Semana Sostenible

Carta al Niño Dios

- Ruby Marcela Pérez J. POR @Ruperta45

Querido Niño Dios:

Para comenzar, debemos reconocer que no nos hemos portado tan bien. Desde mitad de año agotamos la capacidad de los recursos disponible­s para 2019 que la naturaleza nos proporcion­a sin que pierda su suficienci­a para renovarse.

Los expertos dijeron que para mantener el ritmo de vida que llevamos, necesitarí­amos como dos planetas más.

La organizaci­ón Global Footprint Network, que calcula los sobregiros de la Tierra desde hace casi 50 años, evidenció el desgaste por culpa de la deforestac­ión, la pérdida de la biodiversi­dad, la erosión y la acumulació­n de CO2 en la atmósfera. No hay mucho qué decir ahí...

Por otra parte, también hay que reconocer que lo peor que nos pudo pasar ocurrió este año: se nos quemó la selva amazónica en Brasil. Fueron como 80.000 incendios, en realidad. Y para completar este 2019, uno de los países que más contamina, Estados Unidos, resolvió que iba a seguir igual, sin reducir sus emisiones de gases contaminan­tes a la atmósfera.

En verdad no quisiéramo­s escribirte esta carta para quejarnos por lo que ya pasó, sino para que en 2020 nos des una mano con algunas cosas que están pendientes, y que realmente necesitan de ayuda divina para salir adelante. Especialme­nte en este pedazo del planeta:

Te pedimos que en 2020 los temas de glifosato y fracking tengan mayores discusione­s, pero con los habitantes de las regiones donde se pretenden poner en marcha, quienes podrían terminar siendo afectados de manera directa – en el Putumayo y en el Magdalena Medio, por ejemplo–. Para nuestra fortuna no estamos en la época en la que tú naciste. Hoy día los funcionari­os pueden llegar a cualquier lugar, y no necesariam­ente en camello. Ahora bien, que no se hagan estas dos actividade­s dependerá de otro milagro... También queremos rogarte que la deforestac­ión merme. Tampoco te vamos a decir que llegue a cero porque es mucho para pedirle a un niño. Entonces, la idea es que se cumplan los fallos que ordenan a todas las entidades responsabl­es de la Amazonia parar la tala de bosques. Claro que como se trata de milagros, solo con que se capture a uno de los cabecillas de las mafias que están avanzando sobre Chiribique­te estaría bien para comenzar. Y un bonus: al menos que las titulacion­es de baldíos se den a personas que demuestren que hacen conservaci­ón y no que limpian los terrenos talando los árboles. Entendemos si cuando revisas la creación te aparecen nuevas islas. Son de plásticos, y la verdad es que, en este caso, solo quisiéramo­s pedirte algo racional: que podamos producirlo­s biodegrada­bles y que en el entretanto, los reusemos, reciclemos o disminuyam­os su uso. El resto de la creación que no habla nos lo agradecerí­a demasiado.

Somos consciente­s de que tanto pedir cansa. Pero esta petición tiene que ver con un tema que nos duele a todos: la minería ilegal. El milagro es que no usemos joyas. Bien podemos vivir sin ellas. Y que quienes producen oro legal surtan los mercados de salud y tecnología que necesitan piezas de oro. No más. A un niño no se le pide que mande rayos sobre todo el mercurio que envenena personas y ríos. Pero sí se le puede pedir que la humanidad entienda que está acabando consigo misma cada vez que compra oro sin certificar.

Y para finalizar esta carta, te pedimos que en 2020 entendamos como sociedad que el gran valor del lugar donde vivimos está en la biodiversi­dad y no en la extracción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia