El se­cre­to a vo­ces de la mú­si­ca co­ral

La voz, el úni­co de la mú­si­ca co­ral

Si - - Portada - POR LORAINE OBRE­GÓN DO­NA­DO

Can­tar, ade­más de ser, se­gún la Real Aca­de­mia Española, la ac­ción en la que se pro­du­ce con la voz so­ni­dos me­lo­dio­sos, es una ha­bi­li­dad que to­das las per­so­nas pue­den desa­rro­llar.

Lo an­te­rior lo sus­ten­ta John Mu­né­var, uno de los fun­da­do­res del en­sam­ble vo­cal Si­ne No­mi­ne, quien agre­ga que to­do aquel que tie­ne voz y pue­de ha­blar cuen­ta con la ca­pa­ci­dad de ar­ti­cu­lar so­ni­dos que pa­ra el oí­do del ser hu­mano re­sul­ten ar­mo­nio­sos.

Mu­né­var per­te­ne­ce a la agrupación en men­ción des­de que emer­gió, ha­ce siete años, la cual sur­gió co­mo un pro­yec­to en­tre ami­gos que rea­li­za­ban su for­ma­ción pro­fe­sio­nal en la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca Na­cio­nal. Y aun­que en la ac­tua­li­dad cuen­tan con tres in­te­gran­tes nue­vos, con­ti­núan tra­ba­jan­do en el ob­je­ti­vo ini­cial: ex­plo­rar la mú­si­ca uni­ver­sal y fol­cló­ri­ca a tra­vés de la voz.

Una de las téc­ni­cas me­jor em­plea­da por el gru­po es el vo­cal play, que con­sis­te en la imi­ta­ción de ins­tru­men­tos. Pa­ra prac­ti­car­lo se re­quie­re de un co­no­ci­mien­to am­plio del sis­te­ma fo­na­dor y de la voz co­mo ins­tru­men­to.

“No­so­tros imi­ta­mos la ba­te­ría, el ba­jo, te­cla­do, gui­ta­rra, per­cu­sión, bon­gó, trom­pe­ta, sa­xo­fón y las con­gas, en­tre otros. Tam­bién in­clui­mos efec­tos vo­ca­les y per­cu­sión cor­po­ral, to­do de­pen­dien­do del gé­ne­ro que in­ter­pre­te­mos. Al fi­nal lo que ha­ce­mos son adap­ta­cio­nes y arre­glos que cons­trui­mos por lo ge­ne­ral des­de la per­cu­sión”, sus­ten­ta Luis Carlos Rodríguez, uno de los fun­da­do­res del gru­po vo­cal.

Di­ce que pa­ra in­ter­pre­tar, por ejem­plo, La tie­rra del ol­vi­do, de Carlos Vi­ves, ini­cian mar­can­do el tiem­po con el so­ni­do de la per­cu­sión, lue­go le dan pa­so al so­ni­do del ba­jo y la gui­ta­rra, to­dos pro­du­ci­dos por las vi­bra­cio­nes de las cuer­das vo­ca­les. Por úl­ti­mo, y en cues­tión de se­gun­dos, le dan pro­ta­go­nis­mo a la en­to­na­ción de la le­tra con la pri­me­ra y se­gun­da voz.

Rodríguez men­cio­na que en el ca­so de la per­cu­sión cor­po­ral, crean so­ni­dos de ins­tru­men­tos y rit­mos mu­si­ca­les in­vo­lu­cran­do las pal­ma­das, el chas­qui­do de los de­dos, los gol­pes le­ves de las pal­mas de las ma­nos con­tra el pe­cho y las pier­nas, en­tre otras par­tes del cuer­po hu­mano. Es­to sin de­jar de la­do el can­to con el que acom­pa­ñan los so­ni­dos ar­ti­cu­la­dos.

Pa­ra eje­cu­tar­los di­ce que es esen­cial determinar cuá­les son las ha­bi­li­da­des de ca­da uno de los in­te­gran­tes de la

agrupación, con el fin de pu­lir­las pa­ra que de la me­jor ma­ne­ra se ex­pon­gan en los di­fe­ren­tes arre­glos. Otro de los ítems ne­ce­sa­rios es co­no­cer ca­da uno de los gé­ne­ros mu­si­ca­les y los ins­tru­men­tos que in­ter­vie­nen.

“En la cons­truc­ción, lo que ha­ce­mos pri­me­ro es pro­po­ner un arre­glo y va­mos ex­plo­ran­do las dis­tin­tas so­no­ri­da­des has­ta con­se­guir las ade­cua­das; la ba­se del arre­glo nos to­ma al­re­de­dor de 15 días. En es­te pro­ce­so las vo­ces prin­ci­pa­les se ro­tan, con el fin de bus­car otros co­lo­res”.

Da­niel Ra­mí­rez, una de las vo­ces prin­ci­pa­les, di­ce que su pre­pa­ra­ción la ha­ce de for­ma in­di­vi­dual. Es de­cir, al te­ner en mano la par­ti­tu­ra y sa­ber si le co­rres­pon­de can­tar o ha­cer con su voz al­gún ins­tru­men­to mu­si­cal, re­cu­rre a Youtu­be pa­ra cons­truir su intervención y lo­grar un pro­duc­to fi­nal pa­re­ci­do al ins­tru­men­to real o a la melodía que se re­quie­ra.

“En es­te pro­ce­so voy prac­ti­can­do has­ta en­con­trar el co­lor. Los en­sa­yos tam­bién son fun­da­men­ta­les, por­que a tra­vés de es­tos va­mos bus­can­do la per­fec­ción”.

Por su par­te, Lo­re­na Alar­cón, otra de las vo­ces prin­ci­pa­les y una de las fun­da­do­ras del gru­po vo­cal, ma­ni­fies­ta que al re­ci­bir la asig­na­ción del ins­tru­men­to la per­so­na lle­va su pro­pues­ta a los en­sa­yos has­ta lo­grar un com­ple­men­to en el gru­po.

Pa­ra John Mu­né­var, la cons­truc­ción se ha­ce gru­pal, es­cu­chán­do­se unos a otros y, a tra­vés de con­se­jos, van me­jo­ran­do pa­ra ob­te­ner una in­ter­pre­ta­ción con efec­tos im­pe­ca­bles.

“La mú­si­ca co­ral es un ar­te que re­quie­re un cui­da­do pro­fun­do de la voz, el cual en su mo­men­to fue más im­por­tan­te que la mú­si­ca ins­tru­men­tal, pe­ro lue­go de mu­chos si­glos pa­só a un se­gun­do lu­gar. Hoy res­ca­ta­mos, a tra­vés de es­ta, el ori­gen de la mú­si­ca”.

Así que si desea ini­ciar en es­ta mo­da­li­dad, em­pie­ce te­nien­do en cuen­ta que pa­ra pre­ser­var la voz es vi­tal au­men­tar la in­ges­ta de agua al cli­ma, cui­dar­se del ruido am­bien­tal, re­cu­rrir al des­can­so, no to­mar al­cohol y no fu­mar.

UNA DE LAS TÉC­NI­CAS EM­PLEA­DAS EN ES­TE TI­PO DE MÚ­SI­CA ES LA IMI­TA­CIÓN DE INS­TRU­MEN­TOS CON LA VOZ. PA­RA EJE­CU­TAR­LO DE­BE­RÁ PER­TE­NE­CER A UN EN­SAM­BLE VO­CAL, Y PRE­PA­RAR­SE IN­DI­VI­DUAL­MEN­TE Y EN EN­SA­YOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.