Un sis­te­ma que fun­cio­ne pa­ra to­dos

El 17 de oc­tu­bre, Ca­na­dá se con­vir­tió en el se­gun­do país del mun­do, des­pués de Uru­guay, en le­ga­li­zar la ma­rihua­na re­crea­ti­va. Se­ma­na Sos­te­ni­ble es­tu­vo allí y ha­bló con Abi Roach, una de las ac­ti­vis­tas pro­mo­to­ras de que se adop­ta­ra es­ta me­di­da.

Semana Sostenible - - IMPACTO - POR An­drea Díaz Car­do­na *Pe­rio­dis­ta y do­cu­men­ta­lis­ta

A sus 19 años, Abi Roach sa­có del ban­co el aho­rro que sus pa­dres ha­bían he­cho pa­ra su uni­ver­si­dad, pi­dió una tar­je­ta de cré­di­to y abrió el pri­mer lu­gar en To­ron­to en don­de los usua­rios de ma­rihua­na me­di­ci­nal –le­gal en Ca­na­dá des­de 2001– po­dían ir a con­su­mir­la en un am­bien­te agra­da­ble y se­gu­ro. En ese lo­cal, en uno de los ba­rrios más mul­ti­cul­tu­ra­les de esa ciu­dad ca­na­dien­se, los con­su­mi­do­res tam­bién po­dían com­prar o al­qui­lar to­do ti­po de ac­ce­so­rios pa­ra fu­mar. La úni­ca con­di­ción: trai­ga su pro­pia hier­ba, “sin ven­der ni com­prar ni go­rrear­le a na­die”. Ese ne­go­cio, hoy con­ver­ti­do en un cannabis loun­ge que fun­cio­na en una ca­sa co­lo­ri­da de dos pi­sos con pa­tio, ope­ra­da por más de 15 em­plea­dos y lla­ma­do Hot­box, fue la se­de de una gran fies­ta el pa­sa­do 17 de oc­tu­bre, día en que el uso de ma­rihua­na re­crea­ti­va se hi­zo le­gal en es­te país. De­ce­nas de per­so­nas fue­ron a ce­le­brar. Se­ma­na Sos­te­ni­ble es­tu­vo allí y ha­bló con Roach so­bre su ex­pe­rien­cia co­mo ac­ti­vis­ta y em­pre­sa­ria.

Se­ma­na Sos­te­ni­ble: ¿Por qué de­ci­dió de­di­car­se a un ne­go­cio tan po­lé­mi­co co­mo el del cannabis? Abi Roach:

Siem­pre me di­je­ron “haz lo que amas” y amo los ne­go­cios, amo el em­pren­di­mien­to y amo la hier­ba, así que era sim­ple­men­te la com­bi­na­ción per­fec­ta. Ade­más, en ese mo­men­to no ha­bía in­dus­tria al­re­de­dor del cannabis, no es­ta­ba pa­san­do na­da y mi idea –de ofre­cer un lu­gar pa­ra la co­mu­ni­dad con­su­mi­do­ra– era muy ori­gi­nal. De­ci­dí se­guir­la. Ni si­quie­ra pen­sé en lo di­fí­cil que iba a ser más ade­lan­te con la si­tua­ción le­gal y de re­gu­la­ción, ni en lo mu­cho que ten­dría que tra­ba­jar en ello. Lo veía co­mo un pe­que­ño gran ne­go­cio.

