El re­gre­so de Pe­né­lo­pe Cruz.

La úl­ti­ma pe­lí­cu­la del di­rec­tor ira­ní Asg­har Far­ha­di se es­tre­na en Co­lom­bia el 22 de no­viem­bre. En To­dos lo sa­ben Pe­né­lo­pe Cruz car­ga to­do el pe­so dra­má­ti­co y se ale­ja de la fi­gu­ra de chi­ca la­ti­na y sexy con la que con­quis­tó Holly­wood.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Contents -

A sus 44 años, des­pués de pro­ta­go­ni­zar al­gu­nos tí­tu­los in­tras­cen­den­tes co­mo Pi­ra­tas del Ca­ri­be, Zoo­lan­der 2 o Ase­si­na­to en el Orient Ex­press, Pe­né­lo­pe Cruz vuel­ve a va­li­dar­se co­mo ac­triz en es­ta cin­ta que bus­ca con­quis­tar los pre­mios Ós­car gra­cias a la im­pe­ca­ble di­rec­ción de Asg­har Far­ha­di y un elen­co col­ma­do de es­tre­llas. Las vo­lup­tuo­si­da­des aso­ma­das a es­co­tes pro­fun­dos de la chi­ca que con­quis­tó Holly­wood con Va­ni­lla Sky, To­do so­bre mi ma­dre y Vicky Cris­ti­na Bar­ce­lo­na que­da­ron atrás. Aho­ra Pe­né­lo­pe es una mu­jer ma­du­ra que en­car­na a una ma­dre an­gus­tia­da en un th­ri­ller que se desa­rro­lla en un pe­que­ño pue­blo en Ma­drid.

Asg­har Far­ha­di, el ge­nio de­trás de Na­der y Si­min, una se­pa­ra­ción y ga­na­dor del Ós­car en dos oca­sio­nes, se aven­tu­ra a con­tar la his­to­ria de Lau­ra —Pe­né­lo­pe Cruz—, una es­pa­ño­la que re­gre­sa a su pue­blo na­tal pa­ra asis­tir al ma­tri­mo­nio de su her­ma­na des­pués de mu­chos años de vi­vir en Ar­gen­ti­na con su es­po­so —Ri­car­do Da­rín— y sus dos hi­jos. Allí se re­en­cuen­tra con Paco —Javier Bar­dem—, su gran amor de in­fan­cia y con quien tie­ne una fuer­te amis­tad. La tra­ge­dia lle­ga cuan­do en me­dio de la ce­le­bra­ción la hi­ja de Cruz es se­cues­tra­da. Los se­cre­tos de la fa­mi­lia em­pie­zan a aflo­rar y la ten­sión en el pue­blo au­men­ta. El ren­cor, el di­ne­ro y la trai­ción se to­man la pan­ta­lla du­ran­te 130 mi­nu­tos y mues­tran a Cruz en la piel de una ma­dre de­ses­pe­ra­da y dis­pues­ta a to­do por su hi­ja.

Du­ran­te los cua­tro me­ses de ro­da­je la ac­triz se me­tió en la piel de Lau­ra con la mis­ma ver­sa­ti­li­dad y com­pro­mi­so que de­mos­tró en los ini­cios de su ca­rre­ra. Tan­to le cos­tó, que en una en­tre­vis­ta ase­gu­ró que se tra­ta­ba del pa­pel más difícil que ha in­ter­pre­ta­do. Pa­ra lo­grar­lo de­jó a un la­do la sen­sua­li­dad que la ca­rac­te­ri­zó en la ma­yo­ría de sus cin­tas y se con­cen­tró en el su­fri­mien­to, el do­lor y la an­gus­tia que Far­ha­di le pi­dió. En To­dos lo sa­ben se pue­de apre­ciar a la es­pa­ño­la en el

ES UNA PE­LÍ­CU­LA EN LA QUE SE PUE­DE APRE­CIAR A LA PE­NÉ­LO­PE CRUZ Y AL JAVIER BAR­DEM QUE TO­DOS DÁ­BA­MOS POR PER­DI­DOS.

pa­pel más cru­do y des­ga­rra­dor al que le ha da­do vi­da en to­da su ca­rre­ra. In­clu­so lle­gó a so­ma­ti­zar el es­trés al que es­tu­vo ex­pues­ta du­ran­te las es­ce­nas más di­fí­ci­les.

La cin­ta, que fue la en­car­ga­da de inau­gu­rar la edi­ción 71 del Fes­ti­val de Can­nes, na­ció de una ex­pe­rien­cia que vi­vió Far­ha­di en un via­je por Es­pa­ña en com­pa­ñía de su fa­mi­lia: la an­gus­tia de su hi­ja me­nor al ver car­te­les de un ni­ño des­apa­re­ci­do. Uti­li­zan­do es­te re­cuer­do y apro­ve­chan­do to­do lo que lo­gró apren­der de la cul­tu­ra es­pa­ño­la du­ran­te los años en los que vi­vió allí pa­ra po­der cons­truir la his­to­ria, el di­rec­tor ar­mó un es­ce­na­rio lleno de tra­di­ción y ve­ra­ci­dad ale­ja­do de es­te­reo­ti­pos. Y es­tu­vo al fren­te de ca­da de­ta­lle. A pe­sar de no ma­ne­jar el idio­ma a la per­fec­ción y de te­ner que tra­ba­jar con dos in­tér­pre­tes pa­ra en­ten­der­se con el elen­co, Cruz di­ce que cuan­do ella se to­ma­ba la li­ber­tad de cam­biar al­gu­nos diá­lo­gos, Far­ha­di lo no­ta­ba de in­me­dia­to.

La ten­sión que re­co­rre la pe­lí­cu­la tie­ne un equi­li­brio per­fec­to cuan­do se le agre­ga la tran­qui­li­dad e inocen­cia con la que Bar­dem en­car­na a Paco. Es­te per­so­na­je, de ori­gen hu­mil­de y siem­pre con ga­nas de ayu­dar, es ese me­jor ami­go al que siem­pre le pa­san co­sas ma­las. Nun­ca du­da de los de­más, siem­pre es­tá dis­pues­to a dar­lo to­do por el bie­nes­tar de quie­nes ama y po­ne la otra me­ji­lla ca­da vez que in­ten­tan pa­sar por en­ci­ma de él. Es­te th­ri­ller, en el que len­ta­men­te to­dos se con­vier­ten en sos­pe­cho­sos, se ale­ja com­ple­ta­men­te de los tí­pi­cos dra­mas en los que pre­do­mi­nan las lá­gri­mas y be­rrin­ches. La par­ti­ci­pa­ción del ar­gen­tino Ri­car­do Da­rín es ape­nas la ce­re­za del pas­tel, pues el pa­pel que in­ter­pre­ta, sen­ci­llo y sin mu­cha pro­fun­di­dad, es desa­rro­lla­do a la per­fec­ción por un maes­tro del ofi­cio.

To­dos lo sa­ben es una pe­lí­cu­la en la que se pue­de apre­ciar a la Pe­né­lo­pe Cruz y el Javier Bar­dem que to­dos dá­ba­mos por per­di­dos des­pués de ver Pi­ra­tas

del Ca­ri­be. Ac­to­res de ver­dad, que en­car­nan pa­pe­les con­vin­cen­tes y cru­dos. Na­da de me­lo­dra­mas, cli­chés y per­se­cu­cio­nes en las que la la­ti­na de bus­to ge­ne­ro­so no es ca­paz de lo­grar sin la ayu­da de su hé­roe, el se­men­tal his­pano..

PA­RE­JA den­tro y fue­ra de la pan­ta­lla, es­ta es la sép­ti­ma vez que Cruz y Bar­dem tra­ba­jan jun­tos en una cin­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.