Una mi­ra­da sos­te­ni­ble ha­cia el fu­tu­ro

Co­co y pes­ca­do son dos ejem­plos de ini­cia­ti­vas des­de los te­rri­to­rios que de­mues­tran có­mo se pue­den te­ner em­pren­di­mien­tos ren­ta­bles y, a la vez, pro­te­ger el me­dioam­bien­te. Pro­yec­tos pro­duc­ti­vos que les apues­tan a la cons­truc­ción de paz y a un desa­rro­llo ec

Semana Sostenible - - FONDO ACCIÓN - Fo­to­gra­fías cortesía Fon­do Ac­ción

Uno de los re­tos que te­ne­mos hoy en Co­lom­bia es ga­ran­ti­zar un pro­yec­to de vi­da dis­tin­to pa­ra las co­mu­ni­da­des de las zo­nas ru­ra­les. Gra­cias a la gran bio­di­ver­si­dad del país, las al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas son una opor­tu­ni­dad de trans­for­ma­ción que po­si­bi­li­tan la per­ma­nen­cia en los te­rri­to­rios y la cons­truc­ción de un fu­tu­ro. La ma­ne­ra en que se es­tán desa­rro­llan­do al­gu­nos de es­tos pro­yec­tos en el país ha he­cho que en mu­chas oca­sio­nes los pro­duc­tos no ten­gan de­man­da en el mer­ca­do ni se com­pren a un pre­cio jus­to, im­pi­dien­do que sean sos­te­ni­bles a lar­go pla­zo y lo­gren lle­var bie­nes­tar a las co­mu­ni­da­des. Es cla­ve dar­le la vuel­ta a la for­ma co­mo se es­tán abor­dan­do es­tas ini­cia­ti­vas y desa­rro­llar­las a par­tir de las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do, y no des­de la ofer­ta que exis­te en los te­rri­to­rios. “Los pro­yec­tos pro­duc­ti­vos deben bus­car ser modelos de ne­go­cio que se con­vier­tan en op­cio­nes reales de vi­da y no so­lo de sub­sis­ten­cia. Bus­ca­mos lle­gar a la co­mu­ni­dad con un mer­ca­do es­pe­cia­li­za­do y co­nec­tar­los pa­ra que desa­rro­llen los pro­duc­tos que se ne­ce­si­tan con un va­lor agre­ga­do”, cuen­ta Ca­mi­la Zam­brano, coor­di­na­do­ra de sis­te­mas pro­duc­ti­vos de Fon­do Ac­ción, un fon­do pri­va­do co­lom­biano que des­de ha­ce 18 años ha­ce po­si­bles ini­cia­ti­vas en me­dioam­bien­te y ni­ñez, apos­tán­do­le a que los pro­duc­to­res ru­ra­les se con­vier­tan en em­pre­sa­rios. En es­te es­ce­na­rio, va­rias co­mu­ni­da­des del Pa­cí­fi­co co­lom­biano han lo­gra­do co­nec­tar­se con mer­ca­dos de ni­cho y desa­rro­llar pro­yec­tos pro­duc­ti­vos ren­ta­bles y sos­te­ni­bles con el me­dioam­bien­te. Ejem­plos de es­to son los re­sul­ta­dos del pro­yec­to Co­co Pa­cí­fi­co de Tu­ma­co y la em­pre­sa Sel­va Ne­va­da, y la ini­cia­ti­va de pes­ca de las co­mu­ni­da­des de pes­ca­do­res ar­te­sa­na­les de Pi­za­rro, Ba­jo Bau­dó. Co­co Pa­cí­fi­co, la po­si­bi­li­dad de vol­ver a creer En los te­rri­to­rios de San Juan Pue­blo Nue­vo, San Se­bas­tián, Ma­ja­gual y Ba­jo San Ig­na­cio de Tu­ma­co exis­te una ini­cia­ti­va pro­duc­ti­va co­mu­ni­ta­ria que ha he­cho po­si­ble un fu­tu­ro dis­tin­to pa­ra las fa­mi­lias. Ha re­cons­trui­do los la­zos rotos por el con­flic­to y ha de­vuel­to a las per­so­nas la po­si­bi­li­dad de creer y per­ma­ne­cer en su te­rri­to­rio. Es­ta his­to­ria co­mien­za ha­ce po­co más de tres años, cuan­do Sel­va Ne­va­da, una em­pre­sa de he­la­dos ar­te­sa­na­les ela­bo­ra­dos con in­su­mos de ori­gen ru­ral de la bio­di­ver­si­dad co­lom­bia­na, bus­ca­ba pro­duc­tos de­ri­va­dos del co­co de al­ta ca­li­dad. Fue así co­mo Sel­va Ne­va­da y es­tas co­mu­ni­da­des se co­nec­ta­ron y crea­ron, con el apo­yo del Fon­do Ac­ción, el pro­yec­to Co­co Pa­cí­fi­co co­mo una ini­cia­ti­va pro­duc­ti­va que ha lo­gra­do que una co­mu­ni­dad re­co­lec­to­ra se trans­for­me en una de agri­cul­to­res or­ga­ni­za­dos. “Con Co­co Pa­cí­fi­co co­no­ce­mos de dón­de vie­nen, quién trae y có­mo se pro­du­cen las ma­te­rias pri­mas que uti­li­za­mos. Sa­be­mos que son de ca­li­dad y que es­tán be­ne­fi­cian­do a una co­mu­ni­dad y a un eco­sis­te­ma,” afir­ma An­to­nue­la Ari­za, coor­di­na­do­ra de di­se­ño e in­no­va­ción de sa­bo­res de Sel­va Ne­va­da. Uno de los pun­tos cla­ve de es­ta his­to­ria fue la ca­pa­ci­ta­ción en prác­ti­cas agrí­co­las y pro­ce­sos pa­ra los pro­duc­to­res que

