Porno pa­ra mu­je­res

Ol­ví­de­se de las su­mi­sas que rue­gan ser em­bes­ti­das por se­men­ta­les. A ellas las ex­ci­tan otras co­sas. La por­no­gra­fía fe­me­ni­na es­tá re­vo­lu­cio­nan­do el ci­ne pa­ra adul­tos.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Contents - POR:

Des­de tiem­pos in­me­mo­ra­bles us­te­des los hom­bres se han co­mi­do el cuen­to de que a las mu­je­res no nos gus­ta el porno. In­clu­so no­so­tras he­mos es­ta­do ten­ta­das a creer­lo por­que en la ma­yo­ría de los ca­sos no nos ex­ci­ta­mos o iden­ti­fi­ca­mos con el porno tra­di­cio­nal. Es cier­to: la gran ma­yo­ría del porno na­da tie­ne que ver con nues­tras fan­ta­sías se­xua­les ni mu­cho me­nos con nues­tra reali­dad. Lo que por for­tu­na no es cier­to es que so­lo exis­ta esa cla­se de porno.

Lo que nos su­ce­de cuan­do ve­mos una película porno es­tán­dar es que nos des­in­fla tan­to lo ele­men­tal del ar­gu­men­to; nos pa­re­ce tan soez la ma­ne­ra en que de­gra­da a la mu­jer y la con­vier­te en un ob­je­to o vehícu­lo de pla­cer y nos abu­rre tan­to lo po­co ve­ro­sí­mi­les que re­sul­tan en nues­tro día a día esas prác­ti­cas se­xua­les que más bien pa­re­cen ma­la­ba­res de cir­co, que cree­mos que no nos gus­ta el porno. Pa­re­cie­ra que el pla­cer fe­me­nino no cuen­ta y de­fi­ni­ti­va­men­te los es­te­reo­ti­pos a los que se acos­tum­bra­ron los hom­bres no nos ha­cen ni cos­qui­llas.

Sin em­bar­go, y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, sí exis­te un de­ter­mi­na­do ti­po de porno que nos ex­ci­ta. La cues­tión es en­con­trar­lo. Y pa­ra ello, hay que ex­plo­rar. El porno tra­di­cio­nal es­tá pla­ga­do de mu­je­res ex­ce­si­va­men­te su­mi­sas, in­fla­das, gri­to­nas e irrea­les (en­fer­me­ras ca­lien­tes, lo­li­tas, nin­fó­ma­nas, to­das dis­pues­tas a me­ter­se a la bo­ca lo que sea). Y lo más gra­ve: hom­bres mul­ti­mi­llo­na­rios, ma­fio­sos o pro­xe­ne­tas muscu­losos con miem­bros exor­bi­tan­tes,

que a lo me­jor son una suer­te de hé­roes o mo­de­lo as­pi­ra­cio­nal pa­ra ellos y pa­ra las pre­pa­go, pe­ro no pa­ra no­so­tras, las mu­je­res de car­ne y hue­so que no es­co­ge­mos co­pu­lar con al­guien tan so­lo por el ta­ma­ño de un miem­bro o su fuer­za pa­ra dis­pa­rar se­men.

Es por eso que des­de ha­ce un par de dé­ca­das al­gu­nas mu­je­res arries­ga­das co­mo Eri­ka Lust o Can­di­da Ro­ya­lle se han de­di­ca­do a di­ri­gir y fil­mar pe­lí­cu­las porno he­chas pa­ra mu­je­res. Es­to ha si­do til­da­do de re­tró­gra­do e in­clu­so de dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va, pe­ro Lust se de­fien­de afir­man­do que al eti­que­tar es­tas cin­tas con el ró­tu­lo “pa­ra mu­je­res” no pre­ten­den ex­cluir al pú­bli­co mas­cu­lino, sino sim­ple­men­te ase­gu­rar­se de te­ner con­te­ni­dos pen­sa­dos pa­ra ellas. “Creo que el nue­vo ci­ne he­cho por y pa­ra mu­je­res tra­ta so­bre in­ti­mi­dad y re­la­cio­nes; el de ellos, so­bre enculadas y eyaculaciones”.

