Hi­jas del agua

Semana Sostenible - - CONTENID - Las mi­sak POR ÁN­GEL UNFRIED Las gu­na­du­le P OR DA­NIEL PI­NE­DA Las wa­yuu POR NA­TA­LIA BORRERO Las ar­hua­cas: POR­TA TI A NA RO­JAS

Hi­jas del agua, ex­po­si­ción en el Mu­seo San­ta Cla­ra, es el ini­cio de un pro­yec­to en co­la­bo­ra­ción de los ar­tis­tas Ana González y Ru­vén Afa­na­dor que ha­bla de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas más apar­ta­das y se­cre­tas de Co­lom­bia. Sus obras cuen­tan la his­to­ria de va­rias mu­je­res in­di­ge­nas. De las ma­dres. Las hi­jas. De su ca­pa­ci­dad co­mo crea­do­ras de ofi­cios an­ces­tra­les, de su fer­ti­li­dad, de su he­ren­cia que de­jan a tra­vés de lo ha­bla­do, de lo can­ta­do y de sus ma­nos ar­te­sa­nas. Hi­jas del agua es un ho­me­na­je a la mujer in­dí­ge­na co­lom­bia­na. Ya no co­mo víc­ti­ma de un con­flic­to, sino con to­do su po­der de trans­for­ma­ción en la so­cie­dad. A tra­vés de la in­tui­ción, del amor, de los ofi­cios, las mu­je­res encuentran un ca­mino pa­ra sa­nar las he­ri­das del pa­sa­do y se­guir es­cri­bien­do una nue­va his­to­ria en sus ves­ti­dos, sus ofi­cios y en la in­ti­mi­dad de su vi­da. Hi­jas del agua es el con­tac­to efí­me­ro de un fo­tó­gra­fo y una ar­tis­ta con un mun­do se­cre­to pa­ra mu­chos. Es la sor­pre­sa del en­cuen­tro con un uni­ver­so de sa­be­res an­ces­tra­les con se­res que son na­tu­ra­le­za, que son agua, río, mon­ta­ña, viento y sel­va, co­mo fau­nos de un cuen­to que nos mues­tran su mun­do por un so­lo mo­men­to. Na­da aquí es ra­cio­nal o fi­lo­só­fi­co. To­do aquí es ese mun­do que ha si­do aplas­ta­do por la gue­rra y la ra­zón. Es el uni­ver­so de la in­tui­ción, la crea­ti­vi­dad, la in­clu­sión y la crea­ción, opues­tos al mun­do de la con­quis­ta, de la de­pre­da­ción, del so­lo pen­sa­mien­to y la ra­zón. Hi­jas del agua re­fle­ja en sus obras lo que só­lo se ha con­ta­do, bor­dan­do los pen­sa­mien­tos, di­bu­jan­do la na­tu­ra­le­za y los sen­ti­mien­tos, to­do des­de la sen­ti­da mi­ra­da del corazón.

