Es­ta­do de des­co­ne­xión

Semana Sostenible - - CONTENID - POR Ca­ro­li­na Urru­tia Vásquez

Por más tiem­po del que lle­va­mos an­cla­dos a un lugar al que lla­ma­mos ho­gar, los hu­ma­nos fui­mos nó­ma­das cu­yo tra­se­gar por el mun­do res­pon­día di­rec­ta­men­te al es­ta­do del clima, a la dis­po­ni­bi­li­dad de fru­tos y se­mi­llas pa­ra re­co­ger y de ani­ma­les pa­ra ca­zar. Pa­ra nues­tros an­te­pa­sa­dos, la di­vi­sión en­tre hom­bre y na­tu­ra­le­za hu­bie­se re­sul­ta­do ri­dí­cu­la; el hu­mano era una es­pe­cie más lu­chan­do por su su­per­vi­ven­cia en fran­ca com­pe­ten­cia con las es­pe­cies que lo ro­dea­ban. En su li­bro Sa­piens: de ani­ma­les a dio­ses, Yu­val Noah Ha­ra­ri hace un re­cuen­to fas­ci­nan­te de fac­to­res de coope­ra­ción y cohe­sión que per­mi­tie­ron que, de ma­ne­ra re­la­ti­va­men­te re­cien­te, los ho­mo sa­piens ocu­pá­ra­mos el trono de la ca­de­na ali­men­ti­cia. Ha­ra­ri des­cri­be tres re­vo­lu­cio­nes que lle­va­ron a ese re­sul­ta­do: la cog­ni­ti­va, la agrí­co­la y la cien­tí­fi­ca. Ade­más de con­du­cir­nos a la ci­ma evo­lu­ti­va y per­mi­tir­nos mul­ti­pli­car­nos y pro­pa­gar­nos por la su­per­fi­cie del pla­ne­ta, las tres re­vo­lu­cio­nes nos sa­ca­ron de la enor­me vul­ne­ra­bi­li­dad que re­pre­sen­ta­ba de­pen­der inexo­ra­ble­men­te de la na­tu­ra­le­za. Do­mar las se­mi­llas y los ani­ma­les pa­ra que es­tén a nues­tra dis­po­si­ción nos lle­vó a ins­ta­lar­nos en un so­lo lugar y a cons­truir –so­bre la ba­se de na­rra­ti­vas iden­ti­ta­rias com­ple­jas co­mo la religión y la na­ción– las ciu­da­des y ci­vi­li­za­cio­nes que hoy de­fi­nen la ex­pe­rien­cia humana ma­yo­ri­ta­ria­men­te ur­ba­na. Ese pro­ce­so lla­ma­do ci­vi­li­za­to­rio sin du­da ha fa­ci­li­ta­do la ex­pe­rien­cia humana. Tam­bién mo­di­fi­có de ma­ne­ra per­ma­nen­te el va­lor que le asig­na­mos a las co­sas, la for­ma en que su­fri­mos y lo que con­si­de­ra­mos her­mo­so. Un re­sul­ta­do es la nue­ví­si­ma dis­tan­cia en­tre no­so­tros y la na­tu­ra­le­za. Ese 75 por cien­to de la hu­ma­ni­dad que hoy vi­ve en las ciu­da­des tiene una in­ca­pa­ci­dad mar­ca­da pa­ra ser cons­cien­te del im­pac­to de sus ac­cio­nes so­bre el en­torno na­tu­ral y la con­se­cuen­cia que su de­gra­da­ción tiene en la ca­li­dad de la ex­pe­rien­cia humana. Re­sul­ta ur­gen­te po­ner so­bre la me­sa de dis­cu­sión si es prio­ri­ta­rio ha­bi­li­tar vías que per­mi­tan que quie­nes to­man las de­ci­sio­nes pon­gan en ja­que el equi­li­brio en­tre lo na­tu­ral y lo hu­mano. Re­cor­de­mos nues­tro lugar ori­gi­nal co­mo parte in­te­gral, y no co­mo amos y se­ño­res de la na­tu­ra­le­za. El pun­to de entrada a acer­car­nos a va­lo­rar de nue­vo nues­tro lugar en el mun­do na­tu­ral es es­té­ti­co. Tan so­lo un par de días de es­tar ro­dea­dos de esos pai­sa­jes po­dría cam­biar pa­ra siem­pre la ma­ne­ra en que to­ma­mos de­ci­sio­nes que afec­tan su be­lle­za. Parte de esa res­pon­sa­bi­li­dad es fa­mi­liar. Sería ideal que en el ho­gar se prio­ri­za­ra la ex­pe­rien­cia na­tu­ral co­mo parte de la edu­ca­ción de los niños. El Es­ta­do, sin em­bar­go, tiene un pa­pel im­por­tan­te pa­ra pro­mo­ver eso de la na­tu­ra­le­za co­mo he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va. No so­la­men­te prio­ri­zan­do ese apren­di­za­je en el cu­rrí­cu­lum for­mal, sino tam­bién ga­ran­ti­zan­do que los Par­ques Na­tu­ra­les sean ac­ce­si­bles pa­ra vi­si­tas cor­tas que no re­pre­sen­ten un es­fuer­zo eco­nó­mi­co des­me­di­do pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas. No sería exa­ge­ra­do, incluso, que hu­bie­se un re­qui­si­to de gra­do que re­qui­rie­ra una es­ta­día tra­ba­jan­do en un área pro­te­gi­da. Si ha­blar in­glés es hoy obli­ga­to­rio pa­ra que las per­so­nas triun­fen en un mun­do glo­ba­li­za­do, ha­blar tam­bién el idio­ma de la apre­cia­ción por la na­tu­ra­le­za es ne­ce­sa­rio pa­ra acer­car­nos a re­sol­ver los re­tos del cam­bio cli­má­ti­co y ase­gu­rar que sea posible la vi­da humana co­mo la co­no­ce­mos has­ta ahora.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.