El guion GUÍA el ca­mino

EL GUIO­NIS­TA Y DI­REC­TOR DE CI­NE STE­VE CA­RRI­LLO HA­BLA DE AS­PEC­TOS DEL GUION QUE EL CON­SI­DE­RA CLA­VES PA­RA DESA­RRO­LLAR UNA HIS­TO­RIA. TAM­BIÉN CI­TA 10 EJEM­PLOS.

Si - - Hay Cine - POR STE­VE CA­RRI­LLO JI­MÉ­NEZ

La vi­da se es­cri­be so­la, pe­ro la fic­ción re­quie­re au­tor. Los poe­tas, no­ve­lis­tas y aca­dé­mi­cos de­be­rían ser maes­tros del lé­xi­co y el que pin­te con pa­la­bras pa­ra la gran pan­ta­lla tie­ne que ser fa­ci­li­ta­dor de la ac­ción y reac­ción. El ci­ne se des­ta­ca más por su co­mu­ni­ca­ción no ver­bal y cuan­do se com­ple­men­ta con diá­lo­go, se­ría fa­vo­ra­ble que la ex­po­si­ción sea mí­ni­ma. En un fil­me, una con­ver­sa­ción de tres mi­nu­tos que quie­ra es­ta­ble­cer que una pa­re­ja ca­sa­da ha­ya pe­lea­do 21 de los 20 años ca­sa­dos po­dría ser re­su­mi­da con dos fra­ses, una ti­ra­da de za­pa­to, su es­qui­va­da y las múl­ti­ples hue­llas que com­par­ten la mis­ma his­to­ria.

La fun­ción pri­mor­dial del guión es que ten­ga una his­to­ria en­can­ta­do­ra, en la que los co­la­bo­ra­do­res pue­dan leer fá­cil­men­te, in­ter­pre­tar au­tén­ti­ca­men­te, em­be­lle­cer co­lec­ti­va­men­te y eje­cu­tar efi­caz­men­te.

Al­gu­nos de los tan­tos pa­rá­me­tros pa­ra te­ner en cuen­ta cuan­do se cons­tru­ye es que la ac­ción se es­cri­ba en cual­quier va­ria­ción ver­bal del pre­sen­te y que el diá­lo­go con­cuer­de con el per­fil psi­co­ló­gi­co del per­so­na­je. De­ta­llar so­bre as­pec­tos fo­to­grá­fi­cos y el ar­te es tra­ba­jo del di­rec­tor de fo­to­gra­fía y el de ar­te. En un guión tam­bién es ne­ce­sa­rio que exis­ta es­pa­cio ade­cua­do pa­ra que el ac­tor desa­rro­lle su per­so­na­je y diá­lo­go. Mu­chos di­rían que los dos ele­men­tos ( guion y ac­tua­ción) son lo más vi­ta­les, se­gui­do por la pues­ta en es­ce­na.

Con la co­la­bo­ra­ción del di­rec­tor, obras téc­ni­ca­men­te sen­ci­llas, co­mo Idio­ter­ne ( Los idio­tas) y Fes­ten ( Ce­le­bra­ción) (1998) del gé­ne­ro dog­ma, han cons­ta­ta­do que un guión loa­ble, ac­tua­ción con­mo­ve­do­ra y pues­ta en es­ce­na efi­caz sea su­fi­cien­te pa­ra cau­ti­var al es­pec­ta­dor. En cier­tos ca­sos, el guión es el que so­bre­sa­le y su­pera el tra­ba­jo del di­rec­tor. Being John Mal­kol­vich ( ¿Có­mo ser John Mal­ko­vich?) (1999) es un ejem­plo de es­te fe­nó­meno y po­dría ser jus­ta­men­te pre­sen­ta­da co­mo una pe­lí­cu­la de Char­lie Kauf­man y Spi­ke Jo­nes.

Pa­ra la alu­dir a la sa­bi­du­ría de Aris­tó­te­les y Ro­bert Mc­kee, to­me­mos unos cuan­tos con­se­jos pa­ra for­mar una his­to­ria:

