“No pue­des en­fren­tar aque­llo de lo que no tie­nes con­cien­cia”

Semana Sostenible - - TENDENCIAS - ilustración: Da­niel Vi­lla­mi­zar

Tom Tier­ney es uno de los fi­lán­tro­pos más res­pe­ta­dos del mun­do am­bien­tal. Du­ran­te años al­ter­nó su ca­rre­ra co­mo pre­si­den­te de gi­gan­tes em­pre­sa­ria­les co­mo la con­sul­to­ra Bain o el por­tal ebay con su tra­ba­jo al fren­te de la jun­ta de The Na­tu­re Con­ser­vancy, una de las ONG am­bien­ta­les más gran­des del mun­do. Se­ma­na Sos­te­ni­ble ha­bló con él en el mar­co de los 35 años de la­bor de la or­ga­ni­za­ción en el país.

Se­ma­na Sos­te­ni­ble: ¿Qué tan pe­si­mis­ta u op­ti­mis­ta es us­ted? ¿Cree que lo­gra­re­mos cum­plir con las me­tas del Acuer­do de Pa­rís? Tom Tier­ney: Soy una per­so­na fun­da­men­tal­men­te op­ti­mis­ta. Hay dos ra­zo­nes pa­ra que eso sea así: la pri­me­ra es que mu­cha gen­te in­ten­ta ha­cer lo co­rrec­to la ma­yor par­te del tiem­po y, más tem­prano que tar­de, eso ter­mi­na fun­cio­nan­do. La se­gun­da es que la tec­no­lo­gía y la ca­pa­ci­dad hu­ma­na pa­ra li­de­rar cam­bios han in­cre­men­ta­do drás­ti­ca­men­te. Cuan­do com­pa­ras el pre­cio que los pa­ne­les so­la­res te­nían ha­ce diez años con los de hoy, ves al­go im­pac­tan­te: na­die ha­bría pre­di­cho en­ton­ces que la gen­te in­ver­ti­ría cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res en desa­rro­llar es­ta he­rra­mien­ta. Es cues­tión de tiem­po pa­ra que lo re­sol­va­mo, y eso per­mi­ti­rá que se ex­pan­da la ener­gía eó­li­ca y otras ener­gías re­no­va­bles. Si pen­sa­mos en la preo­cu­pa­ción de la po­bla­ción fren­te al cli­ma, ves una bre­cha igual de gran­de en­tre hoy y ha­ce diez años. Aho­ra es ti­tu­lar de pri­me­ra pá­gi­na; ha­ce un de­ce­nio no era si­quie­ra no­ti­cia. Uno no pue­de re­sol­ver un pro­ble­ma has­ta que no lo re­co­no­ce. Le pre­gun­to a la gen­te, ¿qué tan­ta cer­te­za tie­ne de que el ser hu­mano es es­pon­sa­ble del cam­bio cli­má­ti­co? Na­die di­ce ce­ro; un 90 por cien­to lo ca­li­fi­ca co­mo preo­cu­pan­te. Por to­do es­to soy un op­ti­mis­ta im­pa­cien­te: qui­sie­ra que to­do su­ce­die­ra más rá­pi­da­men­te, pe­ro creo que sí es­ta­mos en­fren­tan­do el pro­ble­ma. S. S.: Co­lom­bia es un país pa­ra­dó­ji­co. Es me­ga­di­ver­so y al mis­mo tiem­po en­fren­ta enor­mes re­tos en de­fo­res­ta­ción, mí­ni­ma ges­tión del agua o pér­di­da de bio­di­ver­si­dad. ¿Có­mo cree que de­be­ría­mos en­fren­tar ese di­le­ma? T. T.: To­do co­mien­za con una con­cien­cia de los he­chos. Pien­sa en la de­fo­res­ta­ción: la gen­te aho­ra la mi­de y ha­bla de ella. Es­to es crucial por­que no pue­des en­fren­tar aque­llo de lo que no tie­nes con­cien­cia. Des­pués se re­quie­ren li­de­raz­gos: gen­te