El con­flic­to am­bien­tal ape­nas co­mien­za

Semana Sostenible - - IMPACTO - *Es­te ar­tícu­lo es una co­la­bo­ra­ción pe­rio­dís­ti­ca en­tre Se­ma­na Sos­te­ni­ble y Mon­ga­bay La­tam. Ta­tia­na Ro­jas Her­nán­dez POR

Tau­ra­me­na, Ca­sa­na­re, es el re­fle­jo de va­rios te­rri­to­rios en el país que es­tán arrin­co­na­dos por pro­yec­tos ex­trac­ti­vis­tas que el go­bierno cen­tral es­tá or­de­nan­do des­de Bo­go­tá. Su pro­ce­so no so­lo ayu­da a en­ten­der la ra­zón por la que al­gu­nos no quie­ren de­pen­der del pe­tró­leo, sino el ver­da­de­ro im­pac­to so­cial de eli­mi­nar las con­sul­tas po­pu­la­res.

Lle­gué a Tau­ra­me­na un jueves de llu­via. Eran las 8:30 p. m. y en el re­co­rri­do de la ter­mi­nal a la pla­za cen­tral pre­do­mi­na­ban res­tau­ran­tes, mis­ce­lá­neas, dis­co­te­cas, bi­lla­res y sa­las de in­ter­net. To­dos es­ta­ban va­cíos. Pa­sé un fin de se­ma­na en el pue­blo don­de se en­con­tró uno de los ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo más gran­des del país. La sen­sa­ción de es­tar en un lu­gar de­sier­to nun­ca cam­bió. A quien se le pre­gun­te en Tau­ra­me­na di­rá que no siem­pre fue así. Ha­ce 35 años, Eus­ta­cio Cár­de­nas, un co­mer­cian­te muy co­no­ci­do en el mu­ni­ci­pio, fue tes­ti­go de có­mo en 1980 la bo­nan­za pe­tro­le­ra trans­for­mó su pue­blo. Pa­só de vi­vir en un mu­ni­ci­pio sin al­can­ta­ri­lla­do ni vías a un pa­ra­de­ro del pro­gre­so. Re­cuer­da la lle­ga­da de obre­ros y fa­mi­lias en­te­ras buscando lo que no ha­bían en­con­tra­do en sus re­gio­nes: fu­tu­ro. “La gen­te em­pe­zó a com­prar ca­sas y te­rre­nos pa­ra cons­truir. Con la pla­ta que se ga­na­ban en las pe­tro­le­ras mon­ta­ban sus ne­go­cios, cual­quier co­sa se ven­día. Mien­tras más gen­te lle­ga­ba, me­jor nos iba”, cuen­ta hoy, a sus 71 años. La trans­for­ma­ción no so­lo se vio en el cas­co ur­bano. El sur del mu­ni­ci­pio, en la zo­na ru­ral, cam­bió enor­me­men­te. Don­de an­tes so­lo ha­bía ga­na­do, es­te­ros y lla­nu­ra, se cons­tru­ye­ron ciu­da­de­las de hie­rro, es­pa­cios ce­rra­dos en los que hay de­ce­nas de con­te­ne­do­res que ha­cen las ve­ces de ca­sa, ofi­ci­nas, res­tau­ran­tes y con­sul­to­rios pa­ra quie­nes ex­traen el pe­tró­leo. Hoy to­da­vía que­dan 17 ciu­da­de­las en Tau­ra­me­na. A pe­sar de que los po­zos del sur si­guen ac­ti­vos, de la abun­dan­cia de aque­lla épo­ca que­da muy po­co. Ro­dea­do de su mer­can­cía atra­pa­da en el pol­vo, Eus­ta­cio ase­gu­ra que las ven­tas no an­dan bien. “Hay mu­cha com­pe­ten­cia y po­co com­pra­dor”. Wi­lliam Es­la­va, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Unión Sin­di­cal Obre­ra (USO) de Tau­ra­me­na, le lla­mó a ese fe­nó­meno ‘la bur­bu­ja eco­nó­mi­ca’. “El que me­nos ga­na­ba era un obre­ro; es­ta­mos ha­blan­do de en­tre uno y dos mi­llo­nes de pe­sos en esa épo­ca. Po­co a po­co se fue crean­do una bur­bu­ja que hoy no po­de­mos sos­te­ner, por­que la gen­te se fue que­dan­do sin tra­ba­jo y quie­nes lo tie­nen ya no re­ci­ben los mis­mos in­gre­sos”, di­ce. Wi­lliam cuen­ta que al prin­ci­pio las com­pa­ñías les pro­me­tie­ron me­jo­rar su eco­no­mía, pe­ro des­pués de que cons­tru­ye­ron los po­zos, esa ilu­sión se vino aba­jo. “Cuan­do ter­mi­na­ron de cons­truir sus blo­ques y em­pe­za­ron la eta­pa de ex­plo­ta­ción, la ma­yo­ría de obre­ros fue­ron des­pe­di­dos. Ne­ce­si­ta­ban gen­te en los car­gos al­tos; car­gos que la gen­te del pue­blo no ocu­pó. Y co­mo no he­mos es­ta­do de acuer­do con eso, al­gu­nas com­pa­ñías han em­peo­ra­do la si­tua­ción de­jan­do de usar los ser­vi­cios y pro­duc­tos del pue­blo”. El im­pac­to so­cial y eco­nó­mi­co con que tu­vie­ron que li­diar du­ran­te años obli­gó a los más jó­ve­nes a bus­car otras ma­ne­ras de so­bre­vi­vir. Al­gu­nos se die­ron cuen­ta de que la úni­ca zo­na que las pe­tro­le­ras no ha­bían to­ca­do guar­da­ba una ri­que­za am­bien­tal de la cual po­dían sa­car pro­ve­cho.

