La co­mi­da en Co­lom­bia, un al­muer­zo ex­pe­ri­men­tal

La es­pi­no­sa raíz de la co­mi­da sos­te­ni­ble

Semana Sostenible - - CONTENID - POR Án­gel Un­fried

Mi­les de de­le­ga­dos se dan ci­ta anual­men­te en Terra Ma­dre, el en­cuen­tro mun­dial de Slow Food. Abe­jas, pes­ca y se­mi­llas, tres de los ejes de la úl­ti­ma edi­ción, dan cuen­ta de bue­na par­te del com­ple­jo pa­no­ra­ma de la co­mi­da en el mun­do.

El 20 de mar­zo de 1986, Mcdo­nald’s abrió su pri­mer res­tau­ran­te en Ita­lia. Pro­tes­tas con­tra la se­gun­da caí­da de Ro­ma y la ame­ri­ca­ni­za­ción de la co­ci­na ita­lia­na in­clu­ye­ron a per­so­na­li­da­des co­mo el di­se­ña­dor Ro­dol­fo Va­len­tino, y des­per­ta­ron el ma­les­tar de ac­ti­vis­tas, en­tre quie­nes se en­con­tra­ba el fun­da­dor de la aso­cia­ción Agrí­co­la, Car­lo Pe­tri­ni. Esa ma­ni­fes­ta­ción fue la se­mi­lla de un pro­yec­to que hoy aglu­ti­na a más de 160.000 miem­bros ofi­cia­les en 160 paí­ses de los cin­co con­ti­nen­tes. La lle­ga­da del Fast Food a Ita­lia im­pul­só el na­ci­mien­to de Slow Food co­mo mo­vi­mien­to. Se­gún Mar­ta Aro­sio, coor­di­na­do­ra de Slow Food pa­ra el Área An­di­na, la fuer­za del mo­vi­mien­to ra­di­ca en una red en­fo­ca­da en di­vul­gar e in­fluen­ciar al­re­de­dor de tres prin­ci­pios: bueno, lim­pio y jus­to. “Bueno pa­ra la sa­lud y tam­bién pa­ra el pa­la­dar; lim­pio pa­ra el me­dioam­bien­te, pa­ra la so­cie­dad y el cuer­po, y jus­to pa­ra otor­gar a ca­da par­te de la ca­de­na de va­lor lo que se me­re­ce”. Los idea­les de Slow Food pa­re­cen in­cues­tio­na­bles so­bre el pa­pel. Sin em­bar­go, ese tin­te ideo­ló­gi­co, la di­fi­cul­tad de ob­te­ner lo­gros sig­ni­fi­ca­ti­vos en pro­ble­má­ti­cas glo­ba­les en­mar­ca­das en un en­torno de­sigual, y la tam­bién de­sigual si­tua­ción en que vi­ven sim­pa­ti­zan­tes y miem­bros (de­pen­dien­do de su rol en la ca­de­na de va­lor) han ge­ne­ra­do con­tro­ver­sias en torno al mo­vi­mien­to y su lí­der. In­clui­do en 2008 en la lis­ta de The Guar­dian co­mo una de las 50 per­so­nas que po­drían sal­var al pla­ne­ta, Pe­tri­ni ha si­do ro­tu­la­do por al­gu­nos co­mo el “co­mu­nis­ta de la co­mi­da”, mien­tras otros se re­fie­ren a él co­mo el “gu­rú de la iz­quier­da ca­viar eli­tis­ta”. La pre­ven­ción de los de­trac­to­res en­cuen­tra sus­ten­to en las dis­tan­cias: los am­plios ba­ches en­tre un con­tex­to co­mo el pie­de­mon­te ita­liano, don­de na­ció es­te mo­vi­mien­to, y las con­di­cio­nes de los paí­ses po­bres en los que vi­ven bue­na par­te de esos pes­ca­do­res, agri­cul­to­res y guar­dia­nes de se­mi­llas cu­yos nom­bres apa­re­cen en las eti­que­tas de de­no­mi­na­ción de ori­gen. Una com­ple­ji­dad so­cial an­te la cual re­sul­ta in­su­fi­cien­te la acla­ra­ción de que Slow Food es una “mar­ca de iden­ti­dad” y no una co­mer­cial. Al res­pec­to, Aro­sio afir­ma: “Slow Food es vis­to, y eso que­re­mos cam­biar­lo, co­mo un mo­vi­mien­to de éli­te o de co­ci­na gour­met. Y pue­de que sí ha­ya na­ci­do un po­co así, co­mo un gru­po de per­so­nas que iba a co­mer bien y a pro­mo­ver el gus­to al pa­la­dar; pe­ro bus­ca­mos un im­pac­to po­si­ti­vo al al­can­ce de to­dos. En eso con­sis­te Food for Chan­ge, una cam­pa­ña pa­ra com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co me­dian­te pe­que­ños há­bi­tos co­ti­dia­nos en la pla­za del mer­ca­do. Pa­sa igual en el otro la­do de la ca­de­na: a ve­ces pen­sa­mos que es un asun­to ‘pe­que­ñi­to’, pe­ro la agri­cul­tu­ra a pe­que­ña es­ca­la nos ali­men­ta a to­dos”. Aun­que los avan­ces con­ti­núan sien­do mar­gi­na­les fren­te a los há­bi­tos ali­men­ti­cios glo­ba­les, dos es­fuer­zos con­cre­tos apun­tan a acor­tar es­tas dis­tan­cias. “En 2001 na­cen el Arca del Gus­to y Ba­luar­tes pa­ra co­no­cer el ori­gen de los pla­tos que se de­gus­tan y apo­yar a los pro­duc­to­res. Un pa­so de la gas­tro­no­mía a la eco­gas­tro­no­mía”, afir­ma An­drea Ama­to, coor­di­na­dor de Slow Food pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. El Arca bus­ca pre­ser­var pro­duc­tos en ries­go de ex­tin­guir­se por ha­ber si­do re­za­ga­dos de la eco­no­mía glo­bal o por­que las mis­mas co­mu­ni­da­des los per­die­ron en el tras­pa­so de sa­be­res de una ge­ne­ra­ción a la si­guien­te. “Los ba­luar­tes son el pa­so que si­gue al Arca del Gus­to. Su ob­je­ti­vo es for­ta­le­cer esos in­gre­dien­tes en ries­go por me­dio de ase­so­rías orien­ta­das a la di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va y a en­con­trar nue­vos ca­na­les de mer­ca­do”. Slow Food tam­po­co ha al­can­za­do a desa­rro­llar su po­ten­cial en la di­vul­ga­ción de sus in­ves­ti­ga­cio­nes. A pe­sar de las ci­fras de miem­bros en to­do el mun­do, su im­pac­to en Ita­lia dis­ta am­plia­men­te de su in­fluen­cia en paí­ses co­mo el nues­tro. La in­for­ma­ción acer­ca del ori­gen de nues­tra co­mi­da es una ta­rea en la que han re­ca­ba­do con ri­gor, pe­ro res­pec­to a la cual las lí­neas de co­mu­ni­ca­ción si­guen sien­do li­mi­ta­das. En la duo­dé­ci­ma ver­sión de Terra Ma­dre, en­cuen­tro mun­dial de Slow Food lle­va­do a ca­bo en Tu­rín, tres de los ejes te­má­ti­cos, abe­jas, pes­ca y se­mi­llas –apar­te de la car­ne, asun­to que ame­ri­ta un desa­rro­llo pos­te­rior y más am­plio–, dan cuen­ta de bue­na par­te de los pro­ble­mas y desafíos ac­tua­les pa­ra as­pi­rar a una co­mi­da sos­te­ni­ble. Las vo­ces de di­rec­ti­vos de aso­cia­cio­nes, in­ves­ti­ga­do­res y pro­duc­to­res a pe­que­ña es­ca­la per­mi­ten acer­car­se a la ma­ne­ra en que es­te mo­vi­mien­to ha­ce es­fuer­zos por me­jo­rar las con­di­cio­nes en que co­mien­za el ci­clo de nues­tros ali­men­tos en el cie­lo, el agua y la tie­rra.

Abe­jas (La so­le­dad del api­cul­tor)

Aun­que al ver­las pen­se­mos so­lo en miel, se­gún un es­tu­dio de api­cul­tu­ra bio­di­ná­mi­ca pu­bli­ca­do por De­me­ter In­ter­na­tio­nal,

un ter­cio de nues­tra co­mi­da de­pen­de di­rec­ta­men­te de la po­li­ni­za­ción de las abe­jas. Una so­la de ellas vi­si­ta cer­ca de 7000 flo­res al día, y 1 ki­lo­gra­mo de miel equi­va­le a cua­tro mi­llo­nes de esas vi­si­tas flo­ra­les. Ade­más de la po­li­ni­za­ción, las abe­jas fun­cio­nan co­mo una es­pe­cie de sismógrafo que in­di­ca el es­ta­do del mun­do na­tu­ral y agrí­co­la: su com­por­ta­mien­to pue­de anun­ciar gra­ves des­equi­li­brios am­bien­ta­les. Las an­tó­fi­las –aman­tes de las flo­res– co­men­za­ron a ser cul­ti­va­das ha­ce más de 4000 años. Re­cien­te­men­te, una su­ma de fac­to­res las ha pues­to en cri­sis, plan­tean­do una gran ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. El pri­mer pro­ble­ma es la re­duc­ción de áreas y de di­ver­si­dad. Die­go Pa­ga­ni, di­rec­tor del Con­sor­zio Na­zio­na­le Api­col­to­ri (Co­na­pi), sos­tie­ne que en los úl­ti­mos vein­te años he­mos per­di­do el 25 por cien­to del te­rri­to­rio agrí­co­la, y De­me­ter In­ter­na­tio­nal iden­ti­fi­ca co­mo prin­ci­pal ame­na­za los mo­no­cul­ti­vos y el pau­la­tino des­pla­za­mien­to de las flo­res. Otros pe­li­gros di­rec­tos son la con­ta­mi­na­ción y los pes­ti­ci­das aso­cia­dos a la agri­cul­tu­ra in­dus­trial. “En Ita­lia, el 30 por cien­to del agua su­per­fi­cial con­tie­ne has­ta 35 quí­mi­cos”, sos­tie­ne Pa­ga­ni. La res­pues­ta an­te es­te pa­no­ra­ma de ries­go re­crea un es­ce­na­rio tan dis­tó­pi­co y trá­gi­co co­mo un ca­pí­tu­lo de Black Mi­rror. “Ha­ce un par de me­ses re­ci­bí un ar­tícu­lo que me en­vió el pre­si­den­te de Api­mun­di Amé­ri­ca, Misael Cue­vas Bra­vo –agre­ga Pa­ga­ni–. Se­gún la no­ti­cia, cu­ya ve­ra­ci­dad no he po­di­do cons­ta­tar, Mon­san­to es­tá di­se­ñan­do una abe­ja trans­gé­ni­ca re­sis­ten­te a los neo­ni­co­ti­noi­des, pes­ti­ci­das que se uti­li­zan en cul­ti­vos de maíz, gi­ra­sol y al­fal­fa, en­tre otros. Aun­que se exa­ge­ra y se es­pe­cu­la mu­cho res­pec­to a em­pre­sas co­mo Mon­san­to, esa po­si­bi­li­dad re­sul­ta una lo­cu­ra to­tal que ha­ría com­ple­ta­men­te in­via­ble pa­ra los api­cul­to­res ar­te­sa­na­les, co­mo no­so­tros, com­pe­tir con­tra al­go así”. Nues­tro con­tex­to su­fre el mis­mo ri­gor quí­mi­co. De acuer­do con Fran­cis­co Sil­va, re­pre­sen­tan­te le­gal de Apis­red, “en Co­lom­bia mu­rie­ron 16.000 col­me­nas en­ve­ne­na­das con pes­ti­ci­das uti­li­za­dos en los cul­ti­vos de ca­fé, lu­lo y pa­pa en 2017. Es­ta sus­tan­cia ha cau­sa­do un te­rri­ble im­pac­to en el Hui­la, Cun­di­na­mar­ca y Quin­dío, y ha obli­ga­do a al­gu­nos api­cul­to­res quin­dia­nos a tras­la­dar­se a los Lla­nos Orien­ta­les, don­de el mis­mo pro­ble­ma co­mien­za a aso­mar”. En es­tas zo­nas, tam­bién han muer­to nu­me­ro­sos in­sec­tos y aves pe­que­ñas, co­mo co­li­bríes. Mien­tras que en Co­lom­bia prác­ti­ca­men­te no exis­ten gran­des api­cul­to­res, en Eu­ro­pa las di­men­sio­nes del ne­go­cio ron­dan ci­fras de 800.000 col­me­nas so­lo en Ale­ma­nia. De­bi­do a es­ta es­ca­la in­dus­trial, otro ries­go son los mé­to­dos in­ten­si­vos de api­cul­tu­ra. La prác­ti­ca de com­prar co­lo­nias rá­pi­da­men­te e im­por­tar abe­jas rei­nas des­de lar­gas dis­tan­cias au­men­ta la pre­sión so­bre los in­sec­tos y re­du­ce su vitalidad. La api­cul­tu­ra bio­di­ná­mi­ca, los pro­to­co­los De­me­ter y otras prác­ti­cas ar­te­sa­na­les apun­tan a sor­tear es­tas ame­na­zas al re­du­cir el uso de fer­ti­li­zan­tes, eli­mi­nar pes­ti­ci­das y sus­tan­cias sin­té­ti­cas, prohi­bir que se cor­ten las alas de las abe­jas rei­nas y no per­mi­tir que se ca­lien­te la miel por en­ci­ma de la tem­pe­ra­tu­ra de la col­me­na. Crea­do con el im­pul­so de Ru­dolf Stei­ner, es­te ti­po de api­cul­tu­ra ve la gran­ja co­mo un or­ga­nis­mo vi­vo que es in­fluen­cia­do por lo que ocu­rre en su en­torno, pe­ro a su vez afec­ta el mun­do al­re­de­dor. Ba­jo es­ta luz, plan­tas, ani­ma­les, sue­los y hu­ma­nos con­for­man jun­tos la to­ta­li­dad sin­cro­ni­za­da de la gran­ja ideal. Sin em­bar­go, la api­cul­tu­ra bio­di­ná­mi­ca ape­nas ha co­men­za­do a desa­rro­llar­se en dé­ca­das re­cien­tes y has­ta el mo­men­to hay 100 api­cul­to­res De­me­ter certificados. En el ca­so de Ale­ma­nia, de don­de es ori­gi­na­ria, es­tas co­lo­nias no al­can­zan ni el 2 por cien­to de la api­cul­tu­ra na­cio­nal; las de­más obe­de­cen a las mis­mas di­ná­mi­cas tra­di­cio­na­les de ma­xi­mi­za­ción de la miel. En­ti­da­des co­mo Co­na­pi se han le­van­ta­do con­tra in­dus­trias co­mo Ba­yer pa­ra lograr que Ita­lia sea el pri­mer país en el mun­do en sus­pen­der el uso de las tres prin­ci­pa­les mo­lé­cu­las pes­ti­ci­das. Por otro la­do, se la han ju­ga­do en un te­rreno atí­pi­co pa­ra es­ta dis­ci­pli­na: las ciu­da­des. Un am­bi­cio­so pro­yec­to de am­plia­ción del ver­de pú­bli­co ha ini­cia­do en la re­gión de Emi­lia-ro­ma­ña y ya cu­bre 50 mu­ni­ci­pa­li­da­des con par­ques y zo­nas ver­des li­bres de pes­ti­ci­das. Al ha­blar de es­tos te­mas, Die­go Pa­ga­ni sue­na tan in­for­ma­do co­mo emo­ti­vo, al­ter­nan­do en­tre las ci­fras du­ras, los lo­gros en los tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les y la in­ten­si­dad de una pa­sión com­par­ti­da en fa­mi­lia; una pa­sión im­po­si­ble de com­ple­tar. “El del api­cul­tor es un tra­ba­jo de so­le­dad y de si­len­cio. To­dos los sen­ti­dos son necesarios pa­ra in­ter­ac­tuar con las abe­jas. Nues­tro rit­mo e in­ten­si­dad tie­nen que ser los mis­mos que los del in­sec­to con

