Los ca­za­do­res am­bien­ta­lis­tas

Semana Sostenible - - Impacto -

Ci­na­ru­co, Arau­ca, la nue­va y úl­ti­ma área pro­te­gi­da de­cla­ra­da du­ran­te el go­bierno San­tos, es el ho­gar de más de 200 familias que vi­ven de la ca­za y del ga­na­do. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ellos vi­vir ba­jo nue­vas re­glas?

Son las ocho de la no­che y na­die di­ce na­da. Lle­va­mos seis ho­ras de ca­mino y nos res­tan cua­tro pa­ra lle­gar. Via­ja­mos por pri­me­ra vez en un trac­tor-re­mol­que por las sa­ba­nas inun­da­bles de Ci­na­ru­co, Arau­ca, un lugar in­hós­pi­to y apar­ta­do de to­do, incluso de la fron­te­ra con Ve­ne­zue­la. Nos mo­ve­mos en un trac­tor por­que no exis­te otro me­dio de trans­por­te que pue­da adap­tar­se al te­rreno inun­da­do. No hay ca­rre­te­ras, no hay ca­sas ni re­des eléc­tri­cas. Avan­za­mos gra­cias a la in­tui­ción de In­da­le­cio Oje­da y Freddy San­ta­na, dos cam­pe­si­nos que sa­ben có­mo aden­trar­se en la lla­nu­ra.

Por su di­fí­cil acceso, el eco­sis­te­ma de es­ta re­gión de la Ori­no­quía: sa­ba­nas inun­da­bles tro­pi­ca­les, hu­me­da­les, bos­ques de ga­le­ría tro­pi­cal y mé­da­nos (ban­cos de are­na for­ma­dos por el viento) se ha lo­gra­do con­ser­var en un 90 %. Allí so­bre­vi­ven al­re­de­dor de 68 es­pe­cies de ma­mí­fe­ros, 178 de aves, 176 de pe­ces, 670 de plan­tas y 74 de rep­ti­les. Ra­zón por la que, el pa­sa­do 1 de agos­to, sien­do Juan Ma­nuel San­tos aún pre­si­den­te, de­cla­ró a Ci­na­ru­co co­mo un área pro­te­gi­da de 332 mil hec­tá­reas, un te­rri­to­rio que su­pera el ta­ma­ño de paí­ses co­mo Lu­xem­bur­go.

En me­dio de esa lla­nu­ra por don­de tam­bién se mue­ve el ja­guar y el pu­ma, el trac­tor se atas­ca en el agua. En in­vierno, la tie­rra de Ci­na­ru­co es así: en al­gu­nas par­tes, fir­me y se­ca; en otras, una ver­da­de­ra la­gu­na for­ma­da por las aguas lluvias que al­can­zan has­ta los cua­tro me­tros de al­tu­ra, te­rre­nos co­no­ci­dos co­mo es­te­ros. Mien­tras in­ten­tan sa­car el trac­tor del fan­go, In­da­le­cio di­ce que es me­jor ha­cer una pa­ra­da en su fin­ca, pues de se­guir lle­ga­ría­mos a la me­dia­no­che. La idea de pasar la no­che en la fin­ca de Freddy, tam­bién lla­ne­ro pe­ro con po­ca ex­ten­sión de tie­rra, pa­re­ce ca­da vez más le­ja­na. “En la fin­ca po­de­mos aco­mo­dar­nos en ha­ma­cas y se­guir ma­ña­na”, di­ce In­da­le­cio. Na­die le res­pon­de, pe­ro mu­chos pen­sa­mos: “¿Dor­mir en ha­ma­ca en me­dio de la na­da?”.

