Mi ex es un es­pía

Se es­tre­na en Co­lom­bia Mie­xe­su­nes­pía, una película en la que Mi­la Ku­nis y Ka­te Mc­kin­non se ol­vi­dan de los ta­co­nes y las mi­ni­fal­das pa­ra ofre­cer una nue­va ver­sión de sen­sua­li­dad en las cin­tas de agen­tes se­cre­tas.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Contents -

“Mor­gan se be­sa con su pri­mo”. “Au­drey sue­ña que tie­ne se­xo con los

Mi­nions”. “Au­drey se de­pi­la en­tre los se­nos”. “Mor­gan usa su ca­be­llo co­mo hi­lo den­tal”. Esas son al­gu­nas de las fra­ses que gri­tan de­ses­pe­ra­das, mien­tras cuel­gan de un tu­bo y re­ci­ben gol­pes de una es­pía ru­sa de­ci­di­da a ani­qui­lar­las. Re­ve­lar los se­cre­tos y com­por­ta­mien­tos más ver­gon­zo­sos de la otra, lo que la ru­bia sa­be de la pe­li­ne­gra, es la es­tra­te­gia más sa­gaz que se les ocu­rre pa­ra no mo­rir en Eu­ro­pa en me­dio de una tra­ma de es­pías que ni si­quie­ra les com­pe­te. Pe­ro sa­le mal, co­mo ca­si to­do lo que ur­den en es­ta cin­ta:

—¿Por qué sa­bes tan­to de ella? —pre­gun­ta la ru­sa.

—Por­que es mi me­jor ami­ga. Sa­be­mos to­do la una de la otra. ¿Tú tie­nes una me­jor ami­ga?

Ac­to se­gui­do, la es­pía de fac­cio­nes an­dró­gi­nas las mi­ra con­fun­di­da, pa­sa del des­dén a la tris­te­za y, por úl­ti­mo, a la cólera. Les pro­pi­na una pa­li­za aún más fuer­te que la an­te­rior. Pe­se a es­to, so­bre­vi­ven y lo ha­cen tal co­mo lo hi­cie­ron a su pri­mer ti­ro­teo en un res­tau­ran­te o a la per­se­cu­ción de otros es­pías por las ca­lles de Vie­na, Áms­ter­dam, Ber­lín y Bu­da­pest: gra­cias a su tor­pe­za na­tu­ral.

Eso, y no las ac­cio­nes cal­cu­la­das o la ru­da so­fis­ti­ca­ción de los agen­tes se­cre­tos de ma­nual, ha­ce atrac­ti­va a Mi ex es un es­pía, la más re­cien­te película pro­ta­go­ni­za­da por Mi­la Ku­nis (Au­drey) y Ka­te Mc­kin­non (Mor­gan), y di­ri­gi­da por Su­san­na Fo­gel. El ar­gu­men­to es sim­ple: dos ami­gas trein­ta­ñe­ras ter­mi­nan in­vo­lu­cra­das en una tra­ma de es­pio­na­je in­ter­na­cio­nal por cuen­ta del ex­no­vio de una de ellas.

Fo­gel ase­gu­ra que “to­do co­men­zó con una con­ver­sa­ción con mi co­guio­nis­ta. Pen­sá­ba­mos en có­mo in­cluir el ti­po de per­so­na­jes que que­ría­mos, y que tie­nen una sen­si­bi­li­dad más cer­ca­na a las pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes, den­tro de una gran ex­pe­rien­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca di­ver­ti­da. No que­ría­mos ter­mi­nar en las en­tra­ñas de Net­flix o en el ol­vi­do, co­mo to­do lo que he­mos he­cho. Un día ha­bla­mos de nues­tro amor por las pe­lí­cu­las de ac­ción y por las que re­tra­tan la amis­tad fe­me­ni­na y nos pre­gun­ta­mos: ¿y si usa­mos el pro­to­ti­po de las chi­cas de Broad City (2014) co­mo plan­ti­lla y crea­mos a dos mu­cha­chas tí­pi­cas y có­mi­cas en si­tua­cio­nes de ex­tre­mo pe­li­gro?”.

No es­ta­mos ante la ver­sión fe­me­ni­na de Ja­son Bour­ne, no ve­re­mos las lar­gas y bron­cea­das pier­nas de Ca­me­ron Díaz ni la ac­ti­tud in­ti­mi­dan­te de Lucy Liu en Los án­ge­les de Char­lie. Ni si­quie­ra la per­so­na­li­dad atre­vi­da de An­ge­li­na Jo­lie en

pe­lí­cu­las co­mo Wan­ted o Salt, en las que es­ca­pa de la muer­te es­qui­van­do las ba­las y saltando en­tre tre­nes y ca­rros. Las hazañas de Ku­nis y Mc­kin­non son mu­cho me­nos es­pec­ta­cu­la­res y ni si­quie­ra les sa­len bien. Co­mo esa es­ce­na en la que tra­tan de ro­bar­le el ca­rro a una pa­re­ja de an­cia­nos, pe­ro fa­llan en el in­ten­to por­que, co­mo la ma­yo­ría de los grin­gos, no sa­ben con­du­cir con ca­ja me­cá­ni­ca. En Mi ex es un es­pía no hay hé­roes. O, me­jor, no hay hé­roes tí­pi­cos. So­lo dos jó­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses pro­me­dio que, con la mu­cha o po­ca he­roi­ci­dad que eso su­pon­ga, lo­gran vol­ver­se ha­cia el es­te­reo­ti­po y bur­lar­se de él. Es más, el nom­bre The Spy Who Dum­ped Me, su tí­tu­lo ori­gi­nal, es una cla­ra mo­fa a otras dos pe­lí­cu­las del gé­ne­ro: The Spy Who Lo­ved Me (1977, la dé­ci­ma en­tre­ga de Ja­mes Bond) y la có­mi­ca Aus­tin Po­wers: The Spy Who Shag­ged Me (1999). Y es una bur­la por­que en esos tí­tu­los las mu­je­res son siem­pre ac­ce­so­rias, sim­ples acom­pa­ñan­tes que exu­dan ero­tis­mo en ca­da ges­to pe­ro de las que no sa­be­mos mu­cho más. La película de Fo­gel, por su par­te, po­ne el fo­co en las pro­ta­go­nis­tas y sus con­tra­dic­cio­nes. Au­drey es una mu­jer que, a pe­sar de te­ner una be­lle­za úni­ca y ser di­ver­ti­da, es aban­do­na­da por su no­vio. Es in­te­li­gen­te pe­ro neu­ró­ti­ca y se re­sis­te a ser la mu­jer pro­me­dio, pe­ro en el fon­do cree que nun­ca se­rá lo su­fi­cien­te­men­te es­pe­cial. Y Mor­gan es el con­tras­te ideal: se per­ci­be a sí mis­ma co­mo un ser ex­cep­cio­nal que to­da­vía no ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar­lo. Esas con­tra­dic­cio­nes, su­ma­das a una des­tre­za nu­la, lo­gran con­ver­tir­se de al­gu­na ma­ne­ra en ar­mas po­de­ro­sas en es­ta cin­ta. Y, más sor­pren­den­te aún, aca­rrean un cier­to ti­po de no­ve­do­sa sen­sua­li­dad..

LAS HAZAÑAS DE KU­NIS Y MC­KIN­NON SON PO­CO ES­PEC­TA­CU­LA­RES Y NI SI­QUIE­RA LES SA­LEN BIEN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.