La sopa, un clá­si­co de la co­ci­na cos­te­ña

DE GUANDÚ, MONDONGO Y AHO­RA DE MONOCUCO, ES­TE ‘CLÁ­SI­CO’ ES INFALTABLE EN LAS CA­SAS DE LOS ATLANTICENSES. DÉJESE DE­LEI­TAR POR ES­TAS OP­CIO­NES GAS­TRO­NÓ­MI­CAS.

Si - - Portada - POR SHA­RON KALIL

La gas­tro­no­mía cos­te­ña es una de las más ape­te­ci­das en Co­lom­bia. Su mez­cla de sa­bo­res pi­can­tes, dul­ces y salados le brin­da al pa­la­dar una ex­pe­rien­cia que ade­más de ser sa­bro­sa, es úni­ca.

En­tre los man­ja­res a los que los atlanticenses tie­nen fá­cil ac­ce­so en las ca­lles e in­nu­me­ra­bles es­ta­ble­ci­mien­tos es­tán las so­pas, que pe­se al ca­lor ca­rac­te­rís­ti­co de es­ta zo­na, no pue­den fal­tar en las me­sas.

Tam­bién, a lo lar­go del tiem­po se han con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te de las fies­tas ca­lle­je­ras y de las dis­co­te­cas pa­ra ce­rrar la no­che o ser un an­tí­do­to pa­ra el “desen­gua­ya­be” del día si­guien­te.

Los acom­pa­ñan­tes per­fec­tos pa­ra un san­co­cho ca­ri­be­ño son el agua pa­ne­la, ju­go e’ co­ro­zo, arroz blan­co y agua­ca­te, así lo de­ta­lla la chef Jo­se­fi­na Cas­sia­ni, que agre­ga que por lo ge­ne­ral en la Cos­ta se adi­cio­na un ele­men­to dul­ce a es­te pla­to: el plá­tano ama­ri­llo.

“Pa­ra tener un gran san­co­cho es im­por­tan­te que los ingredientes sean de bue­na ca­li­dad y se de­be con­tro­lar en qué tiem­po se pue­den adi­cio­nar”, di­ce Cas­sia­ni, que cree que los cos­te­ños de­ben pre­ser­var la tra­di­ción de las so­pas ca­pa­ci­tan­do a los jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.