¿Un ve­neno ne­ce­sa­rio?

Semana Sostenible - - IMPACTO - POR Cé­sar Ro­jas Án­gel *Pe­rio­dis­ta y po­li­tó­lo­go

El gli­fo­sa­to no so­lo se uti­li­za pa­ra erra­di­car cul­ti­vos ilí­ci­tos. Los cam­pe­si­nos co­lom­bia­nos lle­van años usan­do es­te com­pues­to jun­to con otros pro­duc­tos con el fin de com­ba­tir las pla­gas. El her­bi­ci­da se ha con­ver­ti­do en uno de los quí­mi­cos que ne­ce­si­tan los agri­cul­to­res pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos.

Ar­ley re­vi­sa una ma­ta de pa­pa. Se es­tá ‘agu­sa­nan­do’. —Va a to­car pa­sar una ro­cia­da es­ta se­ma­na —di­ce. La ro­cia­da es mix­ta. Co­mo mu­chos otros agri­cul­to­res, ca­da vez que tie­ne la ne­ce­si­dad de com­ba­tir las pla­gas, mez­cla her­bi­ci­das e in­sec­ti­ci­das pa­ra erra­di­car a los bi­chos y la ma­le­za que pue­da afec­tar el cul­ti­vo. —Si no usa­mos los quí­mi­cos, ¿dí­ga­me qué ha­go yo con es­ta co­se­cha? Así no me la re­ci­ben. En los cam­pos de Co­lom­bia el gli­fo­sa­to se ha usa­do pa­ra los cul­ti­vos tra­di­cio­na­les des­de ha­ce va­rias dé­ca­das. Los tíos de Ar­ley no re­cuer­dan otra ma­ne­ra de com­ba­tir las pla­gas. “Mez­cla­mos un li­tro de Roun­dup por una ca­ne­ca de 200 li­tros agua”, ex­pli­ca Ar­ley Ri­ve­ra, que es­tu­dia In­ge­nie­ría Agró­no­ma en la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca y Tec­no­ló­gi­ca de Tun­ja. El Roun­dup es la mar­ca de her­bi­ci­das de Mon­san­to, cu­yo com­po­nen­te ac­ti­vo es el gli­fo­sa­to. La desa­rro­lla­ron en la dé­ca­da de los se­ten­ta. En 1974 ini­ció su dis­tri­bu­ción co­mer­cial. Diez años más tar­de, el go­bierno de Be­li­sa­rio Be­tan­cur co­men­za­ba la fu­mi­ga­ción con es­te com­pues­to pa­ra com­ba­tir los cul­ti­vos ilí­ci­tos. Su his­to­ria en los cul­ti­vos tra­di­cio­na­les es más di­fí­cil de ras­trear. Los aca­dé­mi­cos y ana­lis­tas han cen­tra­do su aten­ción en el im­pac­to, las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas y la efec­ti­vi­dad de las as­per­sio­nes aé­reas pa­ra erra­di­car las plan­ta­cio­nes de co­ca, ma­rihua­na o ama­po­la, en­tre otros, que se usan pa­ra la pro­duc­ción de sus­tan­cias ilí­ci­tas. Pe­ro, la pro­duc­ción aca­dé­mi­ca so­bre los efec­tos del gli­fo­sa­to en los cul­ti­vos de pa­pa, arroz, to­ma­te o fre­sas, así co­mo mu­chos otros ali­men­tos, ha si­do es­ca­sa. La pro­fe­so­ra Mai­ra Fer­nan­da Zam­brano, bac­te­rió­lo­ga y di­rec­to­ra del pre­gra­do en Ad­mi­nis­tra­ción de la Se­gu­ri­dad y Sa­lud Ocu­pa­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Mi­li­tar Nue­va Gra­na­da, afir­ma que el im­pac­to del gli­fo­sa­to en un agri­cul­tor es un po­co más di­fí­cil de me­dir por­que nun­ca se apli­ca so­lo. La ma­yor do­si­fi­ca­ción es de los or­ga­no­fos­fo­ra­dos (in­sec­ti­ci­das com­pues­tos de otros quí­mi­cos, pe­ro no del gli­fo­sa­to), di­ce. No es lo mis­mo, aña­de, ro­ciar gli­fo­sa­to des­de una avio­ne­ta que ha­cer­lo con una bom­ba es­ta­cio­na­ria que se usa a me­nor es­ca­la.

