Los ge­nios de Ins­ta­gram que huyeron de Zuc­ker­berg

Ke­vin Systrom y Mi­ke Krieger, los dos jó­ve­nes que crea­ron Ins­ta­gram con me­dio mi­llón de dó­la­res y la con­vir­tie­ron en una em­pre­sa que hoy cues­ta 100.000 mi­llo­nes, re­nun­cia­ron ha­ce unos días. ¿La ra­zón? Al pa­re­cer se can­sa­ron de tra­ba­jar con Mark Zuc­ker­berg

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR: DO­RA GLOTTMAN

¿Qué le di­jo Ke­vin Systrom, co­fun­da­dor de Ins­ta­gram, al pa­pa Fran­cis­co? Sue­na co­mo una adi­vi­nan­za o la pri­me­ra fra­se de un chis­te, pe­ro es en reali­dad el se­cre­to de­trás de su red so­cial y de la ge­nia­li­dad de dos jó­ve­nes que an­tes de cum­plir 27 años ya ha­bían re­vo­lu­cio­na­do dos in­dus­trias: la tec­no­ló­gi­ca y la fo­to­grá­fi­ca.

Mien­tras es­ta­ban reuni­dos en el pa­la­cio apos­tó­li­co, Systrom le di­jo al pon­tí­fi­ce que las imá­ge­nes tie­nen el po­der de tras­pa­sar fron­te­ras, idio­mas, cul­tu­ras y ge­ne­ra­cio­nes. Pa­ra com­pro­bar­lo le lle­vó una mues­tra: un pe­que­ño li­bro con diez fo­tos pu­bli­ca­das en Ins­ta­gram, des­de mi­gran­tes afri­ca­nos en em­bar­ca­cio­nes en el Me­di­te­rrá­neo, has­ta gla­cia­res de­rre­ti­dos en el Ár­ti­co y la tra­ge­dia del sis­mo en Ne­pal. El pa­pa Fran­cis­co, que en ese mo­men­to, fe­bre­ro de 2016, aún no te­nía cuen­ta de Ins­ta­gram, le re­ga­ló a Systrom un ro­sa­rio. El jo­ven es­ta­dou­ni­den­se lo re­tri­bu­yó con un #Bles­sed, es de­cir #Ben­de­ci­do.

El equi­po de co­mu­ni­ca­cio­nes del Va­ti­cano to­mó no­ta del éxi­to de la fo­to del pa­pa y el co­fun­da­dor de Ins­ta­gram en esa red so­cial, y dos se­ma­nas más tar­de vol­vie­ron a in­vi­tar a Systrom a Ro­ma, es­ta vez pa­ra que le abrie­ra una cuen­ta ofi­cial al pon­tí­fi­ce y se la en­se­ña­ra a usar. Systrom re­cuer­da ese día con ca­ri­ño. “Cuan­do el pa­pa me vio en­trar me di­jo ¡Ke­viiinnn!, co­mo si fué­ra­mos vie­jos ami­gos, com­pa­ñe­ros de la uni­ver­si­dad o de un club de golf”. El pa­pa es­tre­nó la cuen­ta con una ima­gen su­ya arro­di­lla­do en la que pe­día en ocho idio­mas que ora­ran por él. Systrom fue el pri­me­ro en dar­le la bien­ve­ni­da a la red so­cial y se de­cla­ró #Ben­de­ci­do.

Pe­ro en el pan­teón de los dio­ses de Ins­ta­gram, el pa­pa Fran­cis­co no es­tá en­tre los más ve­ne­ra­dos. En la red so­cial, que hoy tie­ne más de 1000 mi­llo­nes de usua­rios, el pon­tí­fi­ce so­lo tie­ne 5,7 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Lo su­pe­ran, y por mu­cho, es­tre­llas co­mo Se­le­na Gó­mez (143 mi­llo­nes) Cris­tiano Ro­nal­do (142 mi­llo­nes) o la can­tan­te Aria­na Gran­de (130 mi­llo­nes ).

Ins­ta­gram na­ció en 2010 en una ca­fe­te­ría de San Fran­cis­co. Ke­vin Systrom y Mi­ke Krieger se ha­bían co­no­ci­do me­ses an­tes, pues coin­ci­die­ron en una maes­tría en Sis­te­mas Sim­bó­li­cos en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford. Un pro­gra­ma que mez­cla compu­tación y cien­cias cog­ni­ti­vas, pe­ro que es tam­bién la pa­la­bra cla­ve que abre las puer­tas al reino de Si­li­con Va­lley. Ese mis­mo cur­so lo to­ma­ron la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Yahoo, Ma­ris­sa Ma­yer, y el co­fun­da­dor de Lin­ke­din, Reid Hoff­man. Krieger, quien na­ció en 1986 en São Pau­lo, Bra­sil, lle­va­ba des­de 2004 en Ca­li­for­nia pre­pa­rán­do­se pa­ra ser un in­ge­nie­ro de soft­wa­re. Systrom na­ció en Ho­llis­ton, Mas­sa­chu­setts, en 1983, hi­jo de una pa­re­ja de cla­se me­dia que le en­se­ñó a so­ñar en gran­de.