que dé un pa­so y di­ga “va­mos a ha­cer es­to”. Y lue­go, cons­truir coa­li­cio­nes –co­mo ha­ce TNC–, por­que el go­bierno no pue­de ha­cer­lo so­lo. Hay que in­vo­lu­crar a to­dos: al sec­tor pri­va­do, a las ONG, a las co­mu­ni­da­des. Las po­bla­cio­nes lo­ca­les son es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes. Por ejem­plo, la de­fo­res­ta­ción es­tá es­tre­cha­men­te li­ga­da al cri­men or­ga­ni­za­do, pe­ro tam­bién a gen­te que bus­ca for­mas al­ter­nas de vi­da. En un país en vía de desa­rro­llo, se re­quie­re vo­lun­tad pú­bli­ca y so­cial pa­ra en­fren­tar la de­gra­da­ción am­bien­tal. So­lo he es­ta­do un par de días en Co­lom­bia, pe­ro es­tá cla­ro que, aho­ra que hay un acuer­do de paz, la gen­te es­tá po­nien­do la mi­ra­da en pro­ble­mas que solían ser se­cun­da­rios. Di­ce el pro­ver­bio que “no to­dos son tiem­pos igua­les”. En el país es­te es uno de esos mo­men­tos de­sigua­les de la his­to­ria en que la gen­te se une, re­co­no­ce sus desafíos y en­tien­de que no pue­de re­sol­ver­los so­los ni rá­pi­da­men­te. S. S.: TNC tra­ba­ja con ac­to­res muy di­ver­sos. ¿Us­ted cree que, a ni­vel in­ter­na­cio­nal, se es­tá tra­ba­jan­do con la su­fi­cien­te di­ver­si­dad de ac­to­res? T. T.: ¿Quié­nes son los ac­to­res re­le­van­tes? Los go­bier­nos, pe­ro no so­lo los na­cio­na­les (co­mo so­le­mos pen­sar), sino tam­bién los re­gio­na­les y los mu­ni­ci­pa­les. Así mis­mo, es fun­da­men­tal la ac­ción pri­va­da, re­pre­sen­ta­da por las em­pre­sas, pe­ro de igual ma­ne­ra por las fun­da­cio­nes. Y las co­mu­ni­da­des, por­que, al fi­nal del día, si no be­ne­fi­cian sus in­te­gran­tes, no se­rá sos­te­ni­ble. Si una so­lu­ción de con­ser­va­ción ha­ce a una co­mu­ni­dad me­nos prós­pe­ra, no fun­cio­na­rá. Hay que for­jar coa­li­cio­nes en las que to­dos par­ti­ci­pen y en don­de no to­dos pien­sen ne­ce­sa­ria­men­te igual. Los fon­dos de agua de TNC son una gran ilustración: se re­quie­re que se jun­ten las ciu­da­des, los pro­pie­ta­rios ru­ra­les, la go­ber­nan­za y el ca­pi­tal pri­va­do. S. S.: ¿Es­ta­mos vien­do un cam­bio de pa­ra­dig­ma de con­ser­var ‘sin’ la gen­te a ha­cer­lo ‘con’ ella? T. T.: Eso es muy im­por­tan­te. He es­ta­do in­vo­lu­cra­do con TNC des­de ha­ce 30 años: ha­ce ape­nas 15, se pen­sa­ba que ‘con­ser­va­ción’ era si­nó­ni­mo de ‘bio­di­ver­si­dad’. Veías fo­tos de pai­sa­jes her­mo­sos, de aves, pe­ces y ma­mí­fe­ros, pe­ro nun­ca veías gen­te. La reali­dad es que no pue­des es­cin­dir a las per­so­nas del lu­gar: usan el agua, siembran, pas­to­rean; son par­te de un gran sis­te­ma. Por eso TNC tra­ba­ja en una agen­da de con­ser­va­ción com­par­ti­da, que pien­sa tan­to en el bie­nes­tar de la po­bla­ción co­mo en el del pla­ne­ta.

