Eco­te­rro­ris­mo

¿En qué mo­men­to se ex­ten­dió la per­cep­ción de que la protesta so­cial im­pli­ca siem­pre ac­tos van­dá­li­cos? ¿Cuál es el lí­mi­te en­tre uno y otro?

Semana Sostenible - - CONTENID -

El pri­me­ro de di­ciem­bre de 1955 en Mont­go­mery, Ala­ba­ma, Ro­sa Parks to­mó un au­to­bús pa­ra ir a su ca­sa. En ese en­ton­ces te­nía 42 años y tra­ba­ja­ba co­mo cos­tu­re­ra, al mis­mo tiem­po que per­te­ne­cía a la Aso­cia­ción Na­cio­nal pa­ra el Pro­gre­so de las Per­so­nas de Co­lor (NAACP, por sus si­glas en in­glés). Se sen­tó en la pri­me­ra fi­la de la sec­ción de la mi­tad del au­to­bús, en la que las per­so­nas ne­gras es­ta­ban au­to­ri­za­das pa­ra ha­cer­lo, pe­ro cuan­do tres hom­bres blan­cos abor­da­ron el trans­por­te y no en­con­tra­ron si­llas va­cías en la sec­ción de­lan­te­ra, el con­duc­tor, Ja­mes F. Bla­ke, pi­dió a Parks y a los de su fi­la que ce­die­ran los asien­tos. Ella se ne­gó y fue arres­ta­da. Es­te ac­to de desobe­dien­cia ci­vil ha­ce par­te del co­mien­zo del Mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les en Estados Unidos y es un ejem­plo re­cu­rren­te pa­ra ex­pli­car la protesta so­cial y pa­cí­fi­ca. Sin em­bar­go, hoy exis­te una per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da que re­la­cio­na la protesta con la vio­len­cia. Ese es su es­tig­ma. En sep­tiem­bre de es­te año, Gui­ller­mo Bo­te­ro, mi­nis­tro de De­fen­sa, ase­gu­ró que los gru­pos ar­ma­dos son quie­nes fi­nan­cian la protesta so­cial. En un co­mu­ni­ca­do pos­te­rior ex­pli­có que, co­mo mi­nis­tro, es “ab­so­lu­ta­men­te res­pe­tuo­so de ese de­re­cho ciu­da­dano de ex­pre­sión pú­bli­ca y pa­cí­fi­ca”. Lo an­te­rior se su­ma a su de­cla­ra­ción a los po­cos días de ha­ber si­do de­sig­na­do en la car­te­ra, cuan­do di­jo que la protesta so­cial de­bía ser or­de­na­da y re­pre­sen­tar “los in­tere­ses de to­dos los co­lom­bia­nos y no so­lo de un pe­que­ño gru­po”. “¿Có­mo así que or­de­nar la protesta?”, se pre­gun­ta Sil­via Gó­mez, di­rec­to­ra de Green­pea­ce Co­lom­bia, y agre­ga: “La gen­te de­be ser ca­paz de dis­cer­nir las cau­sas de una protesta. Ge­ne­ral­men­te lo que no­so­tros re­cla­ma­mos son de­re­chos fun­da­men­ta­les, co­mo el de­re­cho a un am­bien­te sano, a la sa­lud, al tra­ba­jo, al agua. Es­tos es­tán sien­do vul­ne­ra­dos por em­pre­sas o go­bier­nos. No­so­tros acom­pa­ña­mos las vo­ces de las mi­no­rías. Si el im­pac­to y el po­der de la protesta so­cial no fue­ra tal, los go­bier­nos no es­ta­rían pen­san­do en re­gu­lar­la. No se pue­de con­ti­nuar es­tig­ma­ti­zan­do la protesta so­cial”. La per­cep­ción de que ac­ti­vis­mo y van­da­lis­mo es­tén en el mis­mo sa­co se des­pren­de de ac­cio­nes vio­len­tas de gru­pos o in­di­vi­duos es­pe­cí­fi­cos. En es­te or­den de ideas, el ‘eco­te­rro­ris­mo’ es un con­cep­to