el que com­par­ti­mos: len­to y tran­qui­lo. Las abe­jas te sien­ten. Lo apren­dí de mi pa­dre y me ha­ce muy fe­liz, pe­ro tam­bién im­pli­ca frus­tra­ción: los api­cul­to­res ama­mos es­tar en­tre las abe­jas, pe­ro ellas nos ha­cen sa­ber que so­mos in­tru­sos, que so­mos otros. Es be­llo y tris­te: que­re­mos es­tar en la col­me­na, ha­cer par­te de su mun­do, pe­ro ellas es­tán me­jor si no­so­tros no es­ta­mos ahí”. En La in­te­li­gen­cia de las flo­res, su ex­tra­or­di­na­rio en­sa­yo de 1907, el pre­mio No­bel bel­ga Mau­ri­ce Mae­ter­linck es­cri­bió: “La plan­ta tien­de to­da en­te­ra a un mis­mo fin: es­ca­par por arri­ba a la fa­ta­li­dad de aba­jo; elu­dir, que­bran­tar la pe­sa­da y som­bría ley, li­ber­tar­se, rom­per la es­tre­cha es­fe­ra, in­ven­tar o in­vo­car alas, eva­dir­se lo más le­jos po­si­ble, ven­cer el es­pa­cio en que el des­tino la en­cie­rra, acer­car­se a otro reino, pe­ne­trar en un mun­do mo­vien­te y ani­ma­do”. Del mis­mo mo­do en que la plan­ta lo­gra va­ler­se de su flor pa­ra es­ca­par de la in­mo­vi­li­dad so­te­rra­da de su raíz gra­cias a las alas de la abe­ja aman­te, la abe­ja lo­gra se­du­cir a esos hom­bres en­vuel­tos en ar­ma­du­ras blan­cas de al­go­dón pa­ra desafiar, jun­to con ellos, los de­sig­nios y ve­ne­nos dic­ta­dos por otros hom­bres y por la in­dus­tria.