Se­gún la di­rec­to­ra sue­ca (Lust), las di­fe­ren­cias son su­ti­les pe­ro de­ter­mi­nan­tes. Mien­tras que en las pe­lí­cu­las porno tra­di­cio­na­les las mu­je­res siem­pre duer­men con ta­co­nes, las lo­ca­cio­nes son man­sio­nes y las gar­gan­tas fe­me­ni­nas son po­zos pro­fun­dos, en el porno pa­ra mu­je­res hay más hom­bres y mu­je­res de a pie, me­nos gri­tos y or­gas­mos si­cro­ni­za­dos y más par­la­men­tos reales. Por si fue­ra po­co, son las mu­je­res quie­nes re­ci­ben el se­xo oral, los en­cuen­tros son ex­plí­ci­ta­men­te con­sen­ti­dos y no re­sul­ta­mos sien­do siem­pre las que su­pli­ca­mos sino las que di­ri­gi­mos el ac­to a nues­tro an­to­jo, por­que el se­xo de­be ser me­re­ci­do por ellos.

Una de las pe­lí­cu­las más pre­mia­das de la nue­va co­rrien­te de ci­ne pa­ra adul­tas, es­cri­ta y di­ri­gi­da por Eri­ka Lust, es Cin­co his­to­rias pa­ra ellas, que ya ha ga­na­do varios pre­mios. Tam­bién fi­gu­ran las pe­lí­cu­las de la fa­lle­ci­da Can­di­da Ro­ya­lle, que te­nía una pro­duc­to­ra es­pe­cia­li­za­da en porno pa­ra pa­re­jas y una fá­bri­ca de ju­gue­tes se­xua­les. A es­ta lis­ta se su­ma Tris­tan Taor­mino, ex­per­ta en se­xo anal, que no so­lo ha di­ri­gi­do una vein­te­na de pe­lí­cu­las y el reality Che­mistry (en el que se lle­vó a seis es­tre­llas de porno a vi­vir a una ca­sa), sino que tam­bién apa­re­ció en la película Short­bus, en la que par­ti­ci­pó en una or­gía real fil­ma­da por el di­rec­tor John Ca­me­ron Mit­chell ( Hed­wig and the Angry Inch). Taor­mino tam­bién es­cri­be de se­xo y es, ade­más, so­bri­na del fa­mo­so es­cri­tor de cul­to Tho­mas Pyn­chon. Su película Rough Sex ex­plo­ra las fan­ta­sías de varios ac­to­res porno y su li­bro Ul­ti­ma­te Gui­de to Kink ven­de mi­llo­nes de co­pias al­re­de­dor del mun­do. En una en­tre­vis­ta pa­ra Cos­mo­po­li­tan, Taor­mino ex­pli­có exac­ta­men­te el lla­ma­do porno fe­mi­nis­ta o pa­ra mu­je­res: “Se tra­ta de te­ner un com­pro­mi­so de equi­dad de gé­ne­ro y de justicia so­cial. Es­tá pro­du­ci­do éti­ca­men­te, lo que sig­ni­fi­ca que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res tie­nen un suel­do jus­to y son tra­ta­dos con cui­da­do y res­pe­to. Su con­sen­ti­mien­to, su se­gu­ri­dad y su bie­nes­tar son vi­ta­les pa­ra la pro­duc­ción. El porno fe­mi­nis­ta ex­plo­ra ideas so­bre el de­seo, la be­lle­za, el pla­cer y el po­der a tra­vés de re­pre­sen­ta­cio­nes, es­té­ti­cas y es­ti­los al­ter­na­ti­vos”.

Pe­ro no so­lo en la crea­ción hay mu­je­res. Es una mu­jer, Dia­ne Du­ke, quien di­ri­ge Free Speech Coa­li­tion, una or­ga­ni­za­ción que ve­la por los de­re­chos de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to pa­ra adul­tos. Tam­bién una mu­jer, Sa­mant­ha Le­wis, di­ri­gió por años Di­gi­tal Play­ground, una de las pro­duc­to­ras de porno más gran­des de Es­ta­dos Uni­dos. Ch­ris­tie Hef­ner, hi­ja del des­apa­re­ci­do Hugh, fue di­rec­to­ra de su em­po­rio, y Dan­ni As­he, una de las pio­ne­ras del porno por in­ter­net y la mu­jer más bus­ca­da en la web du­ran­te los no­ven­ta. Así co­mo Joy King, la vi­ce­pre­si­den­ta de pro­yec­tos es­pe­cia­les de otra gran pro­duc­to­ra, Wic­ked Pic­tu­res.

“CREO QUE EL NUE­VO CI­NE HE­CHO POR Y PA­RA MU­JE­RES TRA­TA SO­BRE IN­TI­MI­DAD Y RE­LA­CIO­NES. EL DE ELLOS, SO­BRE ENCULADAS Y EYACULACIONES”.

