El po­der de ha­cer las co­sas bien

La cohe­ren­cia en­tre tra­ba­jar por al­can­zar ob­je­ti­vos de ne­go­cio y a su vez ge­ne­rar be­ne­fi­cios a la so­cie­dad mien­tras se con­ser­va el me­dioam­bien­te ha si­do la fórmula de éxi­to de com­pa­ñías co­mo Na­tu­ra.

Semana Sostenible - - Natura Sostenibilidad -

En el mar­co de la Cum­bre de Sos­te­ni­bi­li­dad, Na­tu­ra ex­pu­so có­mo des­de su esen­cia del Bien es­tar Bien (bie­nes­tar: sen­tir­se bien con uno mis­mo, con su cuer­po y es­tar bien con quie­nes se re­la­cio­na) des­en­ca­de­na una se­rie de im­pac­tos po­si­ti­vos pa­ra crear un mun­do me­jor. No es un es­lo­gan, sino una ins­pi­ra­ción que des­de el co­mien­zo del desa­rro­llo de sus ne­go­cios ha lle­va­do a la mar­ca a que, sin pro­po­nér­se­lo, apor­te fir­me­men­te al cum­pli­mien­to de 16 de los 17 Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble. No es una elec­ción sim­ple, pe­ro sí una que ga­ran­ti­za la exis­ten­cia, no so­lo co­mo se­res hu­ma­nos, sino tam­bién co­mo em­pre­sas. Un di­fe­ren­cial que ca­da vez es más va­lo­ra­do por un con­su­mi­dor cons­cien­te de las ca­de­nas de pro­duc­ción que ac­ti­va tras sus elec­cio­nes y que por eso pre­fie­re Na­tu­ra. Des­de el pro­ce­so de crea­ción de los pro­duc­tos, la com­pa­ñía uti­li­za el prin­ci­pio de ecoe­fi­cien­cia que une al co­no­ci­mien­to tra­di­cio­nal y a la cien­cia en un mo­de­lo de in­no­va­ción abier­ta –que in­vo­lu­cra re­des de in­ves­ti­ga­do­res glo­ba­les–. En es­te pro­ce­so, la com­pa­ñía de cos­mé­ti­cos ha en­con­tra­do en la Ama­zo­nía 18 ac­ti­vos, de los que se ex­traen 70 ma­te­rias pri­mas que se uti­li­zan en sus pro­duc­tos. Ha desa­rro­lla­do, así mis­mo, un mo­de­lo de ne­go­cios que ga­ran­ti­za un pa­go justo, una me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da de las familias y que es­tas pa­sen a pre­ser­var la sel­va en lugar de ta­lar­la. Con es­to se be­ne­fi­cian más de 30 co­mu­ni­da­des, al­re­de­dor de 8500 familias. Se man­tie­ne 257.000 hec­tá­reas de sel­va en pie, que equi­va­len a 277 can­chas de fút­bol, y se pre­ser­van 25 es­pe­cies na­ti­vas, ac­tua­ción re­co­no­ci­da por el se­llo UEBT (Union for Et­hi­cal Bio­tra­de). En­tre es­tos ac­ti­vos es­tá el ucuu­ba , que pro­vie­ne de un ár­bol que alcanza una al­tu­ra de 25 a 35 me­tros, cu­ya ma­de­ra es más que ape­te­ci­da pa­ra pro­duc­ción de lá­mi­nas y en­cha­pes, con una ren­ta­bi­li­dad por ca­da tron­co de 7 reales (bra­si­le­ños), lo que equi­va­le más o me­nos a 7000 pe­sos co­lom­bia­nos. Un buen pre­cio pa­ra las familias ri­ve­re­ñas, pe­ro ha sig­ni­fi­ca­do que es- te ár­bol na­ti­vo ya se en­cuen­tre en vías de ex­tin­ción. Pa­ra fre­nar es­te fe­nó­meno, Na­tu­ra ac­ti­vó el mo­de­lo de ne­go­cio y, con una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca su­ma­da al co­no­ci­mien­to an­ces­tral de la co­mu­ni­dad, en­con­tró que el mayor va­lor de es­ta es­pe­cie no es­ta­ba en la ma­de­ra sino en los fru­tos, de cu­yas se­mi­llas se ex­trae una man­te­ca ri­ca en co­lá­geno y elas­ti­na. Re­sul­ta que un ár­bol ma­du­ro pue­de pro­du­cir en­tre 30 y 50 ki­los de se­mi­llas por año. Con ca­da co­se­cha anual de ucuu­ba se pa­ga a la co­mu­ni­dad 30 reales, unos 30.000 pe­sos co­lom­bia­nos ca­da año, y con ello los ri­ve­re­ños me­jo­ra­ron su ca­li­dad de vi­da pro­te­gien­do el eco­sis­te­ma de la sel­va. Ha­cien­do las co­sas bien con la na­tu­ra­le­za pa­sa­ron de ga­nar por ca­da ár­bol 7000 pe­sos (una úni­ca vez) a 30.000 pe­sos ca­da año, ellos re­co­gen 60 % de la co­se­cha y 40 % se man­tie­ne pa­ra ga­ran­ti­zar la re­no­va­ción en equi­li­brio del eco­sis­te­ma. Es­tá en pro­ce­so de conservación la es­pe­cie de uc­cu­ba y se lo­gró que ca­da ár­bol ten­ga mayor va­lor en pie que ta­la­do. Se pue­de decir que, pa­ra es­ta com­pa­ñía, la sus­ten­ta­bi­li­dad es un fac­tor de com­pe­ti­ti­vi­dad, que uni­do a una es­tra­te­gia de ges­tión de per­so­nas y pro­ce­sos fle­xi­bles, ba­sa­da en la co­crea­ción, ha en­con­tra­do un ca­mino que le per­mi­te cre­cer en Co­lom­bia a más de dos dí­gi­tos. Na­tu­ra es hoy un gru­po glo­bal de cos­mé­ti­ca, es decir que ha­cer las co­sas bien tam­bién es ren­ta­ble. Es muy po­si­ti­vo que mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes es­tén hoy bus­can­do ac­cio­nes pa­ra pro­mo­ver la sus­ten­ta­bi­li­dad de sus ne­go­cios en be­ne­fi­cio de la so­cie­dad y que los ODS sir­van de ins­pi­ra­ción. La re­fle­xión que Na­tu­ra de­ja es que si el ca­mino es el de ha­cer las co­sas bien no exis­te me­jor ins­pi­ra­ción que ac­tuar de es­ta ma­ne­ra y de­jar­nos sor­pren­der por los resultados…bien es­tar bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.