La re­be­lión

Al día si­guien­te, en un re­co­rri­do por el pue­blo, co­no­cí a tres mu­je­res: Heidy Cár­de­nas, Ca­mi­la Re­yes y Jully Mén­dez. Ellas en­con­tra­ron en el eco­tu­ris­mo una op­ción no so­lo pa­ra ge­ne­rar em­pleo, sino una ma­ne­ra de pro­te­ger El Ce­rro, una zo­na mon­ta­ño­sa en don­de se sos­pe­cha hay pe­tró­leo y car­bón. Heidy ex­pli­có que pre­ci­sa­men­te ese lu­gar fue la se­de del XV Fes­ti­val Na­cio­nal de Ca­mi­nan­tes ha­ce dos años. “Por pri­me­ra vez lle­ga­ron 2900 per­so­nas de di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do pa­ra ha­cer sen­de­ris­mo en El Ce­rro”. Sin em­bar­go, Jully, in­ge­nie­ra am­bien­tal y miem­bro del Co­mi­té por la De­fen­sa del Agua de Tau­ra­me­na, tam­bién co­men­tó que exis­te una gran pro­ba­bi­li­dad de que Eco­pe­trol ex­plo­te es­te lu­gar. “Ellos quie­ren ha­cer un pro­yec­to de sís­mi­ca 3D. Es de­cir, in­tro­du­cir ex­plo­si­vos en la tie­rra pa­ra sa­ber si hay pe­tró­leo. Si lo ha­cen, po­drían frac­tu­rar los se­llos ba­se de los acuí­fe­ros, pro­vo­can­do que es­tas aguas se pro­fun­di­cen. Es­to im­pac­ta­ría gra­ve­men­te al mu­ni­ci­pio, pues en es­te lu­gar na­cen los ríos de los que nos abas­te­ce­mos”. De­ci­dí co­no­cer El Ce­rro. In­gre­sa­mos en ca­mio­ne­ta y lue­go se­gui­mos a pie por un ca­mino de pie­dra que los mis­mos cam­pe­si­nos cons­tru­ye­ron. Pa­sa­mos por un puen­te col­gan­te y, fi­nal­men­te, lle­ga­mos a una mon­ta­ña de la que sa­le un cho­rro gi­gan­te de agua. Ro­dea­dos de un bos­que abun­dan­te, co­no­ci­mos las cas­ca­das del Zam­bo, un lu­gar im­po­nen­te, a 640 me­tros so­bre el ni­vel del mar. La afir­ma­ción de Jully so­bre los se­llos de los acuí­fe­ros pue­de preo­cu­par a cual­quie­ra, pe­ro, ¿exis­te in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra de­mos­trar los impactos de la sís­mi­ca en la dis­mi­nu­ción del agua? Ju­lio Fie­rro, geó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, co­no­ci­do por ha­ber fre­na­do el pro­ce­so pe­tro­le­ro en la Sie­rra de la Ma­ca­re­na, ex­pli­có que la in­ves­ti­ga­ción que se ha ade­lan­ta­do en es­ta eta­pa de ex­plo­ra­ción es de­fi­cien­te. Sin em­bar­go, “hay ca­sos en los que al­gu­nos jue­ces han fa­lla­do a fa­vor de las co­mu­ni­da­des por­que de­mues­tran que la sís­mi­ca ha ge­ne­ra­do