Pes­ca (Tres mu­je­res a bor­do)

Una pes­ca­do­ra del Ca­ri­be in­su­lar, una ges­to­ra ita­lia­na ra­di­ca­da en Yu­ca­tán y una trans­for­ma­do­ra de ali­men­tos afri­ca­na re­ve­lan fa­ce­tas muy dis­tin­tas del com­ple­jo uni­ver­so de la pes­ca, qui­zá aún más desafian­te cuan­do se tra­ta de una mu­jer. Akeis­ha Clar­ke es una jo­ven pes­ca­do­ra de Gra­na­da, ape­nas un pun­to náu­fra­go en el ex­tre­mo del ar­chi­pié­la­go ca­ri­be­ño de la Pe­que­ña Mar­ti­ni­ca. Su voz enér­gi­ca no es so­lo la de una mu­jer cu­yas pa­la­bras deben com­ba­tir el vien­to a bor­do de una em­bar­ca­ción, sino tam­bién la de una jo­ven ac­ti­vis­ta en­fren­ta­da a co­rrien­tes más vio­len­tas co­mo lí­der de la aso­cia­ción Wo­men in Ac­tion. “En Gra­na­da, la ma­yo­ría de las fa­mi­lias vi­vi­mos de la pes­ca. En ca­da ho­gar hay al me­nos un bo­te atu­ne­ro. Atún, pez es­pa­da, do­ra­do. Nues­tra pes­ca va a pa­rar a Estados Unidos, Ca­na­dá, In­gla­te­rra, Ale­ma­nia; pe­ro no­so­tros no te­ne­mos con­tac­to con ese mer­ca­do. Lle­va­mos el pes­ca­do a tie­rra firme, lo ven­de­mos a un in­ter­me­dia­rio en la is­la y des­de ahí se lo lle­van en avión. No­so­tras es­ta­mos en el