“En un país en vías de desa­rro­llo, se re­quie­re vo­lun­tad pú­bli­ca y so­cial pa­ra en­fren­tar la de­gra­da­ción am­bien­tal”.

El pa­ra­dig­ma sí es­tá cam­bian­do. Las dos úl­ti­mas per­so­nas en lle­gar a nues­tra jun­ta di­rec­ti­va vie­nen del mun­do de la sa­lud pú­bli­ca. ¿Por qué? Por­que to­do con­ver­ge. S. S.: ¿Los pro­ble­mas no re­la­cio­na­dos teó­ri­ca­men­te con la con­ser­va­ción, co­mo la re­duc­ción de po­bre­za, jue­gan al­gún rol? T. T.: Eso lo he­mos apren­di­do po­co a po­co. Te pon­go un ejem­plo: en un mo­de­lo de ga­na­de­ría ex­ten­si­va se de­gra­dan los sue­los, las va­cas ca­da vez pro­du­cen me­nos y las fa­mi­lias vi­ven ca­da vez peor. Pe­ro hay otro mo­de­lo que ha de­mos­ta­do que, si se plan­tan ár­bo­les y se ro­tan po­tre­ros, las fin­cas pue­den al­ber­gar más ga­na­do, au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad, in­cre­men­ta la bio­di­ver­si­dad, se captura car­bono y los pro­pie­ta­rios ga­nan más. Es un ga­na-ga­na pa­ra el cam­pe­sino, pe­ro tam­bién lo es pa­ra el am­bien­te. Es un re­qui­si­to: si no ga­nan, no lo adop­ta­rán. Cuan­do con­ser­var me cues­ta más, pro­ba­ble­men­te no lo ha­ré. Por eso, los in­cen­ti­vos sí im­por­tan. En TNC pen­sa­mos to­do el tiem­po en nue­vas ma­ne­ras pa­ra ayu­dar a que las co­mu­ni­da­des pros­pe­ren mien­tras lo ha­ce el en­torno. S.S.: Ha­blan­do de ac­to­res di­ver­sos, ¿ve al sec­tor em­pre­sa­rial com­pro­me­ti­do con cum­plir las me­tas am­bien­ta­les? T. T.: No pue­do ha­blar por to­das las em­pre­sas, pe­ro los ge­ren­tes con quie­nes dia­lo­go son cons­cien­tes de que la sos­te­ni­bi­li­dad im­por­ta. Una em­pre­sa que no se com­por­ta co­mo un buen ciu­da­dano cor­po­ra­ti­vo, tar­de o tem­prano ten­drá un pro­ble­ma. En mu­chos lu­ga­res, un ho­tel o una ae­ro­lí­nea que no re­ci­clan des­pier­tan la pre­gun­ta, ¿y aquí qué es­tá pa­san­do? Han te­ni­do que transformar sus prác­ti­cas, aún sa­bien­do que ha­cer­lo im­pli­ca cos­tos eco­nó­mi­cos. Ese mo­men­tum ver­de que es­ta­mos vi­vien­do es ex­tra­or­di­na­rio, y en gran me­di­da es im­pul­sa­do por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Los mi­lle­nials no quie­ren tra­ba­jar en em­pre­sas que con­ta­mi­nan, sino en aque­llas que son bue­nos ele­men­tos de la so­cie­dad. He es­ta­do vin­cu­la­do a la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Har­vard des­de ha­ce mu­chos años y he vis­to có­mo su currículum ha cam­bia­do a me­di­da que el rol de los ne­go­cios en la so­cie­dad se ha trans­for­ma­do. Cuan­do me gra­dué, en 1980, la idea pre­va­len­te era que las em­pre­sas vi­ven pa­ra sus ac­cio­nis­tas. Esa ya no es la cul­tu­ra im­pe­ran­te. Los ne­go­cios son co­mo ciu­da­da­nos y deben ayu­dar a las co­mu­ni­da­des pa­ra que cum­plan sus me­tas; deben ser bue­nos