ES­PE­CIAL CUM­BRE

Semana Sostenible - - CONTENID -

Se­ma­na Sos­te­ni­ble: ¿Cuál es la re­la­ción en­tre equi­dad de gé­ne­ro y sos­te­ni­bi­li­dad? Mi­chael Kauf­man:

La his­to­ria del pa­triar­ca­do ha si­do hom­bres do­mi­nan­do so­cie­da­des, hom­bres do­mi­nan­do mu­je­res, pe­ro tam­bién ha si­do hom­bres do­mi­nan­do a la na­tu­ra­le­za. Han po­di­do do­mi­nar­la has­ta cier­to pun­to, pe­ro eso no ha si­do sos­te­ni­ble, nos es­tá ma­tan­do. El pa­triar­ca­do nos ha lle­va­do has­ta un ca­lle­jón sin sa­li­da. Lo que te­ne­mos que ha­cer no es so­lo bus­car la equi­dad de gé­ne­ro, sino cons­truir so­cie­da­des con prin­ci­pios aso­cia­dos a la na­tu­ra­le­za y la di­ver­si­dad. Si va­mos a ge­ne­rar sos­te­ni­bi­li­dad te­ne­mos que mo­vi­li­zar a to­da la po­bla­ción. Te­ne­mos que apro­ve­char el co­no­ci­mien­to y las ca­pa­ci­da­des de li­de­raz­go de las mu­je­res.

S. S.: En Co­lom­bia el ma­chis­mo es más fuer­te en las áreas ru­ra­les. ¿Por qué cree que es­to pa­sa y qué se pue­de ha­cer pa­ra cambiarlo? M. K.:

Hay vio­len­cia con­tra las mu­je­res en to­das nues­tras so­cie­da­des. Las per­so­nas ri­cas dis­fra­zan me­jor la vio­len­cia. A los hom­bres les han di­cho to­da su vi­da que, co­mo hom­bres, es­tán en con­trol. Son los pro­vee­do­res, son los que to­man de­ci­sio­nes. Ahora bien, por cier­tas cir­cuns­tan­cias no su­ce­de y pien­so que los hom­bres que no sien­ten ese po­der en sus vi­das son los que vio­len­tan a las mu­je­res. Es­to sig­ni­fi­ca que te­ne­mos que de­cir­les a to­dos los hom­bres que son me­jor que eso, que co­mo hom­bres y pa­dres tie­nen tie­nen el de­re­cho a ser cariñosos.

S. S.: ¿Có­mo las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pue­den fa­vo­re­cer la equi­dad de gé­ne­ro? M. K.:

Ne­ce­si­ta­mos le­yes más fuertes que fo­men­ten pa­gos equi­ta­ti­vos. Ne­ce­si­ta­mos le­yes que exi­jan a las com­pa­ñías re­por­tar su con­tra­ta­ción y pro­mo­ción de mu­je­res. Ne­ce­si­ta­mos me­jo­res po­lí­ti­cas que apo­yen per­mi­sos por pa­ter­ni­dad y ma­ter­ni­dad. Ne­ce­si­ta­mos per­mi­tir a pa­dres y ma­dres el tiem­po pa­ra ocu­par­se de sus hi­jos y vol­ver al tra­ba­jo. Creo que tam­bién ne­ce­si­ta­mos cam­bios en le­yes so­bre los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos. Es ur­gen­te, y sé que es po­lé­mi­co, pe­ro las mu­je­res de­ben po­der ele­gir si re­pro­du­cir­se o no, de­ben te­ner acceso a abor­tos se­gu­ros.

S. S.: ¿Có­mo edu­car en equi­dad de gé­ne­ro? M. K.:

Es di­fí­cil, por­que co­mo hom­bres te­ne­mos que pen­sar en nues­tro com­por­ta­mien­to y nues­tras ac­ti­tu­des. Te­ne­mos que pen­sar en los mo­de­los que es­ta­mos dan­do a nues­tros hi­jos. ¿Les de­ci­mos o mostramos que hom­bre y mujer de­ben par­ti­ci­par igual­men­te en las ta­reas del ho­gar? Co­ci­nar, lim­piar y arre­glar co­sas en la ca­sa son ac­cio­nes que tan­to hom­bres y mu­je­res pue­den ha­cer.

