El Pac­to por la Sos­te­ni­bi­li­dad

El Plan de Desa­rro­llo de Du­que re­fle­ja su ga­bi­ne­te: bue­nas in­ten­cio­nes y un al­to ni­vel téc­ni­co, que con­tras­ta con su fal­ta de na­rra­ti­va.

Semana Sostenible - - IMPACTO - POR Ca­ro­li­na Urru­tia Vás­quez* *Re­pre­sen­tan­te de las or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­les en el Con­se­jo Na­cio­nal de Pla­nea­ción

Al Plan de Desa­rro­llo no se le pue­de pe­dir de­ma­sia­do. Los pla­nes son, por su na­tu­ra­le­za, lis­tas de mer­ca­do. Co­mo he­rra­mien­ta, bus­can ser la brú­ju­la que es­ta­ble­ce el ca­mino de un go­bierno. En la reali­dad cum­plen con ese ob­je­ti­vo, pe­ro son tam­bién re­po­si­to­rios de ideas en los que se ven re­fle­ja­dos los in­tere­ses y preo­cu­pa­cio­nes de las ma­yo­rías, con un mar­ca­do én­fa­sis por los sec­to­res que acom­pa­ña­ron al can­di­da­to en cam­pa­ña. Es­to su­ce­de por­que, en pri­mer lu­gar, aun­que el del Plan sea un pro­ce­so de cons­truc­ción emi­nen­te­men­te téc­ni­co, no hay ma­ne­ra de blin­dar­lo de la po­lí­ti­ca. Cual­quier sec­tor que no vea sus prio­ri­da­des en blan­co y ne­gro den­tro del do­cu­men­to va a con­si­de­rar­se in­vi­si­ble. En se­gun­do lu­gar, por­que al ser la ba­se con­cep­tual pa­ra la Ley del Plan de Desa­rro­llo, to­do lo que pos­te­rior­men­te que­da en el ar­ti­cu­la­do de la Ley tie­ne que te­ner asi­de­ro den­tro del tex­to. Al fi­nal, es me­jor que so­bre y no que fal­te. Es­te Plan de Desa­rro­llo tie­ne un re­to adi­cio­nal: la cri­sis de iden­ti­dad del go­bierno Du­que. La evi­den­cia de los pri­me­ros cien días del ac­tual ga­bi­ne­te pin­ta un pa­no­ra­ma que es­tá le­jos de la cer­ti­dum­bre que el plan ni bus­ca ni lo­gra so­lu­cio­nar. Por un la­do, Du­que fue ele­gi­do por sec­to­res con­ser­va­do­res del uri­bis­mo y, por otro, tie­ne un ga­bi­ne­te jo­ven de ta­lan­te li­be­ral en el sen­ti­do más am­plio, no el par­ti­dis­ta. Es­ta do­ble per­so­na­li­dad re­sul­ta en un es­fuer­zo, a ve­ces vi­si­ble, por ar­mo­ni­zar me­tas que con­tie­nen ten­sio­nes en­tre ellas. La igual­dad de la mu­jer, por ejem­plo, ocu­pa un ca­pí­tu­lo ro­bus­to y bien ar­ma­do, mien­tras que el pac­to por la equi­dad re­pi­te con fre­cuen­cia que la po­lí­ti­ca so­cial se ba­sa­rá en la fa­mi­lia en su de­fi­ni­ción más tra­di­cio­nal, una es­truc­tu­ra que pre­sen­ta obs­tácu­los pa­ra que la mu­jer cum­pla ple­na­men­te con su po­ten­cial eco­nó­mi­co y so­cial. Los hi­dro­car­bu­ros se

“Es­te plan par­te, esen­cial­men­te, del fun­da­men­to de que los co­lom­bia­nos con­ser­van una ili­mi­ta­da li­ber­tad pa­ra bus­car su des­tino, in­clu­yen­do la in­dis­pen­sa­ble ca­pa­ci­dad de equi­vo­car­se y ha­cer­se da­ño, tan­to en el me­ca­nis­mo del Es­ta­do co­mo en la di­rec­ción de sus es­fuer­zos pri­va­dos. Los ór­ga­nos de pla­nea­ción no pue­den cons­truir, en un país que ten­ga la es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca del nues­tro, co­sa dis­tin­ta de fa­ros co­lo­ca­dos cui­da­do­sa­men­te so­bre ex­pe­rien­cias cier­tas, pa­ra evi­tar nau­fra­gios in­vo­lun­ta­rios”. Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go Even­to de pre­sen­ta­ción del pri­mer Plan de Desa­rro­llo, 1958