En la ca­sa del ca­za­dor

En el mo­men­to en que In­da­le­cio com­pró su te­rreno en com­pa­ñía de sus tres her­ma­nos, sa­bía que en in­vierno sería di­fí­cil sa­lir de su ca­sa. Pa­ra no que­dar­se en­ce­rra­do du­ran­te la épo­ca de llu­via, su agre­ga­do, oriun­do de Ve­ne­zue­la, se en­car­ga de cui­dar el ga­na­do mien­tras él se que­da con su fa­mi­lia en Cra­vo Nor­te, un pue­blo gol­pea­do por las to­mas gue­rri­lle­ras de los años no­ven­ta, y el más cer­cano a su fin­ca. Cuando la fa­mi­lia de In­da­le­cio no es­tá, su ca­sa es un gran sa­lón sin ha­bi­ta­cio­nes. No hay fo­to­gra­fías de fa­mi­lia­res ni mue­bles. El lugar más aco­ge­dor es la co­ci­na, don­de pre­pa­ran gran­des fi­le­tes de car­ne de va­ca y de ve­na­do. In­da­le­cio se emo­cio­na al con­tar que una vez per­si­guió un pu­ma du­ran­te tres días, has­ta que lo ca­zó por­que se es­ta­ba co­mien­do sus va­cas; pe­ro guar­da si­len­cio an­te la ca­be­za de ve­na­do que ador­na una de las pa­re­des de su ca­sa. Pa­ra él, co­mo pa­ra mu­chos, los ani­ma­les que ca­za por ne­ce­si­dad tie­nen un sig­ni­fi­ca­do diferente a los que ma­ta pa­ra sub­sis­tir. De unos se enor­gu­lle­ce; de los otros se aver­güen­za. Pa­ra Lin­da Or­jue­la, pro­fe­sio­nal de nue­vas áreas pro­te­gi­das en la Di­rec­ción Te­rri­to­rial Ori­no­quia de Par­ques Nacionales Na­tu­ra­les, y quien ha es­ta­do dia­lo­gan­do con la co­mu­ni­dad so­bre la de­cla­ra­to­ria du­ran­te los úl­ti­mos tres años, la cul­tu­ra lla­ne­ra tiene muy arrai­ga­do el con­su­mo de car­ne de ve­na­do, de tor­tu­ga, de ca­chi­ca­mo, de la­pa y de chi­güi­ro. Aun­que sa­ben que son ani­ma­les que de­ben pro­te­ger, es una cos­tum­bre muy di­fí­cil de cam­biar, es­pe­cial­men­te pa­ra la gen­te que vi­ve en las zo­nas ru­ra­les dis­per­sas de Arau­ca. Sin em­bar­go, ella ase­gu­ra que des­pués de ha­ber con­vi­vi­do con algunos lla­ne­ros, iden­ti­fi­có que quie­nes ge­ne­ran la pre­sión a es­tos eco­sis­te­mas no son los cam­pe­si­nos. “Son los ca­za­do­res que vie­nen de otros lu­ga­res y co­mer­cia­li­zan la car­ne de ma­ne­ra ile­gal en gran­des can­ti­da­des”, afir­ma.

“La na­tu­ra­le­za es­tá re­gu­lan­do es­te te­rri­to­rio”