En la uni­ver­si­dad se lle­va­ban bien, pe­ro ha­bla­ban po­co. En ese uni­ver­so de ge­nios de la in­for­má­ti­ca que fan­ta­sean con crear

start-ups te­nían po­co roce. Pe­ro, una vez ter­mi­na­do el cur­so, se en­con­tra­ban con fre­cuen­cia en una ca­fe­te­ría don­de eran de los po­cos que ha­bla­ban el idio­ma del se­lec­to gru­po que ha­bía es­tu­dia­do sis­te­mas en Stan­ford. Krieger re­cuer­da que cuan­do veía a lo le­jos a Systrom to­mán­do­se un ca­fé, se en­tu­sias­ma­ba, pues era el úni­co al que le po­día co­men­tar so­bre al­gún des­cu­bri­mien­to en las re­des o un in­ven­to su­yo que creía te­nía po­ten­cial. Los en­cuen­tros fue­ron ca­sua­les, has­ta que un día Systrom fue di­rec­ta­men­te a la me­sa de Krieger y le di­jo: “Ten­go una idea y creo que va a ser una de las que va a fun­cio­nar —y si­guió—, me gus­ta­ría que fue­ras mi so­cio y co­fun­da­dor”. Krieger ac­ce­dió y así na­ció la aven­tu­ra que los con­ver­ti­ría a am­bos en mi­llo­na­rios.

Se tra­ta­ba de una apli­ca­ción lla­ma­da Burbn. El nom­bre na­ció del amor de Systrom por el bour­bon y con­sis­tía en una red pa­ra te­lé­fo­nos mó­vi­les que per­mi­tía a los usua­rios re­gis­trar­se en los si­tios don­de pa­sa­rían va­ca­cio­nes y, de pa­so, com­par­tir sus pla­nes y las fo­tos del via­je. Sin em­bar­go, los nue­vos so­cios se die­ron cuen­ta rá­pi­da­men­te de que la po­si­bi­li­dad de com­par­tir fo­tos era la úni­ca que en reali­dad les in­tere­sa­ba a los usua­rios. En esa épo­ca arran­ca­ba el fu­ror de las fo­to­gra­fías to­ma­das con los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, en es­pe­cial los ip­ho­ne. Pe­ro lo de com­par­tir las fo­tos to­da­vía no es­ta­ba in­ven­ta­do. Era un pro­ce­so len­to, pues tar­da­ban mu­cho en des­car­gar y las apli­ca­cio­nes más po­pu­la­res no ofre­cían una bue­na pla­ta­for­ma pa­ra los fo­tó­gra­fos ama­teur. Fa­ce­book no ha­bía ter­mi­na­do de di­se­ñar su apli­ca­ción pa­ra mó­vi­les y el fuer­te de Twit­ter no eran las imá­ge­nes.

Es­ta­ban en­fras­ca­dos en el di­le­ma de si can­ce­lar del to­do el uso de re­gis­tro en ho­te­les pa­ra que­dar­se so­lo con la he­rra­mien­ta de las fo­tos, cuan­do Systrom de­ci­dió to­mar­se unas cor­tas y eco­nó­mi­cas va­ca­cio­nes en Ba­ja Ca­li­for­nia con su no­via Ni­co­le Schuetz. Ca­mi­nan­do de la mano por la pla­ya, ella le sol­tó una fra­se que lo hi­zo de­te­ner­se en se­co: “Yo no usaría la apli­ca­ción esa que tú y Mi­ke es­tán desa­rro­llan­do”. La de­cla­ra­ción no pre­ten­día ser ofen­si­va, to­do lo con­tra­rio, era una ma­ni­fes­ta­ción de ab­so­lu­ta hu­mil­dad. Ella re­co­no­ció que su ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar fo­tos era muy in­fe­rior a la de sus ami­gas y que no se iba a ex­po­ner a ha­cer el ri­dícu­lo. Systrom, ali­via­do al sa­ber que el pro­ble­ma no era de fon­do, le con­tes­tó que sus ami­gas tam­po­co sa­bían to­mar fo­tos, pe­ro que pa­re­cían muy bue­nas por­que usa­ban fil­tros. Ella le hi­zo la pre­gun­ta más ló­gi­ca: ¿por qué en­ton­ces a Burbn no le in­cor­po­ra­ban fil­tros tam­bién? Esa no­che Systrom no dur­mió. An­tes del ama­ne­cer ha­bía di­se­ña­do el pri­mer fil­tro en su apli­ca­ción mó­vil y lo es­tre­nó ese mis­mo día con una fo­to que le to­mó a un pe­rro ca­lle­je­ro al la­do del pie de Ni­co­le.

