De ras­pa­chín a de­fen­sor de los bos­ques del Gua­via­re

Du­ran­te 15 años, Ol­mes Ro­drí­guez tum­bó una can­ti­dad in­cal­cu­la­ble de ár­bo­les pa­ra sem­brar la ho­ja mal­di­ta en San Jo­sé del Gua­via­re. Hoy ya no ta­la, ven­de he­la­dos y pes­ca­dos y li­de­ra a 168 fa­mi­lias cam­pe­si­nas pa­ra que vi­van del bos­que.

Semana Sostenible - - IMPACTO - POR Jhon Ba­rros

Ya no tum­ba ni una ma­ta. Tam­po­co tie­ne va­cas. En­tre los 15 años que es­tu­vo sem­bran­do co­ca y los dos que lle­va cui­dan­do la sel­va, Ol­mes Ro­drí­guez pre­fie­re ha­blar de lo se­gun­do y, co­mo si fue­ra un man­tra, di­ce “la ta­la sa­lió de mí”. Ar­bo­ri­zó su “fin­cho”, co­mo lla­ma a las 20 hec­tá­reas de tie­rra que tie­ne en la ve­re­da El Pa­raí­so, don­de vi­ve con su mu­jer y sus tres hi­jos, por­que su pro­yec­to de vi­da con­sis­te aho­ra en vi­vir del bos­que, en de­fen­der­lo. El Pa­raí­so ha­ce par­te de las 28 ve­re­das que con­for­man el co­rre­gi­mien­to El Ca­pri­cho, en San Jo­sé del Gua­via­re, ubi­ca­do en la zo­na de amor­ti­gua­ción en­tre el Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Chi­ri­bi­que­te y la se­rra­nía de La Lin­do­sa, te­rri­to­rio don­de la de­fo­res­ta­ción cre­ció des­me­su­ra­da­men­te es­te año. Por su tra­ba­jo co­mo pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Jun­tas de Ac­ción Co­mu­nal del Ca­pri­cho (Aso­ca­pri­cho), car­go que pre­si­de des­de sep­tiem­bre de 2016, Ro­drí­guez no re­ci­be un so­lo pe­so. Ven­de pes­ca­dos y pa­le­tas en las tro­chas de las ve­re­das del co­rre­gi­mien­to, lo que le per­mi­te sa­car ade­lan­te a su fa­mi­lia. Pe­ro a par­tir de 2019 vi­vi­rá del bos­que, ac­ti­vi­dad que pien­sa con­ver­tir en su úni­co ofi­cio. Las pa­le­tas las ven­de en su mo­to, en la que lle­va una ne­ve­ra de ico­por. Los pes­ca­dos los ne­go­cia con los pes­ca­do­res del río Gua­via­re pa­ra lue­go re­ven­der­los. Co­nos y he­la­dos los ofre­ce a 2000 y 1500 pe­sos res­pec­ti­va­men­te, y tam­bién los ad­quie­re de otro pro­vee­dor lo­cal. Ro­drí­guez se ve en su fu­tu­ro co­mo una es­pe­cie de ad­mi­nis­tra­dor del bos­que. Es de­cir, sa­can­do de­ter­mi­na­da can­ti­dad de ma­de­ra sin afec­tar el fun­cio­na­mien­to de los eco­sis­te­mas. Ade­más, pla­nea cul­ti­var es­pe­cies co­mo asaí, se­je, cu­ma­re, zan­co­na y mo­ri­che: flo­ra ama­zó­ni­ca de la cual se sa­can pro­duc­tos co­mes­ti­bles co­mo ju­gos, he­la­dos o mer­me­la­das; cos­mé­ti­cos co­mo acei­tes na­tu­ra­les; co­lo­ran­tes tan­to pa­ra co­mes­ti­bles co­mo pa­ra pro­duc­tos de be­lle­za y me­di­ci­na­les. Des­de ha­ce un año, Aso­ca­pri­cho tra­ba­ja con el go­bierno echan­do a an­dar la fo­res­te­ría co­mu­ni­ta­ria en el co­rre­gi­mien­to, pro­gra­ma que con­sis­te en cam­biar la tum­ba de la sel­va pa­ra me­ter va­cas por un ma­ne­jo sos­te­ni­ble de los bos­ques que aún que­dan de pie, en el que se apro­ve­chen re­si­nas y fru­tos pa­ra co­mer­cia­li­zar­los. El pro­gra­ma lo li­de­ra el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble y par­ti­ci­pan en­ti­da­des co­mo la Fun­da­ción pa­ra la Con­ser­va­ción y el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (FCDS), el Ins­ti­tu­to Sin­chi, Vi­sión Ama­zo­nía, Par­ques Na­cio­na­les Na­tu­ra­les y la Cor­po­ra­ción pa­ra el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble del Nor­te y del Orien­te Ama­zó­ni­co (CDA). To­das las en­ti­da­des apor­tan re­cur­sos y per­so­nal pa­ra lle­var­lo a ca­bo, y tie­ne una pro­yec­ción a lar­go pla­zo de más de diez años. Ac­tual­men­te, 168 fa­mi­lias cam­pe­si­nas de El Ca­pri­cho han ma­ni­fes­ta­do su com­pro­mi­so y dis­po­si­ción de apos­tar­le a la fo­res­te­ría co­mu­ni­ta­ria. “He­mos avan­za­do bas­tan­te. Los ex­per­tos nos han con­ta­do qué pro­duc­tos po­drían apro­ve­char­se en los bos­ques y sel­vas en la ma­yo­ría de las fin­cas de la co­mu­ni­dad, co­mo ma­de­ra­bles, re­si­nas y fru­tos co­mo el asaí. A su vez, le apos­ta­mos a re­fo­res­tar los pre­dios pa­ra que los bos­ques no des­apa­rez­can. Por­que si so­lo sa­ca­mos y sa­ca­mos, tar­de o tem­prano to­do el ver­de des­apa­re­ce­rá”, di­ce Ol­mes, cam­pe­sino de 40 años, que so­lo es­tu­dió has­ta quin­to de pri­ma­ria y que lle­gó ha­ce 20 años al Gua­via­re a sem­brar co­ca. Aun­que el pre­si­den­te de Aso­ca­pri­cho con­ti­nua­rá di­fun­dien­do su men­sa­je am­bien­tal en el co­rre­gi­mien­to, tie­ne al­go atra­ve­sa­do en­tre pe­cho y es­pal­da. “Ha­ré to­dos los es­fuer­zos pa­ra que más gen­te ha­ga par­te de la fo­res­te­ría co­mu­ni­ta­ria y di­ga no más a la de­fo­res­ta­ción. Pe­ro me da tris­te­za que el po­bre cam­pe­sino de­je de

