Víc­ti­mas del clima

Semana Sostenible - - CONTENID -

El año pa­sa­do, cer­ca de 19 mi­llo­nes de per­so­nas per­die­ron sus ho­ga­res por cuen­ta de fe­nó­me­nos ex­tre­mos co­mo se­quías, in­cen­dios e inun­da­cio­nes. Son los dam­ni­fi­ca­dos de los desas­tres de ori­gen na­tu­ral, una ma­sa cre­cien­te de se­res hu­ma­nos pa­ra los que el mun­do no pa­re­ce te­ner res­pues­tas.

La gen­te hu­ye más del clima que de la vio­len­cia. Con­tra­rio a lo que po­dría su­po­ner­se, tor­men­tas, se­quías e inun­da­cio­nes ex­pul­san a mu­chas más per­so­nas de sus tie­rras que los con­flic­tos ar­ma­dos y la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. En un mun­do acos­tum­bra­do a que las gran­des cri­sis hu­ma­ni­ta­rias se pro­duz­can a la par de gue­rras que se pren­den y se apa­gan, los des­ajus­tes de la na­tu­ra­le­za es­tán cau­san­do una ca­tás­tro­fe si­len­cio­sa que al­te­ra la vi­da de mi­llo­nes y trans­for­ma la geo­gra­fía del mun­do co­no­ci­do. El año pa­sa­do, por ejem­plo, 30,6 mi­llo­nes de per­so­nas aban­do­na­ron sus ho­ga­res por cau­sas aje­nas a su vo­lun­tad, se­gún el Re­por­te Glo­bal so­bre Des­pla­za­mien­to In­terno (GRID, por sus si­glas en in­glés). Aun­que en paí­ses co­mo Si­ria, Irak y el Con­go la vio­len­cia se re­cru­de­ció y ge­ne­ró una mayor can­ti­dad de víc­ti­mas, el nú­me­ro de des­pla­za­dos in­ter­nos por es­te ti­po de con­flic­tos su­mó 11,8 mi­llo­nes. Los 18,8 mi­llo­nes de per­so­nas res­tan­tes hu­ye­ron pa­ra sal­var­se de la fu­ria de la na­tu­ra­le­za. Así lo hi­cie­ron los 4,3 mi­llo­nes de chi­nos que se vie­ron sor­pren­di­dos por unas inun­da­cio­nes sin pre­ce­den­tes en el sur del país, los 2,5 mi­llo­nes de fi­li­pi­nos que en me­nos de un mes per­die­ron sus ho­ga­res por dos tor­men­tas tro­pi­ca­les con­se­cu­ti­vas y los 1,7 mi­llo­nes de cu­ba­nos que es­ca­pa­ron de la fuer­za des­truc­ti­va del hu­ra­cán Irma. Es­ta­dos Uni­dos tu­vo esa misma ci­fra de dam­ni­fi­ca­dos por cuen­ta del hu­ra­cán Har­vey, y en­tre Pe­rú, que su­frió las peo­res inun­da­cio­nes en 20 años, y México, que en­fren­tó un te­rre­mo­to en sep­tiem­bre, su­ma­ron otros 500.000. Pe­ro no es que 2017 ha­ya si­do un año atí­pi­co en cuan­to a des­pla­za­dos por desas­tres de ori­gen na­tu­ral. De he­cho, se­gún el mis­mo re­por­te, ese año hu­bo un des­cen­so frente a los 24,2 mi­llo­nes que se re­gis­tra­ron en 2016, cuando re­pre­sen­ta­ron el 77 por cien­to del to­tal. Las mi­gra­cio­nes cli­má­ti­cas se han con­ver­ti­do en un fe­nó­meno cre­cien­te cu­yas di­men­sio­nes y con­se­cuen­cias aún es­ta­mos le­jos de cal­cu­lar. Co­mo ex­pli­ca Vi­cen­te An­ze­lli­ni, el co­lom­biano que coor­di­na la ela­bo­ra­ción del GRID, “la va­ria­ble de des­pla­za­mien­tos por desas­tres de ori­gen na­tu­ral se in­cor­po­ró en 2008 por­que nos di­mos cuen­ta de que co­bra­ba ca­da vez más re­le­van­cia a la ho­ra de me­dir es­tas di­ná­mi­cas. Des­de en­ton­ces, más de 225 mi­llo­nes de per­so­nas han te­ni­do que mi­grar por esas ra­zo­nes. Hoy es uno de los fac­to­res prin­ci­pa­les pa­ra ex­pli­car los mo­vi­mien­tos ma­si­vos de po­bla­ción en los paí­ses”.

