En­tre­vis­ta con la directora Lau­ra Mora.

Lau­ra Mora, no­mi­na­da a me­jor directora en los Pre­mios Ma­con­do por su pe­lí­cu­la Ma­tar a Je­sús, es una de las mu­je­res más des­ta­ca­das del ci­ne na­cio­nal gra­cias a un lar­go­me­tra­je que se pa­seó por más de vein­te fes­ti­va­les del mun­do con crí­ti­cas ex­ce­len­tes, de­ce

SoHo - Censurado (Colombia) - - Contents - POR: JUAN DE FRONO FO­TOS: JULIÁN GA­VI­RIA / MA­KING- OF

Jue­ves 19 de abril de 2018. El Tea­tro Uni­ver­si­ta­rio Ca­mi­lo To­rres Res­tre­po, de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, en Me­de­llín, es­tá a pun­to de con­ver­tir­se en un lu­gar apo­ca­líp­ti­co. Mi­nu­tos an­tes de las cin­co de la tar­de, una fi­la con mi­les de per­so­nas in­gre­sa len­ta­men­te pa­ra ver la pe­lí­cu­la de Lau­ra Mora, quien ha­bla­rá an­tes y des­pués de la pro­yec­ción, y sa­be que es­ta ci­ta no es co­mo cual­quie­ra. Aun­que su obra ha pa­sa­do con ala­ban­zas por múl­ti­ples tea­tros del mun­do, es­ta pro­yec­ción se­rá di­fe­ren­te. Era un de­seo, tal co­mo se anun­ció dos días an­tes en el Ins­ta­gram ofi­cial: “Es un sue­ño cum­pli­do sa­ber que #Ma­ta­ra­je­sús se pro­yec­ta­rá en el em­ble­má­ti­co tea­tro…” Un sue­ño. Y dos ho­ras des­pués, cuan­do la pan­ta­lla se ha­ga ne­gro y sal­gan los cré­di­tos, se­rá un apo­ca­lip­sis: con llan­tos, gri­tos, aplau­sos, co­ra­zo­nes rotos, tem­blo­ro­sos, y bra­zos y pier­nas y ros­tros des­en­ca­ja­dos, mu­dos, con­mo­vi­dos.

—Mu­cha gen­te se me acer­có a de­cir­me que a su pa­pá tam­bién lo ha­bían ma­ta­do. Ese día en­ten­dí que no era una car­ta de amor a mi pa­pá, sino a to­dos los pa­dres ase­si­na­dos —di­ce Lau­ra seis me­ses des­pués, mien­tras apro­ve­cha sus mi­nu­tos de des­can­so en una pro­duc­ción de Net­flix en el Ama­zo­nas, que co­di­ri­ge con su ami­go Ci­ro Gue­rra.

En los pa­si­llos de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia se gra­ba­ron las es­ce­nas del pa­pá de la pro­ta­go­nis­ta de Ma­tar a Je­sús, un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio que es ase­si­na­do por un si­ca­rio en pre­sen­cia de su hi­ja. Por esos mis­mos pa­si­llos ca­mi­nó mu­chas ve­ces Héctor Abad Gó­mez, el pa­pá del es­cri­tor Héctor Abad Fa­cio­lin­ce y abue­lo de la ci­neas­ta Da­nie­la Abad Lom­ba­na, ami­ga de Lau­ra, y son los mis­mos por don­de tam­bién han ca­mi­na­do mu­chos pro­fe­so­res que des­de la dé­ca­da de los ochen­ta han si­do ase­si­na­dos por sus ideas in­có­mo­das, por de­nun­ciar los desas­tres de la so­cie­dad co­lom­bia­na. Los pa­si­llos de la mis­ma uni­ver­si­dad que, co­mo las otras gran­des uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país, ha si­do es­ce­na­rio de las ideas, el ar­te y la re­vo­lu­ción. Un es­ce­na­rio úni­co pa­ra una pe­lí­cu­la que es un ma­ni­fies­to ar­tís­ti­co, re­vo­lu­cio­na­rio e in­te­li­gen­te. Y Lau­ra, una mu­jer in­te­li­gen­te, re­vo­lu­cio­na­ria, lo sa­be.

