di­fi­ca­ción de la geo­mor­fo­lo­gía que se pue­de asi­mi­lar a un cam­bio del pai­sa­je, lo cual se­ría bas­tan­te ma­ne­ja­ble, o de una mo­di­fi­ca­ción más de­li­ca­da del fun­cio­na­mien­to de los eco­sis­te­mas y la so­cie­dad, la cual re­quie­re de­ci­sio­nes más com­ple­jas? El pro­ble­ma es que la su­ma de hue­cos no com­pen­sa­dos ha cau­sa­do una gran ines­ta­bi­li­dad, es­pe­cial­men­te cli­má­ti­ca, pe­ro tam­bién so­cial. Lo que ha­ce in­sos­te­ni­ble cual­quier sis­te­ma es la acu­mu­la­ción ex­tre­ma de im­pac­tos ne­ga­ti­vos de­ri­va­dos del cam­bio am­bien­tal, por un la­do, y de fac­to­res del bie­nes­tar, por el otro. La sos­te­ni­bi­li­dad es, co­mo to­dos sus teó­ri­cos con­ce­den, un asun­to dis­tri­bu­ti­vo. Cu­rio­sa­men­te, se­ría muy fá­cil cons­truir sos­te­ni­bi­li­dad ba­jo los prin­ci­pios de una eco­no­mía cir­cu­lar de es­ca­la glo­bal, ca­paz de ani­dar círcu­los vir­tuo­sos de pro­duc­ción y bie­nes­tar en di­ver­sas par­tes del pla­ne­ta. Los paí­ses se­rán juz­ga­dos ca­da vez más ba­jo esos pa­rá­me­tros. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal re­co­no­ce que la su­per­vi­ven­cia del pla­ne­ta es un asun­to co­lec­ti­vo y por tan­to los uni­la­te­ra­lis­mos en la dis­tri­bu­ción de sus im­pac­tos am­bien­ta­les es ca­da vez me­nos acep­ta­ble. Paí­ses co­mo Chi­na, In­dia, Es­ta­dos Uni­dos y la mis­ma Unión Eu­ro­pea ya sa­ben que la trans­fe­ren­cia uni­la­te­ral de su hue­lla eco­ló­gi­ca a Áfri­ca o Amé­ri­ca La­ti­na es el fac­tor más des­es­ta­bi­li­zan­te del am­bien­te glo­bal y que sus ni­ve­les de bie­nes­tar no com­par­ti­do no pue­den man­te­ner­se. Si pa­ra 2050 no se ha cons­trui­do ese mí­ni­mo de bie­nes­tar que re­cla­ma la “eco­no­mía de la ros­qui­lla” de Ka­te Ra­worth (y que cos­ta­ría mi­ga­jas de los re­cur­sos glo­ba­les) es po­co pro­ba­ble que la com­bi­na­ción de los even­tos cli­má­ti­cos ex­tre­mos con el des­con­ten­to so­cial no bus­que los equi­li­brios es­pon­tá­neos que cual­quier sis­te­ma re­quie­re, así ha­ya mu­ros en to­das las fron­te­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.