lí­de­res. Creo fir­me­men­te que, en los pró­xi­mos 20 años, las em­pre­sas que no lo sean se­rán pe­na­li­za­das de dis­tin­tas ma­ne­ras: en el pre­cio de sus ac­cio­nes, en que no se­rán ca­pa­ces de atraer ta­len­to hu­mano, en que su mar­ca per­de­rá pres­ti­gio. S. S.: En mu­chos de los paí­ses con ma­yor ri­que­za na­tu­ral, co­mo Amé­ri­ca La­ti­na, la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca es­tá mar­ca­da por mo­vi­mien­tos pen­du­la­res, e in­clu­so por el au­ge del po­pu­lis­mo. ¿Qué pue­den ha­cer sus ciu­da­da­nos? T. T.:aguan­tar. Ha­ce cin­co años no po­día­mos pre­de­cir la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual, igual que hoy no po­de­mos ver la que ven­drá en otros cin­co. Es im­po­si­ble pro­nos­ti­car­la, mu­cho me­nos con­tro­lar­la. De­be­mos li­diar con las con­di­cio­nes que te­ne­mos en ca­da mo­men­to his­tó­ri­co. En Estados Unidos, TNC te­nía una es­tra­te­gia cli­má­ti­ca a ni­vel na­cio­nal ba­sa­da en im­pues­tos al car­bono; eso no iba a fun­cio­nar en es­ta co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca. En­ton­ces di­ji­mos, ¿cuál es el plan B? De­ci­di­mos ba­jar­la al ni­vel de los estados y aho­ra fun­cio­na muy bien. Uno se adap­ta: es la esen­cia de cual­quier es­tra­te­gia, in­clu­yen­do la de en­fren­tar el cam­bio cli­má­ti­co. Y, aun­que me en­tris­te­ció mu­cho ver a nues­tro pre­si­den­te sa­lir del Acuer­do de Pa­rís, la reali­dad es que no ha cam­bia­do mu­cho. De he­cho, eso ex­tra­ña­men­te im­pul­só a un sin­nú­me­ro de sec­to­res so­cia­les a po­ner­se las pi­las y a ac­tuar. Tu­vo un efec­to ca­ta­li­za­dor. S. S.: Por úl­ti­mo, ¿có­mo pue­de ayu­dar un acuer­do de paz a la agen­da de con­ser­va­ción en Co­lom­bia, si te­ne­mos en cuen­ta que vi­vi­mos en un país fuer­te­men­te po­la­ri­za­do? T. T.: Aun­que sue­ne ob­vio, Co­lom­bia es una jo­ya pre­cio­sa en el eco­sis­tem a glo­bal y es im­pe­ra­ti­vo –pa­ra el país y pa­ra el res­to del mun­do– que le ha­ga fren­te a los desafíos de con­ser­va­ción. El acuer­do de paz ha mi­ti­ga­do un pro­ble­ma y ha per­mi­ti­do en­fo­car la mi­ra­da en otros. Oja­lá les per­mi­ta re­di­rec­cio­nar es­fuer­zos y re­cur­sos ha­cia otros pro­ble­mas so­cia­les que an­tes no te­nían la ca­pa­ci­dad de en­fren­tar. Es cier­to que la po­la­ri­za­ción pa­ra­li­za, pe­ro tam­bién creo que la gen­te pue­de po­ner­se de acuer­do en te­mas fun­da­men­ta­les co­mo un ai­re lim­pio, un abas­te­ci­mien­to ade­cua­do de agua lim­pia, un am­bien­te sano y sa­lud in­fan­til pa­ra le­gar a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes. Qui­zás esos son los te­mas que ha­cen fal­ta pa­ra en­con­trar con­sen­sos. Soy un op­ti­mis­ta y creo que lo­gra­rán apro­ve­char es­te mo­men­to his­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.