De Lau­ra Mora sor­pren­den va­rias co­sas. La na­tu­ra­li­dad con la que ha­bla, con un acento pai­sa en el que se cue­lan siem­pre pa­la­bras de ca­lle. Una voz que es rá­pi­da pe­ro fir­me, que si­gue el cur­so de sus ideas co­mo un río am­plio y cau­da­lo­so, que aun­que gran­de y vio­len­to es tran­qui­lo, len­to, con la len­ti­tud de las co­sas vi­bran­tes. Lau­ra es una mu­jer sin po­ses, que di­ce to­do sin fil­tro, co­mo la ami­ga de siem­pre que ha­bla con el ami- go de siem­pre. Y tam­bién una mu­jer con ideas cla­ras y lú­ci­das so­bre su ar­te.

—Mi re­la­ción con el mun­do no es ma­ni­quea, de bue­nos y ma­los. Y eso es lo que me fas­ci­na de los se­res hu­ma­nos. Y por eso mis­mo me fas­ci­na ha­cer ci­ne, por­que quie­ro in­da­gar en la con­tra­dic­ción de lo hu­mano.

Ma­tar a Je­sús es eso: una pe­lí­cu­la so­bre la con­tra­dic­ción, so­bre có­mo en un lu­gar vio­len­to los lí­mi­tes en­tre cul­pa­bles e inocen­tes se bo­rran y apa­re­cen sim­ple­men­te hom­bres y mu­je­res mu­chas ve­ces arras­tra­dos por la co rrien­te de una reali­dad cruel, ex­clu­yen­te, sin opor­tu­ni­da­des, en la que la muer­te es un per­so­na­je que se fil­tra de ma­ne­ra ca­si co­mún en la vi­da de to­dos. Ma­tar a Je­sús es eso: una pe­lí­cu­la so­bre ca­da uno de no­so­tros, a ve­ces inocen­tes, a ve­ces cul­pa­bles, a ve­ces un po­co de uno, un po­co de otro, a ve­ces nin­guno, a ve­ces am­bos.

Lau­ra na­ció en Me­de­llín, en el ba­rrio El Po­bla­do, en 1981, cuan­do la ciu­dad es­ta­ba a pun­to de de­rrum­bar­se por el nar­co­trá­fi­co. Esa mis­ma Me­de­llín, ya de­rrum­ba­da y a los 22

“EN ME­DE­LLÍN, QUE ES LO QUE ME­JOR CO­NOZ­CO, LO MÁS DE­MO­CRÁ­TI­CO SON LA VIO­LEN­CIA Y LA BE­LLE­ZA, ES IGUAL PA TO­DO EL MUN­DO”.

años de Lau­ra, fue la que le arre­ba­tó a su pa­dre, un abo­ga­do li­bre­pen­sa­dor del que ha­bía apren­di­do ca­si to­do, un hom­bre que se preo­cu­pó por que co­no­cie­ra la di­ver­si­dad del mun­do y que le en­se­ñó la im­por­tan­cia de la li­ber­tad y de crear una con­ver­sa­ción jus­ta con el otro, sin im­por­tar sus orí­ge­nes.

—Ten­go una re­la­ción muy ex­tra­ña con Me­de­llín, de ex­tre­mos. La sien­to más co­mo una mu­jer. La ten­go muy per­so­ni­fi­ca­da. Es una re­la­ción que ha te­ni­do mo­men­tos de amor pro­fun­do. Sien­to que es­toy pro­fun­da­men­te atra­ve­sa­da, in­fluen­cia­da e ins­pi­ra­da por Me­de­llín. En mi ado­les­cen­cia me la re­co­rrí to­da. La co­noz­co muy bien. Su luz y su os­cu­ri­dad. Y a par­tir de lo de mi pa­pá me sen­tí pro­fun­da­men­te trai­cio­na­da. No sa­bía po­ner­le nom­bre a eso. Era Me­de­llín. Era esa ciu­dad que na­rra Gon­za­lo Aran­go en Me­de­llín, a so­las con­ti­go la que me ha­bía trai­cio­na­do. Esa ciu­dad con­ser­va­do­ra, fa­cha, ca­tó­li­ca, do­ble­mo­ra­lis­ta, pe­ro tam­bién her­mo­sa, ama­ble, vi­vaz, la que me lo ha­bía arran­ca­do.

