La pre­gun­ta so­bre el abor­to... ...es otra

Con la ley o sin ella, con la opi­nión pú­bli­ca a fa­vor o en con­tra, la reali­dad es que las mu­je­res abor­tan. El de­ba­te no es ‘sí’ o ‘no’ al abor­to, sino có­mo se cum­ple lo es­ta­ble­ci­do y si es ne­ce­sa­rio avan­zar ha­cia la des­pe­na­li­za­ción to­tal.

Semana Sostenible - - TENDENCIAS - POR Angie Pa­la­cio Sán­chez* Ilustración de Vi­vian Pan­to­ja

En Co­lom­bia se ha­cen cer­ca de 400.000 abor­tos anua­les, se­gún es­ti­ma el Ins­ti­tu­to Gutt­ma­cher de Nue­va York. Las ci­fras dis­po­ni­bles pa­ra 2017 in­di­can que más del 90 por cien­to de ellos son ile­ga­les. Pro­fa­mi­lia re­por­tó 10.514 abor­tos y Orién­ta­me, 10.411. ¿Y el res­to? Ni cal­cu­lan­do los pro­ce­di­mien­tos ade­lan­ta­dos por las EPS los abor­tos le­ga­les al­can­zan un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo fren­te a las es­ta­dís­ti­cas de la or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se.

Des­de ha­ce 12 años el abor­to en Co­lom­bia se des­pe­na­li­zó en ca­so de vio­la­ción, mal­for­ma­ción del fe­to o de ries­go de la sa­lud de la mu­jer. Es­ta úl­ti­ma cau­sal ad­hie­re a la de­fi­ni­ción de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud: la sa­lud co­mo un es­ta­do de bie­nes­tar in­te­gral (men­tal, eco­nó­mi­co, so­cial y emo­cio­nal), y no so­lo au­sen­cia de en­fer­me­dad. Sin em­bar­go, las mu­je­res si­guen en­fren­tan­do ba­rre­ras pa­ra ac­ce­der a es­te ser­vi­cio. Se­gún Mó­ni­ca Roa, au­to­ra de la de­man­da de des­pe­na­li­za­ción del abor­to en 2006, uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los es la fal­ta de co­no­ci­mien­to. “La ma­yo­ría de mu­je­res y ni­ñas no co­no­ce es­te de­re­cho ni los al­can­ces de las cau­sa­les, es­pe­cial­men­te la de sa­lud, que es am­plia. El go­bierno no ha he­cho una la­bor in­for­ma­ti­va y pe­da­gó­gi­ca”. Las in­ter­pre­ta­cio­nes res­tric­ti­vas de la ley, ge­ne­ral­men­te aso­cia­das con las creen­cias o pre­jui­cios de los pres­ta­do­res de ser­vi­cios de sa­lud, es otro obs­tácu­lo. Un es­tu­dio de la Me­sa por la Vi­da y la Sa­lud de las Mu­je­res ana­li­zó 90 ca­sos de In­te­rrup­ción Vo­lun­ta­ria del Em­ba­ra­zo (IVE) en­tre 2016 y 2018 y se­ña­ló an­te la Su­pe­rin­ten­den­cia de Sa­lud a las EPS que peor atien­den las so­li­ci­tu­des. El re­sul­ta­do: Com­pen­sar, Sa­ni­tas, Ca­fe­sa­lud y Sa­lud To­tal fue­ron las que más in­cum­plie­ron la ley y ne­ga­ron abor­tos. Se­gún Ju­lia­na Mar­tí­nez, coor­di­na­do­ra de la Me­sa, Com­pen­sar es ejem­plo de la ca­rre­ra de obs­tácu­los que pue­de sig­ni­fi­car ac­ce­der a un abor­to le­gal. “Pre­sen­tan di­la­cio­nes y ma­los tra­tos. En­vían a las mu­je­res a lu­ga­res que no exis­ten, a aten­ción pre­na­tal o a cen­tros de adop­ción. Re­cien­te­men­te acom­pa­ña­mos a 39 mu­je­res, de las cua­les 27 se en­con­tra­ron con obs­tácu­los de es­te ti­po”. La ob­je­ción de con­cien­cia, por su la­do, no ten­dría que ser una ba­rre­ra, pe­ro su abu­so sí lo es: se pre­sen­ta cuan­do se adop­ta tá­ci­ta­men­te co­mo una po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal o cuan­do quien ob­je­ta con­cien­cia no da in­for­ma­ción y obs­ta­cu­li­za el pro­ce­so. “La ob­je­ción de con­cien­cia so­lo la pue­de ha­cer una per­so­na y no pue­de te­ner car­gos di­rec­ti­vos ni ad­mi­nis­tra­ti­vos. Quien lo ha­ce tie­ne la

En 2008, so­lo 322 de los 400.000 abor­tos anua­les se ha­cían den­tro del sis­te­ma de sa­lud. Tras los avan­ces pa­ra que las mu­je­res pue­dan ac­ce­der al abor­to le­gal, la ci­fra pa­só a 5688 en 2013 y a más de 20.000 en 2017.

obli­ga­ción de in­for­mar bien a las mu­je­res y de­ri­var­las a otros pres­ta­do­res que pue­dan brin­dar el ser­vi­cio sin obs­ta­cu­li­zar su de­re­cho”, ase­gu­ra la abo­ga­da Mó­ni­ca Roa y se­ña­la que los ca­sos más preo­cu­pan­tes son los de quie­nes son ob­je­to­res pe­ro no lo di­cen, de ma­ne­ra que “usan su au­to­ri­dad pa­ra in­ci­dir en la de­ci­sión de las mu­je­res o dar­les in­for­ma­ción fal­sa”. Des­pe­na­li­za­ción so­cial El pa­sa­do 13 de no­viem­bre, du­ran­te el ‘Diá­lo­go in­ter­ge­ne­ra­cio­nal por el de­re­cho al abor­to en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be’, la mé­di­ca fe­mi­nis­ta chi­le­na Ma­ri­sa Ma­ta­ma­la di­jo que es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar en la des­pe­na­li­za­ción so­cial del abor­to y na­tu­ra­li­zar­lo co­mo un he­cho de la vi­da co­ti­dia­na. A eso mis­mo apun­tan Roa y Mar­tí­nez, co­mo una de las ma­ne­ras de so­ca­var las ta­lan­que­ras que se les po­ne a quie­nes solicitan el IVE. Pa­ra Roa, ju­rí­di­ca­men­te exis­ten cla­ri­da­des. Lo que ha­ce fal­ta es una trans­for­ma­ción cul­tu­ral que pro­mue­va el res­pe­to por las de­ci­sio­nes de las mu­je­res y por las le­yes. “La dis­cu­sión no es abor­to sí o no. Eso ya la Corte lo de­ci­dió y los pres­ta­do­res de ser­vi­cios mé­di­cos ten­drían que res­pe­tar el de­re­cho y no pri­vi­le­giar sus po­si­cio­nes per­so­na­les”. Pa­ra Ju­lia­na, hay ba­rre­ras que tie­nen que ver con la ne­ga­ción de la ca­pa­ci­dad mo­ral de las mu­je­res pa­ra to­mar de­ci­sio­nes so­bre su vi­da y su cuer­po, así que les pi­den au­to­ri­za­cio­nes de ter­ce­ros, cuan­do ya la Corte ha ex­pre­sa­do que la de­ci­sión es de ellas. “No se tra­ta de reabrir de­ba­tes so­bre si el abor­to es le­gal o no ¡Es un de­re­cho! De ahí en ade­lan­te to­dos po­de­mos te­ner po­si­cio­nes per­so­na­les. Por ejem­plo, tú no dis­cu­tes si el di­vor­cio es le­gal o no así no es­tés de acuer­do con él. Es un de­re­cho y el que quie­ra se di­vor­cia. Es­te es el co­ra­zón de la dis­cri­mi­na­ción: pue­de ha­ber po­si­cio­nes di­ver­sas, pe­ro no se pue­de li­mi­tar el de­re­cho”, agre­gó. Des­pe­na­li­za­ción to­tal Se­gún la Coor­di­na­do­ra de la Me­sa pa­ra la Vi­da y la Sa­lud de las Mu­je­res, la le­ga­li­dad in­com­ple­ta se ex­pre­sa en to­das es­tas ba­rre­ras, pues el sis­te­ma ac­tual de­ja mu­cha po­tes­tad a quie­nes ope­ran la ley y la in­ter­pre­tan: “Des­de el por­te­ro y la en­fer­me­ra que son ob­je­to­res de con­cien­cia has­ta el mé­di­co que di­ce: ‘sí te ha­go el abor­to pe­ro has­ta tal se­ma­na’”.

Es­to se tra­du­ce en de­sigual­dad y ex­clu­sión, pues aten­cio­nes co­mo las de las EPS cau­san que las mu­je­res con re­cur­sos pre­fie­ren so­li­ci­tar un ser­vi­cio pri­va­do y las mu­je­res con me­nos opor­tu­ni­da­des ter­mi­nen sien­do ma­dres con­tra su vo­lun­tad o arries­gan­do su vi­da en lu­ga­res ile­ga­les. Es de­cir que el abor­to se con­vier­te en un pri­vi­le­gio de cla­se, et­nia, edad y ubi­ca­ción te­rri­to­rial. Abor­tar aún es un de­li­to se­gún el Có­di­go Pe­nal, a pe­sar de que en 2016 la Fis­ca­lía sa­có una di­rec­ti­va di­cien­do que no es de in­te­rés pa­ra el Es­ta­do y que to­do ca­so de abor­to que co­noz­ca una au­to­ri­dad ju­di­cial se de­be interpretar a la luz de las cau­sa­les. La Me­sa co­no­ció en­tre 2017 y 2018 al me­nos diez ca­sos de cri­mi­na­li­za­ción. Mu­je­res que ac­ce­dían al sis­te­ma de sa­lud por al­gu­na de las cau­sa­les eran aco­sa­das con ame­na­zas de ju­di­cia­li­za­ción. “Acom­pa­ña­mos el ca­so de una me­nor de 15 años que ac­ce­dió por vio­len­cia se­xual. Lle­ga­ron hom­bres del CTI a lle­var­se el fe­to ‘co­mo prue­ba de ho­mi­ci­dio’. Su ma­dre fue hos­ti­ga­da por fun­cio­na­rios de la Fis­ca­lía, que le de­cían que de­bía es­tar muy se­gu­ra de la vio­len­cia se­xual. En un sis­te­ma co­mo es­te, el si­guien­te pa­so de­be ser la des­pe­na­li­za­ción to­tal”. En la mis­ma lí­nea, la abo­ga­da Vi­via­na Bohór­quez, can­di­da­ta a doc­to­ra en De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de los An­des, ase­gu­ra que si bien la sen­ten­cia de 2006 es his­tó­ri­ca, lo ideal es que las mu­je­res de­ci­dan su abor­to sin in­ter­me­dia­cio­nes. “la ley se ba­só mu­cho en de­re­chos y po­co en co­sas prác­ti­cas, y fi­nal­men­te esas co­sas prác­ti­cas son ope­ra­das por los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud. Hay que ser crí­ti­cos so­bre su rol”. Bohór­quez coin­ci­de en que la dis­cu­sión hoy de­be cen­trar­se en la eli­mi­na­ción del abor­to del Có­di­go Pe­nal. “Ade­más de ser un de­li­to in­efi­cien­te, en­vía el men­sa­je simbólico de que se es­tá ha­cien­do al­go mal”. Has­ta aho­ra, nin­gún país La­ti­noa­me­ri­cano lo ha he­cho, mien­tras que un país co­mo Ca­na­dá, que no tie­ne nin­gún ti­po de res­tric­ción, tie­ne la ta­sa más ba­ja del mun­do. Sin em­bar­go, co­mo con­clu­ye Mó­ni­ca Roa, “hay una ten­den­cia en La­ti­noa­mé­ri­ca: la ma­rea ver­de nos con­ta­gió a to­das y es­tá li­de­ra­da por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que se­rán pro­ta­go­nis­tas de es­ta nue­va eta­pa del de­ba­te”. *Se­gún un in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud y el Ins­ti­tu­to Gutt­ma­cher.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.