Pi­sa­da de ma­lo­ca

Cuan­do una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na de la Ama­zo­nía abre una ma­lo­ca, ni­ños, mu­je­res y hom­bres se in­vo­lu­cran en una ce­le­bra­ción que se ex­tien­de has­ta el ama­ne­cer. Un acercamiento fes­ti­vo a los Mi­ra­ña-bo­ra.

Semana Sostenible - - CONTENID - Víc­tor Ga­leano FO­TOS Y TEX­TO

En ju­nio de 2016, la co­mu­ni­dad Mi­ra­ña-bo­ra ce­le­bró es­ta pi­sa­da de ma­lo­ca a ori­llas del río Ca­que­tá, en el Re­man­so, te­rri­to­rio PANI –co­mo lla­man en su len­gua al Dios de Cen­tro y sus Nie­tos–. Los pre­pa­ra­ti­vos co­mien­zan una se­ma­na an­tes de la fies­ta. La co­mi­da es el len­gua­je esen­cial de es­ta ce­le­bra­ción. Por un la­do es­tá la pes­ca, prác­ti­ca tra­di­cio­nal y fuen­te prin­ci­pal de ali­men­ta­ción pa­ra es­tos gru­pos. Usan re­des pa­ra atra­par los pe­ces cer­ca de la ori­lla del río o los aga­rran a mano lim­pia: ca­cho­rro, pi­ra­ña, ca­cha­ma y ba­gre son las es­pe­cies pre­do­mi­nan­tes. A di­fe­ren­cia de los otros ni­ños de la co­mu­ni­dad, Vi­cen­te [1], una

es­pe­cie de Huc­kle­berry Finn mi­ra­ña de 9 años, va al río com­ple­ta­men­te so­lo, pre­fie­re la pes­ca a la es­cue­la y es un ex­per­to en las téc­ni­cas pa­ra atra­par pi­ra­ñas. En cuan­to a la ca­ce­ría, los hom­bres de la co­mu­ni­dad par­ten ha­cia el otro la­do del río, don­de pue­den pa­sar has­ta dos días sin re­gre­sar a ca­sa, a ve­ces con las ma­nos va­cías, otras con ar­ma­di­llos, gua­ca­ma­yas, pa­jui­les, mo­nos, dan­tas y gu­sa­nos mo­jo­joy. Es­tos ali­men­tos y los apor­ta­dos por in­vi­ta­dos de otras co­mu­ni­da­des ocu­pa­rán el lu­gar cen­tral du­ran­te la pi­sa­da de ma­lo­ca. Los pre­pa­ra­ti­vos tam­bién in­clu­yen, de ma­ne­ra si­mul­tá­nea, la pre­pa­ra­ción del mam­be y el am­bil.

Sur­gi­do ba­jo el sue­lo, un dios sa­lió de la tie­rra y abrió el es­pa­cio pa­ra el na­ci­mien­to de la co­ca, co­mo en­car­go a los hom­bres, y el ají, con­sa­gra­do a las mu­je­res. La in­vi­ta­ción a la pi­sa­da de ma­lo­ca se rea­li­za en­vian­do el pen­sa­mien­to, re­pre­sen­ta­do en el am­bil, y la pa­la­bra a tra­vés de la co­ca, la que es cul­ti­va­da en la cha­gra por un en­car­ga­do. En es­ta oca­sión el res­pon­sa­ble fue Mi­ller [2], re­co­no­ci­do por pre­pa­rar el me­jor mam­be de la co­mu­ni­dad. Las an­fi­trio­nas es­pe­ran al in­te­rior de la ma­lo­ca. Los hom­bres lo­ca­les –ni­ños, adul­tos y an­cia­nos– avan­zan ha­cia la ma­lo­ca en fi­la in­dia lle­van­do la ca­za al hom­bro. Van pin­ta­dos con tin­ta to­ma­da del ár­bol wi­tuk y pre­pa­ra­da es­pe­cial­men­te pa­ra es­ta oca­sión [3]. Las ma­ne­ras de pre­ser­var y pre­pa­rar los ani­ma­les ca­za­dos in­clu­yen el mu­quea­do, téc­ni­ca que con­sis­te en se­car la car­ne a fue­go len­to du­ran­te va­rios días, co­mo en el ca­so de es­te mono [4]. Los in­vi­ta­dos de otras co­mu­ni­da­des des­em­bar­can en sus ca­noas y tam­bién en­tran en fi­la a la ma­lo­ca. Una vez ahí, el gol­pe so­bre el sue­lo de tie­rra lle­va el rit­mo de los bai­les y los can­tos en len­gua mi­ra­ña y bo­ra [5]. Una hi­le­ra de hom­bres bai­la fren­te a un gru­po de mu­je­res, gi­ran al­re­de­dor de la ma­lo­ca y se res­pon­den los can­tos alen­ta­dos por la mú­si­ca. Ca­da hom­bre lle­va su ca­za al hom­bro [6], ca­da mu­jer los mi­ra re­ser­van­do la ca­gua­na pa­ra el ca­za­dor y la pre­sa que pre­fie­ran. Ellas es­co­gen. En es­te ca­so, mu­chas que­rían que­dar­se con la tor­tu­ga, muy po­cas te­nían su­fi­cien­te ca­gua­na pa­ra pa­gar­la. Es­te ri­tual, mez­cla de transac­ción y bai­le, es qui­zá el mo­men­to cul­mi­nan­te de la pi­sa­da de ma­lo­ca [7]. La fies­ta no ter­mi­na has­ta que las pim­pi­nas de ca­gua­na es­tén com­ple­ta­men­te va­cías. Es­ta ce­le­bra­ción se ex­ten­dió has­ta las 9 de la ma­ña­na, tras ca­si 19 ho­ras de co­mi­da, can­tos y bai­les. La ma­lo­ca más gran­de de la co­mu­ni­dad ya es­tá li­ga­da es­pi­ri­tual­men­te al te­rri­to­rio. La con­cen­tra­ción de sus an­ces­tros es­tá en los ama­rres, las fi­gu­ras que per­ma­ne­cen allí, las for­mas del te­ji­do que pro­te­ge de la llu­via y que los co­nec­ta con Dios, y las puer­tas de orien­te a oc­ci­den­te, dis­pues­tas al sol pa­ra el cui­da­do de la co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.