Así se usa en el cam­po co­lom­biano

La pro­fe­so­ra Zam­brano ha tra­ba­ja­do con co­mu­ni­da­des en Na­ta­gai­ma, To­li­ma, y en Puen­te Na­cio­nal, San­tan­der. El aná­li­sis de su equi­po de in­ves­ti­ga­ción se en­fo­ca en las pre­cau­cio­nes que de­be­rían to­mar los agri­cul­to­res a la ho­ra de usar es­tos her­bi­ci­das. Pa­ra ro­ciar­los, ex­pli­ca, los agri­cul­to­res de­be­rían usar som­bre­ro grue­so, guan­tes, un ove­rol o pe­che­ra, una más­ca­ra con fil­tros de ai­re que hay que cam­biar pe­rió­di­ca­men­te, pan­ta­lón grue­so y bo­tas. Ar­ley y su fa­mi­lia usan un som­bre­ro, un ta­pa­bo­cas in­dus­trial, guan­tes, un ove­rol de cau­cho y las bo­tas del mis­mo ma­te­rial. En las re­gio­nes que ha vi­si­ta­do Zam­brano,

los cam­pe­si­nos di­cen que se pro­te­gen el rostro con un pa­ñue­lo o una pa­ño­le­ta pa­ra no as­pi­rar di­rec­ta­men­te el quí­mi­co. Los agri­cul­to­res, en ge­ne­ral, son cons­cien­tes de los ries­gos. “La ma­yo­ría de la gen­te de es­tos sec­to­res su­fre o se en­fer­ma mu­cho de las vías res­pi­ra­to­rias”, cuen­ta Ar­ley, que lle­va cua­tro años tra­ba­jan­do en los cul­ti­vos de su fa­mi­lia. “Hay otros ma­les co­mo la go­ta y el reu­ma­tis­mo, por la cues­tión de que la gen­te se mo­ja y es­tá ex­pues­ta a es­tos quí­mi­cos du­ran­te dos o cua­tro ho­ras, o a ve­ces el día com­ple­to que uno du­ra apli­can­do el her­bi­ci­da se­gún la ex­ten­sión que se ten­ga”. Ál­va­ro Al­va­ra­do es in­ge­nie­ro agró­no­mo y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca y Tec­no­ló­gi­ca de Co­lom­bia (UPTC) y ha he­cho en­cues­tas pa­ra ana­li­zar las prác­ti­cas agrí­co­las en los cul­ti­vos de pa­pa en Tun­ja, Ventaquemada y To­ca, en Bo­ya­cá, ex­pli­ca por qué no hay más pre­cau­cio­nes: “Así se­pan que les pue­de ha­cer da­ño, no usan el equi­po com­ple­to por­que tie­nen que com­prar­lo. Pa­ra ellos es una car­ga adi­cio­nal”. To­dos coin­ci­den en que ha­ce fal­ta ca­pa­ci­ta­ción. Mu­chos cam­pe­si­nos al­te­ran las do­sis de los agro­quí­mi­cos por­que ha es­ta­do llo­vien­do mu­cho o por­que es­tá ha­cien­do mu­cho ca­lor. Ar­ley di­ce que las capacitaciones son es­ca­sas y que cuan­do una em­pre­sa ar­ma una fe­ria tam­bién de­be­ría preo­cu­par­se por ad­ver­tir­les a los com­pra­do­res de los pe­li­gros de su uso.

La rees­truc­tu­ra­ción del sec­tor agro­pe­cua­rio, en 1993, hi­zo que se ato­mi­za­ra la res­pon­sa­bi­li­dad del se­gui­mien­to y con­trol de los agro­quí­mi­cos, se­gún Al­va­ra­do. En­tre las se­cre­ta­rías de Agri­cul­tu­ra de ca­da mu­ni­ci­pio y de­par­ta­men­to, el Ins­ti­tu­to Co­lom­biano Agro­pe­cua­rio, las Uni­da­des Mu­ni­ci­pa­les de Asis­ten­cia Téc­ni­ca Agro­pe­cua­ria (Uma­ta), el In­vi­ma y has­ta las em­pre­sas dis­tri­bui­do­ras de los agro­quí­mi­cos de­be­ría exis­tir un se­gui­mien­to al ma­ne­jo de es­tos pro­duc­tos. Pa­ra el pro­fe­sor de la UPTC, hay mu­chas nor­mas y po­ca apli­ca­ción. La pro­fe­so­ra Zam­brano ci­ta el de­cre­to 775 de 1990 del Mi­nis­te­rio de Sa­lud (al­gu­nos de sus ar­tícu­los fue­ron mo­di­fi­ca­dos en 1991 y en 2003) pa­ra re­sal­tar que las em­pre­sas dis­tri­bui­do­ras de­be­rían ser las mis­mas en­car­ga­das de de­sig­nar a un res­pon­sa­ble pa­ra re­co­ger los re­si­duos de es­tos agro­quí­mi­cos, lle­var­los a un cen­tro de aco­pio y ocu­par­se de su eli­mi­na­ción. Pe­ro en las ve­re­das de Na­ta­gai­ma, Mo­ta­vi­ta o Puen­te Na­cio­nal hay agri­cul­to­res que la­van los ta­rros de Roun­dup en los ríos y los usan des­pués pa­ra car­gar agua o le­che. En es­tas y otras re­gio­nes del país, los cam­pe­si­nos lle­van mu­chos años sin re­ci­bir ca­pa­ci­ta­ción.