des­li­za­mien­tos en zo­nas de al­ta pen­dien­te (co­mo El Ce­rro)”. Ós­car Va­ne­gas, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad In­dus­trial de San­tan­der, geó­lo­go e in­ge­nie­ro de pe­tró­leos, re­cor­dó que, an­tes de 1996, las ex­plo­ra­cio­nes sís­mi­cas ne­ce­si­ta­ban una li­cen­cia am­bien­tal que otor­ga­ba el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te, pe­ro pa­ra agi­li­zar es­ta eta­pa las eli­mi­na­ron. Des­de esa épo­ca, las com­pa­ñías pe­tro­le­ras no es­tán obli­ga­das a ha­cer es­tos es­tu­dios de im­pac­to. “Aho­ra, co­mo son los cam­pe­si­nos quie­nes evi­den­cian que el agua se dis­mi­nu­ye cuan­do ha­cen es­tas ex­plo­ra­cio­nes, se les ter­mi­na exi­gien­do a ellos que lo de­mues­tren. Pe­ro es im­po­si­ble, por­que es­tos es­tu­dios son su­ma­men­te cos­to­sos”, agre­gó. Cuan­do re­gre­sa­mos al pue­blo, me di­je­ron que era ne­ce­sa­rio ha­blar con la pro­fe­so­ra Luz Ma­ri­na Olar­te, tes­ti­go de có­mo el agua de su fin­ca se em­pe­zó a se­car en los úl­ti­mos años. En­tra­mos a su ca­sa, una es­pe­cie de ho­tel que nun­ca ter­mi­nó de cons­truir. Al pre­gun­tar­le có­mo re­cor­da­ba Tau­ra­me­na an­tes de que lle­ga­ran las pe­tro­le­ras, so­lo qui­so llo­rar. “¿Us­ted tra­ba­jó pa­ra es­tas com­pa­ñías?”, vuel­vo a pre­gun­tar. Ti­tu­beó un po­co, pe­ro res­pon­dió: “Sí, no­so­tros nos be­ne­fi­cia­mos del pe­tró­leo, quien di­ga que no, es un men­ti­ro­so. Pe­ro lo hi­ci­mos por­que no sa­bía­mos lo que su­ce­de­ría des­pués con nues­tras fin­cas y con el agua”. Por esa sen­sa­ción de ha­ber per­di­do más de lo que ga­na­ron y de lu­char con­tra una ame­na­za que no pue­den de­fi­nir ni cuan­ti­fi­car, el 15 de di­ciem­bre de 2013 rea­li­za­ron una con­sul­ta po­pu­lar en la que 4428 per­so­nas vo­ta­ron ‘no’ pa­ra de­te­ner la ex­plo­ra­ción sís­mi­ca, per­fo­ra­ción ex­plo­ra­to­ria, pro­duc­ción y trans­por­te de hi­dro­car­bu­ros en 11 ve­re­das que con­for­man El Ce­rro. Ade­más de re­cor­dar ese día co­mo un hi­to en la his­to­ria del pue­blo, por fre­nar lo que pa­re­cía in­fran­quea­ble –ha­bi­tan­tes del mu­ni­ci­pio ase­gu­ran que días an­tes el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te, el Mi­nis­tro de Mi­nas y fun­cio­na­rios de Eco­pe­trol les pro­me­tie­ron el cie­lo y la tie­rra pa­ra que no hi­cie­ran la