¿Cul­pa del cam­bio cli­má­ti­co?

A es­tas al­tu­ras ya pa­re­ce ha­ber un con­sen­so so­bre la exis­ten­cia del cam­bio cli­má­ti­co y la ma­ni­fes­ta­ción ca­da vez más evi­den­te de sus efec­tos so­bre la vi­da co­ti­dia­na. Y en ca­so de que sur­gie­ran du­das, bas­ta­ría con apre­ciar la exis­ten­cia ca­da vez más re­pe­ti­ti­va de in­for­ma­cio­nes so­bre fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos ex­tre­mos que ocu­rren en los más di­ver­sos lu­ga­res del pla­ne­ta y que afec­tan a mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos. La más re­cien­te: las inun­da­cio­nes en el dis­tri­to de Ke­ra­la, en In­dia, que des­pla­za­ron a más de un mi­llón de per­so­nas ha­cia al­ber­gues de emer­gen­cia. Co­mo mues­tra un ar­tícu­lo del pe­rio­dis­ta Nat­ha­niel Rich en The New York Ti­mes, des­de hace 40 años cien­tí­fi­cos y po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses sa­bían que la emi­sión de ga­ses pro­ve­nien­tes de la com­bus­tión de pe­tró­leo y car­bón ge­ne­ra el ca­len­ta­mien­to pro­gre­si­vo del pla­ne­ta. Tam­bién que es­te pro­ce­so po­dría des­en­ca­de­nar gra­ves ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les por el des­ajus­te que se pro­du­ce en los ci­clos cli­má­ti­cos. Se­gún ese reportaje, la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta ya au­men­tó un gra­do cen­tí­gra­do des­de 1880, y aun­que pa­re­ce po­co, los efec­tos se es­tán vien­do en la ac­tua­li­dad. Y se ve­rán en el fu­tu­ro, incluso su­po­nien­do que las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes de­ja­ran de pro­du­cir­se hoy mis­mo. Pe­ro eso es­tá le­jos de ocu­rrir: el año pa­sa­do la hu­ma­ni­dad rom­pió su pro­pio récord al lan­zar a la at­mós­fe­ra 32.000 mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas de dió­xi­do de car­bono al tiem­po que al­can­za­ba la tem­pe­ra­tu­ra más al­ta des­de que se tie­nen re­gis­tros. En un re­por­te de 2012, el Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal de Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC) afir­mó que en es­te con­tex­to se al­te­ra la fre­cuen­cia, in­ten­si­dad, du­ra­ción, tiem­po y ubi­ca­ción de ries­gos cli­má­ti­cos len­tos y re­pen­ti­nos. Hace un par de semanas, un es­tu­dio del World Weat­her At­tri­bu­tion de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford en­con­tró que la ocu­rren­cia de un even­to ex­tre­mo es hoy dos ve­ces más pro­ba­ble que en la era prein­dus­trial, y la ci­fra va a se­guir au­men­tan­do a me­di­da que se ele­ven las tem­pe­ra­tu­ras en la tie­rra. Sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­do­ra Sa­rah Opitz, del Over­seas De­ve­lop­ment Ins­ti­tu­te, afir­ma que no to­dos los even­tos re­la­cio­na­dos con el clima pue­den ser atri­bui­dos al ca­len­ta­mien­to glo­bal. “Tor­men­tas, inun­da­cio­nes y se­quías han ocu­rri­do por mi­le­nios, y si bien el cam­bio cli­má­ti­co ha al­te­ra­do de for­ma de­mos­tra­ble la na­tu­ra­le­za y los ries­gos de ocu­rren­cia de es­tos fe­nó­me­nos, di­fe­ren­ciar co­rrec­ta­men­te sus efec­tos pue­de ayu­dar a que el tra­ta­mien­to del pro­ble­ma de los des­pla­za­dos por desas­tres na­tu­ra­les sea el ade­cua­do”. Opitz se re­fie­re a la po­ca con­fia­bi­li­dad que se les pue­de otor­gar a los di­ver­sos cálcu­los que se ha­cen res­pec­to al im­pac­to del ca­len­ta­mien­to glo­bal en los mo­vi­mien­tos ma­si­vos de po­bla­ción. “Tan­to pa­ra aten­der las mi­gra­cio­nes ac­tua­les co­mo pa­ra de­ter­mi­nar los ries­gos de que ocu­rran en el fu­tu­ro hay que te­ner en cuen­ta fac­to­res eco­nó­mi­cos, so­cia­les