El es­cep­ti­cis­mo fren­te a los cul­ti­vos or­gá­ni­cos

Ar­ley Ri­ve­ra di­ce que pa­lían el aban­dono con tra­ba­jo. Es­tá buscando la ma­ne­ra de aso­ciar­se con otros agri­cul­to­res pa­ra ven­der me­jo­res se­mi­llas y bus­car apo­yos en co­lec­ti­vo. Des­de que es­tá es­tu­dian­do es más cons­cien­te de los ries­gos de los agro­quí­mi­cos, pe­ro tam­bién es es­cép­ti­co fren­te al po­ten­cial de los cul­ti­vos or­gá­ni­cos. Dia­na Ace­ve­do es fun­da­do­ra y di­rec­to­ra téc­ni­ca de la or­ga­ni­za­ción COAS Agri­cul­tu­ra en Me­de­llín. Ca­pa­ci­ta y orien­ta a 12 cam­pe­si­nos en An­tio­quia pa­ra que sus cul­ti­vos or­gá­ni­cos sean ren­ta­bles y exi­to­sos. Pa­ra ella, mi­grar de la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal a la or­gá­ni­ca su­po­ne un cam­bio de men­ta­li­dad, pe­ro so­bre to­do un cam­bio en la nu­tri­ción del sue­lo. En vez de apli­car her­bi­ci­da, Ace­ve­do y su equi­po usan pro­duc­tos mez­cla­dos con áci­do acé­ti­co, áci­do cí­tri­co y sal de mar. “Lo que pa­sa es que tú no es­tás echan­do al­go re­si­dual co­mo un her­bi­ci­da, que ma­ta la mi­crio­bio­lo­gía y lue­go cam­bia la com­po­si­ción nu­tri­cio­nal de los ali­men­tos”, ex­pli­ca. Es­ta mez­cla es más cos­to­sa que un li­tro de Roun­dup, que pue­de cos­tar 20.000 pe­sos en las tien­das agrí­co­las de las ve­re­das. Ri­ve­ra y Al­va­ra­do di­cen que mu­chas ve­ces los pro­duc­to­res or­gá­ni­cos ter­mi­nan dis­tri­bu­yen­do en las gran­des pla­zas, al pre­cio del mer­ca­do, y por lo tan­to re­sul­tan per­dien­do. Por eso su re­la­ción con los agro­quí­mi­cos es de odios y amo­res. Aban­do­nar­los su­pon­dría la pér­di­da de sus cul­ti­vos, pe­ro tam­bién sa­ben que el uso ex­ce­si­vo ter­mi­na por afec­tar la tie­rra, sus pro­duc­tos y has­ta la sa­lud. En los cam­pos de Mo­ta­vi­ta, Ar­ley Ri­ve­ra ya tie­ne el ojo afi­na­do. Mi­ra a lo le­jos y en­tre las dis­tin­tas ga­mas del ver­de re­sal­tan al­gu­nos te­rre­nos ne­gros. “Allá ya em­pe­za­ron la que­ma”, se­ña­la con el de­do. Quin­ce o vein­te días des­pués de sem­brar, y an­tes de que ger­mi­ne la plan­ta, los agri­cul­to­res ro­cían con su coc­tel de pla­gui­ci­das pa­ra que en esa tie­rra, cues­te lo que cues­te, naz­can sus ma­tas de pa­pa.

VE­RE­DA CAPELLANÍA VENTAQUEMADA, BO­YA­CÁ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.