con­sul­ta–, Tau­ra­me­na era un ejem­plo de re­sis­ten­cia y su pro­ce­so se re­pli­có en nue­ve mu­ni­ci­pios más. Lo más di­fí­cil pa­ra es­tas re­gio­nes ha si­do man­te­ner en pie la con­sul­ta. En el ca­so de Tau­ra­me­na, en 2015 Eco­pe­trol in­ter­pu­so una de­man­da de nu­li­dad a es­te me­ca­nis­mo de par­ti­ci­pa­ción, pe­ro so­lo has­ta es­te año se co­no­ció la de­ci­sión del Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Ca­sa­na­re. Se­gún Jully, el Tri­bu­nal se ba­só en el co­mu­ni­ca­do de la Corte Cons­ti­tu­cio­nal, emi­ti­do tam­bién es­te año, en el que de­jó sin va­li­dez le­gal las con­sul­tas po­pu­la­res, en­tre ellas la de Cu­ma­ral, Me­ta. Si­guien­do la lí­nea de la Corte, el acuer­do mu­ni­ci­pal por el cual se le otor­ga va­lor a la con­sul­ta de Tau­ra­me­na tam­bién que­dó anu­la­do. Así las co­sas, Eco­pe­trol nue­va­men­te tie­ne vía li­bre pa­ra ini­ciar su pro­yec­to de ex­plo­ra­ción sís­mi­ca. Pe­ro el pro­ce­so con­ti­núa, pues la ad­mi­nis­tra­ción de Ja­vier Au­gus­to Ál­va­rez, al­cal­de de Tau­ra­me­na, ape­ló la de­ci­sión.

Am­bien­te 0 - ex­trac­ti­vis­mo 1

Es viernes en la ma­ña­na y si­gue llo­vien­do. Es la pri­me­ra vez que veo a más de 30 per­so­nas reuni­das en la pla­za cen­tral. Jully di­ce que se de­be a que los cam­pe­si­nos, con­ce­ja­les y el al­cal­de dis­cu­ti­rán en el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal la de­ci­sión del Tri­bu­nal. In­gre­sa­mos al re­cin­to y, en una de las in­ter­ven­cio­nes, el al­cal­de di­ce que ha­bló con al­gu­nos fun­cio­na­rios de Eco­pe­trol, quie­nes le ma­ni­fes­ta­ron que real­men­te no te­nían in­te­rés en El Ce­rro. Que, al pa­re­cer, de­man­da­ron la con­sul­ta so­lo pa­ra que otros mu­ni­ci­pios no si­guie­ran usan­do es­te me­ca­nis­mo. La ma­yo­ría de los asis­ten­tes se veían in­cré­du­los. A pe­sar de que Ál­va­rez y sus an­te­ce­so­res han com­pra­do 8070,75 hec­tá­reas en El Ce­rro pa­ra su pro­tec­ción; a pe­sar de que Tau­ra­me­na, en su Plan de Desa­rro­llo ha im­pul­sa­do nue­va­men­te la agri­cul­tu­ra y el tu­ris­mo, y a pe­sar de que en 2014 de­ci­dió ac­tua­li­zar su Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial (POT), en el que que­dó ex­plí­ci­to que se prohí­be cual­quier ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va en El Ce­rro, aún no han lo­gra­do de­te­ner las in­ten­cio­nes del go­bierno cen­tral de se­guir vien­do a su mu­ni­ci­pio co­mo una des­pen­sa pe­tro­le­ra. Es­to su­ce­de por­que, se­gún Ro­dri­go Ne­gre­te, abo­ga­do am­bien­ta­lis­ta, no exis­te una ley que de­fi­na có­mo se deben ha­cer los acuer­dos en­tre la Agen­cia Na­cio­nal de Mi­ne­ría (ANM), la Agen­cia Na­cio­nal de Hi­dro­car­bu­ros (ANH) y los te­rri­to­rios. Por ejem­plo, “la Corte le ha­bía di­cho a la ANM que no si­guie­ra otor­gan­do tí­tu­los mi­ne­ros has­ta que acor­da­ra el pro­ce­so con los mu­ni­ci­pios, me­dian­te una ley que el Con­gre­so tie­ne que ex­pe­dir. Pe­ro ha he­cho ca­so omi­so. Por