Pe­ro tam­bién her­mo­sa, ama­ble, vi­vaz. Esa ciu­dad her­mo­sa y dul­ce con un fon­do os­cu­ro. Esa Me­de­llín de la que ha­bla José Ma­nuel Aran­go: “...Ciu­dad / (mu­jer / ren­co­ro­sa men­te po­seí­da / y vas­to te­rri­to­rio del tac­to / co­noz­co / el sa­bor agrio de tu se­xo)”.

A par­tir de esa trai­ción Lau­ra so­lo que­ría una co­sa: ir­se a la mier­da.

—Real­men­te fue un mo­men­to de mu­cho vol­ta­je en mi vi­da, con mu­cho cam­bio. Que­ría ir­me a la mier­da, y li­te­ral­men­te me fui pa­ra el otro la­do del mun­do. Y no vol­ví en ca­si cin­co años.

Ter­mi­nó en Aus­tra­lia, don­de se en­con­tra­ba su no­vio de ese en­ton­ces. Allí tra­ba­jó en un ca­fé y es­tu­dió ci­ne. Ya ha­bía in­ten­ta­do ha­cer­lo en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Bo­go­tá, pre­sen­tán­do­se dos ve­ces, sin lo­grar un cu­po. Y en Es­pa­ña, aun­que se de­vol­vió por­que los es­tu­dios no lle­na­ron sus de­seos. A sus ojos, Aus­tra­lia no era un des­tino pa­ra pre­pa­rar­se en ci­ne, pe­ro fue lo que la vi­da le dio y ella lo to­mó. Allí reali­zó dos cor­tos, Brot­her­hood y West, en los que se bus­có, por­que sen­tía que no se re­co­no­cía en ese país. Pe­ro len­ta­men­te se fue dan­do cuen­ta de que en cual­quier lu­gar hay gen­te al lí­mi­te, en el mar­gen, a pun­to de ir­se a la mier­da, co­mo le ha­bía pa­sa­do a ella. De es­ta ma­ne­ra ter­mi­nó con­tan­do la vi­da de inmigrantes en Mel­bour­ne.

—Aus­tra­lia fue un gran en­tre­na­mien­to pa­ra lo que se ve­nía con Ma­tar a Je­sús. Al re­gre­so a Co­lom­bia hi­ce un cor­to, Sa­lo­mé, que fue la pri­me­ra vez que ro­dé en Me­de­llín, des­pués de ha­ber he­cho en la ado­les­cen­cia to­dos los vi­deo­clips de mis ami­gos. Fue una opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar la ciu­dad y el uni­ver­so fe­me­nino, to­do en­mar­ca­do en un con­tex­to so­cial que afec­ta a los per­so­na­jes.

Con aque­llos cor­tos co­men­zó su bús­que­da vi­sual. Al prin­ci­pio cre­yó que su fu­tu­ro en el ci­ne iba a cen­trar­se en el do­cu­men­tal, pe­ro com­pren­dió que su neu­ro­sis con­tro­la­do­ra no iba a po­der dis­po­ner de la reali­dad co­mo ella que­ría. Y en­con­tró el neo­rrea­lis­mo pa­ra de­cir: “Es­to es lo que quie­ro ha­cer”. His­to­rias sim­ples, pe­ro pro­fun­das. His­to­rias con per­so­na­jes co­mu­nes y com­ple­jos que cues­tio­nan la reali­dad y se vuel­ven ar­te­fac­tos po­lí­ti­cos.