“El fe­mi­nis­mo es lo me­jor que les ha pa­sa­do a los hom­bres”

Se­ma­na Sos­te­ni­ble: ¿Có­mo es que Co­lom­bia li­de­ró la ne­ce­si­dad de im­ple­men­tar los Ob­je­ti­vos del Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS)? Ji­me­na Pu­ya­na:

Co­lom­bia tu­vo un li­de­raz­go im­por­tan­te des­de el plan­tea­mien­to en­tre 2012 y 2015. Ja­lo­nó el pro­ce­so y lo­gró sen­tar a los paí­ses a ha­blar so­bre una agen­da de desa­rro­llo sos­te­ni­ble que fue­ra más allá de los plan­tea­mien­tos que se habían pro­pues­to con los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo del Mi­le­nio. Creo que ser un país me­ga­di­ver­so, al­ta­men­te vul­ne­ra­ble frente al cam­bio cli­má­ti­co, te­ner to­da­vía mu­chos re­tos en tér­mi­nos de su­pera­ción de la po­bre­za, pe­ro tam­bién el he­cho de con­tar con una ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal ro­bus­ta, nos hi­zo par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en los ODS.

S. S.: ¿Có­mo va el pro­ce­so del cum­pli­mien­to de las me­tas de los ODS? J. P.:

Al com­pa­rar los paí­ses de la OCDE frente a los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, Co­lom­bia no es­tá mal. Es uno de los po­cos que ha pre­sen­ta­do el re­por­te vo­lun­ta­rio frente al lo­gro de los ODS de es­te año. Uno de esos ob­je­ti­vos se­lec­cio­na­dos pa­ra el in­for­me fue el que co­rres­pon­de al agua. En es­te, Co­lom­bia pre­sen­ta avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos, pe­ro tam­bién mu­chos re­tos en pro­tec­ción de las fuen­tes hí­dri­cas. En general, los desafíos son in­men­sos. La in­sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra en es­te mo­men­to de la po­lí­ti­ca am­bien­tal pue­de po­ner un po­co en riesgo el avan­ce de los ODS, por­que es­ta es una agen­da que re­quie­re recursos, que re­quie­re alian­zas.

S. S.: ¿Qué sa­ben las re­gio­nes de es­ta agen­da? J. P.:

Ini­cial­men­te, des­de 2017, se hi­zo una se­lec­ción de zo­nas don­de ten­dría­mos fa­ci­li­dad de tra­ba­jar con las ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les. La idea era ha­cer un aná­li­sis de los prin­ci­pa­les ins­tru­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial y lo­cal de al­cal­días, go­ber­na­cio­nes y cor­po­ra­cio­nes au­tó­no­mas re­gio­na­les pa­ra ver, en eso que ellos pro­po­nen, qué tan­ta cohe­ren­cia hay con los ODS. En­con­tra­mos en Cho­có, Na­ri­ño, La Gua­ji­ra, San An­drés y To­li­ma asun­tos muy in­tere­san­tes, pe­ro tam­bién muy tris­tes. Por ejem­plo, el de­par­ta­men­to de La Gua­ji­ra no ve en el te­ma de ma­res y cos­tas una ne­ce­si­dad de in­ver­sión, que en los ODS es uno de los ob­je­ti­vos más im­por­tan­tes. En equi­dad de gé­ne­ro tam­bién hay un re­to.

S. S.: ¿Afec­ta la re­duc­ción del pre­su­pues­to del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te pa­ra el pe­rio­do 2018-2019? J. P.:

Nos va a afec­tar mu­cho. Uno de los pro­pó­si­tos de los ODS es la pro­tec­ción de los eco­sis­te­mas te­rres­tres y acuá­ti­cos, lo cual se lo­gra, en gran parte, con las áreas pro­te­gi­das. Pe­ro re­sul­ta que no cuen­tan con el fi­nan­cia­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra cum­plir con esa la­bor. Eso nos in­di­ca que es una me­ta en riesgo.

Sin pla­ta no hay ODS

Se­ma­na Sos­te­ni­ble: En su ex­pe­rien­cia, ¿cuál es la cla­ve pa­ra mo­vi­li­zar una co­mu­ni­dad? Joe Ma­diath:

La co­mu­ni­dad tiene que dar­se cuen­ta de que es por su bien y tiene que com­prar­te esa idea. De­be asu­mir su rol en el pro­yec­to. Ini­cial­men­te es muy di­fí­cil por­que, no sé en Co­lom­bia, pe­ro en In­dia mu­cha gen­te es­tá lle­gan­do a las co­mu­ni­da­des a ofre­cer co­sas: el go­bierno, bu­ró­cra­tas, gen­te opor­tu­nis­ta que bus­ca apro­ve­char­se pa­ra ob­te­ner al­go, to­do di­cien­do “te da­ré sa­ni­dad, agua y un mon­tón de co­sas más”. Por eso son muy des­con­fia­dos. Los pri­me­ros pro­yec­tos son muy di­fí­ci­les. Pe­ro a me­di­da que la gen­te em­pie­za a ver más y más van lle­gan­do y en­ten­dien­do, sus du­das em­pie­zan a dis­mi­nuir y coope­ran con mayor fa­ci­li­dad.

S. S.: ¿Có­mo lo­grar que las co­mu­ni­da­des en­tien­dan que al me­jo­rar el me­dioam­bien­te tam­bién lo ha­rán sus con­di­cio­nes de sa­lud? J. M.:

Hay cual­quier can­ti­dad de prue­bas de la re­la­ción en­tre am­bas co­sas. Cuando me­jo­ran las con­di­cio­nes me­dioam­bien­ta­les la ca­li­dad y la can­ti­dad del agua me­jo­ra. La dis­po­ni­bi­li­dad de pas­tos pa­ra los ani­ma­les in­cre­men­ta, así co­mo la dis­po­ni­bi­li­dad de te­rreno pa­ra ellos, por ejem­plo. Es al­go que las co­mu­ni­da­des pue­den ex­pe­ri­men­tar en un tiem­po tan cor­to co­mo en cua­tro o cin­co años.

S. S.: Há­ble­nos un po­co de có­mo fue la re­la­ción en­tre los pro­yec­tos de sa­ni­dad de Gram Vi­kas y el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res en la co­mu­ni­dad. ¿Cuál es la im­por­tan­cia de abor­dar es­tas in­ter­ven­cio­nes con un en­fo­que de gé­ne­ro? J. M.:

El agua y la sa­ni­dad, es­pe­cial­men­te pa­ra las mu­je­res, fue el fo­co de nues­tro pro­yec­to. Por­que la pri­va­ci­dad pa­ra ellas es muy im­por­tan­te en cuan­to a te­ner que a ha­cer sus ne­ce­si­da­des al ai­re li­bre. Por eso, cuando tie­nen la opor­tu­ni­dad de cons­truir un cuar­to de ba­ño con al­go de pri­va­ci­dad, su ca­li­dad de vi­da me­jo­ra. Y los hom­bres tam­bién en­ten­die­ron que me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de ellas me­jo­ra­ba la de to­dos en la co­mu­ni­dad. La ma­yo­ría de so­cie­da­des en vías de desa­rro­llo no con­si­de­ran la equi­dad de gé­ne­ro y pien­san que los hom­bres son su­pe­rio­res. Cam­biar eso es al­go que to­ma mu­cho tiem­po.

S. S.: ¿Qué es­tra­te­gias se pue­den usar pa­ra dis­mi­nuir el desbalance de con­di­cio­nes que tie­nen las re­gio­nes más apar­ta­das? J. M.:

A me­nu­do, las al­deas son muy pe­que­ñas pa­ra te­ner con­di­cio­nes mí­ni­mas de ca­li­dad de vi­da. Te­ner una es­cue­la de 10 a 15 niños es im­po­si­ble, o el acceso a un den­tis­ta o a un mé­di­co no es posible. Ade­más, al me­nos en In­dia, la ma­yo­ría de las al­deas no tie­nen ca­rre­te­ras ni me­dios pa­ra co­mu­ni­car­se. En­ton­ces una bue­na es­tra­te­gia es rea­li­zar in­ter­ven­cio­nes co­mo agru­par va­rias al­deas y co­nec­tar­las.

“Los re­por­tes son atrac­ti­vos pa­ra in­ver­so­res y con­su­mi­do­res”

