Mo­de­la­do con ar­ci­lla, un hobby en­tre ma­nos

LA TÉC­NI­CA DEL MO­DE­LA­DO CON AR­CI­LLA DESA­RRO­LLA LA MOTRICIDAD Y HA­BI­LI­DA­DES CO­MO LA PRE­CI­SIÓN Y SU­TI­LE­ZA EN LAS PER­SO­NAS, SE­GÚN EX­PER­TOS. ADE­MÁS, LA AC­TI­VI­DAD PRO­MUE­VE LA SOCIABILIDAD Y EL EN­TRE­TE­NI­MIEN­TO.

Si - - Portada - POR SHARON KALIL

Son­rien­te María Salomé Ga­llo, de 9 años, creó con pe­que­ños y sua­ves mo­vi­mien­tos la fi­gu­ra en ar­ci­lla de un fa­mo­so per­so­na­je ani­ma­do, mien­tras veía el pro­gre­so de sus com­pa­ñe­ros de ar­te.

“Es muy di­ver­ti­do crear for­mas con las ma­nos. Me gus­ta ima­gi­nar­me có­mo va ser mi obra y al fi­nal lo­grar que sea lo más pa­re­ci­da a la reali­dad”, con­tó la me­nor que des­de ha­ce un año ex­plo­ra en la téc­ni­ca del mo­de­la­do con ar­ci­lla.

Co­mo ella, ca­da vez más per­so­nas se aven­tu­ran a prac­ti­car es­ta ac­ti­vi­dad en Ba­rran­qui­lla, que pa­ra el pro­fe­sio­nal en ar­tes plás­ti­cas, Ru­bén Te­ran, con­sis­te en tres pa­sos: se­guir el mo­de­lo que se tie­ne en men­te, sa­car un mol­de en ar­ci­lla y fun­dir­lo.

Ex­pli­có que pa­ra que se sos­ten­ga la ar­ci­lla se de­be con­tar con un for­ma­to de es­truc­tu­ra: “cuan­do va ser una fi­gu­ra pe­que­ña se ha­ce con alam­bre y cuan­do es gran­de se usan va­ri­llas, ma­lla ve­na, en­tre otros ma­te­ria­les”.

Y es que la esen­cia de es­ta téc­ni­ca, se­gún men­cio­nó el ex­per­to Wil­ber­to Pé- rez, es dar­le for­ma fi­gu­ra­ti­va o abs­trac­ta a los vo­lú­me­nes y pla­nos geo­mé­tri­cos con pro­ce­sos co­mo la adi­ción y sus­trac­ción de ma­te­ria.

Pa­ra Isa­be­lla Vi­lla, de 7 años, el mo­de­la­do con ar­ci­lla es “un ti­po de ar­te que re­quie­re es­fuer­zo y amor”, mien­tras que pa­ra Ju­dith Ra­cha, que lle­va 10 años de su vi­da en el ar­te, es­ta es una “ex­pe­rien­cia mag­ní­fi­ca en la que una per­so­na pue­de en­tre­te­ner­se y so­cia­li­zar”.

Ten­ga en cuen­ta que se pue­den usar tres ti­pos de ar­ci­lla: roja, ama­ri­lla y gris. “Las di­fe­ren­cias en­tre es­tas es que la roja

tie­ne una tex­tu­ra sua­ve pero es mu­cho más pe­ga­jo­sa; la gris es re­se­ca; y la ama­ri­lla es mu­cho más re­se­ca”, agre­gó Te­ran, que tam­bién es do­cen­te en la Aca­de­mia Mar­ga­ri­ta Cam­po.

El pro­fe­sio­nal tam­bién ex­pli­có que en un pro­ce­so es­co­lar, des­pués de re­lle­nar la es­truc­tu­ra pe­que­ña con ar­ci­lla, se de­ja se­car por mí­ni­mo cin­co ho­ras y lue­go se pin­ta. “En una eta­pa pro­fe­sio­nal se acos­tum­bra sa­car­le un mol­de a la pie­za ha­cién­do­le un hue­co y re­lle­nán­do­la con el ma­te­rial con el que se quie­ra fun­dir (ye­so, fi­bra de vi­drio y ce­men­to)”.