La pa­re­ja re­gre­só a San Fran­cis­co, don­de los so­cios desa­rro­lla­ron aún más la idea de lo­grar con el ce­lu­lar fo­tos bo­ni­tas y di­ver­ti­das. La ins­pi­ra­ción de los jó­ve­nes em­pren­de­do­res fue la cá­ma­ra Po­la­roid. Po­pu­lar en la dé­ca­da de los cua­ren­ta, es­ta hi­zo por la fo­to­gra­fía im­pre­sa lo que Ins­ta­gram por la di­gi­tal: les per­mi­tió a los usua­rios te­ner ac­ce­so in­me­dia­to a sus fo­tos y así po­der com­par­tir­las. Pe­ro pen­sar en la Po­la­roid lle­vó a Systrom y Krieger a caer en cuen­ta de otra co­sa: que las fo­tos to­ma­das con un te­lé­fono ce­lu­lar ca­re­cían del ca­rác­ter que te­nían las an­ti­guas. Pen­san­do en eso crea­ron on­ce fil­tros pa­ra que los fo­tó­gra­fos ama­teurs les die­ran un en­can­to pro­pio a sus fo­tos; des­de re­tro, ti­po Po­la­roid, has­ta un bri­llo exa­ge­ra­do en los co­lo­res y efec­tos es­pe­cia­les. Ya no ha­bía mar­cha atrás, Burbn de­ja­ría de exis­tir pa­ra dar pa­so a un nom­bre que unió dos pa­la­bras que re­su­mían su in­ten­sión: la ins­tan­ta­nei­dad y la ma­ne­ra bre­ve de co­mu­ni­car­se, co­mo en un te­le­gra­ma. Los jó­ve­nes lo­gra­ron una in­ver­sión de me­dio mi­llón de dó­la­res de dos em­pre­sa­rios en Ca­li­for­nia y ocho se­ma­nas des­pués de las va­ca­cio­nes en la pla­ya con Ni­co­le, lan­za­ron al mer­ca­do la nue­va apli­ca­ción.

El 6 de oc­tu­bre de 2010 pu­bli­ca­ron la pri­me­ra fo­to. Fue la del pe­rro ca­lle­je­ro al la­do de Ni­co­le. La pu­bli­có Ke­vin Systrom con el tí­tu­lo de ‘Test’. Años más tar­de re­co­no­ció que de ha­ber sa­bi­do que esa fo­to pa­sa­ría a la his­to­ria, se ha­bría es­for­za­do un po­co más. La ima­gen fue un éxi­to ro­tun­do. Más de 93.000 per­so­nas la vie­ron y le die­ron li­ke. Un ‘me gus­ta’, ese fe­nó­meno so­cial que ha­ce que cual­quie­ra ar­ma­do con una cá­ma­ra lo­gre la aten­ción y el re­co­no­ci­mien­to de ami­gos y ex­tra­ños. El éxi­to no fue por la ca­ra tier­na del ani­ma­li­to, sino por­que com­bi­nó dos ele­men­tos que en el mun­do di­gi­tal aún no iban de la mano: com­par­tir fo­tos al ins­tan­te y ha­cer que esa ima­gen pa­re­cie­ra pro­fe­sio­nal. Bin­go.

En las pri­mas ho­ras de crea­da la apli­ca­ción, Ins­ta­gram fue des­car­ga­da por 10.000 per­so­nas. Al fi­nal de esa se­ma­na ya la ha­bían des­car­ga­do 200.000 per­so­nas y a fi­nal de mes esa ci­fra era de un mi­llón. Con esa ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to y su evi­den­te po­ten­cial no era de sor­pren­der­se que Ins­ta­gram, tan so­lo 18 me­ses des­pués de ser fun­da­da, lla­ma­ra la aten­ción del to­do po­de­ro­so Mark Zuc­ker­berg, fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fa­ce­book.