Se­ma­na Sos­te­ni­ble: ¿En qué con­sis­te el Pro­gra­ma de Ne­go­cios Com­pe­ti­ti­vos pa­ra Py­mes del GRI? Ast­hil­dur Hjal­ta­dot­tir: Las py­mes (pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas) son la ba­se de la eco­no­mía glo­bal, ya que con­for­man apro­xi­ma­da­men­te el 90% de las em­pre­sas a ni­vel mun­dial. Des­de que el GRI se es­ta­ble­ció, en 1997, he­mos es­ta­do pro­mo­vien­do re­por­tes de sos­te­ni­bi­li­dad que son tendencia ma­yo­ri­ta­ria en las gran­des com­pa­ñías. Ha si­do his­tó­ri­ca­men­te más di­fí­cil com­pro­me­ter a las py­mes por­que pien­san que es­tos re­por­tes so­lo son pa­ra gran­des com­pa­ñías. Es­te pro­gra­ma ac­ce­de a las py­mes me­dian­te la ca­de­nas glo­ba­les de va­lor, pues mu­chas son pro­vee­do­ras de gran­des com­pa­ñías. De es­te mo­do se crea el en­la­ce. S. S.: ¿Cuá­les son los be­ne­fi­cios de ha­cer re­por­tes de sos­te­ni­bi­li­dad? A. H.: Es­to es be­ne­fi­cio­so tan­to pa­ra las gran­des com­pa­ñías co­mo pa­ra las py­mes por­que las pri­me­ras se­rán ca­pa­ces de ob­te­ner in­for­ma­ción que ne­ce­si­tan en el mis­mo for­ma­to que es­tán usan­do en sus re­por­tes. Las py­mes, en cam­bio, po­drán en­ten­der có­mo pue­den lle­var su ne­go­cio de una ma­ne­ra más sos­te­ni­ble y me­jo­rar su ges­tión. Los re­por­tes son atrac­ti­vos pa­ra in­ver­so­res y con­su­mi­do­res. En Co­lom­bia, mu­chas py­mes ya es­tán ter­mi­nan­do su pri­mer re­por­te y en­ten­die­ron que tie­nen que me­jo­rar pa­ra al­can­zar sus me­tas en el fu­tu­ro. El pro­gra­ma ha si­do muy exi­to­so, ya que te­ne­mos mu­chos alia­dos lo­ca­les que nos ayu­dan a im­ple­men­tar el pro­gra­ma. S. S.: ¿Cuá­les son los es­tán­da­res más im­por­tan­tes del GRI pa­ra las py­mes? A. H.: Los 36 es­tán­da­res del GRI cu­bren tres áreas prin­ci­pa­les: eco­nó­mi­ca, me­dioam­bien­tal y so­cial. Es­tos es­tán­da­res re­co­rren te­mas co­mo las mi­sio­nes em­pre­sa­ria­les, sa­lud y se­gu­ri­dad ocu­pa­cio­nal, pre­sen­cia en el mercado, et­cé­te­ra. Hay una gran va­rie­dad de te­mas. Lo im­por­tan­te pa­ra las py­mes en el mo­men­to de co­men­zar a usar los es­tán­da­res GRI es por su­pues­to no re­por­tar so­bre to­dos los te­mas. . El he­cho de que las py­mes emi­tan re­por­tes de sos­te­ni­bi­li­dad con es­tán­da­res glo­ba­les de­mues­tra una to­ma de po­se­sión de las pro­pias ac­tua­cio­nes sos­te­ni­bles. La for­ma co­mo los es­tán­da­res es­tán di­se­ña­dos pue­den ser usa­dos por cual­quier ti­po de or­ga­ni­za­ción. S. S.: ¿Qué es­tán ha­cien­do por la equi­dad de gé­ne­ro? A. H.: Las em­pre­sas que es­tán en el Pro­gra­ma de Ne­go­cios Com­pe­ti­ti­vos pa­ra Py­mes, co­mo cual­quier otro ne­go­cio, con­si­de­ran re­le­van­te emi­tir re­por­tes que res­pon­dan es­pe­cí­fi­ca­men­te pre­gun­tas so­bre equi­dad de gé­ne­ro. Creo que las py­mes no son tan di­fe­ren­tes de las gran­des com­pa­ñías, ya que se preo­cu­pan por el per­so­nal y tam­bién quie­ren me­jo­rar. Pa­ra ellas es cru­cial re­te­ner su per­so­nal y ser ca­pa­ces de cre­cer y ofre­cer más pues­tos de tra­ba­jo, por lo que la equi­dad de gé­ne­ro es una de sus prio­ri­da­des.

MI­CHAEL KAUF­MAN Con­fe­ren­cis­ta, es­cri­tor y con­sul­tor. Hi­zo parte de la Cum­bre de Sos­te­ni­bi­li­dad. Es co­fun­da­dor de la Cam­pa­ña del La­zo Blan­co, un mo­vi­mien­to de hom­bres que lu­chan por ter­mi­nar la vio­len­cia con­tra las mu­je­res.

JI­ME­NA PU­YA­NA

Lo­grar las me­tas de la Agen­da 2030 es ta­rea y com­pro­mi­so de to­dos. Ji­me­na Pu­ya­na, ofi­cial de me­dioam­bien­te y desa­rro­llo sos­te­ni­ble del PNUD Co­lom­bia, ha­bló so­bre có­mo va el país en es­ta ta­rea.

JOE MA­DIATH

Fun­da­dor de Gram Vi­kas, im­pul­só por años el em­po­de­ra­mien­to y desa­rro­llo de al­deas en su na­tal In­dia me­dian­te la cons­truc­ción de ba­te­rías sa­ni­ta­rias. Se­ma­na Sos­te­ni­ble ha­bló con él so­bre có­mo ge­ne­rar el cam­bio en pe­que­ñas co­mu­ni­da­des.

AST­HIL­DUR HJAL­TA­DOT­TIR

Di­rec­to­ra de Re­gio­nes e Im­ple­men­ta­ción de Pro­yec­tos de la Glo­bal Re­por­ting Ini­tia­ti­ve (GRI) y con­fe­ren­cis­ta de la pa­sa­da Cum­bre de Sos­te­ni­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.