ta­lar en su fin­ca y de la na­da lle­gue una nue­va per­so­na a tum­bar ár­bo­les en más de 200 hec­tá­reas. Eso des­mo­ti­va los pro­yec­tos que que­re­mos ade­lan­tar”. En cuan­to a los pro­ta­go­nis­tas de la gran de­fo­res­ta­ción, Ol­mes di­ce “no so­mos los cam­pe­si­nos. Acá lle­ga gen­te con pla­ta a ta­lar 100, 200 o 300 hec­tá­reas. No ten­go co­no­ci­mien­to so­bre quié­nes son, y así lo su­pie­ra no lo po­dría de­cir, por­que pe­li­gra­ría mi vi­da”.

No más ta­la

La fo­res­te­ría co­mu­ni­ta­ria con­sis­te en con­ser­var y apro­ve­char sos­te­ni­ble­men­te to­do el po­ten­cial del bos­que, lo que in­clu­ye sus fru­tos, acei­tes, fi­bras, agua, fau­na, le­ña, ma­de­ra y has­ta la be­lle­za es­cé­ni­ca pa­ra el tu­ris­mo. Con las co­mu­ni­da­des de Aso­ca­pri­cho, el pro­yec­to del go­bierno na­cio­nal tie­ne co­mo fin me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los cam­pe­si­nos y el es­ta­do de con­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas es­tra­té­gi­cos del Gua­via­re, a tra­vés del apro­ve­cha­mien­to de al­gu­nas es­pe­cies no ma­de­ra­bles co­mo cu­ma­re, asaí, se­je, zan­co­na y ca­nan­gu­cho. Ro­dri­go Bo­te­ro, di­rec­tor de la Fun­da­ción pa­ra la Con­ser­va­ción y el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, di­jo que es­te pro­yec­to plan­tea un ma­ne­jo de los bos­ques re­ma­nen­tes que aún que­dan en las fin­cas ubi­ca­das en la zo­na amor­ti­gua­do­ra, en­tre el lí­mi­te de Chi­ri­bi­que­te y La Lin­do­sa. “Bus­ca­mos dar­les una so­lu­ción eco­nó­mi­ca dis­tin­ta a las fa­mi­lias de es­ta área, de­di­ca­das por mu­chos años a la ga­na­de­ría. Que­re­mos que ten­gan me­dios de vi­da con un uso sos­te­ni­ble del bos­que, en es­pe­cial me­dian­te es­pe­cies no ma­de­ra­bles”. Se­gún Bo­te­ro, los jó­ve­nes cam­pe­si­nos del co­rre­gi­mien­to ven la ne­ce­si­dad de cam­biar su men­ta­li­dad fren­te a sus for­mas de pro­duc­ción. “Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tie­nen con­cien­cia fren­te al cam­bio cli­má­ti­co, la de­fo­res­ta­ción y la de­gra­da­ción del sue­lo, y han par­ti­ci­pa­do en la ca­rac­te­ri­za­ción del bos­que y la pla­nea­ción de ma­ne­jo en las fin­cas de El Ca­pri­cho”. En 2019, el pro­yec­to de fo­res­te­ría co­mu­ni­ta­ria en El Ca­pri­cho pre­ten­de arran­car con los pro­ce­sos de ex­trac­ción y ne­go­cia­ción de pro­duc­tos no ma­de­ra­bles. “Es­pe­ra­mos que el año en­tran­te las co­mu­ni­da­des lo­gren co­mer­cia­li­zar los pro­duc­tos del bos­que sil­ves­tre. Ade­más, que los que que­dan en la zo­na amor­ti­gua­do­ra de Chi­ri­bi­que­te ten­gan un ma­ne­jo co­mu­ni­ta­rio”, pun­tua­li­zó Bo­te­ro.