Al me­jor es­ti­lo de Si­li­con Va­lley, Zuc­ker­berg in­vi­tó a Ke­vin Systrom,

MARK ZUC­KER­BERG COM­PRÓ INS­TA­GRAM EN 2012, 18 ME­SES DES­PUÉS DE HA­BER SI­DO CREA­DA, POR 1000 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES.

quien siem­pre man­tu­vo la di­rec­ción de Ins­ta­gram, a pa­sar el fin de se­ma­na de Se­ma­na San­ta en su ca­sa en Pa­lo Al­to, Ca­li­for­nia. Ins­ta­gram te­nía en­ton­ces 30 mi­llo­nes de usua­rios, 13 em­plea­dos y una ofer­ta de com­pra de Twit­ter por 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Los de­ta­lles de lo que se ha­bló ese fin de se­ma­na se han man­te­ni­do ma­yor­men­te se­cre­tos, so­lo se sa­be que mien­tas el mun­do ca­tó­li­co ce­le­bra­ba el Do­min­go de Re­su­rrec­ción, en la fin­ca de Zuc­ker­berg se fir­mó un pac­to de di­men­sio­nes his­tó­ri­cas. Él com­pró Ins­ta­gram por 1000 mi­llo­nes de dó­la­res, 300 en efec­ti­vo y el res­to en ac­cio­nes de Fa­ce­book.

Aun­que ese fue el ne­go­cio de sus vi­das, la lu­na de miel fue cor­ta y el ma­tri­mo­nio no fue fe­liz. Zuc­ker­berg pue­de ser un ge­nio, pe­ro es un je­fe muy com­pli­ca­do. Co­mo Krieger y Systrom tam­bién son ge­nios, la con­vi­ven­cia en­tre tres su­per­do­ta­dos re­sul­tó di­fí­cil.

A Mark Zuc­ker­berg lo pre­ce­dían dos de­li­ca­dos an­te­ce­den­tes. Cuan­do com­pró What­sapp, por 16.000 mi­llo­nes de dó­la­res, sus fun­da­do­res so­lo se aguan­ta­ron tra­ba­jar con él cua­tro años an­tes de ti­rar la toa­lla. Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con el fun­da­dor de la com­pa­ñía de reali­dad vir­tual Ocu­lus. Su fun­da­dor so­lo du­ró tres años an­tes de su sa­li­da. La que­ja era siem­pre la mis­ma: Zuc­ker­berg que­ría to- mar to­das las de­ci­sio­nes y sus so­cios per­dían el con­trol del pro­duc­to que ha­bían crea­do. Por eso a na­die sor­pren­dió que los co­fun­da­do­res de Ins­ta­gram re­nun­cia­ran a sus car­gos ha­ce dos se­ma­nas, exac­ta­men­te seis años des­pués de la fir­ma de la ven­ta en Ca­li­for­nia. En ese cor­to pe­rio­do, el va­lor de la fir­ma ha­bía pa­sa­do de 1000 mi­llo­nes de dó­la­res a 100.000.

La sa­li­da fue de­co­ro­sa. Por me­dio de un co­mu­ni­ca­do, Krieger y Systrom di­je­ron que se iban pa­ra dar un pa­so atrás y pen­sar en lo que los ins­pi­ra y en qué co­sas nue­vas pue­den crear. No men­cio­na­ron a Mark Zuc­ker­berg, lo que en la in­dus­tria de la tec­no­lo­gía equi­va­le a de­jar el car­go sin es­tre­char la mano del pa­trón. El di­rec­tor de Fa­ce­book sí tu­vo pa­la­bras ama­bles ha­cia ellos. Les deseó suer­te y di­jo que es­ta­ría aten­to a ver cuál se­ría su pró­xi­ma ocu­rren­cia.

Así las co­sas, exac­ta­men­te ocho años des­pués de la pu­bli­ca­ción de la fo­to del pe­rro ca­lle­je­ro en Ba­ja Ca­li­for­nia, los es­tu­dian­tes de Stan­ford su­pe­raron al pro­me­dio de su pro­mo­ción. Mi­ke Krieger tie­ne 32 años y una for­tu­na de 350 mi­llo­nes de dó­la­res. Ke­vin Systrom, quien se ca­só con Ni­co­le, tie­ne 34 años y 1400 mi­llo­nes de dó­la­res. Ha­ce po­co pu­bli­có en Ins­ta­gram un vi­deo su­yo con­tem­plan­do un atar­de­cer en San Fran­cis­co. Lo hi­zo, por pri­me­ra vez, co­mo un usua­rio más. .

MI­KE KRIEGER KE­VIN SYSTROM

Es­ta fue la pri­me­ra fo­to pu­bli­ca­da en Ins­ta­gram, el 6 de oc­tu­bre de 2010. La to­mó Ke­vin Systrom, de­cía ‘Test’ y mos­tra­ba el pie de su no­via al la­do de un pe­rro ca­lle­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.