Ma­gia y di­ver­sión: un re­co­rri­do por Na­vi­land

Una pis­ta de hie­lo, un ex­pre­so po­lar y un res­ba­la­de­ro de gran ta­ma­ño son al­gu­nos de los atrac­ti­vos del par­que na­vi­de­ño Na­vi­land. Ten­drá sus puer­tas abier­tas has­ta el 13 de enero.

Si - - Portada - POR DA­NIE­LA MU­RI­LLO PI­NI­LLA

Días an­tes de cum­plir sus 12 años, San­tia­go Sa­muel Mar­tí­nez Mar­tí­nez se pu­so a la ta­rea de bus­car el “plan ideal” pa­ra ce­le­brar su cum­plea­ños en fa­mi­lia. Du­ran­te es­ta ‘mi­sión’ se en­te­ró que lle­ga­ría a Ba­rran­qui­lla un par­que que pro­me­tía re­vi­vir la ma­gia de la Na­vi­dad en la ciu­dad. No lo pen­só dos ve­ces, su­po des­de ese mo­men­to que que­ría vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia en su “fe­cha es­pe­cial”. Lle­gó el gran día y, pa­ra su sor­pre­sa, su her­ma­na lo sor­pren­dió con unas bo­le­tas pa­ra in­gre­sar al par­que. Se alis­tó y par­tió jun­to a sus pa­pás, su her­mano y su pri­ma a dis­fru­tar de lo que se­ría, en sus pa­la­bras, una “no­che ex­tra­or­di­na­ria”.

“Dis­fru­té mu­cho Na­vi­land Show Park por­que tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer va­rias ac­ti­vi­da­des. Pu­de com­par­tir con

mi fa­mi­lia, me to­mé mu­chas fo­tos, co­mí cris­pe­tas y dis­fru­té de un pa­seo en el tren. Ade­más pa­ti­né en hie­lo por pri­me­ra vez y, aun­que no fue fá­cil, pu­de com­par­tir con otros ni­ños. Fue una ex­pe­rien­cia úni­ca. Sin du­da me gus­ta­ría vol­ver­la a re­pe­tir”, con­tó San­tia­go.

Aun­que en un prin­ci­pio no es­ta­ba con­ven­ci­do del plan, su pa­dre Efraín Mar­tí­nez des­cri­bió la ex­pe­rien­cia de re­co­rrer Na­vi­land co­mo “un buen re­ga­lo na­vi­de­ño pa­ra cual­quier ni­ño”.

“Es un even­to no­ve­do­so y es­pec­ta­cu­lar que va­le la pe­na. Oja­lá se vol­vie­ra cos­tum­bre y tra­di­ción el te­ner el par­que en la ciu­dad. Muy bue­na lo­gís­ti­ca, pues­ta en es­ce­na y ex­ce­len­tes ac­to­res. In­creí­ble por­que pu­de ver, por pri­me­ra vez, ne­var en Ba­rran­qui­lla”, aña­dió, en­tre ri­sas, Efraín.

Des­de el pri­mer mo­men­to en el que los vi­si­tan­tes pi­san Na­vi­land, ubi­ca­do en el Cen­tro de Even­tos y Ex­po­si­cio­nes Puer­ta de Oro, pue­den in­vo­lu­crar­se con una al­dea en la que “el bien y el mal se en­fren­tan en tiem­pos na­vi­de­ños”. Así lo ex­pli­có Jor­ge Al­ber­to De la Hoz, pro­duc­tor del even­to, quien ade­más agre­gó que el prin­ci­pal pro­pó­si­to de es­te pro­yec­to es “res­ca­tar las tra­di­cio­nes y el ori­gen de la Na­vi­dad”.