En la ma­ña­na nos avi­san que es im­po­si­ble lle­gar a la fin­ca de Freddy, ya que el ca­ño Ju­rie­pe es­tá de­ma­sia­do al­to y, de in­ten­tar cru­zar­lo, po­dría arras­trar el trac­tor. Pa­ra no per­der el tiem­po, Lin­da nos lle­va a co­no­cer los es­te­ros, un lugar que en la ma­ña­na es la pis­ci­na de algunos lla­ne­ros y en las no­ches, el ho­gar de las ba­bi­llas. Co­mo el te­rreno es ar­ci­llo­so, el agua no es ab­sor­bi­da tan fá­cil­men­te, ra­zón por la que man­tie­nen inun­da­dos ocho meses en el año. Lin­da ase­gu­ra que es­to que es­ta­mos vien­do es un eco­sis­te­ma que se co­nec­ta con el área pro­te­gi­da, muy pa­re­ci­do al que íba­mos a ver al in­te­rior. “Es­te te­rri­to­rio es­tá sien­do re­gu­la­do por la na­tu­ra­le­za. Por la misma le­ja­nía y las di­fi­cul­ta­des de acceso, muy po­ca la gen­te vie­ne, de­bi­do a ello es­ta parte es­tá muy bien con­ser­va­da”, ex­pli­ca Lin­da. Y no mien­te. Sin en­trar al área pro­te­gi­da, ya se ve, a los le­jos, pe­que­ños ve­na­dos, co­ro­co­ras y al­gu­nas águi­las des­can­sa­do en la co­pa de los ár­bo­les. De ha­ber que­ri­do, In­da­le­cio hu­bie­ra ca­za­do a ese ve­na­do de­lan­te de to­dos y no es­ta­ría co­me­tien­do un crimen. Pues, aun­que en otras zo­nas pro­te­gi­das por el Es­ta­do la ca­za es un de­li­to am­bien­tal, en Ci­na­ru­co no es “tan así”. La idea de de­cla­rar es­ta área ba­jo la figura de Dis­tri­to de Ma­ne­jo In­te­gra­do, una ca­te­go­ría muy po­co usa­da en el país, es que exis­tan zo­nas que pue­dan ser apro­ve­cha­das por los cam­pe­si­nos y otras que sean es­tric­ta­men­te cla­si­fi­ca­das pa­ra la conservación –en es­te pro­yec­to aún no es­tán iden­ti­fi­ca­das–. Es decir, que las prác­ti­cas cam­pe­si­nas no se vean com­pro­me­ti­das por las ac­cio­nes de conservación, al­go que no ocu­rre con un par­que na­tu­ral o una re­ser­va. Sin em­bar­go, a pe­sar de que tie­nen li­ber­ta­des, Lin­da sos­tie­ne que sí van a re­gu­lar el trá­fi­co de fau­na y la co­mer­cia­li­za­ción de car­ne. Por eso, In­da­le­cio y Freddy no tie­nen re­pa­ro con la de­cla­ra­to­ria. Sa­ben que de­ben res­pon­der am­bien­tal­men­te por su en­torno, con la li­ber­tad de ca­zar un ve­na­do de vez en cuando o sos­te­ner el ga­na­do co­mo lo han he­cho du­ran­te años, sin que na­die lo im­pi­da. Pe­ro no es una opi­nión com­par­ti­da por to­das las per­so­nas que vi­ven en las más de 200 fin­cas que es­tán den­tro del área pro­te­gi­da. An­tes de la de­cla­ra­to­ria, 14 familias que vi­ven en la ve­re­da Las Pa­sa­das se ne­ga­ron a “apo­yar un pro­yec­to del que te­nían po­ca in­for­ma­ción”, ex­pre­sa Pa­tri­cia Var­gas, una de las cam­pe­si­nas que pre­fi­rió que­dar­se por fue­ra del área.

¿Qué pa­só?

En­tre las áreas pro­te­gi­das de Co­lom­bia, aún no exis­tía una mues­tra del eco­sis­te­ma de sa­ba­na eó­li­ca inun­da­ble, co­mo la que se en­cuen­tra en las lla­nu­ras de Arau­ca. Por ello, hace más de tres años Par­ques Nacionales Na­tu­ra­les, or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo WWF y WCS, y las fun­da­cio­nes Ar­gos y Ma­rio San­to Do­min­go se unie­ron pa­ra sa­car ade­lan­te la de­cla­ra­to­ria de Ci­na­ru­co.