ex­tre­mo de mier­da de la ca­de­na. Si una li­bra de pes­ca­do lle­ga al com­pra­dor fi­nal en 25 dó­la­res, lo más pro­ba­ble es que no­so­tros no re­ci­ba­mos ni si­quie­ra 5 de esos dó­la­res, y si a eso le su­ma­mos la ta­sa de cam­bio de nues­tra mo­ne­da, el abis­mo abier­to en­tre los be­ne­fi­cios de los in­ter­me­dia­rios y los nues­tros es enor­me”. La in­ter­me­dia­ción ca­ní­bal es una de las preo­cu­pa­cio­nes trans­ver­sa­les que Slow Food de­be sor­tear en to­dos sus ca­pí­tu­los. La ita­lia­na Bar­ba­ra Ori­glio, quien tra­ba­ja en Mé­xi­co co­mo coor­di­na­do­ra de Slow Fish Ca­ri­be y Co­lec­ti­vi­dad Ra­zo­na­tu­ra, ha con­ver­ti­do la au­to­ges­tión en una de las ban­de­ras de su pro­yec­to. La ini­cia­ti­va, que ar­ti­cu­la seis coope­ra­ti­vas de Sian Ka’an y de Ban­co Chin­cho­rro en la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, in­ten­ta acor­tar la dis­tan­cia en­tre el pes­ca­dor y el consumidor. “En to­do lo que tie­ne que ver con pes­ca tra­di­cio­nal, la ca­pa­ci­dad o in­ca­pa­ci­dad de ges­tión em­pre­sa­rial de las co­mu­ni­da­des cons­ti­tu­ye un te­ma cen­tral. El pro­ble­ma es que, ori­gi­nal­men­te, se tra­ta de una ac­ti­vi­dad pa­ra con­su­mo pro­pio, que al mo­men­to de in­ser­tar­se en un con­tex­to glo­cal su­fre los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción y la ace­le­ra­ción a ni­vel co­mer­cial. En ese pun­to, la ma­yor par­te de los pes­ca­do­res que­dan re­za­ga­dos por no te­ner co­no­ci­mien­tos, re­cur­sos y una or­ga­ni­za­ción que les per­mi­ta res­pon­der a los re­tos ac­tua­les. Qui­zá el prin­ci­pal de ellos es ha­llar la ma­ne­ra de sal­tar al in­ter­me­dia­rio. Una lan­gos­ta que pue­de cos­tar 90 dó­la­res en un res­tau­ran­te de lu­jo en Can­cún re­por­ta un be­ne­fi­cio me­nor a 20 dó­la­res pa­ra quien la pes­có; los 70 dó­la­res se pier­den en esa lar­ga hi­le­ra de me­dia­do­res. Par­te de nues­tro tra­ba­jo es for­ta­le­cer esa ges­tión y pro­mo­ver una ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to que les per­mi­ta es­co­ger a quién ven­der­le y en qué con­di­cio­nes. En nues­tro ca­so, he­mos lo­gra­do cons­ti­tuir una mar­ca co­lec­ti­va que les per­te­ne­ce a las seis coope­ra­ti­vas y re­co­no­ce su lan­gos­ta co­mo un pro­duc­to con iden­ti­dad de ori­gen. No ha si­do fá­cil que el va­lor agre­ga­do que ello su­po­ne se re­fle­je en el mer­ca­do. Se­gui­mos acom­pa­ñán­do­los en el pro­ce­so pa­ra lo­grar­lo”. El otro fren­te en el cual Ra­zo­na­tu­ra lu­cha con la ban­de­ra Slow Food es la pre­ser­va­ción de prác­ti­cas tra­di­cio­na­les que con­tri­bu­yen a la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te. En es­te ca­so no so­lo se apli­ca lo apren­di­do del pa­sa­do, sino tam­bién la tec­ni­fi­ca­ción que se nu­tre de esos sa­be­res in­tui­ti­vos. “Es­tas co­mu­ni­da­des han si­do pio­ne­ras de la con­ser­va­ción des­de an­tes que es­te con­cep­to se lle­va­ra a la me­sa de de­ba­te científico o po­lí­ti­co. Sim­ple­men­te se die­ron cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ban cui­dar su re­cur­so, en es­te ca­so la lan­gos­ta, si que­rían pros­pe­rar co­mo so­cie­dad. Sus sis­te­mas de pes­ca han ayu­da­do a re­cu­pe­rar el crus­tá­ceo, en par­ti­cu­lar des­pués de 1988, tras el pa­so del hu­ra­cán Gil­ber­to, que arra­só con ese te­rri­to­rio. La con­cien­cia de no so­bre­pes­car los lle­vó a to­mar me­di­das co­mo la ins­tau­ra­ción de ‘ca­si­tas’, un mo­de­lo apren­di­do de los cu­ba­nos que sir­ve co­mo re­fu­gio pa­ra pro­te­ger a las lan­gos­tas. Lo si­guien­te fue pes­car­las vi­vas, una prác­ti­ca re­vo­lu­cio­na­ria que per­mi­te ha­cer una se­lec­ción de los in­di­vi­duos por ta­lla. Tam­bién de­ja­ron de usar gan­chos y pa­sa­ron a usar re­des pe­que­ñas, y por úl­ti­mo es­ta­ble­cie­ron co­mo obli­ga­to­ria la pes­ca a pul­món, lo que no les per­mi­te des­cen­der a una pro­fun­di­dad ma­yor a los 15 me­tros, un ni­vel por de­ba­jo del cual la lan­gos­ta se re­pro­du­ce; de ese mo­do el es­pé­ci­men que tie­ne crías no pue­de ser atra­pa­do”, afir­ma Ori­glio. Los lo­gros de es­te ca­pí­tu­lo ca­ri­be­ño del Slow Fish en cuan­to a in­ter­me­dia­ción, pre­ser­va­ción y me­dioam­bien­te de­jan abier­ta una bre­cha en la que aún que­da mu­cho por ha­cer en to­das las co­mu­ni­da­des pes­que­ras de paí­ses en vía de desa­rro­llo: la inequi­dad de gé­ne­ro. Er­nes­ti­na An­tó­nio Chi­pi­ta, trans­for­ma­do­ra de pes­ca­do an­go­le­ña y di­rec­to­ra de la coope­ra­ti­va Cen­tro de Apoio às Mul­he­res Pro­ces­sa­do­ras, es en­fá­ti­ca al re­sal­tar la du­ra lu­cha que vi­ven las mu­je­res en Na­mi­be, re­gión don­de es­ca­sean los re­cur­sos y en la que la pes­ca es do­mi­na­da ex­clu­si­va­men­te por los hom­bres. “En mi co­mu­ni­dad no hay mu­je­res pes­ca­do­ras; ape­nas hay trans­for­ma­do­ras. Los hom­bres traen el pro­duc­to y no­so­tras so­mos quie­nes lo de­ja­mos lis­to pa­ra la ven­ta. Las mu­je­res qui­sié­ra­mos te­ner nues­tras em­bar­ca­cio­nes y po­der pro­cu­rar­nos nues­tra pro­pia sub­sis­ten­cia sin de­pen­der del pes­ca­do que nos trai­gan los hom­bres”, sos­tie­ne. El ca­so afri­cano tie­ne un eco di­rec­to al otro la­do del Atlán­ti­co. Al fren­te de Wo­men in Ac­tion y a tra­vés de su tra­ba­jo co­mo pes­ca­do­ra, Akeis­ha Clar­ke tra­ta de re­ver­tir es­que­mas cul­tu­ra­les que im­pac­tan di­rec­ta­men­te so­bre la eco­no­mía y la in­de­pen­den­cia de las mu­je­res de su is­la. “Es­ta­mos pre­pa­ran­do una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes pa­ra que pue­dan vi­vir de la pes­ca, aun­que no es bien re­ci­bi­do por los hom­bres. Ellos sien­ten que es al­go ‘su­yo’”. En es­te es­fuer­zo por la equi­dad, Akeis­ha quie­re me­ter­se has­ta las fi­bras mis­mas del idio­ma. Pa­ra ello im­pul­sa una cam­pa­ña en la que en lu­gar de la pa­la­bra ge­né­ri­ca fis­her­men – hom­bres pes­ca­do­res, al tra­du­cir­lo li­te­ral­men­te