To­do lo que ocu­rre en la his­to­ria tie­ne que se­guir las re­glas de su uni­ver­so. Sea tra­ge­dia o co­me­dia, las ex­pe­rien­cias de­be­rían fluc­tuar en­tre lo po­si­ti­vo y lo ne­ga­ti­vo. Es pre­fe­ri­ble que el tex­to y el sub­tex­to se con­tra­di­gan. La his­to­ria exis­te por con­flic­to y los per­so­na­jes cam­bian de una u otra for­ma por él. Las de­ci­sio­nes to­ma­das por el per­so­na­je, sin que ha­ya ries­gos, tie­nen me­nos sig­ni­fi­can­cia. Tam­bién, el de­seo cons­cien­te e in­cons­cien­te del pro­ta­go­nis­ta, de­be­ría con­tra­de­cir­se. Aho­ra, cuan­do los per­so­na­jes reac­cio­nan de la mis­ma ma­ne­ra, se mi­ni­mi­za la opor­tu­ni­dad pa­ra un buen con­flic­to. La idea es que los per­so­na­jes po­sean ma­ti­ces dis­tin­tos a los del pro­ta­go­nis­ta y el an­ta­go­nis­ta. Los pun­tos, en úl­ti­mas, son inago­ta­bles y guían la cul­ti­va­ción de una his­to­ria.

La ta­rea ar­dua es es­tu­diar la di­fe­ren­cia en­tre la his­to­ria y la tra­ma. Asi­mis­mo. Barfly ( El bo­rra­cho) (1987), es­cri­to por Char­les Bu­kows­ki, un au­tor que no le gus­ta­ban las pe­lí­cu­las, de­mues­tra que el en­torno e his­to­ria rei­nan en el ci­ne, que la tra­ma que­da en se­gun­do plano y los mo­men­tos opa­can el or­den.

THE USUAL SUSPECTS (SOS­PE­CHO­SOS HA­BI­TUA­LES) 1995. DI­REC­TOR: BR­YAN SIN­GER. GUIO­NIS­TA: CH­RIS­TOP­HER MCQUA­RRIE Un agen­te es­pe­cial de­be in­ves­ti­gar las cau­sas del in­cen­dio de un bar­co que pro­vo­có 27 víc­ti­mas mor­ta­les. Su úni­ca fuen­te es un es­ta­fa­dor li­sia­do que so­bre­vi­vió y que acu­sa a cin­co sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les re­la­cio­na­dos con el ro­bo de un ca­mión de ar­mas. THE HUSTLER. (EL BUS­CA­VI­DAS) 1961. DI­REC­TOR: RO­BERT ROSSEN. GUIO­NIS­TAS: SYD­NEY CA­RROLL Y RO­BERT ROSSEN Un ju­ga­dor pro­me­te­dor de bi­llar se en­fren­ta en un so­lo par­ti­do de al­tas apues­tas con­tra un cam­peón que tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria de triunfos.

EL SE­CRE­TO DE SUS OJOS (2009). DI­REC­TOR: JUAN JO­SÉ CAM­PA­NE­LLA. GUIO­NIS­TAS: EDUAR­DO SACHERI Y JUAN JO­SÉ CAM­PA­NE­LLA Un juez tie­ne du­das acer­ca de los pla­nes de un ofi­cial de jus­ti­cia re­cien­te­men­te re­ti­ra­do que in­ten­ta des­cu­brir al cul­pa­ble de la vio­la­ción y ase­si­na­to de una jo­ven, cri­men ocu­rri­do va­rias dé­ca­das atrás. El enamo­ra­mien­to en­tre am­bos afec­ta la in­ves­ti­ga­ción.

BEING JOHN MAL­KO­VICH (CÓ­MO SER JOHN MAL­KO­VICH) 1999. DI­REC­TOR: SPI­KE JONZE. GUIO­NIS­TA: CHAR­LIE KAUF­MAN Un ti­ti­ri­te­ro des­cu­bre un por­tal que lle­ga li­te­ral­men­te a la ca­be­za de la es­tre­lla de ci­ne John Mal­ko­vich. LOS IDIO­TAS (IDIO­TER­NE) 1998. DI­REC­TOR Y GUIO­NIS­TA: LARS VON TRIER En gru­po de per­so­nas se reúnen en una ca­sa en el su­bur­bio de Co­pen­ha­gue pa­ra rom­per to­das las li­mi­ta­cio­nes y pa­ra sa­car el idio­ta in­te­rior que tie­nen den­tro.

BARFLY (EL BO­RRA­CHO) 1987. DI­REC­TOR: BARBET SCHROE­DER. GUIO­NIS­TA: CHAR­LES BU­KOWS­KI Ba­sa­do en la vi­da del poe­ta Char­les Bu­kows­ki y su vi­da en Los Án­ge­les du­ran­te los años 60, 70 y 80.

FES­TEN (CE­LE­BRA­CIÓN) 1998. DI­REC­TOR: THO­MAS VINTERBERG. GUIO­NIS­TAS: THO­MAS VINTERBERG Y MOGENS RUKOV En la fies­ta de cum­plea­ños de Hel­ge, al­gu­nas ver­da­des fa­mi­lia­res des­agra­da­bles se re­ve­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.