Tri­bu­na­les ver­des

Las cor­tes es­pe­cia­li­za­das en te­mas am­bien­ta­les son una op­ción ca­da vez más po­pu­lar pa­ra re­sol­ver el cre­cien­te nú­me­ro de dispu­tas que com­pro­me­ten el desa­rro­llo sos­te­ni­ble. ¿Có­mo fun­cio­nan y por qué cons­ti­tu­yen una sa­li­da va­lio­sa pa­ra el cui­da­do de la na­tur

Semana Sostenible - - Tendencias - Ilus­tra­ción: San­tia­go Gue­va­ra

A los 53 años, Re­nan Agra, acu­sa­do de apu­ña­lar a dos pe­rros en Ma­naos, le to­có apren­der a las bra­vas a cui­dar a los ani­ma­les. Fue con­de­na­do a pres­tar un año de ser­vi­cio vo­lun­ta­rio en una pe­rre­ra mu­ni­ci­pal. Algunos años atrás, un ha­cen­da­do con­de­na­do por ta­lar más ár­bo­les de los per­mi­ti­dos en su pro­pie­dad tu­vo que de­jar el ha­cha por el ti­món y de­di­car­se unos meses a con­du­cir el bus es­co­lar que lle­va a los es­tu­dian­tes a las au­las eco­ló­gi­cas fue­ra de la ciu­dad. Por la misma fecha, a una cam­pe­si­na au­to­ra de que­mas ile­ga­les se le im­pu­so ali­men­tar, to­dos los sá­ba­dos, a los pe­ces del acuario del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción de la Ama­zo­nía. Así son las pe­nas al­ter­na­ti­vas im­pues­tas por la Va­ra Es­pe­cia­li­za­da en Me­dio Am­bien­te y Cues­tio­nes Agra­rias (co­mún­men­te abre­via­da Ve­ma­qa) del Es­ta­do de Ama­zo­nas, en Bra­sil, uno de los ejem­plos más re­pre­sen­ta­ti­vos de tri­bu­na­les am­bien­ta­les en el mun­do. La Ve­ma­qa fue fun­da­da en 1998 y des­de en­ton­ces es la en­car­ga­da de juz­gar so­bre una gran va­rie­dad de asun­tos, des­de mal­tra­to ani­mal has­ta mi­ne­ría ile­gal. Hoy, es fa­mo­sa por su en­fo­que res­tau­ra­ti­vo. Co­mo cuen­ta Adal­ber­to Ca­rim An­to­nio, juez de la Ve­ma­qa, “el per­fil de es­te ti­po de cri­mi­na­les es diferente y la po­si­bi­li­dad de que apren­dan y ten­gan una re­in­ser­ción so­cial es gran­de”, re­por­ta el me­dio lo­cal A Crí­ti­ca. La Ve­ma­qa pre­fie­re edu­car­los con pe­nas al­ter­na­ti­vas que ge­ne­ren una con­cien­cia am­bien­tal y san­cio­nes eco­nó­mi­cas que pro­duz­can un be­ne­fi­cio so­cial. Incluso cuen­ta con una es­cue­la noc­tur­na a la que de­ben ir los in­frac­to­res pa­ra apren­der de la im­por­tan­cia del me­dioam­bien­te.

Un la­bo­ra­to­rio de ideas

Es­tos tri­bu­na­les em­pe­za­ron a sur­gir a me­dia­dos de los años se­ten­ta y, des­de en­ton­ces, han cre­ci­do en nú­me­ros im­pre­sio­nan­tes: hoy hay más de 1500 en 44 paí­ses, de acuer­do con un ar­tícu­lo re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Energy & Na­tu­ral Re­sour­ces Law. La idea de­trás de es­tos es que, co­mo se­ña­la Cas­san­dra Burdys­haw en