Pe­ro to­da­vía fal­ta­rían al­gu­nos tra­ba­jos pa­ra lle­gar a su ce­le­bra­da pe­lí­cu­la. La co­odi­rec­ción de la se­rie te­le­vi­si­va Es­co­bar, el pa­trón del mal, in­vi­ta­da por el di­rec­tor Carlos Mo­reno, tra­ba­jo que re­pi­tie­ron en la mi­ni­se­rie No sos vos, soy yo. Ade­más, una cin­ta por en­car­go, An­tes del fue­go, ba­sa­da en la to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia. Sin ol­vi­dar En­tre pa­nas, una se­rie di­gi­tal de Cer­ve­za Po­ker, de la que di­ri­gió dos tem­po­ra­das. Lo que mos­tró su ver­sa­ti­li­dad, su ca­pa­ci­dad de en­ten­der el len­gua­je au­dio­vi­sual se­gún los for­ma­tos. Aun­que su pri­me­ra obra en sí, co­mo ella lo acep­ta, es Ma­tar a Je­sús. Y su des­tino irrem­pla­za­ble, el ci­ne. Y no es­tá equi­vo­ca­da, por­que en es­ta se ve el ojo de una ar­tis­ta, en la que la fuer­za de la crea­ción per­mi­te que to­do se mez­cle pa­ra crear al­go con­mo­ve­dor: se­cuen­cias llenas de una ex­ce­len­te fo­to­gra­fía, con un guion con­sis­ten­te, sin­ce­ro, con per­so­na­jes que se le­van­tan co­mo el pol­vo por el vien­to, y co­mo el pol­vo ani­ma­do por el vien­to gol­pean los ojos des­pre­ve­ni­dos del es­pec­ta­dor. Se­cuen­cias co­mo la del via­je ini­cial de la pro­ta­go­nis­ta y el ase­sino de su pa­dre, la mis­ma que pro­vo­ca co­men­ta­rios co­mo es­te —to­ma­do de Ins­ta­gram tras la pu­bli­ca­ción de un vi­deo del de­trás de cá­ma­ras—: “Es­ta es mi se­cuen­cia fa­vo­ri­ta no so­lo de Ma­tar a Je­sús sino del ci­ne co­lom­biano, es im­pe­ca­ble, los tiem­pos, el au­dio, el lu­gar de Me­de­llín, los pla­nos, la ve­lo­ci­dad, las ex­pre­sio­nes, las mo­tos en­tre­cru­zán­do­se, sin­cro­nis­mos per­fec­tos, tan co­reo­grá­fi­co pe­ro tan na­tu­ral, en el tea­tro que­ría dar­le pau­se y ver­la de nue­vo 10 ve­ces”.

Ma­tar a Je­sús se pue­de de­fi­nir co­mo una dan­za: al­guien que quie­re ven­gar­se pe­ro se nie­ga, dan­za al­re­de­dor de la idea de ha­cer­lo, por­que co­no­ce al ase­sino y ese ase­sino es más que eso: un sim­ple ma­tón. Es una víc­ti­ma de un mun­do ex­clu­yen­te y ab­sur­do:

—Nues­tra so­cie­dad es en ex­tre­mo eli­tis­ta, pi­ra­midal y ra­cis­ta, que des­de el mis­mo di­se­ño de las ciu­da­des es­tá he­cha pa­ra que es­te­mos se­pa­ra­dos, ex­clu­yen­do cons­tan­te­men­te. La ex­clu­sión en ge­ne­ral es una ma­ne­ra bru­tal y su­til de vio­len­cia. To­dos sa­be­mos que exis­te un ár­bol en nues­tra so­cie­dad pa­ra sa­ber si eres una per­so­na de bien o no: en qué ba­rrio vi­ves, qué ha­ce tu pa­pá, cuál es tu ape­lli­do y en qué co­le­gio es­tu­dias­te. Y que uno es­té con­de­na­do to­da su vi­da por lo úni­co que me pa­re­ce ab­so­lu­ta­men­te aza­ro­so, la exis­ten­cia mis­ma y dón­de su­ce­de, es vio­len­cia.

Lo di­ce una mu­jer no re­li­gio­sa, y que con fre­cuen­cia cri­ti­ca los con­cep­tos he­re­da­dos por la pre­sen­cia am­plia y per-

EL TRA­BA­JO CON LOS AC­TO­RES ES UNA DE LAS AC­TI­VI­DA­DES QUE LAU­RA MÁS DIS­FRU­TA. EN LA PE­LÍ­CU­LA, LOS DOS PRO­TA­GO­NIS­TAS SON AC­TO­RES NA­TU­RA­LES.

ver­sa de la re­li­gión cris­tia­na en nues­tra so­cie­dad. Una mu­jer que con Ma­tar a

Je­sús pu­do li­be­rar­se de un he­cho que la ace­cha­ba y que com­pren­dió có­mo en­fren­tar­lo ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te des­pués de un sue­ño en el que tu­vo una con­ver­sa­ción con el ase­sino de su pa­dre, a quien ella, a di­fe­ren­cia de la pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la, no co­no­ció.