Ade­más de con­tar­les a las co­mu­ni­da­des qué sig­ni­fi­ca es­tar den­tro de una área pro­te­gi­da, es­tas en­ti­da­des tam­bién se ase­gu­ra­ron de rea­li­zar un diag­nós­ti­co so­cial, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co de la re­gión. Es­te pri­mer acer­ca­mien­to arro­jó da­tos bá­si­cos: cuál es la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va de los lla­ne­ros de es­ta zo­na, sus cos­tum­bres y sus con­di­cio­nes de vi­da. Des­cu­brie­ron que mu­chas familias no tie­nen ti­tu­la­dos sus te­rre­nos. Incluso, en Arau­ca, Lin­da ha es­cu­cha­do que algunos con­ser­van cé­du­las que Si­món Bo­lí­var le en­tre­gó a sus lan­ce­ros, y que ac­tual­men­te sus fa­mi­lia­res pre­sen­tan co­mo tí­tu­los de pro­pie­dad. Tam­bién se en­te­ra­ron del con­flic­to que du­ran­te años han te­ni­do los co­lo­nos y rai­za­les con al­gu­nas co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas que es­tán ubi­ca­das a la ori­lla del río Ca­sa­na­re. In­da­le­cio es uno de ellos, y ha te­ni­do que ver mu­chas de sus va­cas ase­si­na­das con fle­chas. A sim­ple vis­ta to­do in­di­ca que los in­dí­ge­nas son el pro­ble­ma, pe­ro no. Exis­te in­for­ma­ción de que los an­ces­tros de es­tos in­dí­ge­nas fue­ron cruel­men­te ase­si­na­dos, tor­tu­ra­dos y des­pla­za­dos de sus tie­rras por los co­lo­nos, y que lo que en reali­dad bus­can es re­tor­nar a su lugar de ori­gen. El te­mor, de acuer­do con Pa­tri­cia, es que me­dian­te la de­cla­ra­to­ria lo lo­gren, y al mis­mo tiem­po ter­mi­nen sa­quea­do sus pro­pie­da­des, tal co­mo hoy su­ce­de. Un he­cho que, se­gún Freddy, va a crear pro­ble­mas en­tre algunos ha­bi­tan­tes. “Es­pe­re­mos que lle­gue­mos a un acuer­do. Es­te es el re­to más gran­de que tiene Par­ques en los pró­xi­mos años”, sen­ten­cia. Pe­ro ade­más, Pa­tri­cia acu­sa a esa or­ga­ni­za­ción de no ha­ber ofre­ci­do la in­for­ma­ción su­fi­cien­te so­bre lo que iba a su­ce­der con sus te­rre­nos y su ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. “La gen­te te­mía que su mo­do de su­per­vi­ven­cia cam­bia­ra, por­que no fue­ron cla­ros so­bre quién ad­mi­nis­tra­ría la zo­na. Cuando creí­mos que po­día ser Cor­po­ri­no­quia, sa­li­mos es­pan­ta­dos. Tam­po­co sa­bía­mos có­mo se iban a dis­tri­buir las zo­nas de con­ver­sa­ción, de tu­ris­mo, de pre­ser­va­ción y de restauración”, di­ce y lue­go du­da. Hoy, cree que no fue la me­jor de­ci­sión. “No fue bue­na idea ha­ber­nos re­ti­ra­do del pro­yec­to, por­que al no ser parte del área pro­te­gi­da, so­mos presa fá­cil de las pe­tro­le­ras”. De acuer­do con Ger­mán An­dra­de, bió­lo­go y pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Ad­mi­nis­tra­ción de la Uni­ver­si­dad de los An­des y quien co­no­ce la ri­que­za am­bien­tal de Ci­na­ru­co, hay mu­cha pre­sión de las pe­tro­le­ras en es­te de­par­ta­men­to, al pun­to de aca­bar con la sel­va de Arau­ca, co­no­ci­da co­mo el Ai­ri­co del Ma­cahuan. “Vi­si­té hace po­co la zo­na de Ca­ño Li­món, que es don­de se es­tá ha­cien­do ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra y, aun­que con­ser­van un gran po­lí­gono de sel­va, tam­bién se ve mu­cha de­fo­res­ta­ción”, ma­ni­fies­ta. A di­fe­ren­cia de Pa­tri­cia, Freddy pre­fi­rió con­fiar ‘a ojo ce­rra­do’ en es­te pro­yec­to, an­tes de que­dar en ma­nos de una pe­tro­le­ra, un he­cho que de­ja en evi­den­cia el te­mor de los cam­pe­si­nos de Arau­ca por las di­fe­ren­tes for­mas de ani­qui­la­ción de su en­torno. “Qui­se ha­cer parte de es­te pro­ce­so por­que es una ma­ne­ra de me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da y la de las es­pe­cies que hay en la zo­na. Ne­ce­si­ta­mos pro­tec­ción con­tra quie­nes quie­ren aca­bar con la ri­que­za que te­ne­mos aquí”. Ahora, el pa­so a se­guir de Freddy, las familias que es­tán den­tro del área pro­te­gi­da y Par­ques Nacionales Na­tu­ra­les es for­mu­lar, de aquí a un año, el plan de ma­ne­jo. Es decir, una guía de lo que quie­ren pro­te­ger y pre­ser­var en Ci­na­ru­co. “Hoy, con lo que res­ta de los recursos de alian­za con WWF y WCS, es­pe­ra­mos ini­ciar las pri­me­ras ac­cio­nes tem­pra­nas que he­mos iden­ti­fi­ca­do con las co­mu­ni­da­des. Por ejem­plo, una alian­za con la Agen­cia Na­cio­nal de Tie­rras, que nos per­mi­ti­rán avan­zar en ta­reas fun­da­men­ta­les. Por­que uno de los mie­dos de la gen­te es que si de­cla­ra­mos un área pro­te­gi­da, va­mos a sa­car a quie­nes no tie­nen tí­tu­lo, y eso no es cier­to”.

In­da­le­cio Oje­da, lla­ne­ro y ha­bi­tan­te de Ci­na­ru­co, ha­bla con pro­pie­dad so­bre la im­por­tan­cia de las sa­ba­nas inun­da­bles de la Ori­no­quía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.