y has­ta cul­tu­ra­les. En ese sen­ti­do, la po­bre­za jue­ga un pa­pel de­ter­mi­nan­te por­que es­tá de­mos­tra­do que las re­gio­nes de me­no­res in­gre­sos son mu­cho más vul­ne­ra­bles frente a los fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos ex­tre­mos”, ex­pli­ca. Un re­cien­te es­tu­dio pu­bli­ca­do por la re­vis­ta In­ter­na­tio­nal Jour­nal of En­vi­ron­men­tal Re­search and Pu­blic Health re­fuer­za es­ta idea: a mayor desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co, me­nor vul­ne­ra­bi­li­dad a los desas­tres na­tu­ra­les. Co­mo ex­pli­ca Gus­ta­vo Nagy, pro­fe­sor uru­gua­yo que par­ti­ci­pó en la in­ves­ti­ga­ción, “la inequi­dad y la fal­ta de in­ver­sión en sa­lud pú­bli­ca, su­ma­da a la ca­ren­cia de me­ca­nis­mos de alerta, pre­pa­ra­ción y respuesta, cau­san tan­to o más im­pac­to en el bie­nes­tar y la sa­lud hu­ma­nas que los even­tos en sí mis­mos”. Jus­ta­men­te, una de las sec­cio­nes del GRID es­tá de­di­ca­da a dis­cu­tir las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra en­fren­tar los des­pla­za­mien­tos in­ter­nos por desas­tres. En ella se afir­ma que los paí­ses de­ben de­jar de ver­los co­mo un “shock im­pre­vi­si­ble y ex­terno, y en cam­bio re­co­no­cer­los co­mo una res­pon­sa­bi­li­dad in­he­ren­te y con­tin­gen­te, que re­quie­ren in­ver­sio­nes nacionales e in­ter­na­cio­na­les en mi­ti­ga­ción del riesgo y adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co”. Es decir, hay que en­ten­der que es­tas va­ria­bles son de­ter­mi­nan­tes a la ho­ra de pla­near un ver­da­de­ro desa­rro­llo sos­te­ni­ble. En pa­la­bras de An­ze­lli, “te­ne­mos que pen­sar esas ci­fras del des­pla­za­mien­to in­terno co­mo el re­sul­ta­do de pro­ce­sos so­cia­les, eco­nó­mi­cos y eco­ló­gi­cos com­ple­jos. Aun­que es un he­cho que han au­men­ta­do los im­pac­tos de cier­tos even­tos na­tu­ra­les por cuen­ta del cam­bio cli­má­ti­co, pa­ra en­fren­tar los des­pla­za­mien­tos por es­te ti­po de desas­tres no bas­ta con me­jo­rar la respuesta hu­ma­ni­ta­ria, hay que pen­sar en có­mo se es­tán cons­tru­yen­do las ciu­da­des y usan­do los recursos na­tu­ra­les. Es­to lo que pro­po­ne es una dis­cu­sión so­bre el mo­de­lo de vi­da que que­re­mos ha­cia el fu­tu­ro co­mo hu­ma­ni­dad”.

BAIDOA, SO­MA­LIA. ABRIL, 2017.

Des­de hace 40 años cien­tí­fi­cos y po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses sa­bían que la emi­sión de ga­ses pro­ve­nien­tes de la com­bus­tión de pe­tró­leo y car­bón ge­ne­ra el ca­len­ta­mien­to pro­gre­si­vo del pla­ne­ta. MALAWI, ÁFRI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.