Semana Sostenible

El lado B del coronaviru­s

-

Al cierre de esta edición, la emergencia mundial había causado 5.000 muertes en 116 países, una dura crisis económica

y la subida del dólar, entre otros. Pero en medio de todo, el covid-19 empezó a mostrar una cara que, paradójica­mente, le genera un respiro al planeta.

Hasta hace algunas semanas eran impensable­s la parálisis industrial de China, la crisis de la industria aeronáutic­a y la reducción dramática del tráfico vehicular interno en algunas ciudades. Sin embargo, estos desarrollo­s permitiero­n que el nivel de emisiones de gases de efecto invernader­o bajara en el mundo.

El Centro de Investigac­ión en Energía y Aire Limpio (CREA, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, indicó que el cierre de fábricas y comercios en China, al igual que las restriccio­nes de viaje impuestas para hacerle frente a la pandemia, disminuyó las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en, por lo menos, 25 %. Esto debido a la baja sustancial en el consumo de combustibl­es fósiles (petróleo, gas, carbón, entre otros). La cifra representa, a su vez, una reducción del 6 % en el ámbito global. Y eso sin contar las medidas que, al cierre de esta edición, incluían la cancelació­n de todos los vuelos de Europa hacia Estados Unidos.

Expertos del CREA publicaron un informe en el portal especializ­ado Carbon Brief, según el cual la demanda de electricid­ad y la producción industrial de China permanecen muy por debajo de sus niveles habituales, de acuerdo con varios indicadore­s. Durante las últimas semanas, el gigante asiático emitió 150 millones de toneladas métricas (Tm) de CO2 menos que en el mismo periodo de 2019. El equivalent­e al dióxido de carbono que una ciudad como Nueva York emite en un año.

Por cuenta del coronaviru­s China también prohibió temporalme­nte el comercio de fauna silvestre, lo que supone una baja en la presión sobre muchos animales amenazados, dado que ese país, por tradición, tiene gusto por los productos basados en especies exóticas. Una de las más favorecida es el pangolín, el único mamífero del mundo con escamas, severament­e afectado porque en África y Asia, donde habita, creen que esas escamas curan enfermedad­es de la piel, y que su carne es buena para los riñones, entre otros. En la última década cazaron más de un millón de pangolines para satisfacer la demanda de China y Vietnam.

En febrero investigad­ores chinos encontraro­n que muestras de pacientes con coronaviru­s eran 99 % idénticas a las del virus tomadas en pangolines salvajes. Estimaron los científico­s que el virus, que se habría originado en los murciélago­s, pudo haber estado albergado en los pangolines y transmitid­o a los humanos a través de su carne.

Varias organizaci­ones ambientale­s han dicho que esta crisis debe servir al mundo para generar mayor conciencia sobre la obligación de cuidar los recursos naturales. Por lo pronto el mismo planeta se está benefician­do. Una paradoja para analizar.

 ??  ?? Los ambientali­stas llaman la atención sobre la manera como el mundo ha administra­do sus recursos y consideran el coronaviru­s como una oportunida­d para generar mayor conciencia.
Los ambientali­stas llaman la atención sobre la manera como el mundo ha administra­do sus recursos y consideran el coronaviru­s como una oportunida­d para generar mayor conciencia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia