La sos­te­ni­bi­li­dad co­mo im­pul­so­ra de la ren­ta­bi­li­dad

Semana Sostenible - - TENDENCIAS - POR Sol Bea­triz Aran­go M. Vi­ce­pre­si­den­ta de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble Gru­po Nu­tre­sa

Es bas­tan­te co­mún en el mun­do em­pre­sa­rial oír ha­blar de la sos­te­ni­bi­li­dad co­mo un po­lo opues­to a la ren­ta­bi­li­dad. En­tre otros, la pri­me­ra se aso­cia con ma­yo­res cos­tos de pro­duc­ción y de in­su­mos, así co­mo con el cum­pli­mien­to de estándares y cer­ti­fi­ca­cio­nes que res­tan com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca a las com­pa­ñías. No obs­tan­te, una es­tra­te­gia de sos­te­ni­bi­li­dad pue­de ofre­cer ele­men­tos de di­fe­ren­cia­ción, pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia in­me­jo­ra­bles, una ade­cua­da an­ti­ci­pa­ción de ca­ra a los ries­gos y, so­bre to­do, la po­si­bi­li­dad de iden­ti­fi­car y ca­pi­ta­li­zar opor­tu­ni­da­des, ge­ne­ran­do, al mis­mo tiem­po, va­lor pa­ra to­dos los gru­pos de in­te­rés, in­clu­yen­do, por su­pues­to, a los due­ños o ac­cio­nis­tas. Pues­ta en una lí­nea de tiem­po, la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial ha avan­za­do des­de una vi­sión de­fen­si­va de “es­to no es con­mi­go”, pa­san­do por una de cum­pli­mien­to de “ha­go lo mí­ni­mo ne­ce­sa­rio” has­ta lle­gar a una vi­sión proac­ti­va des­de la que se ha apro­pia­do la sos­te­ni­bi­li­dad co­mo una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra cum­plir con las pro­me­sas de va­lor. Con el fin de lograr di­cha tran­si­ción, ha si­do ne­ce­sa­rio que se re­co­noz­can di­fe­ren­tes en­fo­ques que, des­de la sus­ten­ta­bi­li­dad, pue­den con­tri­buir a la ren­ta­bi­li­dad or­ga­ni­za­cio­nal. Des­de la ges­tión de ries­gos, la sos­te­ni­bi­li­dad man­tie­ne a las em­pre­sas en cons­tan­te sen­ti­do de vigilancia. No so­lo las lle­va a leer per­ma­nen­te­men­te el en­torno en el que se desen­vuel­ven, sino tam­bién a iden­ti­fi­car ten­den­cias, a ha­cer bench­mar­king y a par­ti­ci­par de ma­ne­ra res­pon­sa­ble en la agen­da pú­bli­ca. To­do es­to ge­ne­ra ca­pa­ci­da­des de an­ti­ci­pa­ción, adap­ta­ción al cam­bio y apro­ve­cha­mien­to de las opor­tu­ni­da­des. Des­ta­co, en se­gun­do lu­gar, la pro­duc­ti­vi­dad. La con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, la en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal y el ba­jo cli­ma la­bo­ral no son más que el re­fle­jo de una ne­ce­si­dad la­ten­te de me­jo­rar la asig­na­ción y el ma­ne­jo de los re­cur­sos. Prác­ti­cas de ecoe­fi­cien­cia per­mi­ten en­ton­ces re­du­cir el con­su­mo de in­su­mos y la dis­mi­nu­ción de pa­gos por ser­vi­cios de tra­ta­mien­to y dis­po­si­ción, así co­mo apro­ve­char los in­cen­ti­vos y el ac­ce­so al ca­pi­tal. De es­te mo­do, los en­tor­nos la­bo­ra­les ade­cua­dos me­jo­ran la atrac­ción y re­ten­ción del ta­len­to, e incrementan el bie­nes­tar y el cli­ma la­bo­ral. Es­tos fac­to­res no so­lo re­du­cen los cos­tos aso­cia­dos a la ro­ta­ción de los em­plea­dos, sino que tam­bién au­men­tan su pro­duc­ti­vi­dad y com­pro­mi­so. En ter­cer lu­gar, el diá­lo­go cer­cano, tras­pa­ren­te y per­ma­nen­te −ba­se de un co­rrec­to re­la­cio­na­mien­to con gru­pos re­la­cio­na­dos− per­fec­cio­na las in­te­rac­cio­nes con es­tos, cons­tru­ye re­la­cio­nes de con­fian­za, fa­ci­li­ta la li­cen­cia so­cial pa­ra ope­rar y ex­po­ne opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra­mien­to con­jun­to en la ca­de­na de va­lor. De la mis­ma ma­ne­ra, cons­tru­ye alian­zas y su­ma es­fuer­zos pa­ra al­can­zar pro­pó­si­tos co­mu­nes que en la in­di­vi­dua­li­dad no se­rían po­si­bles o cu­ya po­ten­cia y al­can­ce se­ría in­fe­rior. Fi­nal­men­te, la in­no­va­ción, vis­ta des­de de la sos­te­ni­bi­li­dad, abre nue­vas pers­pec­ti­vas y am­plía los ho­ri­zon­tes de las em­pre­sas, ayu­dán­do­les a iden­ti­fi­car nue­vos mer­ca­dos y me­jo­res ma­ne­ras de ha­cer las co­sas. Es­ta se con­vier­te en un ele­men­to pa­ra desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos y ser­vi­cios, y la crea­ción de modelos de ne­go­cio di­fe­ren­tes que atien­dan nue­vos pú­bli­cos y mer­ca­dos. Lograr lo an­te­rior re­quie­re una vi­sión de lar­go pla­zo y un com­pro­mi­so pa­ra ge­ne­rar va­lor a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Co­mo la pa­la­bra lo di­ce, la sos­te­ni­bi­li­dad no es una he­rra­mien­ta pa­ra la in­me­dia­tez. La sos­te­ni­bi­li­dad de­be ser una ca­pa­ci­dad que nos per­mi­ta pros­pe­rar, per­ma­ne­cer y man­te­ner­nos exi­to­sos y vi­gen­tes mien­tras ge­ne­ra­mos va­lor a nues­tros gru­pos de in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.