Por es­te fuer­te com­po­nen­te bio­grá­fi­co, la pe­lí­cu­la tien­de a con­fun­dir­se con la vi­da de la directora, una ra­zón por la que ella da pocas pis­tas so­bre la vi­da de su pa­dre. Ade­más, pa­ra pro­te­ger la in­ti­mi­dad del even­to que cam­bió la vi­da de ella, su ma­dre y su her­mano.

Sin em­bar­go, hay hue­llas reales re­ga­das en los 100 mi­nu­tos: el Land Ro­ver vie­jo en el que la pro­ta­go­nis­ta va con su pa­dre en el ins­tan­te del ase­si­na­to es igual al que te­nía el pa­dre de Lau­ra, el mis­mo en el que ella tu­vo mo­men­tos y con­ver­sa­cio­nes inol­vi­da­bles, fe­li­ces. Tam­bién que el pa­dre real siem­pre de­cla­ró que que­ría ter­mi­nar su vi­da co­mo un aca­dé­mi­co, de­di­ca­do a la do­cen­cia. Y, de al­gu­na ma­ne­ra, Lau­ra le cum­plió su sue­ño, co­mo le di­cen mu­chos ami­gos, pues el pa­dre de la pe­lí­cu­la es pro­fe­sor de tiem­po com­ple­to. Co­mo tam­bién le cum­plió el sue­ño de vi­vir en Pra­do Cen­tro, el ba­rrio me­de­lli­nen­se de ca­sas enor­mes de co­mien­zos de si­glo XX, aho­ra ve­ni­do a me­nos.

—Era un hom­bre muy cá­li­do, pe­ro con cier­ta ti­mi­dez —di­ce Lau­ra del pa-

“MIEN­TRAS LA FOR­MA Y EL CON­TE­NI­DO VA­YAN DE LA MANO EL CI­NE ES... SIEM­PRE HAY QUE EN­CON­TRAR ESE EQUI­LI­BRIO”.

dre real—. Con un gran sen­ti­do del hu­mor, con el que po­día ha­blar de to­do, in­clu­so de que es­ta­ba fu­man­do ma­rihua­na. Esa con­ver­sa­ción de la pe­lí­cu­la es to­tal­men­te real. Y tam­bién la cla­se que él da ci­tan­do a Fou­cault, una es­ce­na que mi her­mano me ayu­dó a es­cri­bir.

Una es­ce­na ma­gis­tral, que lo­gra de­cir­nos to­do de la re­la­ción de esa hi­ja y su pa­dre. La de la fic­ción. Pe­ro tam­bién la real. —¿A tu pa­dre le gus­ta­ba el ci­ne? —No era el ar­te que más le emo­cio­na­ba, pe­ro le emo­cio­na­ba mu­cho que yo qui­sie­ra es­tu­diar ci­ne.

Al pa­dre de Lau­ra, un anar­quis­ta de fon­do, co­mo ella lo de­fi­ne, le emo­cio­na­ba la li­te­ra­tu­ra, el De­por­ti­vo In­de­pen­dien­te Me­de­llín y la vi­da en el cam­po. Eso sí, aun­que el ci­ne no era una de sus gran­des pa­sio­nes, te­nía pe­lí­cu­las que ama­ba, co­mo Ca­sa­blan­ca, Lo que el vien­to se lle­vó, El pa­drino, El pa­cien­te in­glés. Y se creía, co­mo lo de­fi­ne su hi­ja en­tre ri­sas, la re­en­car­na­ción de Humph­rey Bo­gart. —¿Por qué? —No sé —di­ce Lau­ra, con una ri­sa sal­va­je—: ama­ba to­das sus pe­lí­cu­las y se mon­ta­ba en el pa­pel y se creía igual de pin­ta. Por eso una vez un ami­go me di­jo: “Yo ya sé vos por qué es­tu­diás ci­ne. Por­que en tu fa­mi­lia to­do es co­mo una pe­lí­cu­la, co­mo una gran pues­ta en es­ce­na”..

MA­TAR A JE­SÚS fue es­cri­ta por Lau­ra y Alonso To­rres. Y fue una pe­lí­cu­la difícil de ha­cer, con un cas­ting de ocho me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.