que apa­re­ció en el pa­no­ra­ma en los años ochen­ta y ha ser­vi­do pa­ra agru­par las ac­cio­nes de los am­bien­ta­lis­tas ex­tre­mos. La del­ga­da lí­nea En 2003, el FBI eti­que­tó co­mo or­ga­ni­za­cio­nes eco­te­rro­ris­tas al Fren­te de Li­be­ra­ción Ani­mal (ALF) y el Fren­te de Li­be­ra­ción de la Tie­rra (ELF). En el ban­ner de la pá­gi­na web del pri­me­ro se pue­de ver a un hom­bre en­ca­pu­cha­do que abra­za un cer­do. Una de las fun­cio­nes del por­tal es re­co­pi­lar las no­tas pe­rio­dís­ti­cas de ALF: la ma­yo­ría in­for­ma de la li­be­ra­ción de ani­ma­les, sa­bo­ta­jes en car­ni­ce­rías y el en­car­ce­la­mien­to de ac­ti­vis­tas. El po­der de es­tas ac­cio­nes es­tá en su des­cen­tra­li­za­ción: las li­be­ra­cio­nes de ani­ma­les suceden en to­das las par­tes del mun­do y el por­tal da cuen­ta de ca­da ca­so. En los úl­ti­mos años, las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con eco­te­rro­ris­mo han sur­gi­do en La­ti­noa­mé­ri­ca. El ca­so de ma­yor cu­bri­mien­to fue el aten­ta­do con­tra Ós­car Lan­de­rret­che, quien era el pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal del Co­bre de Chi­le (Co­del­co). El 13 de enero de 2017 un artefacto ex­plo­si­vo es­ta­lló en su ca­sa y lo hi­rió le­ve­men­te. El ata­que se lo ad­ju­di­có el gru­po In­di­vi­dua­lis­tas Ten­dien­do a lo Sal­va­je (ITS), que pu­bli­có en re­des so­cia­les su­pues­tas imá­ge­nes del artefacto con el si­guien­te men­sa­je: “Nues­tro re­ga­lo ex­plo­si­vo es por la de­vas­ta­ción que Co­del­co lle­va per­pe­tuan­do en las tie­rras su­re­ñas”. Aho­ra bien, el lí­mi­te en­tre ac­ti­vis­mo y van­da­lis­mo fue pues­to a prue­ba en 2013 cuan­do ac­ti­vis­tas de Green­pea­ce pen­sa­ban abor­dar una pla­ta­for­ma pe­tro­le­ra en el ár­ti­co ru­so pa­ra po­ner un car­tel y de­nun­ciar la ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va. Las au­to­ri­da­des ru­sas de­tu­vie­ron el in­ten­to y a las 30 per­so­nas que es­ta­ban en el bar­co Ar­ctic Sun­ri­se. To­dos fue­ron acu­sa­dos de piratería y van­da­lis­mo, pe­ro la pre­sión in­ter­na­cio­nal for­zó a Pu­tin a am­nis­tiar a los ac­ti­vis­tas des­pués de tres me­ses. Her­nán Pé­rez Or­si, ac­ti­vis­ta ar­gen­tino que par­ti­ci­pó en la ac­ti­vi­dad, opi­na que es­te ca­so es un gran ejem­plo de la del­ga­da lí­nea que di­fe­ren­cia el ac­ti­vis­mo del van­da­lis­mo, por­que “el pri­mer lí­mi­te lo pu­so Ru­sia a tra­vés de una cri­mi­na­li­za­ción que bus­ca­ba des­es­ti­mar el men­sa­je, pe­ro la res­pues­ta in­ter­na­cio­nal de­mues­tra que es­te de­pen­de de los pun­tos de vis­ta y que no se pue­den me­ter en el mis­mo pa­que­te el van­da­lis­mo y el ac­ti­vis­mo pa­cí­fi­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.