Las fe­mi­nis­tas sue­len de­cir que el porno es la cau­sa y el sín­to­ma de to­dos los pro­ble­mas fe­me­ni­nos. Sin em­bar­go, mu­chas mu­je­res ad­mi­ten que no to­das las es­ce­nas de porno les dis­gus­tan. King acep­ta que ve porno aun cuan­do no se tra­ta de tra­ba­jo, pe­ro tam­bién ase­gu­ra que la ma­yo­ría de los pro­duc­tos cla­si­fi­ca­dos con esa eti­que­ta no son ni lo uno (en­tre­te­ni­mien­to) ni lo otro (pa­ra adul­tos). De he­cho, mu­chas de es­tas mu­je­res no son ga­ran­tía pa­ra que el con­te­ni­do del porno de­je de ser tan se­xis­ta. Una de las gran­des ra­zo­nes es que ha su­fri­do un cam­bio si­mi­lar al del ne­go­cio de la mú­si­ca, en el que la ma­yor par­te de los pro­duc­tos son he­chos por ama­teurs y subidos a la web. Otra, que los jui­cios de va­lor he­chos por al­guien no de­pen­den de sus ge­ni­ta­les, sino de su inteligencia y su mo­ra­li­dad.

FE­MI­NIS­TAS PRO PORNO

Pe­ro no to­das las fe­mi­nis­tas es­tán en con­tra del porno. De he­cho hay una co­rrien­te que de­fien­de el de­re­cho de ca­da mu­jer a par­ti­ci­par del porno y que ase­gu­ra que el tér­mino “de­gra­dan­te” es tan re­la­ti­vo, que in­clu­so has­ta en los co­mer­cia­les de te­le­vi­sión más inofen­si­vos apa­re­cen imá­ge­nes que le pue­den pa­re­cer de­gra­dan­tes a unas mu­je­res y a otras no. “¿Qué tie­ne de ma­lo re­tra­tar a la mu­jer co­mo ser se­xual si nues­tro cuer­po es igual de im­por­tan­te a nues­tro ce­re­bro y a nues­tra al­ma?”, ase­gu­ra Wendy Mcel­roy, au­to­ra del li­bro A Wo­man’s Right to Por­no­graphy ( El de­re­cho de la mu­jer a la por­no­gra­fía), que aña­de que na­die se mo­les­ta cuan­do la mu­jer es ob­ser­va­da des­de el pun­to de vis­ta me­ra­men­te in­te­lec­tual o es­pi­ri­tual.

Es­ta co­rrien­te fe­mi­nis­ta tam­bién ale­ga que en Ja­pón, don­de el porno ex­plí­ci­to, vio­len­to y has­ta bru­tal es am­plia­men­te ac­ce­si­ble, la vio­len­cia con­tra las mu­je­res es mu­cho más ba­ja que en lu­ga­res co­mo Es­ta­dos Uni­dos, don­de la vio­len­cia en el porno es se­ve­ra­men­te res­trin­gi­da. “Es po­si­ble in­clu­so que es­te ti­po de porno ten­ga un efec­to ca­tár­ti­co en hom­bres que tie­nen ten­den­cias vio­len­tas ha­cia las mu­je­res. Pe­ro ade­más, no to­das las mu­je­res que par­ti­ci­pan en pe­lí­cu­las porno se sien­ten psi­co­ló­gi­ca­men­te trau­ma­ti­za­das o abu­sa­das en su tra­ba­jo”, di­ce Mcel­roy en sus tex­tos, en los que ade­más afir­ma que la por­no­gra­fía es be­né­fi­ca pa­ra la mu­jer, por­que le brin­da in­for­ma­ción se­xual bá­si­ca que pa­re­cie­ra lle­gar a los hom­bres mu­cho más na­tu­ral­men­te, co­mo téc­ni­cas de mas­tur­ba­ción, y les per­mi­te ex­plo­rar so­bre sus gus­tos y sa­tis­fa­cer sa­na­men­te sus fan­ta­sías. “Mu­chas mu­je­res tie­nen, por ejem­plo, la fan­ta­sía de ser vio­la­das. Se tra­ta de al­go so­bre lo que fan­ta­sean, no al­go que quie­ran en la reali­dad. El porno les per­mi­te ex­pe­ri­men­tar un po­co de esa sa­tis­fac­ción y les ayu­da a rom­per es­te­reo­ti­pos cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cos pa­ra in­ter­pre­tar el se­xo co­mo quie­ran. Ade­más de dar­les se­gu­ri­dad y eli­mi­nar­les cul­pas ton­tas, pue­de ser una gran te­ra­pia pa­ra quie­nes no tie­nen pa­re­ja y tam­bién pa­ra dar­le un po­co de va­rie­dad al se­xo en­tre pa­re­jas sin ne­ce­si­dad de co­me­ter in­fi­de­li­da­des”.