“Em­pe­za­mos con agua de co­co, lue­go pa­sa­mos a la pul­pa, a la le­che, al acei­te e in­clu­so hoy es­ta­mos pro­du­cien­do he­la­do pa­ra las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas. To­do es­to lo lo­gra­mos cuan­do en­ten­di­mos que el co­co es real­men­te ren­ta­ble”. Da­li­la Es­pa­ña

hoy ha­cen par­te del pro­yec­to. En es­tas es­cue­las se abrie­ron es­pa­cios de in­ter­cam­bio de sa­be­res en los que pro­duc­to­res, em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes com­par­tie­ron co­no­ci­mien­tos va­lio­sos so­bre los re­tos y las es­tra­te­gias pa­ra ela­bo­rar pro­duc­tos de­ri­va­dos del co­co en un te­rri­to­rio co­mo Tu­ma­co. “Em­pe­za­mos con agua de co­co, lue­go pa­sa­mos a la pul­pa, a la le­che, al acei­te, e in­clu­so hoy es­ta­mos pro­du­cien­do he­la­do pa­ra las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas. To­do es­to lo lo­gra­mos cuan­do en­ten­di­mos que el co­co es real­men­te ren­ta­ble, si se pien­sa en pro­duc­tos con va­lor agre­ga­do, que po­de­mos ha­cer trans­for­ma­ción y lle­gar a nue­vos mer­ca­dos”, cuen­ta Da­li­la Es­pa­ña, lí­der del mu­ni­ci­pio . Ade­más de los lo­gros pro­duc­ti­vos, Co­co Pa­cí­fi­co ha abier­to nue­vos es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción al re­cu­pe­rar las min­gas, una prác­ti­ca an­ces­tral de las co­mu­ni­da­des de­bi­li­ta­da du­ran­te el con­flic­to ar­ma­do. “Cuan­do los pro­duc­to­res em­pe­za­ron a re­unir­se en las fin­cas a tra­ba­jar, y con es­to a cons­truir otros es­pa­cios pa­ra con­ver­sar te­mas per­so­na­les y de la co­mu­ni­dad, re­na­ció al­go que se ha­bía per­di­do. Allí se com­par­te una co­mi­da, se bai­la, se can­ta, y en­con­tra­mos el te­so­ro de ha­cer es­te tra­ba­jo” afir­ma Da­li­la. Si bien es­te pro­yec­to no pre­ten­día ini­cial­men­te afec­tar la si­tua­ción de cul­ti­vos ilí­ci­tos en la re­gión, ha lo­gra­do im­pac­tar po­si­ti­va­men­te es­te con­tex­to gra­cias a su es­que­ma or­ga­ni­za­ti­vo. “Los pro­duc­to­res de­ja­ron de ver el cul­ti­vo de co­ca co­mo una op­ción por­que al ha­ber unos pre­cios jus­tos y un pro­yec­to sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo sin­tie­ron que eran li­bres de apos­tar­le a otra al­ter­na­ti­va”, cuen­ta. Hoy, Co­co Pa­cí­fi­co pro­du­ce men­sual­men­te cer­ca de 80 to­ne­la­das de pro­duc­tos de­ri­va­dos del co­co y los co­mer­cia­li­za en di­fe­ren­tes ciu­da­des ca­pi­ta­les, a tra­vés de pla­ta­for­mas de con­su­mo res­pon­sa­ble y di­ver­sos clien­tes. Una apues­ta in­te­gral en el Ba­jo Bau­dó Una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad del Mag­da­le­na, en con­jun­to con la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Acui­cul­tu­ra y Pes­ca, plan­tea que la pes­ca ar­te­sa­nal en Co­lom­bia pro­por­cio­na ali­men­tos, in­gre­sos y em­pleo a mi­llo­nes de per­so­nas. Sin em­bar­go, la fal­ta de equi­pos tec­no­ló­gi­cos pa­ra el ma­ne­jo del pes­ca­do y la po­ca or­ga­ni­za­ción que exis­te en­tre los pes­ca­do­res li­mi­tan la ofer­ta y di­fi­cul­tan los pre­cios jus­tos pa­ra los pes­ca­do­res y sus fa­mi­lias. En es­te