Se­ma­na Sos­te­ni­ble y Mon­ga­bay La­tam qui­sie­ron co­no­cer la po­si­ción de Eco­pe­trol, pe­ro en su área de co­mu­ni­ca­cio­nes res­pon­die­ron que, co­mo el pro­ce­so si­gue en cur­so, no les pa­re­ce con­ve­nien­te dar in­for­ma­ción y pre­fie­ren es­pe­rar los re­sul­ta­dos.

eso las co­mu­ni­da­des se vie­ron obli­ga­das a usar la con­sul­ta po­pu­lar co­mo me­ca­nis­mo pa­ra pro­te­ger su te­rri­to­rio”. Sin em­bar­go, pa­ra Bri­git­te Bap­tis­te, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Ale­xan­der von Hum­boldt, la con­sul­ta po­pu­lar no es el me­jor me­ca­nis­mo pa­ra que se dé una con­cer­ta­ción, pues es un ac­to de re­sis­ten­cia que no se ha­ce con in­for­ma­ción. “Se de­be te­ner en cuen­ta la opi­nión de las co­mu­ni­da­des, pe­ro no pue­de ser vin­cu­lan­te. Exis­ten otros me­ca­nis­mos co­mo los acuer­dos mu­ni­ci­pa­les, los acuer­dos de de­fen­sa del pa­tri­mo­nio eco­ló­gi­co y cul­tu­ral, y los Pla­nes de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial”. Pe­ro Ne­gre­te ase­gu­ra que nin­guno se es­tá res­pe­tan­do. “Los acuer­dos se es­tán ha­cien­do a puer­ta ce­rra­da con el al­cal­de y no con el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal y la co­mu­ni­dad”. En cuan­to a los POT, “en la ma­yo­ría no es­tá ex­plí­ci­ta la prohi­bi­ción de ac­ti­vi­da­des mi­ne­ras o de pe­tró­leo, por­que, por ejem­plo, has­ta 2016 el Có­di­go de Mi­nas, en su ar­tícu­lo 37 y pos­te­rio­res, prohi­bía a los mu­ni­ci­pios res­trin­gir es­tas ac­ti­vi­da­des. A pe­sar de que ya lo pue­den ha­cer, no ac­tua­li­zan sus POT y de­jan abier­ta la puer­ta a la mi­ne­ría. Aun­que no se res­pe­te, es un me­ca­nis­mo que se de­be ago­tar”. Ne­gre­te ase­gu­ró que so­lo le es­tán de­jan­do un ca­mino a la gen­te: “Sa­lir a las ca­lles a pro­tes­tar”. Si bien Co­lom­bia ne­ce­si­ta del di­ne­ro que ge­ne­ra la mi­ne­ría le­gal y la ex­trac­ción del pe­tró­leo, un he­cho que no es ajeno en Tau­ra­me­na ni en la ma­yo­ría de mu­ni­ci­pios, or­de­nar el país con tí­tu­los mi­ne­ros y con­ce­sio­nes pe­tro­le­ras sin re­co­no­cer el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial y am­bien­tal es exa­cer­bar un con­flic­to am­bien­tal y so­cial. Pa­ra no ir muy le­jos, se en­con­tró que en la Ama­zo­nía, una zo­na de­cla­ra­da su­je­to de de­re­chos por la Corte Su­pre­ma de Jus­ti­cia pa­ra de­te­ner la de­fo­res­ta­ción, exis­te una pro­ba­bi­li­dad muy