Un asun­to de ges­tión em­pre­sa­rial

Des­de el Pac­to Glo­bal de la ONU, las em­pre­sas han in­clui­do la sos­te­ni­bi­li­dad den­tro de su plan es­tra­té­gi­co. Es­ta trans­for­ma­ción no so­lo im­pli­ca un com­pro­mi­so con el fu­tu­ro, sino una for­ma­ción per­ti­nen­te pa­ra los fu­tu­ros lí­de­res.

Semana Sostenible - - Cesa Competitividad - POR Henry Brad­ford Si­card Rec­tor del CE­SA –Co­le­gio de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Ad­mi­nis­tra­ción–

La sos­te­ni­bi­li­dad es un te­ma re­la­ti­va­men­te re­cien­te, tan­to en el en­torno em­pre­sa­rial co­mo en el po­lí­ti­co. Ha­cia el año 2000, la ONU dio un pa­so y es­ta­ble­ció la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal en­tre los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo del Mi­le­nio (ODM). Sin em­bar­go, la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar pro­ce­di­mien­tos sos­te­ni­bles se hi­zo ma­ni­fies­ta mu­cho an­tes, des­de el mo­men­to en que acon­te­ce la Pri­me­ra Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos op­ti­mi­za­ron los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, al pun­to de con­ver­tir los ofi­cios tra­di­cio­na­les en in­dus­trias com­ple­jas. Lo que en su mo­men­to pa­re­cía el desa­rro­llo de los paí­ses más prós­pe­ros, tam­bién tra­jo con­si­go el con­su­mo des­me­di­do de recursos, ex­ten­sas jor­na­das la­bo­ra­les, en­fer­me­da­des a causa de ma­las prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les, con­ta­mi­na­ción y de­sigual­dad. Con el pa­so de los años, es­tas con­di­cio­nes au­men­ta­ron ex­po­nen­cial­men­te y los go­bier­nos se vie­ron en la ne­ce­si­dad de in­cluir la sos­te­ni­bi­li­dad en sus agen­das. La ONU, co­mo se men­cio­nó an­te­rior­men­te, es­ta­ble­ció en el año 2000 los ocho ODM, cen­trán­do­se en te­mas co­mo po­bre­za, ham­bre, edu­ca­ción, de­sigual­dad y sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal. En 2015, los ODM fue­ron com­ple­men­ta­dos con los 17 Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS), los cua­les se com­po­nen de 169 me­tas por cum­plir pa­ra 2030 y que bus­can ha­cer del mun­do un lugar se­gu­ro pa­ra nues­tras fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Gra­cias a es­tos pro­gre­sos, he­mos en­ten­di­do que pa­ra ser sos­te­ni­bles no es su­fi­cien­te el li­de­raz­go de los go­bier­nos. Sec­to­res co­mo el aca­dé­mi­co y em­pre­sa­rial tie­nen tam­bién un fuer­te im­pac­to y un rol decisivo en es­te sen­ti­do; sus con­tri­bu­cio­nes per­mi­ti­rán el buen cum­pli­mien­to de di­chos ob­je­ti­vos. Sin du­da, el tiem­po nos ha he­cho com­pren­der que es­ta es una pro­ble­má­ti­ca de to­dos. Es por es­ta ra­zón que se creó el Pac­to Glo­bal de las Na­cio­nes Uni­das en­tre el sec­tor pri­va­do, el sec­tor pú­bli­co y la so­cie­dad ci­vil, co­mo un mar­co de ac­ción que fa­ci­li­ta la le­gi­ti­ma­ción so­cial de los ne­go­cios y mer­ca­dos. Con el pac­to se pro­mue­ven prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les ba­sa­das en prin­ci­pios uni­ver­sa­les, con el ideal de te­ner un mercado más es­ta­ble e incluyente, per­mi­tien­do el desa­rro­llo de las so­cie­da­des. A ni­vel mun­dial, hay 130 paí­ses ad­he­ri­dos, con ca­si 13.000 ins­ti­tu­cio­nes, de las cua­les 500 son co­lom­bia­nas. Es­tá cla­ro que hoy la sos­te­ni­bi­li­dad de­be ser con­ce­bi­da co­mo es­tra­te­gia de ne­go­cio, ya que las per­so­nas, el en­torno y el me­dioam­bien­te son los que so­por­tan las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za una or­ga­ni­za­ción. Por lo tan­to, trans­for­mar­se en una com­pa­ñía sos­te­ni­ble es una ma­ne­ra de in­ver­tir en el fu­tu­ro de las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes y un me­dio de per­ma­nen­cia en el mercado por más tiem­po y con una mayor ren­ta­bi­li­dad. Co­mo to­do pro­ce­so den­tro de una or­ga­ni­za­ción, la sos­te­ni­bi­li­dad de­be ser lle­va­da al plano de la ges­tión me­dian­te ob­je­ti­vos que va­yan de la mano con la mi­sión y vi­sión de la em­pre­sa y que pue­dan ser in­te­gra­dos al plan es­tra­té­gi­co de la misma. De igual ma­ne­ra, las me­tas y ac­cio­nes tie­nen que vin­cu­lar­se con los as­pec­tos so­cia­les, eco­nó­mi­cos y me­dioam­bien­ta­les que aque­jan el con­tex­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

¿Qué me­di­das de­be apli­car una em­pre­sa pa­ra ser sos­te­ni­ble?