pre­sen­tan co­mo la me­jor op­ción pa­ra fi­nan­ciar el ca­mino tra­za­do ha­cia la equi­dad, mien­tras se re­co­no­cen las ame­na­zas del cam­bio cli­má­ti­co, cau­sa­do en gran par­te por las emi­sio­nes de los com­bus­ti­bles fó­si­les, co­mo uno de los prin­ci­pa­les re­tos que en­fren­ta el país. La na­rra­ti­va que in­tro­du­ce al plan es só­li­da: “La trans­for­ma­ción so­cial que ha vi­vi­do el país en la úl­ti­ma dé­ca­da re­quie­re un em­pu­jón des­de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra re­mo­ver obs­tácu­los es­pe­cí­fi­cos”. Se en­lis­tan los prin­ci­pa­les: “El es­tan­ca­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad, el in­cre­men­to de las eco­no­mías ile­ga­les, el au­men­to en la co­rrup­ción, las dis­pa­ri­da­des re­gio­na­les, la in­for­ma­li­dad, los cos­tos tri­bu­ta­rios y re­gu­la­to­rios, los re­za­gos pa­ra la trans­for­ma­ción di­gi­tal y la vul­ne­ra­bi­li­dad fren­te a los ries­gos de desas­tres y el cam­bio cli­má­ti­co”. Re­sul­ta im­por­tan­te que el cam­bio cli­má­ti­co, aun­que no la sos­te­ni­bi­li­dad en ge­ne­ral, que­de den­tro de ese diag­nós­ti­co ini­cial. Pue­de ha­ber un va­cío, sin em­bar­go, cuan­do no se es­ta­ble­ce co­mo obs­tácu­lo la au­sen­cia de ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra en­fren­tar la con­flic­ti­vi­dad so­cial y am­bien­tal. La protesta so­cial, com­po­nen­te cla­ve de los pri­me­ros cien días del go­bierno, pro­ba­ble­men­te in­cre­men­te en la me­di­da en que no se for­ta­lez­ca esa ca­pa­ci­dad. Esa me­ta tan­gi­ble en el Pac­to por la Sos­te­ni­bi­li­dad y en el dis­cur­so del mi­nis­tro de Am­bien­te, Ri­car­do Lo­zano, no es igual­men­te trans­ver­sal en el Plan. Da­do el ori­gen po­lí­ti­co del pre­si­den­te, la paz pue­de no ser ya un ti­tu­lar den­tro de la agen­da pú­bli­ca, pe­ro tam­po­co que­da por fue­ra y no hay mo­ti­vo pa­ra creer que se ha­cen

tri­zas los acuer­dos ni su cum­pli­mien­to. El Pac­to pa­ra la Cons­truc­ción de la Paz se re­fie­re es­pe­cí­fi­ca­men­te a víc­ti­mas, re­in­te­gra­ción, es­ta­bi­li­za­ción y re­con­ci­lia­ción; sin ser la pri­me­ra prio­ri­dad, es­tos te­mas esen­cia­les no des­apa­re­cen. El Pac­to por la Sos­te­ni­bi­li­dad es cohe­ren­te y jui­cio­so, aun­que no re­vo­lu­cio­na­rio. Su ob­je­ti­vo es “con­so­li­dar ac­cio­nes que per­mi­tan un equi­li­brio en­tre la con­ser­va­ción y la pro­duc­ción, de for­ma tal que la ri­que­za na­tu­ral del país sea apro­pia­da co­mo un ac­ti­vo es­tra­té­gi­co de la nación… es trans­ver­sal al desa­rro­llo, por lo que po­ten­cia­rá las ac­cio­nes del sec­tor pri­va­do, los te­rri­to­rios, las ins­ti­tu­cio­nes y la so­cie­dad ci­vil pa­ra adop­tar prác­ti­cas sos­te­ni­bles, ba­jas en car­bono y re­si­lien­tes a los desas­tres y al cam­bio cli­má­ti­co”. Los pla­nes y po­lí­ti­cas di­se­ña­dos por los go­bier­nos de San­tos en ma­te­ria de cam­bio cli­má­ti­co y cre­ci­mien­to ver­de po­drían ver­se co­mo apues­tas más va­lien­tes en ma­te­ria de sos­te­ni­bi­li­dad. Se­gún Sil­via Cal­de­rón, di­rec­to­ra de Desa­rro­llo Am­bien­tal Sos­te­ni­ble en el De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Pla­nea­ción, es­to se de­be a que “es­te se­rá un plan de im­ple­men­ta­ción, la for­mu­la­ción que se hi­zo du­ran­te los úl­ti­mos 16 años se va a eje­cu­tar du­ran­te es­te pe­rio­do”. La trans­ver­sa­li­dad, pro­ba­ble­men­te, sea el ma­yor lo­gro y el que va­le la pe­na re­sal­tar, pues­to que, co­mo reite­ra el mi­nis­tro Lo­zano, el sec­tor am­bien­tal aca­ba sien­do res­pon­sa­ble de me­tas que de­pen­den, en gran me­di­da, de ca­da uno de los sec­to­res. Cal­de­rón acla­ra que “el Pac­to por la Sos­te­ni­bi­li­dad no es el ca­pí­tu­lo am­bien­tal. Se lo­gró que es­ta apues­ta in­clu­ya com­pro­mi­sos con­cre­tos con los cua­les ca­da sec­tor es­tu­vo de acuer­do. Ellos mis­mos los ela­bo­ra­ron”. Así es efec­ti­va­men­te pa­ra los te­mas de lu­cha con­tra la de­fo­res­ta­ción y pa­ra la tran­si­ción ener­gé­ti­ca. Co­mo el res­to del plan, la pri­me­ra lec­tu­ra del Pac­to por la Sos­te­ni­bi­li­dad de­ja una sen­sa­ción de tran­qui­li­dad, aun­que no de en­tu­sias­mo. Su vi­sión in­cre­men­ta­lis­ta se ajus­ta a la reali­dad po­lí­ti­ca del país. Con­tras­ta, sin em­bar­go, con los men­sa­jes de ur­gen­cia de agru­pa­cio­nes de cien­tí­fi­cos co­mo el Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal de Ex­per­tos so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co y la Pla­ta­for­ma In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre Bio­di­ver­si­dad y Ser­vi­cios Eco­sis­té­mi­cos (IPCC e IPBES por sus si­glas en in­glés), que ha­cen lla­ma­dos ur­gen­tes en la mo­di­fi­ca­ción en nues­tro uso de los re­cur­sos na­tu­ra­les. So­lo el tiem­po di­rá cuál era el ni­vel de ur­gen­cia real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.