Unas de las he­rra­mien­tas prin­ci­pa­les pa­ra lo­grar de­ta­lles de la fi­gu­ra son las es­pá­tu­las, que fa­ci­li­tan los tra­zos. Tam­bién es fun­da­men­tal em­pe­zar el mo­de­la­do con mo­vi­mien­tos fuer­tes y ter­mi­nar con otros más sua­ves.

“Se ob­tie­nen bue­nos re­sul­ta­dos cuan­do apli­ca­mos co­rrec­ta­men­te las téc­ni­cas, por ejem­plo, si que­re­mos mo­de­lar una va­si­ja de ar­ci­lla de­be­mos te­ner cla­ro la ca­li­dad del ma­te­rial y las he­rra­mien­tas a uti­li­zar. Si se va a mo­de­lar la fi­gu­ra hu­ma­na se de­be te­ner en cuen­ta las pro­por­cio­nes pa­ra lo­grar la mor­fo­lo­gía del mo­de­la­do”, re­sal­tó Pé­rez.

Aho­ra, ade­más de en­ten­der el pa­so a pa­so pa­ra lle­var a ca­bo una obra en ar­ci­lla, pa­ra Pé­rez es ne­ce­sa­rio que las per­so­nas que quie­ran apren­der la téc­ni­ca cuen­ten con dis­po­si­ción. Mien­tras que pa­ra Te­ran de­ben ser gran­des ob­ser­va- do­res y te­ner pa­cien­cia pa­ra lo­grar “un di­bu­jo tri­di­men­sio­nal”.

Se­gún los ex­per­tos uno de los be­ne­fi­cios que trae es­ta ac­ti­vi­dad es el co­rrec­to desa­rro­llo de la motricidad y de ha­bi­li­da­des en las ma­nos co­mo la pre­ci­sión y su­ti­le­za, ne­ce­sa­rios pa­ra los aca­ba­dos.

Pa­ra la ar­tis­ta Mar­ga­ri­ta Cam­po, que lle­va 25 años brin­dan­do cla­ses de mo- de­la­do con ar­ci­lla en su aca­de­mia, es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des lo­gra el desa­rro­llo de la crea­ti­vi­dad y de las ha­bi­li­da­des so­cia­les.“al­gu­nas per­so­nas pien­san que co­mo ya son ma­yo­res no pue­den fun­dir una pie­za, ha­cer un mo­de­la­do, pin­tar un cua­dro, to­car un ins­tru­men­to y es to­do lo con­tra­rio”, di­jo.

Por su par­te, Wil­ber­to Pé­rez re­co­men­dó que “se apren­da y apli­que el ma­ne­jo de la téc­ni­ca del mo­de­la­do, ya sea co­mo te­ra­pia deses­tre­san­te o con ob­je­ti­vos crea­ti­vos”.

«Apren­dan y apli­quen el ma­ne­jo de la téc­ni­ca del mo­de­la­do co­mo te­ra­pia deses­tre­san­te». WIL­BER­TO PÉ­REZ Ar­tis­ta plás­ti­co.

La esen­cia del mo­de­la­do con ar­ci­lla con­sis­te en que la fi­gu­ra sea lo más pa­re­ci­do al ob­je­to real o al di­bu­jo ela­bo­ra­do pre­via­men­te. | Or­lan­do Ama­dor

CON­SE­JOS: Se­gún los con­sul­ta­dos es­ta téc­ni­ca re­quie­re de ob­ser­va­ción, pa­cien­cia y pre­ci­sión. Ten­ga en cuen­ta que mien­tras se es­té lle­van­do a ca­bo una fi­gu­ra, se pue­de re­mo­jar la ar­ci­lla pa­ra sua­vi­zar el pro­ce­so y pa­ra que no apa­rez­can ra­ja­du­ras. Por otra par­te, sepa que hay es­cul­tu­ras que se ha­cen sim­ple­men­te in­ser­tan­do el mo­de­la­do en un horno y evi­tan­do así su re­po­so du­ran­te lar­gas ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.