S. S.: ¿Có­mo em­pe­zó su ta­rea co­mo ac­ti­vis­ta? A. R.: Al prin­ci­pio fue bas­tan­te fá­cil en tér­mi­nos de re­gu­la­cio­nes por­que na­die le pres­ta­ba aten­ción, es­ta­ba fue­ra del ra­dar. Pe­ro lue­go fue cuan­do co­men­zó mi ver­da­de­ro ac­ti­vis­mo. Real­men­te no era ni si­quie­ra des­de un pun­to de vis­ta po­lí­ti­co sino más bien pa­ra man­te­ner abier­to mi ne­go­cio, có­mo pue­do lu­char pa­ra man­te­ner­lo abier­to y no per­der mi sus­ten­to. S. S.: ¿Cuál ha si­do su es­tra­te­gia pa­ra lograr ser es­cu­cha­da en los círcu­los del po­der? A. R.: Veo mu­chas no­ti­cias y man­ten­go mi oí­do aten­to a to­do. Siem­pre me ase­gu­ro de sa­ber lo que es­tá su­ce­dien­do an­tes de que lo ha­ga cual­quier otra per­so­na, tan pron­to co­mo es­cu­cho un ru­mor me an­ti­ci­po. En 2012, cuan­do la gen­te em­pe­zó a pre­gun­tar­se qué eran los cannabis loun­ges en To­ron­to, su­pe de in­me­dia­to que si no in­ter­ve­nía y de­cía al­go, to­do se vol­ve­ría lo­co y per­de­ría to­do. Ahí fue cuan­do em­pe­cé real­men­te mi tra­ba­jo po­lí­ti­co. Eso im­pli­có re­la­cio­nar­me con el go­bierno lo­cal, in­vo­lu­crar­me con con­ce­ja­les de la ciu­dad y con la en­ti­dad que re­gu­la la sa­lud pú­bli­ca en To­ron­to pa­ra ha­cer lle­gar nues­tro men­sa­je, lo que fue un gran co­mien­zo pa­ra mí en po­lí­ti­ca. La si­guien­te fa­se fue con el go­bierno pro­vin­cial de On­ta­rio cuan­do in­ten­tó prohi­bir el con­su­mo de cannabis, lo que en reali­dad hi­zo. Pe­ro, creo que to­do el lobby y el tra­ba­jo que hi­ci­mos al­re­de­dor de esa ini­cia­ti­va nos lle­vó a don­de es­ta­mos hoy. S. S.: Aho­ra que lo­gra­ron la le­ga­li­za­ción, ¿có­mo con­se­guir que el mer­ca­do ile­gal se in­cor­po­re al le­gal? A. R.: Pa­ra mí, la le­ga­li­za­ción no se tra­ta so­lo del ne­go­cio, sino prin­ci­pal­men­te de las per­so­nas que es­tán com­pran­do. ¿Có­mo crea­mos un sis­te­ma que alien­te a las per­so­nas a com­prar le­gal­men­te su cannabis, a ser con­su­mi­do­ras den­tro del mar­co le­gal? La úni­ca ma­ne­ra de ha­cer­lo es in­cluir el mer­ca­do ile­gal que ya exis­te, que los con­su­mi­do­res co­no­cen muy bien y con el que se sien­ten có­mo­dos. Así no ter­mi­na­re­mos con un mer­ca­do ne­gro. Si un ven­de­dor ca­lle­je­ro de dro­gas pue­de abrir su pro­pia tien­da o tra­ba­jar pa­ra una ca­de­na co­mer­cial y con­ti­nuar con el tra­ba­jo que ama y de for­ma le­gal, o si al­guien que es agri­cul­tor pue­de sem­brar le­gal­men­te, pa­gar im­pues­tos, con­tra­tar per­so­nas y ser par­te del mer­ca­do, de­be­ría­mos de­jar­los. Una gran par­te de la le­ga­li­za­ción es crear un sis­te­ma que fun­cio­ne pa­ra to­dos, pa­ra la in­dus­tria, pa­ra el consumidor y que tam­bién fun­cio­ne pa­ra el no consumidor, por­que hay que te­ner en cuen­ta que el 70 por cien­to de la po­bla­ción nun­ca con­su­me cannabis y no tie­ne nin­gún in­te­rés, es­to les afec­ta di­rec­ta­men­te a ellos tam­bién. Así que el tru­co po­lí­ti­co es có­mo ha­cer fe­li­ces a to­dos y la ma­ne­ra de lo­grar­lo es in­cluir­los en el mar­co le­gal, per­mi­tir que es­te sea lo su­fi­cien­te­men­te in­clu­si­vo co­mo pa­ra que el mer­ca­do ne­gro de­je de exis­tir, pa­ra que las per­so­nas se­pan dón­de se su­po­ne que deben con­su­mir y có­mo. S. S.: En ese sen­ti­do, ¿cuál cree us­ted que es la di­fe­ren­cia en­tre con­su­mo y adic­ción? A. R.: Pa­ra mí, con cual­quier dro­ga, ya sea ca­fé, azú­car o co­caí­na, no im­por­ta cuál, si al­guien no pue­de pa­sar al día si­guien­te o a la si­guien­te fa­se de su vi­da sin ella, tie­ne un pro­ble­ma. De­jé de con­su­mir dro­gas más du­ras cuan­do es­ta­ba más jo­ven por­que me di cuen­ta de que sin ellas no era fe­liz, per­día la ca­pa­ci­dad de ser­lo por mi pro­pia cuen­ta, así que de­ci­dí de­jar­las. Me pa­só lo mis­mo con los ci­ga­rri­llos. Era co­mo si per­die­ra mi li­ber­tad. No pue­do pa­sar la pró­xi­ma ho­ra o la si­guien­te me­dia ho­ra sin pen­sar en es­to de lo que soy es­cla­vo, esa es la adic­ción. Aho­ra, sí sim­ple­men­te quie­re un po­co, pe­ro es­tá bien si no lo tie­ne, es otra his­to­ria. Con­su­mo cannabis des­de ha­ce mu­cho tiem­po y al­gu­nas ve­ces pue­do que­rer un po­co, pe­ro es­toy bien si no lo ten­go. S. S.: En Co­lom­bia se prohi­bió la do­sis mí­ni­ma, ¿qué cree que pa­se con la po­lí­ti­ca an­ti­dro­gas en el con­ti­nen­te? A. R.: Creo que el go­bierno co­lom­biano, y otros en to­do el mun­do, una vez vean a uno de los paí­ses del G7, G20 y uno de los gran­des mo­to­res eco­nó­mi­cos en tér­mi­nos de re­cur­sos na­tu­ra­les bien lue­go de la le­ga­li­za­ción, “Que los cer­dos no es­tán vo­lan­do y que los ni­ños no se han ido al in­fierno ni se han con­ver­ti­do en de­mo­nios”, van a em­pe­zar a apre­ciar el va­lor de le­ga­li­zar el cannabis. Veo un nue­vo or­den mun­dial res­pec­to a la gue­rra an­ti­dro­gas en los pró­xi­mos cin­co años. Hay mu­chos as­pec­tos po­si­ti­vos que sal­drán a la luz con la le­ga­li­za­ción. Veo a mu­chos paí­ses, in­clui­do Co­lom­bia, ha­cien­do un es­fuer­zo pa­ra me­jo­rar la vi­da de sus ciu­da­da­nos al crear desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial. El cannabis se­rá una par­te nor­mal de la co­ti­dia­ni­dad de to­dos en los pró­xi­mos 10 a 20 años, ya sea que la gen­te lo com­pre en ali­men­tos en la tien­da de co­mes­ti­bles, o pro­duc­tos me­di­ci­na­les a ba­se de la plan­ta, o infusiones pa­ra uso re­crea­ti­vo. Vea el vi­deo de la ce­le­bra­ción en Ca­na­dá el 17 de oc­tu­bre en la pá­gi­na web: sos­te­ni­bi­li­dad.se­ma­na.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.