es­ce­na­rio, los pes­ca­do­res de Pi­za­rro, Ba­jo Bau­dó,que por años han prac­ti­ca­do la pes­ca ar­te­sa­nal, qui­sie­ron me­jo­rar es­ta si­tua­ción y jun­to con Fon­do Ac­ción, res­tau­ran­tes y co­mer­cia­li­za­do­res de pro­duc­tos sos­te­ni­bles le apos­ta­ron a for­ta­le­cer sus prác­ti­cas y la ofer­ta de pes­ca­do. “Em­pe­za­mos ha­cien­do un diag­nós­ti­co pa­ra sa­ber có­mo tra­ba­ja­ban las aso­cia­cio­nes de pes­ca­do­res ar­te­sa­na­les y qué ne­ce­si­da­des te­nían. Nos en­con­tra­mos con to­do: aso­cia­cio­nes muy fuer­tes y or­ga­ni­za­das y otras que co­men­za­ban ca­si que des­de ce­ro”, cuen­ta Oc­ta­vio Per­la­za, uno de los lí­de­res de es­ta ini­cia­ti­va. Otro re­to pa­ra los pes­ca­do­res de Pi­za­rro ha si­do man­te­ner una bue­na ca­de­na de frío, con­ser­var el pes­ca­do fres­co y so­bre­pa­sar obs­tácu­los re­la­cio­na­dos con la ubi­ca­ción de los co­rre­gi­mien­tos, mu­chos de ellos dis­tan­tes y sin vías de ac­ce­so, don­de la po­bla­ción so­lo tie­ne seis ho­ras de luz al día. Es­tas con­di­cio­nes ha­cen del fun­cio­na­mien­to de las ne­ve­ras y la pro­duc­ción de hie­lo una ta­rea ti­tá­ni­ca. “Hay épo­cas que por el in­vierno no lle­ga la ga­so­li­na y la ener­gía se va por se­ma­nas. El cos­to de ga­so­li­na es muy al­to; la cla­ve es ver los pro­ble­mas que tie­nen es­tos pro­ce­sos pa­ra bus­car so­lu­cio­nes y me­jo­rar­los”, di­ce Oc­ta­vio. Una de las aso­cia­cio­nes de pes­ca­do­res que ha cre­ci­do más den­tro de es­te pro­ce­so es As­pe­pu, Aso­cia­ción de Pes­ca­do­res de Pu­rri­cha. Han in­vo­lu­cra­do a las mu­je­res en la ac­ti­vi­dad y el ne­go­cio de la pes­ca: “Bus­ca­mos es­pa­cios pa­ra que las mu­je­res tam­bién hi­cié­ra­mos par­te de la pes­ca y que el mar fue­ra una fuen­te de em­pleo pa­ra no­so­tras. Hoy ha­ce­mos par­te del ne­go­cio con las al­me­jas, las os­tras y la pian­gua”, cuen­ta Deisy Qui­ño­nes, quien ha­ce par­te de la aso­cia­ción. Lue­go de dos años de con­sul­ta pre­via y reunio­nes con los con­se­jos co­mu­ni­ta­rios, la co­mu­ni­dad del Ba­jo Bau­dó de­cla­ró es­te te­rri­to­rio co­mo Dis­tri­to Re­gio­nal de Ma­ne­jo In­te­gra­do (DRMI). Es­ta es una es­tra­te­gia pa­ra la con­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas de esa re­gión y el apro­ve­cha­mien­to res­pon­sa­ble de es­tos re­cur­sos por par­te de pro­duc­to­res y cam­pe­si­nos. Con la de­cla­ra­ción, la co­mu­ni­dad es­pe­ra cons­truir un cen­tro de pes­ca ar­te­sa­nal y una red de frío que ar­ti­cu­le a to­das las aso­cia­cio­nes en un so­lo lu­gar de aco­pio, que per­mi­ta una co­mer­cia­li­za­ción y un bie­nes­tar co­mu­ni­ta­rios. La Aso­cia­ción de Pes­ca­do­res de Pu­rri­cha es­tá desa­rro­llan­do un nue­vo mo­de­lo de dis­tri­bu­ción con el que es­tán co­mer­cia­li­zan­do 200 ki­los de pes­ca­do fres­co por se­ma­na en Bo­go­tá, y otros 100 ki­los más en Me­de­llín. Más ade­lan­te es­pe­ran abrir mer­ca­do en ciu­da­des co­mo Car­ta­ge­na. “Al­go vi­tal en el pro­ce­so es cons­truir re­des al­re­de­dor de los pro­duc­tos y las co­mu­ni­da­des. Es­tos em­pie­zan a vol­ver­se atrac­ti­vos por sus pro­pie­da­des,