¿Qué pue­de apren­der Chi­le de otros tri­bu­na­les am­bien­ta­les en el mun­do?, pue­den “adop­tar en­fo­ques in­te­gra­dos que abar­quen las di­fe­ren­tes le­yes am­bien­ta­les en su con­jun­to, a di­fe­ren­cia de lo que pa­sa con los tri­bu­na­les or­di­na­rios. Así, un tri­bu­nal del me­dioam­bien­te po­dría te­ner la au­to­ri­dad pa­ra re­vi­sar de for­ma si­mul­tá­nea to­dos los per­mi­sos am­bien­ta­les re­la­ti­vos a las ne­ce­si­da­des de desa­rro­llo (zo­ni­fi­ca­ción, cons­truc­ción, per­mi­sos de sa­lud pú­bli­ca, ai­re, agua, per­mi­sos de re­si­duos, es­tu­dios de im­pac­to am­bien­tal, re­qui­si­tos de pre­ser­va­ción eco­ló­gi­ca, de­re­cho in­dí­ge­na, pre­ser­va­ción his­tó­ri­ca y cul­tu­ral, et­cé­te­ra) en lugar de que ta­les de­ci­sio­nes las to­men di­fe­ren­tes au­to­ri­da­des, en di­fe­ren­tes mo­men­tos y con di­fe­ren­tes —y a ve­ces con­tra­dic­to­rios— resultados”. Un ejem­plo de di­cho be­ne­fi­cio es la Cor­te de Tie­rra y Me­dio Am­bien­te (LEC, por sus si­glas en in­glés) del Es­ta­do de Nue­va Ga­les del Sur, en Aus­tra­lia. Es­ta fue, en 1980, la pri­me­ra cor­te su­pre­ma en te­mas me­dioam­bien­ta­les en el mun­do y su ju­ris­dic­ción es de las más am­plias: no so­lo re­suel­ve dispu­tas ci­vi­les sino que re­vi­sa con­ti­nua­men­te cual­quier de­ci­sión de go­bierno que im­pac­te el me­dio am­bien­te y, a me­nu­do, las re­ver­sa. Pa­ra ejer­cer es­ta com­pe­ten­cia, el tri­bu­nal adop­ta un en­fo­que me­ri­to­crá­ti­co. Su ob­je­ti­vo se vuel­ve “jun­tar a los ex­per­tos, crear una si­ner­gia y fa­ci­li­tar el li­bre in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción. Se con­vier­te en un la­bo­ra­to­rio de ideas en de­re­cho am­bien­tal”, co­mo di­jo Brian J Pres­ton, pre­si­den­te de la LEC, en un dis­cur­so ma­gis­tral en un fo­ro en Van­cou­ver, Ca­na­dá. Por eso, en Aus­tra­lia se pue­den nom­brar ex­per­tos de te­mas re­la­cio­na­dos con el desa­rro­llo sos­te­ni­ble pa­ra que fun­jan de “co­mi­sio­na­dos”, fun­cio­na­rios del tri­bu­nal con au­to­ri­dad pa­ra di­ri­mir los con­flic­tos me­nos gra­ves.

Jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va

En cuan­to a La­ti­noa­mé­ri­ca, Cos­ta Ri­ca fue el pri­me­ro, en 1995, en te­ner uno. Su Tri­bu­nal Am­bien­tal Ad­mi­nis­tra­ti­vo obli­ga a re­pa­rar el da­ño incluso an­tes de que ha­ya una va­lo­ra­ción eco­nó­mi­ca. En 2010, en un ca­so his­tó­ri­co, el tri­bu­nal sen­ten­ció a una mi­ne­ra ca­na­dien­se a pa­gar 6,4 mi­llo­nes de dó­la­res por el pro­yec­to de una mi­na de oro que ni si­quie­ra pu­do em­pe­zar, pe­ro que tu­vo “irre­gu­la­ri­da­des” en la con­ce­sión de los per­mi­sos y que al­can­zó a ta­lar ile­gal­men­te un bos­que de al­men­dros. El tri­bu­nal incluso pi­dió abrir un pro­ce­so con­tra el ex­pre­si­den­te Ós­car Arias por de­cla­rar el pro­yec­to en su mo­men­to de “in­te­rés na­cio­nal”. De ahí que gran­des em­pre­sas, co­mo la Agro­pe­cua­ria Las Bri­sas, el año pa­sa­do, pre­fie­ran ac­ce­der a ac­cio­nes res­tau­ra­ti­vas co­mo sem­brar 2300 ár­bo­les na­ti­vos en un área pro­te­gi­da que in­va­dió, an­tes que en­fren­tar un jui­cio. En 2005, el tri­bu­nal lo­gró una ta­sa de acuer­dos del 95 por cien­to. Es­tos son apro­ba­dos por el pro­pio tri­bu­nal y tie­nen fuer­za de ley. Ca­sos de éxi­to co­mo es­tos han vuel­to muy po­pu­lar es­te ti­po de ju­ris­dic­ción es­pe­cia­li­za­da. Ade­más de Bra­sil y Cos­ta Ri­ca, hay tri­bu­na­les am­bien­ta­les fun­cio­nan­do en Bo­li­via (des­de 2000), Chi­le (2010), Ar­gen­ti­na, El Sal­va­dor (2014) y, más re­cien­te­men­te, Pe­rú (en ma­yo de es­te año). En Co­lom­bia po­co se ha ha­bla­do de es­ta al­ter­na­ti­va ju­di­cial. Mas sien­do uno de los 10 paí­ses con más con­flic­tos me­diam­bien­ta­les en el mun­do, se­gún el Atlas de Jus­ti­cia Am­bien­tal, ¿se­rá que lle­gó el mo­men­to de con­si­de­rar su crea­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.