del in­glés– se uti­li­ce fis­her­folks, que in­vo­lu­cra de ma­ne­ra in­dis­tin­ta am­bos gé­ne­ros. El es­pa­cio de Terra Ma­dre no so­lo sa­có por pri­me­ra vez de sus paí­ses a es­tas mu­je­res, sino que les per­mi­tió dia­lo­gar so­bre sus ex­pe­rien­cias análo­gas y sus lu­chas de gé­ne­ro. Los 8670 ki­ló­me­tros que se­pa­ran a Gra­na­da de An­go­la se di­suel­ven al re­cor­dar que tan­to esa sal co­mo los pe­ces que via­jan a tra­vés de ella com­par­ten la mis­ma agua. En es­ta tar­de de oto­ño ita­liano, una al la­do de la otra, Er­nes­ti­na y Akeis­ha pa­re­cen ver­sio­nes de Áfri­ca, vie­ja y obs­ti­na­da, jun­to a un jo­ven Ca­ri­be afor­tu­na­do de ha­ber he­re­da­do la mis­ma fuer­za. “Mi nom­bre es Er­nes­ti­na An­tó­nio Chi­pi­ta y es­toy con­ten­ta de co­no­cer a otras mu­je­res del mun­do que tam­bién tra­ba­jan la pes­ca y que en­fren­tan los mis­mos pro­ble­mas que no­so­tras. Hoy es mi cum­plea­ños y me sien­to muy or­gu­llo­sa de dar una en­tre­vis­ta en Ita­lia, y de po­der de­cir­les que to­dos mis hi­jos son pro­fe­sio­na­les y que nin­guno ten­drá que abrir las tri­pas de un pes­ca­do pa­ra vi­vir”. En un ar­dien­te por­tu­gués afri­cano y en un ju­go­so in­glés an­ti­llano, es­te par de vo­ces ne­gras re­cla­man in­ten­sa­men­te el mis­mo la­do fe­me­nino que He­ming­way des­nu­da a los ojos del vie­jo fren­te al océano: “De­cía siem­pre la mar. Así es co­mo le di­cen en es­pa­ñol cuan­do la quie­ren. A ve­ces los que la quie­ren ha­blan mal de ella, pe­ro lo ha­cen siem­pre co­mo si fue­ra una mu­jer. Al­gu­nos de los pes­ca­do­res más jó­ve­nes, los que usa­ban bo­yas y flo­ta­do­res pa­ra sus se­da­les y te­nían bo­tes de mo­tor com­pra­dos cuan­do los hí­ga­dos de ti­bu­rón se co­ti­za­ban al­to, em­plea­ban el ar­tícu­lo mas­cu­lino, lo lla­ma­ban el mar. Ha­bla­ban del mar co­mo de un con­ten­dien­te o un lu­gar, o in­clu­so un enemi­go. Pe­ro el vie­jo lo con­ce­bía siem­pre co­mo per­te­ne­cien­te al gé­ne­ro fe­me­nino y co­mo al­go que con­ce­día o ne­ga­ba fa­vo­res, y si ha­cía co­sas per­ver­sas y te­rri­bles era por­que no po­día evi­tar­lo. La lu­na, pen­sa­ba, le afec­ta­ba lo mis­mo que a una mu­jer”.