ca­li­da­des y pro­ce­sos pa­ra fu­tu­ros in­ver­sio­nis­tas o el sec­tor pri­va­do”, di­ce Zam­brano.

Los con­su­mi­do­res: la cla­ve de una ca­de­na de va­lor com­ple­ta

Pa­ra que es­tos pro­yec­tos pro­duc­ti­vos sean exi­to­sos, el pa­pel de los con­su­mi­do­res fi­na­les es vi­tal, pues com­ple­men­tan la ca­de­na va­lor que ha­ce po­si­ble es­tas ini­cia­ti­vas. “Lo pri­me­ro es que los con­su­mi­do­res co­noz­can la bio­di­ver­si­dad de ali­men­tos que hay en Co­lom­bia y se pre­gun­ten por su ca­li­dad y lo jus­to de sus pre­cios. Pe­ro so­bre to­do que prue­ben el sa­bor ma­ra­vi­llo­so de es­tos ali­men­tos y ex­pe­ri­men­ten el va­lor agre­ga­do que tie­nen”, di­ce Ju­lia­na Zá­ra­te, co­fun­da­do­ra de Mu­cho Co­lom­bia, una pla­ta­for­ma de con­su­mo res­pon­sa­ble que bus­ca de­mo­cra­ti­zar el ac­ce­so a la bue­na co­mi­da, pro­te­gien­do el bie­nes­tar de los con­su­mi­do­res, pro­duc­to­res y del me­dioam­bien­te. En Co­lom­bia, ca­da día se abren más es­pa­cios pa­ra com­prar es­tos pro­duc­tos. En di­fe­ren­tes mu­ni­ci­pios del país exis­ten mer­ca­dos cam­pe­si­nos que co­mer­cia­li­zan pro­duc­tos lo­ca­les a pre­cios jus­tos. In­clu­so en ciu­da­des ca­pi­ta­les co­mo Bo­go­tá es­tos es­pa­cios se con­vir­tie­ron en una po­lí­ti­ca pú­bli­ca, por su im­por­tan­cia pa­ra el abas­te­ci­mien­to ur­bano y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria del país. De igual ma­ne­ra, en las ciu­da­des prin­ci­pa­les se es­tán abrien­do pla­ta­for­mas de com­pra y con­su­mo res­pon­sa­ble de ali­men­tos, lo que ha per­mi­ti­do que los pro­duc­tos de las co­mu­ni­da­des ru­ra­les más apar­ta­das lle­guen a la me­sa de los ci­ta­di­nos. “Con es­tas pla­ta­for­mas lo cla­ve es la trans­pa­ren­cia; lo im­por­tan­te es que el mo­de­lo de co­mer­cia­li­za­ción su­pere el len­gua­je y no nos que­de­mos en pa­la­bras co­mo ‘res­pon­sa­ble’ y ‘lo­cal’, sino que lle­gue­mos a un desa­rro­llo real”, afir­ma. Es cla­ve que, en es­te pro­ce­so, los con­su­mi­do­res se vuel­van más cons­cien­tes de la ali­men­ta­ción res­pon­sa­ble, de la ne­ce­si­dad de mé­to­dos de pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción que ve­len por el bie­nes­tar de los pro­duc­to­res, el me­dioam­bien­te y la bio­di­ver­si­dad. Los con­su­mi­do­res in­tere­sa­dos en co­no­cer es­tos pro­duc­tos pue­den ad­qui­rir­los en Sel­va Ne­va­da y Mu­cho Co­lom­bia (www.mu­cho.com. co) o en res­tau­ran­tes co­mo Mi­ni­mal, Me­sa Fran­ca y Sal­vo Pa­tria.

PES­CA SOS­TE­NI­BLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.