El go­bierno del Con­gre­so

SoHo - Censurado (Colombia) - - Entrevista -

El Con­gre­so que se po­se­sio­nó el pa­sa­do 20 de ju­lio se­rá his­tó­ri­co, no so­lo por la lle­ga­da de la Farc y la fé­rrea opo­si­ción que li­de­ra­rá el ex­can­di­da­to pre­si­den­cial Gus­ta­vo Pe­tro, sino por­que mar­ca el fin de la im­ba­ti­ble coa­li­ción de go­bierno con la que con­tó Juan Ma­nuel San­tos du­ran­te ca­si ocho años y que le per­mi­tió, sin ma­yo­res so­bre­sal­tos, lle­var a buen puer­to su agen­da le­gis­la­ti­va. El pre­si­den­te Iván Du­que to­mó la loa­ble de­ci­sión de ar­mar su ga­bi­ne­te sin con­si­de­ra­cio­nes po­lí­ti­cas; cum­plió con su pro­me­sa de no re­par­tir los pues­tos del Es­ta­do a los par­ti­dos que lo acom­pa­ña­ron du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial, lo que cam­bia­rá por com­ple­to la re­la­ción que du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años ten­drán el go­bierno y el Con­gre­so. Ya tu­vi­mos un abre­bo­cas de lo que vie­ne. El otro­ra sen­ci­llo acuer­do so­bre las me­sas di­rec­ti­vas en el Con­gre­so fue, en es­ta oca­sión, una ba­ta­lla po­lí­ti­ca en la que el Par­ti­do de la U y Cam­bio Ra­di­cal, que du­ran­te ocho años tu­vie­ron una am­plia re­pre­sen­ta­ción en el Ejecutivo, le mos­tra­ron los dien­tes al nue­vo go­bierno y le an­ti­ci­pa­ron a la en­tran­te mi­nis­tra del in­te­rior, Nancy Pa­tri­cia Gu­tié­rrez, que no ten­drá fá­cil la con­so­li­da­ción de su pro­pia “Uni­dad Na­cio­nal”. Si Du­que no da su bra­zo a tor­cer, es­ta re­la­ción ti­ran­te en­tre las ra­mas Le­gis­la­ti­va y Eje­cu­ti­va abre la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca a un ré­gi­men par­la­men­ta­rio de he­cho, en el que la de­li­be­ra­ción en el Ca­pi­to­lio aca­pa­ra­rá par­te del po­der que has­ta aho­ra ha te­ni­do la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, por la vía de las transac­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas con los con­gre­sis­tas. Sin em­bar­go, en es­te es­ce­na­rio de em­po­de­ra­mien­to par­la­men­ta­rio no se­rá fá­cil que Du­que lo­gre im­po­ner los pro­yec­tos ne­ce­sa­rios pa­ra im­ple­men­tar su plan de go­bierno. Su ca­pa­ci­dad de per­sua­sión pa­ra im­pul­sar te­mas tan de­li­ca­dos co­mo una re­for­ma tri­bu­ta­ria, una re­for­ma pen­sio­nal o las anun­cia­das mo­di­fi­ca­cio­nes a los acuerdos de paz de La Habana ten­drá que re­em­pla­zar la vie­ja prác­ti­ca del vo­to por pues­to que ha fun­cio­na­do con tan­ta efec­ti­vi­dad en el país.

En me­dio de es­te río re­vuel­to, el ex vi­ce­pre­si­den­te Ger­mán Var­gas Lle­ras ha vuel­to a aso­mar la ca­be­za, des­pués de la du­ra de­rro­ta que su­frió en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, pa­ra in­ten­tar re­cla­mar una po­si­ción de po­der. Su mo­ne­da de cam­bio en es­te ca­so es la po­de­ro­sa ban­ca­da de Cam­bio Ra­di­cal en el Con­gre­so, sin la que Du­que di­fí­cil­men­te po­drá tra­mi­tar sus ini­cia­ti­vas. Jun­to a Var­gas, el se­na­dor más vo­ta­do de La U, Roy Ba­rre­ras, ha de­mos­tra­do que pue­de usar su in­fluen­cia pa­ra in­cli­nar la ba­lan­za en su par­ti­do, por lo que pue­de lle­gar a ser un gran alia­do o un po­de­ro­so enemigo del go­bierno en­tran­te.

Con un con­gre­so tan volátil, la fi­gu­ra de Ál­va­ro Uri­be se­rá fun­da­men­tal pa­ra el pre­si­den­te Du­que. Des­de que lle­gó al Se­na­do, en 2014, la voz del ex­pre­si­den­te ha ca­la­do en­tre sus co­le­gas. Tras desis­tir de su re­nun­cia, el se­na­dor más vo­ta­do de la his­to­ria del país ten­drá que sa­car to­dos sus per­ga­mi­nos pa­ra man­te­ner la cohe­sión de la ban­ca­da de go­bierno, que sin du­da se irá des­gas­tan­do ante la fal­ta de re­pre­sen­ta­ción de los par­ti­dos en el ga­bi­ne­te.

La pri­me­ra gran ba­ta­lla que de­be­rá dar el go­bierno en el Con­gre­so se­rá la elec­ción del pró­xi­mo con­tra­lor. His­tó­ri­ca­men­te, el gui­ño del pre­si­den­te de turno ha si­do fun­da­men­tal pa­ra de­ter­mi­nar quién ocu­pa ese car­go, que pa­ra al­gu­nos es el más po­de­ro­so en el Es­ta­do co­lom­biano; sin em­bar­go, en es­ta nue­va di­ná­mi­ca, Du­que se ex­po­ne a que su vis­to bueno no in­cli­ne la ba­lan­za, de­ján­do­lo a mer­ced de los par­ti­dos.

Con es­te pri­mer ga­bi­ne­te, Du­que hi­zo una apues­ta arries­ga­da. La pa­ta­da que le dio al ta­ble­ro con la de­sig­na­ción de fun­cio­na­rios sin ca­sa po­lí­ti­ca pue­de ser in­ter­pre­ta­da co­mo un he­cho au­daz que en­vía un men­sa­je po­de­ro­so o co­mo un ac­to de in­ge­nui­dad que mi­na su go­ber­na­bi­li­dad. Los pri­me­ros cien días de go­bierno se­rán fun­da­men­ta­les pa­ra de­ter­mi­nar si es­ta­mos fren­te a una nue­va era de la re­la­ción en­tre las ra­mas del po­der pú­bli­co o fren­te al pri­mer gran re­vés del nue­vo pre­si­den­te. .

CON UN CON­GRE­SO TAN VOLÁTIL, LA FI­GU­RA DE ÁL­VA­RO URI­BE SE­RÁ FUN­DA­MEN­TAL PA­RA EL PRE­SI­DEN­TE DU­QUE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.