al­ta de ex­traer mi­ne­ra­les es­tra­té­gi­cos co­mo el ura­nio, el col­tán, el oro, el hie­rro y el pla­tino. En 2012 se de­cla­ra­ron 17,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas de Áreas Es­tra­té­gi­cas Mi­ne­ras en la Ama­zo­nía y el Cho­có. Sin em­bar­go, en 2015 la Corte di­jo que es­to que­da­ba sin va­lor y efec­to, pues no hi­cie­ron con­sul­tas pre­vias con las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas y afro­co­lom­bia­nas, ni tam­po­co con­cer­ta­ción con los mu­ni­ci­pios. Pe­ro la ANM no ha­bría aca­ta­do la or­den de la Corte y las de­cla­ró áreas “sus­pen­di­das”, se­gún res­pon­dió a un de­re­cho de pe­ti­ción en­via­do por es­ta pu­bli­ca­ción, una fi­gu­ra to­tal­men­te di­fe­ren­te a “de­jar sin va­lor y efec­to”. Ade­más de emi­tir un con­cep­to dis­tin­to, tam­bién ha­bría ig­no­ra­do la sen­ten­cia C-035 de 2016, en la que se le ad­vier­te que, an­tes de vol­ver a de­cla­rar Áreas Es­tra­té­gi­cas Mi­ne­ras, ten­drá que ha­cer una con­sul­ta pre­via, una con­cer­ta­ción con los mu­ni­ci­pios y te­ner en cuen­ta los POT de los te­rri­to­rios. Aho­ra, se­gún la ANM, se pre­ten­de es­ta­ble­cer nue­vas zo­nas pe­ro con el nom­bre de Áreas de Re­ser­va Mi­ne­ra. A la fe­cha, hay 16.797 hec­tá­reas de­li­mi­ta­das sin con­cer­ta­ción con las au­to­ri­da­des en An­tio­quia, Cal­das, Cesar, Cho­có, La Gua­ji­ra, Hui­la, To­li­ma y Bo­ya­cá. Pe­ro es­to no es to­do. Al co­mien­zo de es­te año se pre­sen­tó el pro­yec­to de Ley 196 de 2018, el cual fue apro­ba­do en Cá­ma­ra, en cuar­to de­ba­te, con la in­ten­ción de sus­traer áreas de re­ser­va de la Ley Se­gun­da pa­ra ad­ju­di­car te­rre­nos bal­díos a cam­pe­si­nos y víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do. Es­tas áreas de Re­ser­vas Fo­res­tal se de­li­mi­ta­ron en 1959 pa­ra el desa­rro­llo de la eco­no­mía fo­res­tal, la con­ser­va­ción de las aguas, sue­los y fau­na sil­ves­tre. En­tre las

sie­te áreas de­cla­ra­das, es­tá la Re­ser­va de la Ama­zo­nía. Allí, es­te pro­yec­to de ley pla­nea am­pliar aún más la fron­te­ra agrí­co­la y tam­bién de­ja la puer­ta abier­ta a ac­ti­vi­da­des mi­ne­ras y de hi­dro­car­bu­ros. Se­ma­na Sos­te­ni­ble y Mon­ga­bay La­tam bus­ca­ron, in­clu­so con un de­re­cho de pe­ti­ción, al Mi­nis­te­rio de Am­bien­te pa­ra que ex­pli­ca­ran es­te te­ma, pe­ro has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción no se re­ci­bió res­pues­ta.