Al en­fren­tar es­tas obras de Ana González y Ru­ven Afa­na­dor, uno experimenta la sen­sa­ción de es­tar sien­do in­ter­pe­la­do por una mi­ra­da fron­tal, in­ten­sa, se­ve­ra. Esa mi­ra­da pue­de pro­ve­nir de un mercado inun­da­do de azul en el Cau­ca, de la des­con­cer­tan­te na­da del de­sier­to gua­ji­ro, de la sel­va re­cón­di­ta en el Ura­bá an­tio­que­ño o del pri­vi­le­gia­do pul­món con fal­da ma­ri­na que es la Sie­rra Ne­va­da. Las mu­je­res mi­sak, wa­yuu, gu­na­du­les y ar­hua­cas desafían al lente y al ob­ser­va­dor, sa­cu­di­do an­te la es­tre­me­ce­do­ra in­ten­si­dad de las imá­ge­nes, no pue­de ha­cer otra co­sa que agra­de­cer y pre­gun­tar­se quié­nes son. A lo lar­go de es­tas 22 pá­gi­nas, el equi­po de Se­ma­na Sos­te­ni­ble hace un es­fuer­zo por po­ner so­bre el pa­pel al­gu­nas de las in­son­da­bles ma­ne­ras de res­pon­der a esa pre­gun­ta en el ca­so de ca­da co­mu­ni­dad. Co­no­ci­mos las pri­me­ras imá­ge­nes del pro­yec­to Hi­jas del agua en la ex­po­si­ción abier­ta en el Claus­tro San­ta Cla­ra. En ese lugar cons­trui­do co­mo es­pa­cio de en­cie­rro, fui­mos tes­ti­gos de los múl­ti­ples contrastes y re­fle­jos en­tre las mu­je­res si­tua­das en co­lo­res so­bre las pa­re­des –las vír­ge­nes del Barroco– y las otras en in­ten­so blan­co y ne­gro so­bre el mó­du­lo cen­tral y el al­tar –las in­dí­ge­nas de es­ta se­rie–. El es­pa­cio del claus­tro es tan pro­pi­cio pa­ra las mon­jas de clau­su­ra co­mo pa­ra las in­dí­ge­nas de es­tas cua­tro co­mu­ni­da­des que aún con­ser­van esa tradición ri­tual; tam­bién el si­len­cio les re­sul­ta co­mún, en am­bos ca­sos im­pues­to por tradiciones re­ser­va­das a la voz can­tan­te mas­cu­li­na, sea es­ta la de un sa­cer­do­te o la de un ma­mo. Es­ta pri­me­ra fa­se de un pro­yec­to que bus­ca re­ve­lar las mi­ra­das de di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des co­lom­bia­nas se in­ter­nó en rin­co­nes ca­si inac­ce­si­bles de la ac­ci­den­ta­da geo­gra­fía na­cio­nal. La ex­pe­di­ción del fo­tó­gra­fo y la ar­tis­ta, re­su­mi­da en las pá­gi­nas fi­na­les de es­te es­pe­cial, fue posible gra­cias al apo­yo de la en­ton­ces pri­me­ra da­ma, Ma­ría Cle­men­cia Rodríguez de San­tos. Al se­guir­les los pa­sos, los pe­rio­dis­tas ex­pe­ri­men­ta­mos en car­ne propia ese ins­tan­te decisivo en el cual el des­con­cier­to de la es­pe­su­ra abre pa­so al asom­bro an­te una nue­va for­ma de luz. Los tex­tos que acom­pa­ñan a las imá­ge­nes cap­tu­ra­das por Afa­na­dor y González en cua­tro co­mu­ni­da­des co­lom­bia­nas dan cuen­ta de la he­te­ro­gé­nea ri­que­za de nues­tro acer­vo in­dí­ge­na. En Co­lom­bia vi­ven 87 pue­blos in­dí­ge­nas iden­ti­fi­ca­dos, dis­tri­bui­dos en 710 res­guar­dos a lo lar­go de 27 de­par­ta­men­tos del país. La den­si­dad de lo que na­rra­ban to­das las vo­ces en es­te pri­mer re­co­rri­do, tan­to en cuan­to a la es­pi­ri­tua­li­dad, la cul­tu­ra ma­te­rial, la reali­dad his­tó­ri­ca del país y los sen­si­bles con­flic­tos de gé­ne­ro, ha­cen inevi­ta­ble pre­gun­tar­se qué re­sul­ta­ría de un re­co­rri­do co­mo es­te, ex­pan­di­do a to­dos esos te­rri­to­rios, con el re­gis­tro de sus his­to­rias en sus 64 len­guas vi­vas. El diá­lo­go en­tre imá­ge­nes y tex­tos se com­ple­men­ta con una ex­cep­cio­nal ex­pe­rien­cia: ca­da pe­rio­dis­ta tu­vo en sus ma­nos la res­pon­sa­bi­li­dad de de­vol­ver a la co­mu­ni­dad las fo­tos to­ma­das por Ru­ven Afa­na­dor e in­ter­ve­ni­das por Ana González. Un ges­to de agra­de­ci­mien­to de los ar­tis­tas y una ex­cep­cio­nal car­ta de entrada pa­ra cual­quier re­por­te­ro: el pri­vi­le­gio de de­vol­ver, de ma­ne­ra con­cre­ta, al­go a la co­mu­ni­dad que tu­vo la generosidad de abrir las puer­tas de sus ca­sas. El re­gis­tro de esas en­tre­gas fue posible gra­cias a la pre­sen­cia de un equi­po de vi­deó­gra­fos que tra­ba­jó de la mano con los pe­rio­dis­tas y par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te de las en­tre­vis­tas. En con­jun­to, es­te ma­te­rial com­ple­ta un pro­yec­to de 360 gra­dos que echa mano de los recursos tec­no­ló­gi­cos y la ri­que­za de ca­da len­gua­je, sin de­jar de la­do las ca­pas de sig­ni­fi­ca­do más esen­cia­les a las que a ve­ces so­lo se pue­de ac­ce­der abrien­do bien los oí­dos y sen­tán­do­se a es­cu­char vo­ces fre­cuen­te­men­te si­len­cia­das. Al tiem­po que las tradiciones van trans­for­mán­do­se y al­gu­nas de ellas des­apa­re­cien­do, el fue­go y el agua siguen sien­do ele­men­tos que dan y qui­tan vi­da y la­ten en la co­ti­dia­ni­dad de es­tas co­mu­ni­da­des. Mien­tras te­jen –his­to­rias y mo­chi­las, mo­las y si­len­cios–, el fo­gón ar­de al ca­lor de la le­ña y el río re­sue­na al fon­do o se ex­tra­ña su voz an­te la dis­tan­cia del ja­güey más cer­cano. La pre­gun­ta por el fu­tu­ro de las tradiciones re­sue­na en las cua­tro co­mu­ni­da­des jun­to a esa otra pre­gun­ta que mo­ti­va los ex­ten­sos pies de fo­to que ahora siguen: ¿Quié­nes son? Hi­jas del agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.