His­tó­ri­ca­men­te, la por­no­gra­fía y el fe­mi­nis­mo han es­ta­do li­ga­dos. Na­cie­ron o se afian­za­ron co­mo pro­duc­to de la re­vo­lu­ción se­xual de los se­sen­ta y han si­do ata­ca­dos por los mis­mos enemi­gos con­ser­va­do­res. Aun­que es im­po­si­ble es­ta­ble­cer cla­ra­men­te las re­la­cio­nes cau­sa-efec­to en­tre la por­no­gra­fía y el fe­mi­nis­mo, es evi­den­te que pa­ra que am­bas co­sas apa­rez­can es ne­ce­sa­ria una con­di­ción: la li­ber­tad se­xual.

EL 66, NO EL 69

No ad­mi­tir que nos gus­ta el porno es per­pe­tuar de cier­ta ma­ne­ra esa imagen erra­da de que la mu­jer es ase­xua­da, en el me­jor de los ca­sos po­co eró­ti­ca, mien­tras que el hombre es se­xual y por­no­grá­fi­co. Aun­que nos en­ca­si­llan di­cien­do que la se­xua­li­dad de la mu­jer es eró­ti­ca, tier­na, sua­ve y tá­ci­ta mien­tras la de los hom­bres es cruel, du­ra y grá­fi­ca, un es­tu­dio he­cho por el pe­rió­di­co in­glés The Sun reveló que el 66 por cien­to de las mu­je­res encuestadas ven porno (con­tra el 88 por cien­to de ellos) y que el 16 por cien­to de los hom­bres que lo ven lo uti­li­zan co­mo par­te del cor­te­jo pa­ra te­ner se­xo con sus pa­re­jas. El 87 por cien­to de esas mu­je­res que ven porno es­tán casadas, pe­ro so­lo el 26 por cien­to ad­mi­te ver­lo al me­nos una vez al mes y 57 por cien­to de ellas lo com­par­ten con sus es­po­sos, mien­tras que ellos son mu­cho más ge­ne­ro­sos: 64 por cien­to ven porno con sus mu­je­res, pe­ro me­nos de la mi­tad (46 por cien­to) ase­gu­ran que los ex­ci­ta­ría en­con­trar a su pa­re­ja vién­do­lo se­cre­ta­men­te. Y acá en­tra­mos en un te­ma ál­gi­do pa­ra las mu­je­res: los ce­los y la in­se­gu­ri­dad que les pro­vo­ca el que sus pa­re­jas vean porno. Mien­tras que so­lo 11 por cien­to de los hom­bres di­ce que se mo­les­ta­ría si des­cu­bre que su mu­jer ve porno, el 34 por cien­to de ellas acep­ta que se mo­les­ta­ría, y mu­cho.

Si des­pués de leer to­da es­ta in­for­ma­ción no que­dan con­ven­ci­dos de que a las mu­je­res nos gus­ta el porno, los de­jo con las pa­la­bras del es­cri­tor An­drés Bar­ba (coau­tor del Pre­mio Ana­gra­ma de en­sa­yo por La ce­re­mo­nia del porno), quien ase­gu­ra que “pa­ra que el porno cum­pla su aco­me­ti­do de ex­ci­tar, de­be exis­tir cier­ta pri­va­ci­dad en el asun­to”, y aña­de que en ese sen­ti­do muy se­gu­ra­men­te lo que ex­ci­ta a los hom­bres, a las mu­je­res les pa­re­ce ton­to y has­ta in­sul­so. Du­ran­te la es­cri­tu­ra de su li­bro, Bar­ba en­con­tró es­tu­dios que in­di­can que el porno más du­ro, el gon­zo, el sa­do y otra cho­rre­ra de sub­gé­ne­ros pe­sa­dos, es el que más nos gus­ta a las mu­je­res. Y no lo di­go yo, pe­ro ahí les de­jo el da­to..

El porno tra­di­cio­nal es­tá pla­ga­do de mu­je­res ex­ce­si­va­men­te su­mi­sas; aquí, una in­ver­sión de ro­les.

En el porno pa­ra mu­je­res hay más gen­te de a pie, me­nos gri­tos y or­gas­mos si­cro­ni­za­dos y más par­la­men­tos reales.

La lis­ta de di­rec­to­ras fe­mi­nis­tas es­tá en­ca­be­za­da por mu­je­res co­mo Can­di­da Ro­ya­lle y Eri­ka Lust, pe­ro es in­abar­ca­ble. En­tre los nom­bres más im­por­tan­tes se en­cuen­tran tam­bién Ms. Naughty, Ma­di­son Young y An­nie Sprin­kle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.