La ilu­sión

El abo­ga­do Ro­dri­go Ne­gre­te con­si­de­ra que hay una pre­sión sis­te­má­ti­ca des­de el go­bierno cen­tral pa­ra con­ti­nuar con pro­yec­tos ex­trac­ti­vis­tas y que es­ta­mos fren­te a un di­le­ma so­cial del que po­co se ha­bla: to­da­vía hay co­mu­ni­da­des que es­tán dis­pues­tas a per­der una que­bra­da a cam­bio de una vía o un em­pleo. Es el ca­so de Nés­tor Her­nán­dez, pre­si­den­te de la ve­re­da El Gua­fal, una de las zo­nas en don­de se ha­ría el pro­yec­to sís­mi­co en Tau­ra­me­na. “No te­ne­mos elec­tri­ci­dad, ni gas, ni vías. Los be­ne­fi­cios que han lle­ga­do al mu­ni­ci­pio por las re­ga­lías no se ven en la ve­re­da”, ex­pli­có. A pe­sar de es­cu­char so­bre los ries­gos am­bien­ta­les que trae la ex­plo­ra­ción sís­mi­ca en El Ce­rro, di­ce que acep­ta­rían la en­tra­da de Eco­pe­trol a sus te­rre­nos si es la úni­ca ma­ne­ra de con­se­guir, al me­nos, elec­tri­ci­dad. Pa­ra en­ten­der un po­co más es­ta de­ci­sión, Nés­tor, un llanero de go­rra y ga­fas de sol que an­da en su mo­to­ci­cle­ta por la mon­ta­ña, ase­gu­ró que le pa­re­ce in­jus­to que sus ve­ci­nos pue­dan sa­car sus cul­ti­vos de la fin­ca en ca­rro y él no. Cree que su vi­da me­jo­ra­ría si Eco­pe­trol en­tra a ex­plo­rar su te­rreno, co­mo su­ce­de en el sur del mu­ni­ci­pio. Ale­xan­der Ro­jas, pre­si­den­te de la ve­re­da La­gu­ni­tas y Rol­fe Bohór­quez, pre­si­den­te de la ve­re­da El Zam­bo, en cam­bio, es­tán en con­tra de ex­traer pe­tró­leo de El Ce­rro. Aun­que Ale­xan­der tra­ba­jó ha­cien­do sís­mi­ca en otros de­par­ta­men­tos, co­no­ció de cer­ca la fu­ria de la gen­te que no quie­re que sus ríos se se­quen. “Mu­chas ve­ces me tocó sa­lir co­rrien­do, por­que los cam­pe­si­nos nos sa­ca­ban a plo­mo”. Mien­tras que Rol­fe vio có­mo las com­pa­ñías cons­tru­ye­ron vías en al­gu­nas ve­re­das; vías que hoy so­lo pue­den usar las trac­to­mu­las. Con sus ex­pe­rien­cias, Ale­xan­der y Rol­fe tra­ta­ron de con­ven­cer a Nés­tor pa­ra que no cre­ye­ra en las pro­me­sas que ha­cen las pe­tro­le­ras. Pe­ro al fi­nal no se veía muy se­gu­ro. “Por esa in­ge­nui­dad ter­mi­na­mos pa­gan­do to­dos”, con­clu­ye­ron.

El ba­jo cau­dal del río Chi­ta­me­na abas­te­ce a al­gu­nas com­pa­ñías pe­tro­le­ras, se­gún Jully Mén­dez.

De iz­quier­da a de­re­cha: Rol­fe Bohó­quez, Nés­tor Her­nán­dez y Ale­xan­der Ro­jas, tres lí­de­res de El Ce­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.