El ‘em­pa­qui­te’ de co­lec­cio­nar có­mics

ES­TE TI­PO DE AR­TÍCU­LOS GRÁ­FI­COS GE­NE­RAN DI­VER­SIÓN EN LOS TIEM­POS LI­BRES, PUES PRE­SEN­TAN RE­FLE­XIO­NES SO­BRE EL MUN­DO Y TE­MÁ­TI­CAS DE FIC­CIÓN, TE­RROR, EN­TRE OTROS GÉ­NE­ROS, SE­GÚN MEN­CIO­NAN AL­GU­NOS CO­LEC­CIO­NIS­TAS.

Si - - Portada - POR SHARON KA­LIL

El he­cho de di­fun­dir a tra­vés de his­to­rias al­gu­nas sen­sa­cio­nes, ex­pe­rien­cias de vi­da y sue­ños, es uno de los as­pec­tos que ha­ce que los có­mics ge­ne­ren, sin im­por­tar su edad, la atrac­ción de mu­chas per­so­nas.

Es­te es el ca­so del co­lec­cio­nis­ta Ma­rio Se­gu­ra, de 38 años, quien lle­va más de 25 com­pran­do al me­nos un có­mic a la se­ma­na. Es­te in­ge­nie­ro ci­vil, que en su in­fan­cia se de­lei­ta­ba con las ti­ras có­mi­cas de la pren­sa, con el pa­sar del tiem­po des­cu­brió su pa­sión por es­te ti­po de ar­tícu­los.

“Co­lec­cio­nar es un pa­sa­tiem­po que me da gran­des sa­tis­fac­cio­nes y que me per­mi­te re­la­jar­me y di­ver­tir­me en mis ho­ras li­bres. La esen­cia de los có­mics ra­di­ca en su ca­pa­ci­dad de con­tar­nos me­dian­te imá­ge­nes se- cuen­cia­les, tex­tos y ono­ma­to­pe­yas his­to­rias de mul­ti­pli­ci­dad de gé­ne­ros y te­má­ti­cas que van más allá de los li­bros de pro­sa, al po­der mos­trar­nos los per­so­na­jes, ac­cio­nes y es­ce­na­rios co­mo el au­tor y ar­tis­ta quie­ren que los vi­sua­li­ce­mos”, di­jo.

Agre­gó que mu­chas per­so­nas sue­len pen­sar que los có­mics son pa­ra ni­ños y des­co­no­cen la es­truc­tu­ra, diá­lo­gos y ar­gu­men­tos que los au­to­res crean.

Elías Raad, de 52 años, es otro ba­rran­qui­lle­ro que des­de ni­ño se vio en­vuel­to en el mun­do de los có­mics, co­no­ci­dos en la an­ti­güe­dad co­mo ‘pa­qui­tos’. “Mi co­lec­ción la hi­ce des­de que te­nía sie­te años y vi­vía en Mai­cao con mi fa­mi­lia; en ese mo­men­to la úni­ca di­ver­sión que ha­bía era com­prar ‘pa­qui­tos’ y leer­los. Re­cuer­do que con fa­ci­li­dad po­día comprarlos o al­qui­lar­los en mu­chos lu­ga­res, por ejem­plo, los quios­cos de las pla­zas”, di­jo.

Por otra par­te, Elías con­si­de­ra que la esen­cia de es­ta ac­ti­vi­dad es co­lec­cio­nar ob­je­tos se­gún el gus­to. “Ten­go una am­plia co­lec­ción de fi­gu­ras a es­ca­la de per­so­na­jes ani­ma­dos, de ca­rros, mo­tos, avio­nes, dis­cos de rock. Por otra par­te, ten­go ‘ pa­qui­tos’ so­bre aven­tu­ras, ta­les co­mo, Ka­li­man, Sa­mu­rai y Aran­dú”.

Así co­mo ellos, Al­fon­so Va­le­ga, de 34 años, tie­ne co­mo in­te­rés co­lec­cio­nar es­te ti­po de ar­tícu­los grá­fi­cos, pues pa­ra él trans­mi­ten re­fle­xio­nes del mun­do.

“Son un me­dio que, con el pa­sar de los años, se fue di­ver­si­fi­can­do. Por ejem­plo, el có­mic ame­ri­cano ha si­do ca­paz de rein­ven­tar cons­tan­te­men­te per­so­na­jes que in­clu­so tie­nen ca­si 80 o más años de crea­ción co­mo Su­per­man, en el cual sus crea­do­res, Jerry Sie­gel y Joe Shus­ter, de al­gu­na ma­ne­ra se re­fle­ja­ban a sí mis­mos co­mo dos in­mi­gran­tes ju­díos en los años 30”, di­jo.

Pa­ra Al­fon­so, ser co­lec­cio­nis­ta fue un pa­sa­tiem­po que se con­vir­tió en un es­ti­lo de vi­da, pues des­cu­brió que “es un mun­do fas­ci­nan­te en el que las his­to­rias tie­nen tan­ta con­ti­nui­dad que se vuel­ve una es­pe­cie de re­to el co­no­cer ca­da as­pec­to”.

Agre­gó que los có­mics y las no­ve­las grá­fi­cas son una al­ter­na­ti­va muy im­por­tan­te pa­ra in­cen­ti­var la lec­tu­ra des­de eda­des tem­pra­nas. “En las per­so­nas ma­yo­res sir­ve pa­ra to­car te­mas que in­vi­ten a re­fle­xio­nar so­bre nues­tra so­cie­dad ac­tual”.

Aho­ra bien, en la ac­tua­li­dad mu­chos jó­ve­nes op­tan por de­di­car su tiem­po li­bre en la co­lec­ción y apre­cia­ción de es­te ti­po de ar­tícu­los. Tal es el ca­so de Fer­min Oje­da, de 26 años, quien ase­gu­ra que es­tas no­ve­las grá­fi­cas más que un me­dio que pa­re­ce ofre­cer en­tre­te­ni­mien­to pa­ra ni­ños o adul­tos, es tam­bién una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca muy com­ple­ta.

“Los có­mics pue­den ofre­cer­te narrativas muy ma­du­ras y pro­fun­das, es­ti­los y di­bu­jos que por su be­lle­za y com­ple­ji­dad, me­re­cen ser tra­ta­do co­mo un ar­te en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra. La se­ñal ini­cial de que en­tras­te en el mun­do del co­lec­cio­nis­mo es que sin dar­te cuen­ta se te aca­ba el es­pa­cio don­de po­ner los có­mics”, di­jo,

Ca­be des­ta­car que his­to­rias co­mo las de Frank Mi­ller, Brian Az­za­re­lo, Geoff Johns, Alan Moo­re, Greg Ruc­ka, Ch­ris Cla­re­mont y Brian Mi­chael Ben­dis y gé­ne­ros de cien­cia fic­ción, te­rror y fan­ta­sía son de la pre­fe­ren­cia de mu­chos co­lec­cio­nis­tas que día a día con­ser­van co­mo un te­so­ro en sus ca­sas o es­tu­dios los có­mics.

Por úl­ti­mo, se­gún los con­sul­ta­dos,ca­da día es­tá cre­cien­do el nú­me­ro de afi­cio­na­dos en la ciu­dad y a su vez el amor por es­ta ac­ti­vi­dad. En la ac­tua­li­dad hay gru­pos es­pe­cia­li­za­dos, char­las se­ma­na­les en di­ver­sos lu­ga­res don­de los co­lec­cio­nis­tas sue­len in­ter­cam­biar opi­nio­nes so­bre obras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.