‘La Ma­da­me’ de Car­ta­ge­na

Es­ta es Li­lia­na del Car­men Cam­pos Pue­llo, la ma­da­me acu­sa­da de ha­ber con­ver­ti­do a la He­roi­ca en un des­tino tu­rís­ti­co se­xual. Las per­ver­sio­nes y ve­já­me­nes des­cu­bier­tos por las au­to­ri­da­des en el es­cán­da­lo han sor­pren­di­do al país.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Contents - POR: MARIANA TO­RO NADER

Bron­cea­da, vo­lup­tuo­sa, de pe­lo ne­gro has­ta la ca­de­ra, el ab­do­men mar­ca­do, di­se­ño de son­ri­sa y se­nos de in­far­to. Así es Li­lia­na del Car­men Cam­pos Pue­llo, una car­ta­ge­ne­ra de 42 años que tie­ne dos hi­jos y una nie­ta, y que bien po­dría pa­sar por una ‘cu­chi­bar­bie’ co­mún y co­rrien­te. Sin em­bar­go, ya no pue­de pa­vo­near sus ci­ru­gías plás­ti­cas por la He­roi­ca. Ha­ce unos días, en un gi­gan­tes­co ope­ra­ti­vo con­tra la tra­ta de per­so­nas y la pros­ti­tu­ción in­fan­til, las au­to­ri­da­des la cap­tu­ra­ron por ser la pre­sun­ta ca­be­za de la red de pro­xe­ne­tis­mo más gran­de de Car­ta­ge­na. ‘la Ma­da­me’, ‘la Cu­chi­bar­bie’, ‘Va­ra de Ca­ba­llo’, ‘la Ron­ca’... tie­ne mu­chos alias, mu­chas cur­vas y mu­chos líos con la ley.

Li­lia­na Cam­pos cre­ció en el ba­rrio popular Blas de Le­zo, en el su­roc­ci­den­te de la ca­pi­tal de Bolívar, co­mo la se­gun­da de cua­tro her­ma­nos en el seno de una fa­mi­lia de ori­gen hu­mil­de. Bo­ni­ta y al­ta des­de sus días de co­le­gia­la en la Ins­ti­tu­ción Edu­ca­ti­va Lour­des, ubi­ca­da en el Pie de la Po­pa, sus ami­gos le de­cían que te­nía por­te de mo­de­lo, al­go que no de­jó de apro­ve­char.

En los años no­ven­ta, en bus­ca del sue­ño ame­ri­cano, en­tró in­do­cu­men­ta­da a Es­ta­dos Uni­dos por la fron­te­ra me­xi­ca­na, con el pe­lo tin­tu­ra­do de fuc­sia y an­sias de di­ne­ro. Cuan­do vol­vió a Co­lom­bia ha­bía subido de es­tra­to. Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes de las au­to­ri­da­des, se pa­só a vi­vir al ba­rrio El Re­creo de su ciu­dad na­tal y em­pe­zó a re­clu­tar jo­ven­ci­tas de sus an­ti­guas ba­rria­das, a quie­nes les en­se­ña­ba có­mo in­ter­ac­tuar con sus clien­tes, tu­ris­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros en fies­tas se­xua­les y or­gías col­ma­das de al­cohol y dro­gas.

En un pun­to, a los ve­ci­nos les pa­re­ció ra­ro que tan­tas ni­ñas lle­ga­ran a bus­car­la, así que cuan­do vio que le­van­ta­ba sos­pe­chas de­ci­dió mu­dar­se al ex­clu­si­vo ba­rrio Cas­ti­llo­gran­de, cer­ca de la zo­na tu­rís­ti­ca, don­de mon­tó una agen­cia de mo­de­la­je co­mo fa­cha­da. Así le era más fá­cil no ge­ne­rar sus­pi­ca­cias y co­men­zar a eri­gir su im­pe­rio se­xual.

Se­gún la Fis­ca­lía, con pre­sun­tos ne­xos con ho­te­le­ros, ex­tran­je­ros y miem­bros de las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas, ‘la Ma­da­me‘ li­de­ra­ba “un co­rre­dor se­xual” en las pla­yas car­ta­ge­ne­ras y en las is­las de Cho­lón y Pla­ya Blan­ca. Su­pues­ta­men­te, te­nía un gru­po de What­sapp lla­ma­do ‘Even­tos Car­ta­ge­na y even­tos in­ter­na­cio­na­les’, des­de don­de coor­di­na­ba los ser­vi­cios, los ho­ra­rios, las ru­ti­nas y, ade­más, dis­tri­buía un “ca­tá­lo­go” en el que ex­hi­bía a sus “em­plea­das”, al­gu­nas de ellas en­tre los 14 y los 17 años. Co­bra­ba unos tres mi­llo­nes de pe­sos por ca­da una, siem­pre con co­mi­sio­nes as­tro­nó­mi­cas: dos mi­llo­nes pa­ra ella, uno pa­ra la jo­ven.

A ‘ la Ma­da­me’ le en­can­ta­ba ‘ chi­ca­near’ en re­des so­cia­les. En una de las fo­tos, que hoy ha­cen par­te del acer­vo pro­ba­to­rio en su con­tra, po­sa son­rien­te mien­tras sos­tie­ne en las ma­nos varios cien­tos de dó­la­res jun­to a grue­sos fa­jos de bi­lle­tes de 50.000 pe­sos y car­te­ras de mar­ca. Cham­pa­ña, ya­tes de lu­jo y pai­sa­jes pa­ra­di­sía­cos en­mar­ca­ban sus pu­bli­ca­cio­nes, ge­ne­ral­men­te ro­dea­da de mu­je­res jó­ve­nes con nal­gas de ace­ro y bi­ki­nis di­mi­nu­tos. “En­se­ñan­do a las em­plea­das”, co­mo le gus­ta­ba ti­tu­lar sus vi­deos, era una de sus for­mas de pro­mo­cio­nar­se, siem­pre con po­ca ro­pa y mu­cho re­gue­tón.

Cuan­do las ba­ca­na­les no te­nían lu­gar en ya­tes, los hom­bres re­co­gían a las jó­ve­nes en la em­ble­má­ti­ca Pla­za de los Co­ches o en la To­rre del Re­loj, en el Cen­tro His­tó­ri­co, en pleno co­ra­zón tu­rís­ti­co de Car­ta­ge­na. Lue­go, sa­lían ha­cia hos­ta­les u ho­te­les cer­ca­nos que tam­bién es­ta­rían im­pli­ca­dos en el lla­ma­do “car­tel del se­xo”. Los ad­mi­nis­tra­do­res se ha­cían los de la vis­ta gor­da y per­mi­tían que los hom­bres in­gre­sa­ran sin registro ofi­cial ho­te­le­ro y ocu­pa­ran ha­bi­ta­cio­nes de ma­ne­ra clan­des­ti­na.

Pe­ro los ser­vi­cios no se que­da­ban en la He­roi­ca. Al pa­re­cer, ‘la Ma­da­me’ te­nía tan­tos con­tac­tos que sus ser­vi­cios eran trans­na­cio­na­les. Con­se­guía vi­sas y pa­sa­por­tes pa­ra sa­car a las jó­ve­nes del país, es­pe­cial­men­te a las Baha­mas y Mia­mi. Les entregaba dó­la­res pa­ra su ma­nu­ten­ción los pri­me­ros días y, una vez allá, les re­te­nía los do­cu­men­tos has­ta el día que re­gre­sa­ban.

‘La Ma­da­me’ des­pués de su cap­tu­ra, el 29 de ju­lio pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.