La sos­te­ni­bi­li­dad co­mo con­vic­ción

Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas de la in­dus­tria del cue­ro le apues­tan a un tra­ba­jo in­te­gral en el que lo so­cial, lo eco­nó­mi­co y lo am­bien­tal ten­gan el mis­mo ni­vel de im­por­tan­cia, y ge­ne­ren be­ne­fi­cio pa­ra to­do su en­torno.

Semana Sostenible - - Biocueros Ambiental - POR Liliana Cal­de­rón* Di­rec­to­ra Co­mer­cial Bio­cue­ros Co­lom­bia

To­dos los se­res hu­ma­nos cum­plen un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra al­can­zar las me­tas de mi­ti­ga­ción y adap­ta­ción de los eco­sis­te­mas a los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, lo que de­be­ría ge­ne­rar un con­ti­nuo cues­tio­na­mien­to so­bre ca­da ac­ción y de­ci­sión que to­ma­mos. Co­mo con­su­mi­do­res de cier­tos pro­duc­tos usual­men­te no se pre­gun­ta o va­li­da su ciclo de vi­da a la luz de su im­pac­to al am­bien­te. Aná­li­sis que tam­bién de­be­rían ha­cer de ma­ne­ra más ri­gu­ro­sa los em­pre­sa­rios, pues­to que ellos tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des e im­pac­tos ma­yo­res. La sos­te­ni­bi­li­dad, el re­ci­cla­je, en­tre otras prác­ti­cas y con­cep­tos pa­re­cie­ran tér­mi­nos de “mo­da”, pe­ro ¿es real­men­te una con­vic­ción de los di­rec­ti­vos de ca­da em­pre­sa?, o ¿es una ma­ne­ra más de en­ca­jar en las ten­den­cias ac­tua­les? Es ne­ce­sa­rio am­pliar la vi­sión y com­pren­der que la sos­te­ni­bi­li­dad es al­go que se cons­tru­ye, un fin al que se llega. Co­mo cur­tiem­bre, Bio­cue­ros Co­lom­bia tiene un de­ber des­de lo so­cial, eco­nó­mi­co y, por su­pues­to, am­bien­tal, prin­ci­pal­men­te con el agua, su uso, con­su­mo y tra­ta­mien­to, en el que más allá de la plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les PTAR ac­tual, bue­nas prác­ti­cas e ini­cia­ti­vas de pro­duc­ción más lim­pia con las que se cuen­ta hace años, bus­ca se­guir tras­cen­dien­do. Bio­cue­ros Co­lom­bia de­ci­dió tra­ba­jar por mi­ni­mi­zar su im­pac­to tras­pa­san­do la fron­te­ra de lo le­gal e in­ci­dien­do en me­jo­rar las prác­ti­cas de es­ta in­dus­tria en la re­gión. Bio­cue­ros pro­mue­ve un cam­bio de men­ta­li­dad co­lec­ti­vo, es decir, te­jer re­des de apo­yo que in­vo­lu­cren a las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, or­ga­ni­za­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, gre­mios, clien­tes y otros ac­to­res. En bús­que­da de la cohe­ren­cia, es­tá lla­ma­do a ser agen­te de cam­bio co­mo pyme, pa­ra que en es­tas re­des sea mul­ti­pli­ca­dor des­de la con­cien­cia y lo­gre que la pri­me­ra pre­gun­ta que se ha­ga un con­su­mi­dor al mi­rar su car­te­ra, los za­pa­tos o la sa­la de su ca­sa no sea el cos­to eco­nó­mi­co, sino su pro­ce­den­cia y si fue de una cur­tiem­bre com­pro­me­ti­da con el cui­da­do del me­dioam­bien­te. Es ne­ce­sa­rio cam­biar la idea de ven­ta y ne­go­cios exi­to­sos que no in­clu­yan co­mo parte de sus es­tra­te­gias el cui­da­do y uso ra­cio­nal de los recursos na­tu­ra­les, ade­más y no me­nos im­por­tan­te el mar­co le­gal, so­cial, la­bo­ral, eco­nó­mi­co que ro­dean a las em­pre­sas for­ma­les.

La sos­te­ni­bi­li­dad no es al­go que se com­pra, sino al­go que se cons­tru­ye, un fi­nal al que se llega pro­duc­to de la in­ter­ac­ción, unión y ac­ción in­trín­se­ca de ca­da ne­go­cio con su pro­pio en­torno. PÁ­RA­MO DE GUACHENEQUE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.