“El par­que es­tá dis­po­ni­ble en­tre se­ma­na de 6 a 11 p.m. y los fi­nes de se­ma­na, has­ta la me­dia­no­che. Jo­sé Ja­ra­mi­llo fue el crea­dor de es­ta ini­cia­ti­va que es­te año lle­ga a su se­gun­da edi­ción. El par­que es­tá ba­sa­do en una le­yen­da crea­da por no­so­tros en la que se cuen­ta que exis­te un ár­bol sa­bio que cre­ce en al­gún pun­to de la tie­rra en épo­ca de Na­vi­dad. Al­re­de­dor de es­te, cre­ce una al­dea ha­bi­ta­da por se­res fan­tás­ti­cos don­de se pue­den en­con­trar ca­sas cro­can­tes y bu­zo­nes de los de­seos. Pe­ro don­de tam­bién hay un com­po­nen­te mal­va­do re­pre­sen­ta­do en el per­so­na­je de Tor­na­da, quien en­car­na los po­de­res in­do­ma­bles de la na­tu­ra­le­za, sin ar­mas ni cu­chi­llos. Ella quie­re co­mu­ni­car un men­sa­je a los vi­si­tan­tes so­bre el cui­da­do de la tie­rra y fue quien con­ge­ló una par­te de la al­dea, una zo­na a la que lla­ma­mos Win­ter­land, que he­mos con­ver­ti­do en una pis­ta de hie­lo”, afir­mó.

No exis­te un or­den es­pe­cí­fi­co pa­ra re­co­rrer el par­que, pues el ob­je­ti­vo es que la per­so­na de­ci­da cuá­les son las ac­ti­vi­da­des que más lla­man su aten­ción.

Sol­da­dos de Na­vi­dad son los en­car­ga­dos de re­ci­bir a los vi­si­tan­tes, quie­nes una vez aden­tro se pue­den to­par en las ca­lles de es­ta ‘al­dea má­gi­ca’ de 14 mil me­tros cua­dra­dos con los más de 90 ac­to­res en es­ce­na que re­pre­sen­tan los per­so­na­jes más tra­di­cio­na­les de es­ta épo­ca de fies­tas: Pa­pá Noel, ha­das, re­nos, duen­des, en­tre otros.

Dos ex­pre­sos po­la­res que re­co­rren las dis­tin­tas es­ta­cio­nes de los tre­nes, res­ba­la­de­ros so­bre una mon­ta­ña de nie­ve si­mu­la­da, un des­fi­le con los prin­ci­pa­les per­so­na­jes del par­que y una Snow­party (fies­ta en la nie­ve) en la que se re­crea una ne­va­da en la al­dea son al­gu­nos de las ac­ti­vi­da­des de es­te es­pec­tácu­lo. Sin em­bar­go, el prin­ci­pal atrac­ti­vo pa­ra los vi­si­tan­tes es una pis­ta de hie­lo de 600 me­tros cua­dra­dos que per­mi­te la en­tra­da de ni­ños y adul­tos.

“En la pis­ta pue­den pa­ti­nar si­mul­tá­nea­men­te has­ta 120 per­so­nas, un for­ma­to am­plio que les per­mi­te a los ba­rran­qui­lle­ros la ex­pe­rien­cia de pa­ti­nar so­bre hie­lo sin te­ner que ir a otra ciu­dad o país. Ade­más, con­ta­mos con seis mo­ni­to­res de pis­ta, pro­fe­so­res de la Li­ga de Pa­ti­na­je, quie­nes ayu­dan a los vi­si­tan­tes y ha­cen la ex­pe­rien­cia más pla­cen­te­ra”, ex­pli­có De la Hoz.

De acuer­do con los or­ga­ni­za­do­res, es­ta ex­pe­rien­cia es im­por­tan­te pa­ra de­mos­trar que Ba­rran­qui­lla “no es so­lo cum­biam­bas, ca­rro­zas y Car­na­val”, pues Na­vi­land es un even­to que na­ció en la ca­pi­tal atlan­ti­cen­se y que bus­ca con­ver­tir a la ciu­dad “en un des­tino ideal pa­ra pa­sar la Na­vi­dad”.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES. Si desea asis­tir al par­que en fa­mi­lia, re­cuer­de no per­der de vis­ta a los me­no­res de edad. Se acon­se­ja asis­tir abri­ga­do de­bi­do a las fuer­tes bri­sas que se re­gis­tran por es­tos días en la ciu­dad. El par­que no per­mi­te la en­tra­da de mas­co­tas, per­so­nas en es­ta­do de ali­co­ra­mien­to ni el in­gre­so de ar­mas. Los ni­ños con es­ta­tu­ra me­nor a 1.20 me­tros no po­drán ha­cer uso de la pis­ta de hie­lo por su se­gu­ri­dad. El par­que es­tá dis­po­ni­ble has­ta el do­min­go 13 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.