En pri­mer lugar, de­be exis­tir un es­fuer­zo por in­te­grar a la po­bla­ción más cer­ca­na, aque­lla que a diario tiene re­la­ción di­rec­ta con las ac­ti­vi­da­des de la

or­ga­ni­za­ción. Es­to sig­ni­fi­ca que las ac­cio­nes im­ple­men­ta­das de­ben es­tar sus­ten­ta­das en la reali­dad lo­cal, y en el ca­so de que al­go es­té afec­tan­do a di­cha co­mu­ni­dad, hay que mo­di­fi­car­lo. En es­te pun­to jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal el buen uso de los recursos na­tu­ra­les y la dis­mi­nu­ción de la con­ta­mi­na­ción, así co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, que va des­de las bue­nas prác­ti­cas la­bo­ra­les has­ta la con­tri­bu­ción a pro­yec­tos so­cia­les en pro de la erra­di­ca­ción de la po­bre­za y el acceso a la edu­ca­ción. Una em­pre­sa com­pro­me­ti­da con el desa­rro­llo de la po­bla­ción crea un pa­trón di­fe­ren­cia­dor que con el tiem­po re­per­cu­ti­rá en su com­pe­ti­ti­vi­dad. En se­gun­do lugar, la figura de li­de­raz­go de­be es­tar pre­sen­te y com­pro­me­ti­da con to­das las ac­ti­vi­da­des: lí­de­res que sean ins­pi­ra­do­res y cons­cien­tes, lí­de­res que mo­ti­ven a to­dos a cum­plir con los ob­je­ti­vos de sos­te­ni­bi­li­dad pro­pues­tos y que con­duz­can, con ejem­plo, a las bue­nas ac­cio­nes. Fi­nal­men­te, nos en­con­tra­mos el pro­duc­to o ser­vi­cio que se ofre­ce al mercado y que de­be cons­ti­tuir­se en la mayor mues­tra de sos­te­ni­bi­li­dad y com­pro­mi­so con la so­cie­dad, res­pon­dien­do a las ne­ce­si­da­des que la po­bla­ción plan­tee, así co­mo a las exi­gen­cias del cam­bio cli­má­ti­co. Ser sos­te­ni­bles des­de la ges­tión em­pre­sa­rial sig­ni­fi­ca que las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes po­drán ha­bi­tar un me­jor mun­do y que las or­ga­ni­za­cio­nes aho­rra­rán en sus cos­tos, me­jo­ra­rán su clima la­bo­ral y pro­duc­ti­vi­dad, atrae­rán talento hu­mano con me­jo­res ap­ti­tu­des y, a lar­go pla­zo, se­rán ca­pa­ces de res­pon­der me­jor a los ries­gos y re­tos que en­fren­ta la in­dus­tria y el mun­do en general. Una em­pre­sa sos­te­ni­ble es aque­lla que ge­ne­ra va­lor agre­ga­do y con­tri­bu­ye al cam­bio en la men­ta­li­dad de to­dos. Des­de el CE­SA es­ta­mos cons­cien­tes de nues­tro rol. So­mos una Ins­ti­tu­ción de Edu­ca­ción Su­pe­rior com­pro­me­ti­da con la sos­te­ni­bi­li­dad, me­dian­te la for­ma­ción de los fu­tu­ros lí­de­res de nues­tro país. Nos en­fo­ca­mos en im­par­tir­les una for­ma­ción ín­te­gra, en la que el pre­sen­te te­ma es un as­pec­to fun­da­men­tal. Una vez es­tos lí­de­res se encuentran en el sec­tor real, tam­bién los apo­ya­mos y acom­pa­ña­mos en el desa­rro­llo de sus ne­go­cios de ma­ne­ra sos­te­ni­ble. Sabemos que es una ta­rea de to­dos, que re­quie­re tiem­po, com­pro­mi­so y me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo. Por eso, par­ti­ci­pa­mos co­mo or­ga­ni­za­do­res de la pa­sa­da Cum­bre de Sos­te­ni­bi­li­dad jun­to a la re­vis­ta Se­ma­na Sos­te­ni­ble, es­pa­cio que es­pe­ra­mos se man­ten­ga año a año y se con­so­li­de co­mo una co­mu­ni­dad ac­ti­va; que nos acer­que ca­da vez más a los ob­je­ti­vos que te­ne­mos co­mo país en ma­te­ria de sos­te­ni­bi­li­dad.

SOS­TE­NI­BI­LI­DAD AM­BIEN­TAL

Una em­pre­sa sos­te­ni­ble es aque­lla que ge­ne­ra va­lor agre­ga­do y con­tri­bu­ye al cam­bio en la men­ta­li­dad de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.