El pro­gra­ma de fo­res­te­ría pre­ten­de que los cam­pe­si­nos reali­cen un apro­ve­cha­mien­to sos­te­ni­ble del bos­que. El ideal es ge­ne­rar un cam­bio en la eco­no­mía co­ca­le­ra y ga­na­de­ría ex­ten­si­va.

Co­lom­bia es uno de los diez paí­ses más de­fo­res­ta­dos del pla­ne­ta. En los úl­ti­mos 25 años, cer­ca de 6,4 mi­llo­nes de hec­tá­reas de bos­que des­apa­re­cie­ron del te­rri­to­rio por fac­to­res co­mo aca­pa­ra­mien­to de tie­rras, ga­na­de­ría ex­ten­si­va, mi­ne­ría y co­mer­cio ile­gal de ma­de­ra, prin­ci­pal­men­te en her­vi­de­ros de bio­di­ver­si­dad co­mo la Ama­zo­nía y el Pa­cí­fi­co. Con el pro­pó­si­to de ha­cer vi­si­ble es­te pro­ble­ma e in­vo­lu­crar ac­ti­va­men­te a los co­lom­bia­nos en la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas fren­te a la pér­di­da de sus bos­ques, Se­ma­na, el go­bierno de No­rue­ga y el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble unie­ron es­fuer­zos y crea­ron la Gran Alian­za con­tra la De­fo­res­ta­ción. Des­de sep­tiem­bre es­te pro­yec­to pro­mue­ve el in­te­rés y el se­gui­mien­to de ac­to­res cla­ve, lí­de­res de opi­nión y pú­bli­co en ge­ne­ral so­bre la de­fo­res­ta­ción y las ac­cio­nes pa­ra su con­trol y dis­mi­nu­ción. Con el apo­yo de me­dios, en­ti­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­les y de con­trol, que a la fe­cha su­man más de 50, la Alian­za es­pe­ra que los co­lom­bia­nos en­tien­dan las ne­fas­tas con­se­cuen­cias de per­der sus bos­ques. El pro­yec­to uti­li­za to­das las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas pa­ra en­tre­gar pro­duc­tos in­for­ma­ti­vos es­pe­cia­les que com­bi­na­rán pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción con re­por­ta­je, mul­ti­me­dia y mi­ni­do­cu­men­ta­les. Por me­dio de una pla­ta­for­ma di­gi­tal re­co­pi­la la in­for­ma­ción de ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y no gu­ber­na­men­ta­les pa­ra con­tro­lar y dis­mi­nuir la de­fo­res­ta­ción, que me­di­rá el ni­vel de com­pro­mi­so a ni­vel de­par­ta­men­tal y lo­cal. Es la pri­me­ra vez que un me­dio de co­mu­ni­ca­ción es­ta­ble­ce una alian­za con un país coo­pe­ran­te y una au­to­ri­dad am­bien­tal con la idea de ha­cer efec­ti­vo el con­trol ciu­da­dano so­bre un pro­ble­ma de tras­cen­den­cia pla­ne­ta­ria. No­rue­ga es uno de los gran­des alia­dos del go­bierno y de las or­ga­ni­za­cio­nes co­lom­bia­nas que lu­chan con­tra la de­fo­res­ta­ción y bus­can mi­ti­gar las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co.

Hé­roes de los bos­ques

To­dos los gru­pos co­mu­ni­ta­rios u or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil po­drán pos­tu­lar sus ini­cia­ti­vas pa­ra fre­nar el de­te­rio­ro de la su­per­fi­cie fo­res­tal en la pá­gi­na de la Alian­za (www.ga­de­fo­res­ta­cion.com). Las tres me­jo­res re­ci­bi­rán un re­co­no­ci­mien­to en un even­to que se ha­rá en Bo­go­tá en enero de 2019. La Alian­za tie­ne pre­vis­to rea­li­zar ta­lle­res de sen­si­bi­li­za­ción y tres fo­ros con ac­to­res re­gio­na­les en los de­par­ta­men­tos más afec­ta­dos por la de­fo­res­ta­ción, los cua­les prio­ri­za­rán el in­ter­cam­bio de bue­nas prác­ti­cas. La úl­ti­ma fa­se ge­ne­ra­rá alian­zas re­gio­na­les y un ma­pa de los ac­to­res com­pro­me­ti­dos con man­te­ner el fo­co de aten­ción y mo­ni­to­reo so­bre la de­fo­res­ta­ción, de la mano de los go­bier­nos lo­ca­les. Es­tas si­ner­gias bus­ca­rán que los me­dios re­gio­na­les man­ten­gan el se­gui­mien­to so­bre las ta­sas de de­fo­res­ta­ción y las ini­cia­ti­vas, y que la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da ten­ga ré­pli­ca a ni­vel na­cio­nal. Cul­mi­na­do el pro­yec­to, la Alian­za rea­li­za­rá un even­to na­cio­nal pa­ra in­for­mar­le al país los re­sul­ta­dos al­can­za­dos y la im­por­tan­cia de man­te­ner un se­gui­mien­to so­bre el pro­ble­ma, que no sea so­lo téc­ni­co.

Cam­pe­si­nos del co­rre­gi­mien­to El Ca­pri­cho, en San Jo­sé del Gua­via­re, bus­can con­ser­var y apro­ve­char el po­ten­cial del bos­que. Con el apo­yo del go­bierno na­cio­nal, en el fu­tu­ro es­pe­ran co­mer­cia­li­zar fru­tos, acei­tes, fi­bras y ma­de­ra.

Gua­via­re per­dió 38.221 hec­tá­reas de bos­que en 2017, lo que in­di­ca que con­cen­tró 17,3 por cien­to de la de­fo­res­ta­ción na­cio­nal. San Jo­sé del Gua­via­re, con más de 19.000 hec­tá­reas ta­la­das, fue el ter­cer mu­ni­ci­pio más afec­ta­do en el país por la mo­to­sie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.