Se­mi­llas (El om­bli­go en­te­rra­do)

“Áfri­ca no es una tie­rra de co­mi­da pro­ce­sa­da, sino un lu­gar don­de uno to­da­vía pue­de aga­rrar la su­bli­me sim­pli­ci­dad del grano, la na­tu­ra­le­za úni­ca de la hier­ba, el dis­tin­ti­vo sa­bor de la car­ne de un ani­mal ali­men­ta­do úni­ca­men­te con pas­to y heno. Una tra­ve­sía gas­tro­nó­mi­ca des­de el sen­ti­mien­to de la pu­re­za an­ces­tral”. Con es­tas pa­la­bras, Pie­ro Sar­do, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Slow Food pa­ra la Bio­di­ver­si­dad, pre­sen­ta­ba el ca­tá­lo­go de pro­duc­tos y pla­tos tra­di­cio­na­les de Ugan­da, From Earth to Ta­ble. Es­ta emo­cio­nan­te vi­sión de una Áfri­ca vis­ta por ojos eu­ro­peos con­tie­ne mu­cho de ver­dad y otro tan­to de ge­ne­ro­sa exo­ti­za­ción. Al con­tras­tar es­ta ver­sión de la ri­que­za del sue­lo afri­cano con la voz ron­ca de Elp­has Ma­san­ga es po­si­ble des­ci­frar el ma­tiz que ti­ñe con dos to­nos ese mis­mo sue­lo: “Ven­go de Ke­nia y tra­ba­jo pa­ra em­po­de­rar a los pe­que­ños agri­cul­to­res de mi país, pa­ra que jun­tos re­cu­pe­re­mos nues­tra bio­di­ver­si­dad. La ma­yor par­te de los cam­pe­si­nos ha per­di­do su so­be­ra­nía: al te­ner que com­prar se­mi­llas que no son au­tóc­to­nas tam­bién es­tán com­pran­do los agro­quí­mi­cos que vie­nen con ellas. Nues­tro sue­lo es el mis­mo, pe­ro he­mos per­di­do un pe­da­zo de lo que nos ata­ba a él y que­re­mos re­cu­pe­rar­lo”. Ma­san­ga y sus alia­dos fun­da­ron su aso­cia­ción en 2009, des­pués de que va­rios guar­dia­nes de se­mi­llas ke­nia­nas asis­tie­ran al Terra Ma­dre de 2008 y re­ci­bie­ran el im­pul­so y los con­se­jos de Van­da­na Shi­va y Car­lo Pe­tri­ni pa­ra pen­sar qué ha­cer con sus se­mi­llas na­ti­vas an­te la en­tra­da de gru­pos agroin­dus­tria­les.

Akeis­ha Clar­ke Gra­na­da, Pe­que­ña Mar­ti­ni­ca Pes­ca­do­ra y ac­ti­vis­ta Wo­men in Ac­tion

Er­nes­ti­na An­tó­nio Chi­pi­ta Na­mi­be, An­go­la Pro­ce­sa­do­ra de pes­ca­do Apoio às Mul­he­res Pro­ces­sa­do­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.