Bri­git­te Bap­tis­te: Cap­tu­ra­das por el fu­tu­ro

Semana Sostenible - - CONTENID - POR Bri­git­te Bap­tis­te Di­rec­to­ra Ins­ti­tu­to Ale­xan­der von Hum­boldt

Así, cap­tu­ra­das por el fu­tu­ro, es­tán las so­cie­da­des que tra­tan de dar­le un rostro a la sos­te­ni­bi­li­dad; al­go tan gra­ve co­mo es­tar cap­tu­ra­do por el pa­sa­do, los mi­tos de la an­ces­tra­li­dad o la tra­di­ción. La ra­zón es que los es­ce­na­rios que se pro­du­cen pa­ra guiar las agen­das de trans­for­ma­ción no son ca­pa­ces de sa­lir de las tra­yec­to­rias con­ven­cio­na­les, pues el fu­tu­ro, es­tric­ta­men­te ha­blan­do, ca­re­ce de for­ma y, en­tre más lo per­fi­le­mos, más nos atra­pa. De al­gu­na ma­ne­ra es­ta pers­pec­ti­va tie­ne que ver con el ca­rác­ter su­rrea­lis­ta de los sue­ños, que no son pro­fé­ti­cos, sino que ad­vier­ten so­bre el ni­vel de dis­po­si­ción in­cons­cien­te de las per­so­nas pa­ra en­fren­tar la in­cer­ti­dum­bre. Una co­sa es sa­ber que las so­cie­da­des hu­ma­nas vi­ven en un pla­ne­ta que no so­por­ta la pre­sión de uso ac­tual de re­cur­sos y que de­be mo­di­fi­car su com­por­ta­mien­to de ma­ne­ra ra­di­cal; otra, cons­truir un pro­yec­to utó­pi­co que, a ma­ne­ra de ren­der (ima­gen rea­lis­ta de al­go inexis­ten­te), nos de­vuel­va la tran­qui­li­dad al de­li­near es­pa­cios de sos­te­ni­bi­li­dad ba­jo los pa­rá­me­tros de nues­tra in­ge­nui­dad. Nun­ca han exis­ti­do 10.000 mi­llo­nes de hu­ma­nos en la Tie­rra, nun­ca he­mos vi­vi­do a más de 400 ppm de CO2 at­mos­fé­ri­co, nun­ca los océa­nos ni los ríos ni el sue­lo han es­ta­do lle­nos de plás­ti­co, nun­ca las ciu­da­des fue­ron el há­bi­tat pre­fe­ren­cial de la gen­te: to­do es dis­tin­to hoy, y pen­sar que ce­rrar la ca­ja de Pan­do­ra co­mo res­pues­ta es uno de los ac­tos más pe­li­gro­sos que po­de­mos co­me­ter. Por ello la in­no­va­ción es la cla­ve, pe­ro la in­no­va­ción ra­di­cal, no “más de lo mis­mo”: vino nue­vo en odres vie­jas. No hay “un puen­te ha­cia el fu­tu­ro”: hay un sal­to al va­cío, no sin cuer­da de se­gu­ri­dad o alas, pues el in­ge­nio y las ca­pa­ci­da­des de in­no­va­ción siem­pre nos han acom­pa­ña­do, y así co­mo he­mos co­lap­sa­do co­mo so­cie­da­des en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, tam­bién he­mos su­pe­ra­do cue­llos de bo­te­lla en la evo­lu­ción de la cul­tu­ra. Bas­ta ob­ser­var las rup­tu­ras en­tre ge­ne­ra­cio­nes pa­ra dar­nos cuen­ta de que ya es­tá pa­san­do, sin sa­ber bien có­mo, pues so­mos ma­los ob­ser­va­do­res de no­so­tros mis­mos: es di­fí­cil ser ob­je­to y su­je­to de los es­tu­dios que in­da­gan por las gran­des trans­for­ma­cio­nes so­cio­ló­gi­cas del mun­do, por lo cual con­fia­mos más en el ol­fa­to o el ins­tin­to de gran­des lí­de­res que en los plan­tea­mien­tos de la aca­de­mia. La psi­cohis­to­ria de Ha­ri Sel­don aún es­tá le­jos de exis­tir. Aún es po­lí­ti­ca pu­ra. Vi­vir en la in­cer­ti­dum­bre es a la vez bus­car paz y sa­tis­fac­ción en el pre­sen­te, co­mo lo re­co­mien­dan al­gu­nas tra­di­cio­nes éti­cas o re­li­gio­sas. Su­pe­rar el ham­bre y la inequi­dad en el mun­do no pue­de ser una me­ta fa­laz, sino un ac­to co­ti­diano de com­pa­sión que ca­da una de las per­so­nas de­be rea­li­zar des­de su po­si­ción en el mun­do, pro­por­cio­nal a sus po­si­bi­li­da­des. For­mu­lar un Plan de Desa­rro­llo no es, por tan­to, una ex­cu­sa pa­ra “pa­tear el ba­lón” ha­cia ade­lan­te, mas un ac­to de trans­for­ma­ción de un pre­sen­te que, si es ca­da vez más jus­to y bon­da­do­so, se des­ple­ga­rá de ma­ne­ra aún más vir­tuo­sa. La sos­te­ni­bi­li­dad es una guía de prin­ci­pios, con­tie­ne una éti­ca pa­ra es­tos tiem­pos y nos pre­vie­ne de fu­tu­ros que co­rres­pon­den más a los in­tere­ses y la pro­pa­gan­da de los bien o ma­lin­ten­cio­na­dos que creen que, co­mo los ni­ños de hoy se­rán los adul­tos del ma­ña­na, del adoc­tri­na­mien­to eco­ló­gi­co y la pré­di­ca am­bien­tal sur­gi­rá la re­no­va­ción que re­quie­re el pla­ne­ta. Más ar­te, más li­ber­tad, me­jo­res co­mu­ni­ca­cio­nes y tra­ba­jo co­lec­ti­vo amo­ro­so, me­nos dis­cur­so (in­clui­do es­te), más con­ver­sa­cio­nes con el res­to de se­res vi­vos, más res­pe­to, me­nos pro­me­sas de fu­tu­ros ilus­tra­dos se­rá tal vez lo que nos acer­que a una vi­da más ar­mo­nio­sa y ca­paz de pro­yec­tar­se sin do­lor en me­dio del mis­te­rio que ro­dea nues­tra exis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.